Imágenes de página
PDF
ePub

della, y colacionándolos unos con otros, por la conformidad en lo mas sustancial, y los apoyos que agregó, dejó incontrastable la Crónica. Y esta es la gran obra de Zurita que hoy estimamos tanto, y publicó con dichas sus caitas y las del Dean el doctor Dormer en Zaragoza año 1683, intitulada "Emiendas de Zurita" que siempre será el principal apoyo de la mia, y la piedra de la ofensión de los contrarios.

[graphic][ocr errors]

ORIGEN

ESPECIALMENTE LOS DE

VALLAD0LtD, PALENCIA Y SALAMANCA,

EN QUE SE VINDICA SU MAYOR ANTIGÜEDAD.

roa

D. RAFAEL DE FLORANES.

AÑO 1793.

PARTE PRIMERA (l)

QUE COMPRENDE LOS DE VALLADOL1D Y PALENCIA.

« Longinquitate stepe fit temporis, ut non patr.it i'.omlitio originis.» (concil. Toletan. VI, an. (i;i8. Can. IX).

« DistinguendaB igitur «tates, disquircnda mutationis ratto, et omnia ad sua principia revocanda ut certa rerum notitia habeatur.» (cardinal Boma, De Rbb. Liturgic, tib. I, cap. XVIII).

PRÓLOGO.

La historia es por ventura la ciencia mas universal é interesante. Ella sola es quien nos participa toda la luz necesaria en muchos casos, y la fuente copiosísima de

(1) No sabemos que el autor escribiese la segunda parte.

donde recibimos con una evidencia convincente una gran parte de verdades útiles que vienen á nuestro conocimiento. Nada hay en efecto mas estimable que las memorias que nos han quedado de la antigüedad, y ¡ ojalá que estas fuesen mayores en número y estuviesen menos corrompidas 1 Pero no pudiendo llegar hasta nosotros por otro medio que el de la tradicion ó la escritura, ellas son frecuentemente alteradas, y de otras tantas maneras cuantos son los genios, las costumbres y los intereses de los hombres, semejantes á las puras y cristalinas aguas de una fuente, que saben siempre á los mineros por donde se comunican, ó á los rayos de luz que siendo tan brillantes y puros en su origen se visten de varios colores segun son los del vidrio por donde pasan. Las verdades mas interesantes experimentan con mayor frecuencia esta suerte fatal; ó bien el interés de alterarlas produce el espíritu de partido, ó bien el ocio; ó la ignorancia de los que las buscan, les obliga á seguir con necia escrupulosidad el camino mas desconocido, aunque sea el mas equivocado; ó escasos finalmente de genio y de talento se esfuerzan inútilmente en un empeño superior á la debilidad de sus fuerzas. Tales son siempre los fuertes obstáculos que se^oponen al descubrimiento de la verdad, y tales los que yo he tenido que vencer. Una materia tan complicada por su naturaleza, separada de nosotros por la interposicion de tantos siglos, y tratada con tan poca buena fe por la mayor parte de los escritores, se presentaba inaccesible á todos los esfuerzos. Pero la causa pública de los estudios es demasiado interesante para que yo la mirase con indiferencia (1), al mismo tiempo que

(1) In publica studiorum causa millo modo pravaricandum crat. Cano, de Locis Theologicis, lib. XI, cap. VI.

la verdad debia ser vindicada de las calumnias de los impostores. He aquí las razones que me han obligado á componer esta obrita. Si yo no hubiese desempeñado completamente los fines insinuados, me lisonjeo por lo menos de haber manifestado el camino seguro por el que otros talentos superiores al mio podrán llegar sin tanto trabajo al santuario de la verdad. Entretanto es necesario que se me disculpe la prolijidad. Las obras históricas no son seguramente como las de espíritu. En estas basta nn solo razonamiento formado con exactitud y precision para echar por tierra todo el edificio de un sistema especioso; pero en aquellas que dependen en la mayor parte de hechos, es necesario examinar cada uno de ellos con mucha escrupulosidad, y hacer una multitud de combinaciones para demostrarles apócrifos. Tambien he huido en esta obra aquel estilo pomposo y brillante, que forma en estos dias de ilusion y bagatela todo el mérito de un escritor. No conviene á mis años ni á mi genio demasiado estoico este género de decir, y la verdad por otra parte se deja ver mejor, cuando está desnuda de todos los aparatos de una artificiosa elocuencia. Pero sí que he examinado muchas veces los fundamentos de mis opiniones instruido por aquel precepto de Horacio.

Si quid olim

scripseris, in Metii descendat judiéis aures

et Patris, et riostras, nonumque prematur in annum.

RAZON DE LA OBRA.

La antigüedad de los estudios de Castilla, de esta nacion renovada despues de la pérdida, y lo mismo su orí

« AnteriorContinuar »