Imágenes de página
PDF
ePub

nocer muy en breve la inutilidad de los remedios momentáneos, y que solo atienden al daño que se padece en la actualidad : va en busca del defecto que debe haber en las leyes , quando no bastaban á impedir aquel mal y los que le son semejantes; lee los escritos de los antiguos y de los modernos que han observado las enfermedades de la monarquía , y medita el valor y la eficacia de los remedios que en diferentes épocas y circunstancias se les aplicaron 24; ve por sí mismo , observa, palpa quanto puede encontrar á su alcance; escucha á los labradores, á los artistas, á los profesores , á los meros prácticos, á los sabios inventores 25. Todo lo combina , todo lo compara , y así resuelve lo que ha de promover en cumplimiento de sus obligaciones. De ahí resulta la reducción á sus justos límites de los odiosos privilegios de la ganadería , la extensión de terrenos para exercitar la labranza , la abolición de la tasa de granos , que tenia desmayados y sin estímulo á los agricultores 26 ; de ahí la cohibición del monopolio de las corporaciones de menestrales, la modificación de las trabas que nacian de sus ordenanzas, la igualdad en el concepto de las leyes á favor de roda mano laboriosa, con lo que se animo la industria y adelantaron las artes 17; de ahí en fin la atención á facilitar caminos, puentes y calzadas , la habilitación de nuevos puertos marítimos, el mejor manejo y distribución de impuestos en las aduanas , la planta de varios tribunales de consulado , con que se alentaron las fábricas regnícolas y se vivifico el tráfico interior y el comercio con los extraños 2g. Empresas grandes , difíciles de concebir , y mas difíciles de llevarse á efecto por la obscuridad de ideas que aun afligía á España entonces sobre tales ramos.

No contento Campomanes con obrar así, quiso manifestar á todos la razón de sus proyectos , los principios económicos en que cada qual de ellos se apoyaba, y la extensión que aun podía dárseles en otros ramos de economía. Sus obras sobre la industria ySa educación popular son no solamente un precioso deposito de quanto bueno se habia escrito hasta entonces sobre la materia dentro y fuera de nuestra península , sino que dan pasos muy adelantados sobre las doctrinas de los mejores economistas precedentes, y tienen por decontado el singular mérito de aplicarlo todo Tom. V.N. J. B 2

á nuestra situación y circunstancias *9. Al impulso de ellas todo se ve regenerar ; se reciben con aplauso las medidas que tomaba hacia tan grandes fines el gobierno; una cierta agitación se apodera de todos los ánimos; se ve convertido contra la ociosidad aun opulenta, todo el odio con que antes se miraban las profesiones confundidas baxo los nombres de serviles y mecánicas 3o. La primer nobleza no tiene á menos tomar la esteva para hacer ensayos en la agricultura, ni se desdeña de entrar en los talleres, admitir cerca de sí á los aplicados menestrales; y aun se hallan sus mas ilustres individuos plantando fábricas y exercitando el giro y los negocios. ¡ Admirable revolución, debida solo á la mano activa , á la pluma feliz, al exemplo ilustre de varón tan insigne y extraordinario!

¿Y qué diremos al volver los ojos hacia esos nobles establecimientos que han difundido las luces mas saludables al estado por todas las provincias , que han hallado los modos de hacer útiles un gran número de vasallos, que han proporcionado educación á los niños, ocupación á los adultos , auxilio á los débiles y socorro á los verdaderos necesitados? ¿Cómo mostraremos nuestra gratitud al fundador de las sociedades económicas , al promovedor de las asociaciones y diputaciones de caridad , al solicitador de hospicios y casas de misericordia , por haber acercado las clases altas á las medianas y aun á las humildes , por haber dado una dirección de tanta utilidad á los fondos piadosos y á los sobrantes de la opulencia, por haber enseñado la buena distribución de las limosnas, por haber excitado á lo mas distinguido, á lo mas delicado del bello sexo á emular el patriotismo de los buenos ciudadanos , á encargarse de las escuelas de labores mugeriles, á hacer oficios de madres con las huérfanas, y de maestras y fomentadoras de las jóvenes honestas y aplicadas, y en fin á no mirar con tedio el torno y los telares , ni con hastío la mendicidad y la desgracia? Ah sí! nosotros, los hijos nuestros, los hijos de nuestros hijos, bendecimos y bendecirán eternamente á este genio bienhechor , á este héroe de paz , salvador de tantos hombres para la patria, quántos ó le hubieran sido una inútil carga por su ociosidad, o la habrian dañado con sus delitos, o hubieran perecido á manos de la indigencia.

