Imágenes de página
PDF
ePub

Rey, creido hasta ahora su fundador, aunque sin saberse el tiempo cierto que empezó por falta de memorias, pudiendo solo asegurarse que jamás recibió aumento por alguna accesion formal que se le hiciese de el de Palencia.

5.a Que esto mismo sucedió por lo respectivo al de Valladolid, el cual no menos es de origen inmemorial y desconocido, sin saberse hasta ahora su legítima antigüedad , constando solo hallarse ya existente, con independa de todos los principios que le han aplicado los autores, hácia la mitad del siglo XIII, casi cien años ántes de la creida fundacion del Papa Clemente VI y Rey Don Alonso XI, que no fué sino ereccion en universidad. No obstante se adelanta un discurso adornado con las memorias del primer siglo de la historia de Valladolid, sobre el tiempo mas verosímil en que pudo empezar este estudio, por el cual en medio de este orden de cosas doy principio á la obra. Porque él la ha excitado en mi intencion, habiendo sido mi propósito en sus principios tratar solo de este estudio patriótico; pero internado ya en el asunto, vi que él movia á los otros y los iba suscitando por su órden, y así no quise omitirlos.

De paso se interesan como por incidencia otras muchas memorias, que no podrán dejar de ser gratas á los amantes de la antigüedad y de las glorias literarias de la nacion; á la cual en fin se la vindica del agravio que aunque involuntario ha podido recibir de sus propios escritores en un asunto de la mayor delicadeza y trascendencia.

Tal es el plan de operaciones que me he propuesto en esta obra; tal es el motivo que he tenido de emprenderla. Entretanto yo concluiré con las palabras del antiguo Geoffroy Tory de Bourges (1): Je puis veritablement dire el condure, sans me venter, que j'ay tiré ce dict secret ancicn des tenebres, el l'ay primier de touts Auteurs modernes mis en clair veve, el par scripl, pour en faire devot el cordial service au bien public; auquel me suis tousiours de toute ma petite puisice dedié, et dedié encares de bou cueur; faisant fin á mon áure et louantnostre Seigncur Dieu m'y avoir inspiré et aidé etc.

ESTUDIOS DE .VALLADOLID.

En Valladolid tenemos un estudio que viene ya recomendado desde lo antiguo con grandes elogios. El Papa Clemente VI decia por los años 1346 que en medio de que hasta entónces solo habia sido particular y sin los fueros de estudio general, él habia producido hombres insignes en literatura, ac in ea viri valentissimi fuerunt in scientia litterarum effecti (2). Ludovico Nonio Antuerpiense por los años 1607 decia tambien hablando de Valladolid: Omnium scientiarum nobilissimo Lyceo honestatur, ex quo prceclarissimi ingeniorum rivuli in universam Hispaniam deducuntur (3). Universidad de las mas gra-

(1) En su curioso libro: L'Art et scicnce de la vraye proporlion des Lelrcs Attiques ou Antiqucs, autremcnt dictes Romaines, que escribía en 1523, y salió á luz en París en 1549, pág. 140 vuelta.

(2) Ea su Bula de ereccion en universidad, de que se hablará adelante.

(3) In sua Híspanla—cap. XVI. Hispan. Iltustrat., tora. IV., pág. 4.32.

ves y honradas de España la proclamaba un docto catedrático de la de Alcalá en 1589 (1). Universidad insigne, depósito de sabiduría y apoyo de las ciencias, un cronista de España, de origen portugués en 1 6i-5 (2). Y en 1654 un insigne teólogo salmaticense desconfiaba poder reducir á breves períodos las alabanzas competentes á un estudio de tanta reputacion y tan fecundo de varones sabios. Nequit (decia) ad breves periodos redigi hu- jus Academice commendatio, cum semper in ea insignes professores scientiarum omnium extiterinl, eximiique viri eam [rcquenlaverint, guare per retroacta sacula usque in prcesens inde ad dignitatum el munerum fastigia innumeri sunt promoti (3). Omito otros muchos, porque para probar que el agua del mar es salada basta una gota sin necesidad de apurar todo el Occéano. Lo que sí no omitiré por mas que me lo prohiban las leyes de la brevedad, que me he propuesto, es que no seria de poco nombre este estudio por Europa, cuando el famoso Cornelio Jansenio cruzando muchos paises desde Alemania, se presentó en él personalmente en el año 1627 á ver si le podia arrebatar á su opinion y sus dogmas (4). En vano tan vanamente como él los dictó, porque el roble que enatbola entre sus timbres la universidad valisoletana es muy

(1) Dr. Diego Perez de Mesa. Grandez. de Esp., lib. 2," cap. 87.

