Imágenes de página
PDF
ePub

hombre solo , y solia tal vez no agradecérsele, ni formar consideracion de tales obras, las cuales bien al contrario se permitia (¡ oh indolencia!) viniesen á perecer combatidas de la polilla y el polvo bajo los estantes de alguna triste librería colgada de telarañas, como en parte ha sucedido con las de nuestro Galindez y de otros muchos sabios antiguos de nuestra nacion, en cuya generosa produccion ha sido ella á competencia fecundísima. Pero Marte siempre incómodo y enojoso á las musas amantes de aquella dulce quietud, en que ellas se gozan y recrean, las arrinconaba entónces, como ahora, cuando por desgracia de la humanidad respira sus horribles bufidos contra nosotros. Con que no era el abandono por falta de gusto en la nacion, la cual siempre ha estado pronta á apreciar todo lo bueno, sino porque no era posible atender á todo á un mismo tiempo. Así se nos escaparon muchas de aquellas cosas preciosas y finas, de que hoy rastreando solo podemos descubrir truncadas y ya casi borradas huellas. Y aunque las recogemos y adoramos como reliquias de unos talentos sublimes, que se nos fueron de entre las manos sin fruto, todavía no borra esto enteramente el sentimiento de nuestro ánimo, ántes la afliccion de este se aumenta mas cuanto mas apreciables se representan los tesoros perdidos por los residuos que han dejado de sí.

El año 1507 ya parece andaba engolfado nuestro Galindez en la obra de la correccion y cotejo de las leyes de las Partidas, para restablecerlas á aquel genuino candor de texto y frase, en que su mismo legislador D. Alonso el Sabio las dejó; acerca de lo cual y de la escrupulosidad en que parece pusieron á la Reina (por la cuenta algunos clérigos) de si habia entre ellas algunas que se avanzasen demasiado dentro de la iglesia, las cuales en ese caso mandó repeler del todo, vimos como se explicó en sa codicilo. Pruébase la ocupacion de Galindez en este artículo grave de su empresa el año 1507, por la carta que en 10 de enero de él escribió desde Búrgos al marqués de Villena, asegurándole haber encontrado patentemente la alteracion de las Partidas en alguna de las reformas ó ediciones por donde pasaron despues de su sabio autor, cotejando el texto vulgar de algunas leyes de la 2.a Partida con una traduccion antigua en catalan, que á él le pareció anterior al año 13.00, cuya carta refieren los Doctores Aso y Manuel en el Discurso preliminar á su edicion del Ordenamiento de Alcalá, pág. 4.a, not. 2. Y como quiera que no dudamos la leerian con escrupulosidad y reflexion, todavía quedariamos mas satisfechos, si nos hubiera sido fácil acercarnos á reconocerla en sí misma, porque se nos representa duro de creer, que un entendimiento como el de el señor Galindez, sin otro fundamento que ese, pasase á decidir la alteracion de las Partidas. ¿Y quién sabe (podrán replicarle) si esa alteracion estaba de parte de la traduccion catalana, como es mas verosímil, y no del texto vulgar castellano de esas leyes? En efecto, para averiguar la pureza ó corrupcion del texto de un idioma, no se debe acudir á las traducciones hechas de él á otro, porque estas necesitan congeniarse á la frase y locucion de la nacion para quien se vierten, y así no bastan á convencer la depravacion del traducido, á no ser cuando mas en algunas faltas grandes. Con que podemos sospechar, que algunos mas fundamentos expondria por sí el señor Galindez, quien no ignoraria que el cotejo debe hacerse en caso recto, de los ejemplares modernos á los mas antiguos del propio idioma, y no entre dos de dos diferentes lenguas, porque ahí la diferencia puede estar en la libertad que se tomase el traductor, ó en que no tuvo por delante buen ejemplar correcto y ajustado á los originales.

Yo he tenido proporcion de manejar un tomo en folio en papel, y cada cuaderno metido en pliego de pergamino para mayor resguardo y duracion, este pliego tambien escrito de la materia, el cual se escribió el año 1339, ántes de las problemáticas alteraciones de D. Alonso XI y D. Enrique II de los años 1348 y 1369; y por las notas que tiene al márgen de letra del Sr. Gregorio Lopez, que es muy menuda y difícil de leer, se conoce haber sido uno de los que tuvo presentes para su cotejo y correccion. Y habiéndola yo hecho (para convencerme) de la mayor parte de las leyes de este volumen, que solo incluye las de la Partida 3.a, no hallé variacion sustancial que alterase el sentido de la ley y debiese tenernos demasiadamente cuidadosos, sino solo leves mudanzas accidentales de estilo, que no merecieran tenerse en consideracion comparativamente al estrago que algunos (que escriben de memoria, sin haber tenido por delante los códigos) predicaban haberse hecho en aquellas ocasiones. Válgame Dios ¡ qué pretextos no busca la mala gana de estudiar 1