Pero suspendamos un momento nuestra ternura para tener la complacencia de ver aun ocupado á nuestro fiscal en otras mil empresas dignas de su ilustrado zelo patrio'tico. Las ciudades y villas del reyno se presentan entregadas al arbitro gobierno de sus concejales hereditarios , y al punto tienen tribunos populares que templen este indebido poder, y delaten al superior gobierno los daños que se irrogaren á los vecindarios Sr. Se quejan estos de ver desaparecer los caudales comunes sin saber los objetos de sus inversiones; y luego se establecen juntas destructoras del monopolio, y se arregla la formalidad y publicidad de sus cuentas 32. Los moradores de los pueblos crecidos no ven sino la sequedad de sus muros, tristes recuerdos de sus pasados peligros , o' la monotonía de sus campos, donde emplean su tiempo y sus afanes : y en breve hallan hermoseadas sus entradas y salidas, amenizados sus paseos, y protegidas las honestas recreaciones para los dias precisos de su descanso 33. La capital misma de España quánto no debe á su influxo y á sus persuasiones? ¿ Los magistrados que velan sobre su policía no hallaron por el genio inventor de Campomanes fieles auxiliadores de sus desvelos en los honrados vecinos elegidos para alcaldes de sus barrios? ¿Sus habitantes no han visto en su tiempo aumentarse la extensión y amenidad de su principal paseo, hermosearlo con costosas fuentes, y nacer otros plantíos , formarse nuevos sitios para su placer y desahogo 34? ¿Y vosotras, felices poblaciones de Sierra-Morena.no os transportáis de gratitud y de ternura hacia vuestro creador Campomanes , que os dio espaciosos terrenos , pacíficos moradores y fueros sabios para vuestro gobierno y propagación 35 ? Curiosos viageros, afanados traficantes que encontráis bellos edificios , ciudadanos felices , seguridad , recreo , allí donde antes solo habia espantosos abrigos de la ferocidad y del crimen , bendecid al genio tutelar de vuestras haciendas y vuestras vidas. ¿Y por qué no haréis que os acompañen en tan justos obsequios esas provincias de Andalucía y Mancha que vieron reducir á domicilio fixo , emplearse en regulares ocupaciones, á los vagos y errantes que con tener un nombre de significación desconocida.se creian o se hacian impunes en sus rapiñas, en sus estafas, en sus vicios y en su dañosa ocio

sidad 26? Ah! qué de bienes nacen de solo un talento ilustrado y patriota, si se le pone cercano al centro del poder!

Ahora es lúen claro quanto seria el anhelo de nuestro fiscal por la instrucción pública, por la ilustración de todos sus conciudadanos. Porque quien vid en sí mismo los frutos del saber, quien encontró en el cultivo de las ciencias tantos placeres quantos beneficios supo proporcionar á su nación querida, ¿que' no haria porque sus semejantes se pusiesen en igual disposición de ser ellos felices, y continuar y hacer crecer cada dia la felicidad de su patria? Así es la verdad : Campomanes vio' en los establecimientos literarios, caducos y desiguales métodos de estudios ; vio abandonadas las ciencias exactas y naturales, olvidadas las lenguas sabias de la antigüedad, divididos los profesores del dogma en necios , tenaces y perjudiciales partidos, y absolutamente ignorados los principios de la justicia universal que une entre sí las naciones diversas del globo, los que forman las relaciones de los súbditos con el soberano, los que dirigen la prudencia de este hacia el bien de los encargados de su gobierno. Llaman su atención estos males : piensa y medita sobre su remedio, y al punto uniforma en quanto es posible los métodos, establece nuevas enseñanzas , enriquece sus bibliotecas, aumenta el número de las públicas, promueve la edición de las obras costosas, y extingue los nombres que motivaban la escandalosa división de los dedicados á'la filosofía , á la explicación de la moral y á la historia de los misterios religiosos-3/. Sí, España : á las reformas que dicto , á las obras que compuso el fiscal Campomanes, debes aquel fermento que se advirtió inmediatamente en tu juventud estudiosa , aquel deseo de examinar la naturaleza , de desenvolver los principios de las leyes, de buscar en las lenguas sabias las fuentes del buen gusto y el auxilio para las investigaciones históricas, de valerse de estas para conocer á los hombres y las causas de las revoluciones del globo, de sacar de aquí mil observaciones driles para la moral y para el discernimiento de lo justo ó injusto, para distinguir en fin lo marcado con el dedo de la divinidad de los prestigios é ilusiones que formó la ignorancia , la preocupación , y el conflicto de las pasiones humanas. Sí: los dias de la vida de Campomanes harán eternamente en tus fastos una época brillante de luces y de felicidad, darán el modelo de la inviolabilidad que se merecen los juramentos hechos una vez de servir á la patria y á sus conciudadanos. íarca comida, breve descanso, ninguna distracción á negocios de particular interés ó á objetos de estéril entretenimiento fueron los medios con que Campomanes pudo satisfacer tan grandes, tan'complicadas obligaciones.

Digan sino sus compañeros de toga , sus domésticos, sus amigos, el pueblo todo de Madrid, si le vieron alguna vez solícito de su propio interés cercar el trono, incensar al poder, perder su tiempo en intrigas. Digan si le vieron freqüentar concurrencias no necesarias, ó sobrarle un momento que hubiese de llenar el juego , los teatros ú otras qualesquiera distracciones. Y digan por el contrario los buenos patricios de la sociedad matritense, si no le vieron asistir con la mayor puntualidad á sus sesiones , perorar como el mas zeloso en sus conferencias, tomar sobre sí el desempeño de sus comisiones como el mas desocupado 38: y quando estos agradecidos patriotas hayan fatigado su voz en los encomios de su mejor dechado , venid vosotros ilustres compañeros míos, vosotros que por espacio de mas de media centuria le habéis contado en el número de vuestros mas dignos cooperadores, y por el de 21 años le visteis á la cabeza de tan glorioso es-» tablecimiento, venid y publicad que á su diligencia y actividad debemos la casa que ocupamos , el monetario, la biblioteca impresa y manuscrita en que nos complacemos. Haced saber á todos,que al zelo y laboriosidad inspirados con el exemplo de Campomanes se debe esa abundante colección de cédulas diplomáticas de todas clases , que pensáis ofrecer al público amador de nuestras antigüedades , esa de crónicas, parte de las quales ya disfrutan los aficionados por medio de las ediciones que han hecho é ilustrado algunos de tus individuos, esa de voces geográficas que pueden formar un útil suplemento al diccionario de nuestra lengua, y en fin el considerable número de noticias con que se auxilian hoy las tareas de vuestros encargados en el geográfico histórico de nuestra península. Decid si en su tiempo se propuso obra que no alentase con su voz y con su mano, para la qual no diese planes,

« AnteriorContinuar »