Imágenes de página
PDF
ePub

Entre tanto la ciudad fundada por el Conde creció tanto en poblacion; sus incrementos no menos que su explendor fueron tan rápidos que ántes de los treinta años en el de 1124 se celebró en ella el 1.° concilio de Valladolid, presidido por el Cardenal Legado Deusdedit, que hasta nuestros dias se ignoró; en 1143 el 2.° que presidió el Cardenal Legado Guido (1); y en 1155 el 3.° por el Cardenal Jacinto, todos reinando D. Alonso VII, cuyo segundo casamiento con la Emperatiz Doña Rica se habia celebrado tambien aquí tres años ántes en el de 1152, y al mismo tiempo Córtes generales, y la funcion muy brillante y muy concurrida entónces de armar caballero en esta iglesia de Santa María á su hijoD. Sancho el Deseado, que le sucedió despues en el trono de Castilla. Esto sin otros muchos actos de estado y de corte, tratados de paces, nacimientos y bodas de Príncipes, entradas y salidas de embajadores que se verificaron en Valladolid por todo el resto de este siglo, como la ciudad, bien que nueva, mas expléndida y de mejores proporciones en el reino, en cuya individualidad no me detengo por abreviar.

Añadiré solo para formalidad de estas noticias, que por todo este tiempo fueron señores de Valladalid los siguientes. Por muerte del Conde fundador, lo fué su nieto D. Armengol, 6.° del nombre, Conde soberano de Urgel, hijo de su hija mayor Doña María Assurez, y del quinto Conde soberano de aquel estado D. Armengol, que murió en vida de su suegro, y por lo mismo quedó

(1) En todos los escritores que han tratado de este concilio, estaba errado el año, poniéndole en el de 1137, en que no se hallaba • en España el Legado. En obra aparte de los Concilios de Valladolid hago ver que este se celebró en el año que aqui digo 1143.

este regente y tutor de la persona y estados de su hijo, tanto los de Cataluña como los de Castilla; para lo cnal le trajo á criar á su casa en esta ciudad, y fué llamado D. Armengol el de Valladolid, en cuya iglesia yace con su abuelo. Murió el abuelo en 1118 ó 19 (pues aun no está averiguado enteramente en cual de estos dos años), y entónces el nieto entró á gobernar por sí el señorío de Valladolid. En los Privilegios Reales se firmaba Comes Hermengandus in ValdeOliii y otras veces Comes Armengol de Urgtl. Fué muy valeroso y muy ilustre, á proporcion de la elevada educacion que recibió en la escuela de su grande abuelo; el cual si se esmeró tanto en la que dióal grande Rey D. Alonso VI para sacarle un Príncipe tan airoso, no se preciará menos en la de su propio nieto, nacido para sucesor de sus glorias. El tuvo la osadía muy celebrada en aquellos tiempos de llegar con sus gentes de Valladolid hasta las puertas de Córdoba en dias que aquella ciudad, centro y corte de los moros, era el terror de España, y arrancando de ellas las aldabas á pesar de tanto poder, se las trajo á Valladolid , donde las clavó para perpetua afrenta de la potencia morisma, é inmortal gloria suya en las puertas de su iglesia Santa María la Antigua, y ahí estuvieron largo tiempo, añadiéndolas tambien, en los blasones de su casa, que hoy vemos repetidísimos por Valladolid en varias pinturas.

Murió este Príncipe despues de otras muchas empresas militares de gran nombre el año 1154, uno ántes del tercer concilio de Valladolid, y ya hemos dicho como San Pedro del de David, que sepulcrum ejus est apud nosusqae in hodiernum diem.

Sucedióle su hijo tambien D. Armengol, 7.° del nombre, que vivió lo mas de sus dias con el Rey D. Fernando II de Leon (hermano segundo del de Castilla D. Sancho el Deseado) y fué su mayordomo mayor, al paso que en aquel reino, por merced suya, Señor de muchas villas y castillos. En Valladolid tuvo por gobernador en su ausencia al caballero Fernan Rodriguez de Sandoval, como se ve por la firma de una escritura del año 1160, que dice: Fernandus Roderici de Sandoval in Valle Olit (1). Habiendo vuelto á Castilla, fué muerto en Requena en un encuentro con los enemigos dia 11 de agosto de 1 184. .