(2) Rodrigo Mendez de Silva, Poblac. de España, cap. X., folio 15, col. 2.

(3) P. Andrés Mendo de Jar. Academic. lib. 1, quast. 6, número 98.

(4) Consta de las acias de la misma universidad al dia 3 demarzo de aquel año, y de la caria que esta escribió al Papa Clemente XI en 27 de mayo de 1718, subscribiendo á su famosa Bula Unigcnitus, impresa por aquel tiempo en esta ciudad en un cuaderno de 14 hojas en 4.°

robusto y se plantea demasiadamente arraigado para dejarse llevar quocumque veníu doctrince. Sono quelli che vi sono lulli nomini, decia uno que los vió en 1527 (1).

Deseando, pues, yo averiguar el origen de un estudio tan acreditado y de tanto honor á Valladolid y á toda Castilla, por no decir á toda la nacion y á todo el orbe, me convertí, como era regular, al exámen de los escritores patrios, creyendo que un artículo tan erudito, tan escogido, tan curioso , tan digno de sus especulaciones, tan propio de hombres literatos, no pudiera faltar, que no le hubieran profundizado é ilustrado hasta donde pudiera llegar la averiguacion. No diré ahora que me engañé, quedando frustradas mis esperanzas, porque esto seria mucho decir, y acaso no se me creería hasta no demostrarlo, sino que habiéndolos comparado entre sí, los hallé divididos en dos opiniones, porque nunca falte esta desgracia para mayor confusion de los orígenes que mas se desean aclarar.

PRIMERA OPINION.

"Unos me decian que si bien los estudios de Valla«dolid hayan tenido principio en esta ciudad sin venir « de otra parte, ellos son de origen moderno, no exce« diendo de la mitad del siglo XIV."

SEGUNDA OPINION.

"Otros que separándose de estos, afirmaban que bien «que sean algo mas antiguos, ellos son los de Palencia «traidos de allí por traslacion."

(1) El Embajador de Venecia Naugeri, Fiaggio in Ispagna, pág. 355. Omn. oper. Vcnet. 1754, en 4.°

Confieso que no me vi poco perplejo cuando me hallé colocado entre dos opiniones tan encontradas sin saber á cuál diferir ni qué partido abrazar en un rumbo tan incierto. Y mucho mayor fué mi turbacion y mi sorpresa cuando registré incluida entre los autores de la última opinion á la misma sabia universidad valisoletana (1). Porque en este caso sus respetos me quitaban la libertad de opinar de otro modo. Pero habiendo tomado algun aliento y vuelto sobre mí, aun de ese terror pánico logré desembarazarme, observando que la universidad, como en materia de hecho y puramente historial, no explicaba allí su dictámen: decia el de otros que la precedieron, apud quos fdes auctoritasque eral. Sobre los cuales, digo, venia á cargar todo el peso y la responsabilidad de la cuestion. En una palabra yo descubrí por mis investigaciones que unos y otros se engañaban, tanto los de la primera opinion, como los de la segunda, y que contra ellas cabia muy bien establecer las dos siguientes proposiciones que respectivamente las rebatiesen é impugnasen cada cual á la suya, restituyendo la verdad á su i. >

PRIMERA PROPOSICION.

Que los estudios de Valladolid no son tan modernos como se ha creido, sino mas antiguos y de un origen inmemorial.

SEGUNDA PROPOSICION.

Que no son procedidos de los de Palencia por tras

(t) En la carta que acaba de citarse al Papa Clemente XI y sesenta y siete años ántes en el de 1651, al principio de sus Estatutos.

« AnteriorContinuar »