Imágenes de página
PDF
ePub

xos con sus follages y adornos: la noticia escrita por el mismo de los españoles que hicieron colecciones de monedas, y se distinguieron por su afición á la numismática: la memoria en que el Señor Sans se propuso ilustrar la relación del combate naval dado á los genoveses en el año de 1352 por el rey Don Pedro IV de Aragón confederado con los venecianos , apoyando sus observaciones en documentos originales é inéditos: dos del Señor Bausa , una dando idea de la carta general de la península y de los materiales con que la está trabajando ; y la otra haciendo ver el estado de nuestra geografía marítima con relación á la América meridional: y finalmente , otras dos del Señor Salcedo , la primera sobre si Vi tiza, rey peniíltimo de los godos , publicó ley contra el celibato del clero , y la segunda sobre la soberanía que en lo temporal han exercido siempre los reyes de España en las quatro ordenes militares.

La inspección general de las antigüedades del reyno , conferida por la real cédula de 6 de Julio de 1803 á la Academia, dio' á esta repetidas ocasiones de manifestar su esmero en el cumplimiento de las funciones de su instituto. Por desgracia no ha correspondido siempre el suceso á sus deseos. La ignorancia del vulgo , la indolencia harto común de los que por su dignidad y estado tienen mayor obligación de fomentar la ilustración y esplendor de la patria, la indiferencia con que muchos miran esta clase de conocimientos tan propios de pueblos cultos , la poca instrucción que, á pesar de pocas excepciones, hay de ordinario entre las personas y clases que por su mayor riqueza pudieran contribuir á empresas que siempre exigen gastos: la muchedumbre de ocupaciones que tal vez distrae de este objeto la atención de los magistrados y gefes superiores, por otra parte ilustrados y amantes de la gloria literaria de la nación; todas estas causas disminuyen freqüentemente los efectos del zelo y esfuerzos de la Academia en coadyuvar las loables miras del supremo Gobierno.

Noticiosa por el mes de Marzo de 1805 de haberse hecho algunos descubrimientos en la aldea de Gáscas cerca de Sisante y Buenache de Alarcon, en la provincia de Cuenca, y de . .. haberse encontrado una moneda con la leyenda, según se decía, de Gascanium , pueblo desconocido en nuestra historia , cuido de adquirir noticia exacta de este incidente. De aquí resultó el desengaño de que la verdadera leyenda de la moneda era MVNIC. CASCANTVM: y aunque no se saco' otro fruto , cree con razón la Academia que no es pequeño el haber precavido un error de la clase de los que esparcidos y apoyados después por personas de mas crédito que verdadera crítica, suelen producir y propagar las fábulas que muchas veces afean las historias de los pueblos particulares y aún la general de la nación.

Habiendo sabido la Academia en Enero de 1805 que se había empezado á arruinar el célebre puente y aqueducto romano de las Ferreras en las inmediaciones de Tarragona , dio' desde luego orden para que se hiciesen en su repartimiento los gastos compatibles con sus escasas facultades , comisionando para ello al Señor Posada mencionado arriba , de cuyo zelo é inteligencia tenia multiplicadas pruebas.

El Señor obispo de Córdoba,en cumplimiento de la mencionada real cédula de 6 de Julio inserta en la recopilación de las leyes del reyno , participó á la Academia , que el 14 de Enero de 1806 al abrir un cimiento en las casas de enmedio de la calle de los Sieterincones de aquella ciudad, se habia hallado un sepulcro con su lápida de jaspe negro , una inscripción de que incluyó copia , varios fragmentos de un vaso lacrimatorio de vidrio y dos monedas de cobre. No fué posible á la Academia adquirir noticias mas extensas de este descubrimiento , y se contenta con publicar la inscripción por no defraudar al público de la noticia, y por excitar el zelo de los amantes de la gloria de los pueblos de su habitación ó naturaleza á cuidar y estudiar esta clase de monumentos.

HIRRIA.L. F.PA
HIC.SITA. EST. ANI
XVII. PIA. TIBI. TERRA LEVIS.SIT.
PETIL1 A.T. L. MARTA. H. S. ESI .T.T. L. S.

Tom. V. E En

En la misma ciudad de Córdoba, al hacer una excavación para un edificio propio de Don Francisco Beltran de Guevara, secretario del cabildo de aquella iglesia catedral, en el Arcon de la Sierra , no lexos de la ciudad, se encontraron el dia 2 de Junio huesos de cadáver humano y una porción de monedas árabes de peso de 5 2 onzas. Informada la Academia por aviso que le dio el Señor intendente de la provincia , dispuso que con arreglo á lo prevenido en las reales órdenes sobre la materia, se le remitiesen las monedas á esta corte. La mayor parte de ellas se hallaban quebrantadas y divididas en menudos fragmentos: pocas mas de ciento eran de mediana conservación, y todas pertenecían á los reynados de Abderrahmen III, Alhakem II, su hijo y sucesor , y su nieto Hissem II, época la mas floreciente de la dinastía de los Onmiades ó Benhumeyas de Córdoba. Y aunque en nuestra colección numismática habia exemplares de estas mismas monedas y otras diferentes de los propios reyes, se separaron doce como de mejor conservación para tratar de adquirirlas; pero noticioso de ello su dueño regaló generosamente á la Academia las doce monedas y quantas gustase elegir de las restantes , y aún le remitió otra romana de plata, hallada en el mismo sitio que las anteriores. La Academia se complace en dar este testimonio público de su gratitud y aprecio por acción tan propia de un amante de su patria y de la ilustración general.

