Imágenes de página
PDF
ePub
[graphic]

CONTINUACIÓN

DE LA

VIDA LITERARIA

del Canciller Mayor de Castilla

D. PEDRO LÓPEZ DE AYALA.

Pero aun no hemos concluido con Salazar de Mendoza. Acabábamos el período antecedente cuando llegó á nuestras manos la Monarquía de España, obra del mismo autor, que habiendo sido escrita por él poco ántes de 1600, censurada dos veces, la primera en 1601 y la segunda de órden del Consejo en 1603, y solicitada su impresion en varias ocasiones por el propio Salazar; primera , en Aranjuez ante el Sr. D. Felipe III el año 1611; segunda, en 1618; y la tercera, posteriormente en el reinado del Sr. D. Felipe IV, (como todo consta del compendio ó memorial con que empieza) no fué posible lograrse tal intento en vida de unos Reyes que fueron grandemente protectores de las letras.

Y esto, aun cuando todo el objeto del libro es justificar el derecho con que gozaban y pertenecen á la Real Corona de Castilla los grandes estados que por conquista, confiscacion ó herencia habian recaido en ella. Esto nos hace pensar con fundamento que ó las noticias de Salazar de Mendoza nofueron gratas á aquellos augustos Monarcas que las alcanzaron á ver, ó la obra no se trabajó con el cuidado y diligencia que requeria un asunto tan alto, tan grave y digno de consideracion. Con que nos volvemos al antiguo parecer de que Salazar de Mendoza tuvo mas largos los pensamientos que los desempeños. A la verdad, si esa obra hubiese salido trabajada dignamente; si ella hu, biesc aparecido juiciosa en las reflexiones, segura en las sentencias, firme en las noticias, cuidadosa en todos sus artículos; si hubiese resultado correspondiente el estilo y el esfuerzo á la circunspeccion de la materia; y en fin, si en ella no se hubiera observado algun lunar de aquellos que hacen desmerecer a los libros el beneficio regular de la prensa ¿por dónde habrian dejado los Reyes de estimarle la tenaz solicitud de imprimirla? Qué? ¿no se han impreso en todos siglos otros escritos de menos importancia al parecer? ¿Cómo, pue9, se negó á esta obra lo que no se dudó conceder á los mas míseros libros de jácara y entremés? Misterio tiene el lance, si él fuese fácil de examinar desde lejos.

Por fin, ha salido impresa la Monarquía de España recientemente en 1770 en Madrid, por D. Bartolomé Ulloa, mercader de libros: con que son 170 años los que ha corrido manuscrita en secreto. En este medio tiempo hemos oido sobre ella varios pareceres. Unos decian que existia, y aun copiaron tal cual pasaje para convencerlo. Otros aseguraban que tal obra no habia, y que era como el tomo segundo de la Nobleza de Andalucía, por Argote de Molina; que siempre sonaba y nunca parecia. D. Luis de Salazar á quien no solia ocultarse lo escondido, máxime si era exquisito y mezclaba puntos genealógicos, de que hay no pocos en el escrito de que estamos hablando, habiéndole sido opuesto un texto de la Monarquía de España como produccion del Dr. Salazar de Mendoza, en cuyo nombre hoy llega impreso en el tom. 1.° de ella, pág. 149 (supónese en él que habia en España moros, cinco siglos ántes de haber existido en la realidad tal gente: ¡anacronismo terrible!) redondamente respondió año 1725—Ninguno ha visto ese libro, ni aquel docto escritor se acordó de escribir tal noticia. El que argüia á D. Luis (que era D. Juan Yañez) añadia que la obra estaba original en poder de D. Juan Lucas Cortés, como allí resume el mismo D. Luis. Y en mi concepto esto es lo que la hace mas sospechosa, ó á lo menos que cuando alguna vez haya existido original en poder de aquel grave literato, nuestros Reyes la echaron de sí con desprecio, no teniéndola por prenda digna de unirse á sus preciosos tesoros literarios.

Por la carta XI de las impresas por D. Gregorio Mayans á continuacion de la Censura de historias fabidosas de D. Nicolás Antonio, pág. 662, consta que D. Nicolás y D. Luis de Salazar asistian de tertulia en casa del mismo D. Juan Lucas Cortés. Yo frecuento (dice D. Nicolás Antonio, escribiendo al marqués de Mondejar) la casa de Don Juan Lucas, todas las fiestas. Discurrimos mano á mano. Alguna vez va D. Luis de Salazar, que está escribiendo la Casa entera de los Silvas, en gracia del duque de Pastrana. Con que si D. Juan Lucas Cortés hubiese tenido original esa obra, no lo habria podido ignorar D. Luis, y por consiguiente, ni responder con tanta resolucion al antagonista, que nadie la habia visto todavía, por mas que este inculcaba que la habia en Madrid, y que la tenia él entre sus manuscritos. Además, si Salazar de Mendoza llegó en efecto á escribir tal obra y á presentarla á aquellos augustos Reyes para en guarda de su derecho ¿cómo fué despues á parar originalmante á poder de un mero particular? Qué? ¿El Soberano la habría echado de sí á traer importancias al Estado, resguardo á la Corona, gloria á la Nacion y honor á la Monarquía? Nada menos que eso. Mas: se dice escrita por encargo del Sr. D. Felipe II y de su Real órden. Así nos lo asegura el verdadero ó falso Salazar al ingreso de ella. Pues qué, ¿así despreciaron los Señores D. Felipe III y IV un trabajo hecho por solicitud de su gran padre y abuelo? ¿En tan poca estimacion tenian al sugeto escogido para tan alto asunto, que ni aun se dignaron recoger sus tareas, ya que no fuese por él, á lo menos porque constase en los tiempos siguientes aquel laudable pensamiento de su augusto laborioso padre? Creerálo quien no sepa reflexionar circunstancias tan oportunas como las expuestas.

Salazar de Mendoza (es cierto) puso en el Origen de las Dignidades de Castilla el año 1618, cuando le imprimia, la prevencion de que este libro era hijo legítimo de su hija la Monarquía de España, que deseaba imprimir; y aun da allí una breve noticia de los puntos que en ella escribia, los cuales, á la verdad, no son distintos de los que ahora salen impresos. Mas ¿qué hacemos con eso? Qué? ¿No pudo alguno valerse de aquella nota, y disponer otra obra con las mismas distribuciones y títulos, y ser tal vez esta la que hoy se nos exhibe en lugar de la que Salazar tenia ideada ó escrita? ¿Se ha olvidado la

« AnteriorContinuar »