Y lo mismo se convence por la Peregrina ó cuestionario alfabético latino de las Partidas del obispo de Segovia, D. Gonzalo Gonzalez deBustamante, oidor de la Audiencia del Rey D. Juan I, y difunto en el año de 1392, donde hasta los errores materiales de los originales que seguía, se conservan; como sucede con la fecha del concilio lateranense del tiempo de Inocencio III, que habiendo sido en el año 1215, era 1253, como todos saben, y enmendó con acierto el Dr. Bonifacio en su glosa á la misma Peregrina verb. Decime en los ejemplares que el obispo tuvo presentes, y lo mismo en los del Sr. Gregorio Lopez, estaba la era 1255 (año 1217) cuando ya no existia el papa Inocencio. Y así lo dejaron en medio que Lopez tuvo presente para otras cosas la Peregrina con la glosa bonifaciana. Errores, pues, en que convienen muchos mss. sacados en diferentes tiempos y por diversas manos, deben sospecharse mas bien de los autores, que de los copiantes.

Fué continuando el Sr. Galindez en su empresa de unas y otras leyes, cotejo de las Partidas y coleccion de las demás del reino, que queria ver juntas y arregladas en un solo cuerpo metódico la excelente Reina Católica; pero habiendo muerto , dejando ya casi concluida la primera obra, y muy adelantada , cuando no perfeccionada, la segunda ; mas una y otra en poder de sus hijos , estos debieron tener tan poco cuidado y vanidad para difundir su fama y hacerlas valer, (como de hecho hubieran valido por la opinion de literatura de su padre) que dieron sobrado tiempo para que no pocos años despues se hubiese interpuesto con un trabajo igual en cuanto á las Partidas el licenciado Gregorio Lopez de Valenzuela, cuyo cotejo y glosa vino á prevalecer, no sabemos si porque lo mereciese, ó porque se hallase en mejor lugar que el Dr. Galindez para aventajar su causa, pues aquel en el sepulcro y sin defensor eficaz de muchos años atrás, y este en el Consejo de Indias representando un papel considerable , está manifiesta la diferencia de disposiciones.

Pero esto nos obliga á decir algo del licenciado Gregorio Lopez, y darle á conocer aun mas de lo que lo está, como quiera que lo haremos con mayor espacio y formalidad en las Vidas de nuestros famosos jurisconsultos, alargándonos Dios la nuestra para verlas publicadas. En efecto, el licenciado Gregorio Lopez, nombre desde entonces fausto y célebre en el foro, apellidado no de Tovar ni de Palacios, como respectivamente publicaron D. Nicolás Antonio, y el marqués de Mondejar (1) sino de Valenzuela, como con mas acierto escribió el P. Basilio Varen de Soto en su Adicion á las vidas de los Césares de Pedro Mexía (2), nació en la Puebla de Guadalupe, aunque de padres andaluces: sus nombres Alonso Lopez de Valenzuela, natural de Baeza (de los Valenzuelas de la familia ilustre) y Doña Lucía Sanchez de la Cuadra ó Cuadros, nacida en Ubeda, donde casaron, los cuales con motivo de tener ella en el famoso convento de Padres Gerónimos de Guadalupe un hermano religioso, que llegó á ser prior por unos nueve años, llamado Fr. Juan de Sirvela (apellido que le dió el accidente de haber hecho sus estudios en la villa de este nombre) se vinieron á vivir á dicha Puebla por disfrutar el favor que les podia proporcionar un prelado de tanto manejo sobre los bienes de su comunidad. El licenciado Gregorio Lopez , que como queda dicho nació allí, fué puesto á los estudios por el tio, y enviado á Salamanca, donde por doce años continuos estudió principalmente los derechos, y obtuvo el grado de licenciado en leyes. De ahí todavía harto jóven, aunque con bastantes muestras de adelantamiento, le sacó dicho su tio para alcalde mayor de la misma Puebla de Guadalupe; y de aquí para gobernador de los estados del duque de Bejar, quien, conocidos su buen ta

(í) Don Nicolás Antonio, Biblioih. Nov., tom. 1, pág. 416. Mondejar, Mentor. de D. Alonso el Sabio, lib. 7, cap. 4, pág. 443. (2) Pág. 629, col. 2, edic. de Madrid, año 4655.

« AnteriorContinuar »