De real orden se pidió dictamen á la Academia sobre un papel en que se daba noticia al Gobierno de haberse descubierto entre las villas de Poza y Salas de Bureba varios sepulcros con cadáveres muy bien conservados , y al pie de uno de ellos dos platos de barro saguntino , dos vasos lacrimatorios de vidrio , y otros fragmentos de antigüedad ; añadiéndose que la Justicia de Poza habia mandado suspender las excavaciones y depositar los monumentos encontrados, con el designio de hacerlos extraer del reyno y dirigirlos á Roma. La Academia, después de tomar los informes convenientes sobre las circunstancias del descubrimiento , y clase y mérito de aquellas antiguallas, propuso á S. M. que se mandase suspender su extracción, y que se extendiese absolutamente esta providencia á todos los objetos de igual

esespecie, como está resuelto por punto general para las pinturas. Así se estableció por real resolución de 25 de Junio' de 1806", y comunicada esta á la- Justicia de Poza, se devolvieron los monumentos á los descubridores , para que como dueños de ellos pudiesen libremente conservarlos ó enagenarlos según les conviniese , proporcionándose de esta suerte la ventaja de que la nación quede en posesión de estos restos de su antigüedad, y los particulares en el libre uso de su propiedad , para poder disponer á su arbitrio de lo»que encontráren ó adquirieren.

En la cima del monte de San Miguel, á cuya falda está la villa de Liria , en el reyno de Valencia , se halló el 3 1 de Octubre de 1806 un jarro ó cantarilla llena de monedas de plata, que según informó posteriormente el alcalde mayor, parecían casi todas romanas,y ascendían al número de982. La Academia comisionó á su individuo correspondiente el Señor Canga Arguelles, para que reconociese las monedas y formase su catálogo. Y aunque con motivo de la competencia que se suscitó entre el intendente y el' alcalde mayor de Liria sobre conocimiento del hallazgo, hubo alguna dificultad ó embarazo por parte de este último, todo lo venció á satisfacción de la Academia la real orden de 29 de Noviembre del mismo año , en que S. M. con arreglo á las leyes se sirvió mandar no se dispusiese de las monedas hasta que el Cuerpo se enterase y resolviese su adquisición, si le convenia.

En el mes de Diciembre de 18.06', Don Pedro Canel Acebedo , vecino de Boal en Astúrias, participó á la Academia que se habia hallado en unas excavaciones antiguas de minas de aquella jurisdicción, una pequeña lápida quadrilonga con varios dibuxos y esta inscripción romana:

IOVT.
EX. VOT.
P. ANT.

El alcalde mayor de la villa de Lécera, en el partido de

E 2 AlAlcañiz, Don Valentín Bernardo Moratilla , dio' cuenta en Febrero del mismo año de 1807 de un descubrimiento de pavimentos mosaicos hecho á sus expensas en aquel pueblo , manifestando que no podia continuar la excavación por falta de medios. Y la Academia , no hallándose en estado de tomar á su cargo la empresa , después de haber dado las disposiciones convenientes para la conservación de la parte descubierta, dirigid noticia de todo al Señor duque de Hijar , señor territorial de aquel pueblo , procurando empeñar su zelo y patriotismo en la prosecución del descubrimiento.

En el discurso del año de 1807.se concluyo la edición de las partidas del rey Don Alonso el Sabio. La Academia, encargada por S. M. de publicar las obras de aquel ilustre monarca , dio principio por la de las Partidas como la mas importante de las que salieron de su pluma. La protección del Gobierno le franqueó todos los auxilios necesarios para tan digna empresa, le abrió todos los archivos y depósitos del reyno , donde pudieran hallarse copias antiguas de aquel código legal, y costeó generosamente el viage que se hizo para buscar , aunque inútilmente, en Portugal el códice de la cámara del rey Don Juan el I de Castilla , que se suponía haber caido en manos de los portugueses en la jornada de Aljubarrota. Con estos y otros auxilios, juntó la Academia hasta sesenta y un códices antiguos, pertenecientes á los siglos XIII, XIV y XV , que cotejó entre sí con la .mayor prolixidad y esmero para fixar la verdadera y genuina lección de las leyes: dispuso la formación de un prologo que •encargo á su individuo el Señor Don Antonio Ranz Romanillos, en que se diese noticia de la. ocasión de la empresa, del método que se habia seguido en su desempeño , del mérito , autor, circunstancias , ediciones , y varia fortuna del código que se publicaba. Se añadió la descripción exacta y puntual de los códices que se habían tenido presentes: varios de ellos coetáneos al rey Don Alonso el Sabio , y otros muy autorizados como el que perteneció á la cámara del rey Don Pedro el Justiciero , y todos apreciables por su antigüedad y otras circunstancias. Descripción que indica no solo la laboriosidad y zelo de la Acá

« AnteriorContinuar »