Vidas de españoles célebres

Portada
Libreria de B. Cormon y Blanc, 1827 - 203 páginas
 

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

No hemos encontrado ninguna reseña en los sitios habituales.

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todo

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 62 - Castilla me fallecieron, nadie me terná en mal que yo busque los de Benamarin. Si los mios fijos son mis enemigos , non será ende mal que yo tome á los mis enemigos por fijos: enemigos en la ley, mas non por ende en . la voluntad, que es el buen rey Aben...
Página 74 - Cuidé que los enemigos entraban en Tarifa. '» De allí á poco los moros, desconfiados de allanar su constancia, y temiendo el socorro que ya venia de Sevilla á los sitiados, levantaron el cerco que...
Página 70 - Sancho* fue siempre uno de los atizadores * de la discordia, sin que el rigor pudiese escarmentarle, ni contenerle el favor. A cualquiera soplo de esperanza, por vana y vaga que fuese', mudaba de senda* y de partido, no reparando...
Página 72 - Rey, la salud de la patria, la indignación producida por aquella conducta tan execrable, luchan con la naturaleza, y vencen, mostrándose el héroe* entero contra la iniquidad de los hombres y el rigor de la fortuna. «No engendré yo hijo...
Página 58 - A este punto un español mató á un frances de una estocada, y otro rindió á su contrario. Los dos que se habian rendido de una parte y otra , se separaron fuera de la lid...
Página 258 - Dotado de unas fuerzas robustas , y diestro en todos los ejercicios militares , en las cabalgadas , en los torneos, manejando las armas á la española , ó jugando con ellas á la morisca , siempre se llevaba los ojos tras de sí, siempre arrebataba los aplausos : y las voces unánimes de los que le contemplaban , le aclamaban príncipe de la juventud.
Página 99 - Nápoles, y presentándose delante de la ciudad con toda la arrogancia de su triunfo, empezaron á excitarla á la sedicion y á la novedad. Tumultuáronse los moradores , unos por miedo, otros con deseo de sacudir el yugo francés, y en altas voces gritaban : «Viva Roger, muera Cárlos.
Página 161 - Poco más baxo vi otras enteras: la muy casta dueña de manos crueles, digna corona de los Coroneles, que quiso con fuego vencer sus fogueras.
Página 62 - ... vuestro bien facer vos lo galardonará, que el que face bien, nunca lo pierde. Por tanto, el mio primo Alonso Perez de Guzman, faced á tanto con el vuestro señor y amigo mio, que sobre la mia corona mas averada que yo he, y piedras ricas que ende son, me preste lo que él por bien tuviere; é si la suya ayuda...
Página 58 - En esta tercera refriega los españoles mataron cinco caballos de sus enemigos , y estos dos de los nuestros.

Información bibliográfica