Imágenes de página
PDF
ePub

establemente hasta hoy las dos coronas, y por lo tanto semejante traslacion si hubiera sido cierta siempre debiera ponerse con posterioridad á esa época. Pues y álo tercero, no es menor el desconcierto de este autor en señalar la entrada de su hijo D. Alonso el Sabio en el trono diez y siete años despues de la imaginada traslacion , cuya desbaratada cronología, ni con el uno ni con el otro extremo ajusta. No con el primero, porque 17 sobre 1207 vienen á 1224, en que reinaba su padre en Castilla. No con el segundo, porque los mismos 17 sobre 1230, darian en 1247, en que sucedía lo mismo. Ni por un tercer medio se pueden combinar, quitando los 17 de 1252, día último de mayo, en que verdaderamente entró á reinar el Sabio por el tránsito dicho de su padre, porque entonces vendríamos á parar en 1235, en que se tropieza la propia dificultad. Pero no nos cansemos en el empeño vano de concordar disparates incapaces de concierto. La falsedad y la mentira siempre tuvieron eso: una familia que ni entre sí misma acertó jamás vivir en paz bajo de un techo. No hay mas disculpa que la de que siempre me quejo. La materia preferente , la materia ilustre de los estudios de la nacion, ha sido infeliz en las plumas de sus propios escritores. Estos hombres parece daban mas al ingenio que al juicio. A lo menos yo no alcanzo otro motivo. Sigamos, pues, en la serie propuesta.

El señor D. Antonio de Padilla y Meneses, oidor de la Cnancillería de Valladolid, y despues presidente del Consejo de Ordenes, ya que yerra, yerra mas brevemente y con menos rodeos, diciéndonos en una palabra en su Comentar, de transactionib. impreso en Salamanca año 1566. Epist. al lector, donde habla de D. Alonso VIII: Academiam cclebrem Patentice fandavit, qua magno consilio Salmanticam fuit translata.

.Esteban de Garibay y Zamalloa, historiador de España, en su Compendio historial de esta nacion, que dió á la imprenta por la primera vez en Ambers, año 1571, en el lib. XII, cap. 32, tom. 2, bajo los sucesos del año 1208, pone el siguiente. "No menos proveyó el Rey D. Alonso «sobre el ejercicio y doctrina delas letras, que como «hasta el tiempo presente no habia en Castilla ninguna «universidad, fundó una en la ciudad de Palencia, ha« ciendo traer de Francia, Italia y de otras partes, hom« bres doctísimos en todas ciencias y facultades, asignan«do grandes estipendios públicos para los regentes de « cátedras."

Esto en D. Alonso VIII; y despues en el lib. 13, capítulo 3, hablando de San Fernando, su nieto, bajo del año 1240, aunque sin decir precisamente que hubiese sido en él la traslacion, le celebra por insigne conquistador, muy diligente gobernador y grande favorecedor de los profesores de las letras, las cuales procurando que por todos sus reinos con la debida comodidad se aprendiesen, trasladó la universidad de la ciudad de Palencia, fundada por D. Alonso Rey de Castilla, su abuelo, á la ciudad de Salamanca, cuya universidad ántes habia comenzado á instituir y fundar D. Alonso Rey de Leon, su padre, para que los naturales de sus reinos sin venir á la de Palencia, universidad de reino ageno, tuviesen en sus propias tierras la de Salamanca. Hizo el Rey D. Fernando esta traslacion de las escuelas de Palencia, porque uniendo su patrimonio con el de Salamanca, (he aquí clara la especie de la inscripcion) que hasta ahora era poca cosa, quedase con esta consolidacion florentísima universidad de grandes estipendios, para que con esto tuviesen las cátedras suyas doctísimos regentes de todas facultades. Movióse tambien á la traslacion de Salamanca , considerando que los reinos de Castilla habian crecido tanto con juntárseles los de Leon, y ganar tantos pueblos en la Andalucía y Extremadura , que en ninguna parte como en esta insigne ciudad habia la debida comodidad, así para que todas las naciones de sus reinos la pudiesen gozar igualmente, como para que los profesores de letras pudiesen gozar de tierra abundante y barata de las cosas necesarias. No tiene duda que el buen Garibay exornó la ficcion sobre todos sus antecesores, y que ello es á cuanto puede llegar escribiendo un poema, no una historia, en la cual no se permite tanta licencia, á no ser que entónces tuviesen todavía confundidos sus límites estas dos diferentes facultades. Mas él por fin prosigue: " Despues el Rey D. Alonso el Sabio, su hijo y su«cesor, no solo confirmó y revalidó todo lo hecho por el «Rey D. Fernando su padre, mas aun como Príncipe «grandemente aficionado á las letras, por lo cual mere«ció el cognomento de Sabio, aumentó mucho las cosas « de esta universidad." Y sucesivamente va poniendo los demás aumentos que la dieron sus sucesores.