Y quedó por cuarto y último Señor de Valladolid de los de esta varonía, y juntamente de la soberana casa de Urgel en Cataluña, su hijo llamado tambien D. Armengol, 8.° de este nombre, que es haber dicho uno de los Príncipes mas victoriosos y temidos de sus dias, como lo mostró, en todas sus funciones de armas, con especialidad en.las sangrientas guerras que sostuvo de la parte de sus estados de Cataluña, con el orgulloso conde de Fox D. Ramon Roger y otros varones sus aliados, á los cuales desbarató con arresto del primero en la batalla decisiva de 26 de febrero de 1203, que le dejó pacífico señor y libre de enemigos. Con el motivo de esta ausencia dejó por gobernador de Valladolid y las tierras de su departamento al ilustre D. Alonso Tellez de Meneses, bisabuelo de la gran Reina Doña María Meneses, señora tambien en su tiempo de esta ciudad, y fundadora de este monasterio de las Huelgas, donde yace; el cual reconociéndola así, se firmaba en escritura de 17 de mayo

(I) Sandoval, Crónica del Emperador D. Alonso VII, impresa en IG00, pág. 203, col. 2.

de 1201 , D. Alfonso Tellez, señor de Valladelid, el de Cabezon, el de Tudela, et de Portillo (1).

Al cuarto año del señorío valisoletano de este Príncipe en el de 1188, por escritura de 25 de agosto (2), se descubre tenian ya nuestros Reyes palacio fijo en Valladolid en medio de que la ciudad no fuese suya, y no sabemos la antigüedad que llevaría ya entónces. Prueba de la comodidad que encontraban en esta ciudad y del explendor á que habia llegado. Bien que esto mismo lo muestra ella el año 1191 , cuando por dos escrituras, la una de 6 de julio y la otra de 22 de noviembre, compra al Rey D. Alonso VIH de Castilla, por la primera la villa de Santovenia, en precio de dos mil aureos, y por la segunda la de Herrera de Duero en valor de mil, que era mucho dinero para aquel tiempo. Lo muestra tambien haber sido la ciudad nupcial, en que celebraron su casamiento el Rey D. Alonso IX de Leon y Doña Berenguela, primogénita del Rey de Castilla el año 1197, aunque esto no con buen pie, porque ambos sobrevivieron á la disolucion del matrimonio por parentesco de órden del papa Inocencio III, y teniendo ya hijo á San Fernando, que sin embargo como nacido en buena fe, fué legitimado.

Por fin murió el Conde en sus estados de Catalaña bastante temprano el año 1208, no sin sucesion como dijo el viajero Ponz, sino sin hijo varon, y solo

(1) Tráela el Dr. Gudiel en el Compendio de los Girones, cap. 7, fol. 20.

(2) Et medium molendinum in rivo Aseva sub palatio Regis ad Sanctum Julianum. Escritura de Sahagun 196 del apéndice del Padre Escolano, pág. 557. Era el alcázar donde hoy el monasterio de San Benito de aquella parte que mira á San Julian, iglesia ya demolida.

con hija y hermana; la hermana Doña Milagro, casada con D. Ponce, vizconde de Cabrera, de quien quedó hijo y sucesor el vizconde D. Guerao, primero del nombre, que equivale á Giralt. La hija menor de edad y en tutela de su madre viuda Doña Elvira, condesa de Subirats, se llamó Doña Aurembiaux ó Orembiax, como ella se pronuncia en escritura del mes de julio de 1228. Doña Orembiax por la gracia de Dios, Condesa de Urgel etc., etc. (1).

Dejaba el Conde en su testamento (dice Zurita) al papa Inocencio III la mitad de la villa de Valladolid en el reino de Castilla, que era de juro y heredad suya y le pertenecia como herencia del conde D. Peranzures y de la madre del conde Armengol su abuelo; y dejaba aquella parte al Papa porque mandase cumplir su testamento, y la otra mitad á sus herederos, con que la tuviesen en nombre de la Sede Apostólica (2).

He aquí un suceso raro para Valladolid, verse en dias de caer en los Estados Pontificios; pero no llegó este caso, porque interponiéndose el Rey D. Alonso VIII que no podia excusar la ciudad ilustre que hacia el ornamento de su reino, y en no pocas ocasiones las funciones de su corte, la adquirió para la corona. Y cuando murió en 6 de octubre de 1214, la dejó por apanaje y arras por sus dias a su hija primogénita Doña Berenguela, madre de San Fernando, y muger que habia sido del Rey D. Alonso IX de Leon (separados como he dicho de orden del Papa por el parentesco no dispensado). Desde entonces la gozó esta Princesa hasta su muerte en 1246.

(1) Salazar, Casa de Lara, tom. 1.°, pág. 128 á 130, y tomo k.°, pág. 13 y 14.

(2) Anales de Aragon, tom. 1.°, lib. 2.°, cap. 57.

« AnteriorContinuar »