El doctor Gonzalo de Illescas, que entra despues de Garibay, en su Historia pontifical y católica, que acabó de retocar de última mano en 1573, como se ve al fin de ella, en el tomo I, fol 271 , col. 4, de la edicion de Barcelona en 1606, hablando de D. Alonso VIII de Castilla, escribe así: "Fué D. Alonso de mas de las otras excedencias y virtudes grandes que tuvo, amicísimo de las «letras, y de que en sus reinos hubiese letrados. Y á «este fin fundó el estudio y universidad dePalencia, que «despues se pasó á Salamanca, á donde agora florescc «con la excelencia que todos sabemos los que en ella « nos avemos criado." Y al márgen en el sumario: "Don Alonso VIH fundó la universidad de Palencia."

Despues en D. Sancho el IV, su tercer nieto, folio 274, col. 2. " Trasladó (dice) la universidad de Palencia á Salamanca, donde hoy florecen las letras." Y al márgen: "Universidad de Palencia pasada á Salamanca." Es muy particular el doctor Illescas en atribuir á D. Sancho IV la traslacion de los estudios de Palencia á Salamanca, apartándose de los demás que la habian referido á San Fernando, su abuelo; bien que ya veremos luego alguno que le sigue, para que no se dé error que no tenga sus devotos, segun lo cual los estudios de Palencia han debido durar en aquella ciudad mas tiempo del que se ha creido, y de consiguiente pasar á Salamanca mas tarde de lo que se ha pensado. Don Sancho el Bravo reinó en propiedad desde 4 de abril de 1284, en que murió su padre D. Alonso el Sabio, hasta 25 de abril de 1295, en que él tambien falleció. Con que en la opinion de Illescas ese ha debido ser el tiempo de la traslacion de los estudios palentinos y su incorporacion á los salmaticenses.

Con este autor frisa el Reverendísimo D. Francisco Gonzaga, obispo de Mántua, que, escribiendo poco despues por los años 1587 la Crónica general de su órden de San Francisco (de que él lo fué) en la 3.a Parte, página 863, tratando del convento de San Francisco de Palencia, fundado en 1246, dice que gravissimisque patribus simul atque doctissimis olim, antequam videlicel Academia ex Palentina hac civitate ad Salmanticensem Sanctii liegis jussu sub anno Domini 1290, transferretur, floruit. De modo que no solo aplica la traslacion á D. Sancho el IV, sino que señala por época fija el año 1290, puntualidad que Illescas no habia adelantado; bien que fuera mejor justificarlo que decirlo.

El Licenciado Bobadilla, de quien ya hicimos mencion, pero aquí vuelve á ser preciso, en su Política de Corregidores, que escribia, como por ella se ve, desde los años 1578 á 1596, va por otro camino. En el lib. I, capítulo X, núm. 36, hablando de D. Alonso el Sabio, y su gran literatura, dice: "Fundó en la ciudad de Palencia la universidad, que hoy está en Salamanca." Con que desmiente á todos los pasados y quita esta gloria á su bisabuelo D. Alonso VIII. El Sabio, su biznieto, se ha dicho que reinó desde 1.° de junio de 1252 hasta 4 de abril de 1284. Con que en sentir de Bobadilla, esa debe ser la época de la fundacion del estudio palentino. De consiguiente, su traslacion á Salamanca posterior. Y así esta escuela, creida hasta ahora la mas antigua de todas, viene á salir casi la mas moderna. Lo mejor es, como se advirtió en otra parte, que para esta noticia cita al margen al erudito monje Fray Juan Benito Guardiola, que tal no dijo, sino que aplicó la fundacion, como todos, al Rey D. Alonso VIII. Tan atolondrado le llevaba su asunto, que ni aun se detuvo á comprobar la cita.

He aquí tres autores originales en errar: ¡ y se dirá que los nuestros no tienen inventiva! Pareciéndoles á estos que no iba bien errado por los antecesores, se separaron y labraron aparte nuevo error. Con que ingenio, con que verosimilitud, digánlo los prudentes, mientras yo aseguraria que error por error, mejor era estar por el viejo, y tendriamos el menor pecado de ser secuaces, mas no inventores. Pero vamos claros: ¿Qué anarquía es

« AnteriorContinuar »