Obras completas de Don Francisco de Quevedo Villegas: Poesías

Portada
 

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

No hemos encontrado ninguna reseña en los sitios habituales.

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todo

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 337 - Faltar pudo su patria al grande Osuna, pero no a su defensa sus hazañas ; diéronle muerte y cárcel las Españas, de quien él hizo esclava la fortuna.
Página 357 - No quiso que un cuarto fuera. Nací tarde, porque el sol Tuvo de verme vergüenza, En una noche templada Entre clara y entre yema. Un miércoles con un martes Tuvieron grande revuelta, Sobre que ninguno quiso Que en sus términos naciera. Nací...
Página 196 - ¿Con qué culpa tan grave, sueño blando y suave, pude en largo destierro merecerte, que se aparte de mí tu olvido manso? Pues no te busco yo por ser descanso sino por muda imagen de la muerte.
Página 273 - Buscas en Roma a Roma, ¡oh peregrino!, y en Roma misma a Roma no la hallas: cadáver son las que ostentó murallas, y tumba de sí propio el Aventino. Yace donde reinaba el Palatino; y, limadas del tiempo las medallas, más se muestran destrozo a las batallas de las edades que blasón latino. Sólo el Tibre quedó, cuya corriente, si ciudad la regó, ya sepultura la llora con funesto son doliente.
Página 197 - ... y en todos los mortales yace la vida envuelta en alto olvido. Tan sólo mi gemido pierde el respeto a tu silencio santo; yo tu quietud molesto con mi llanto y te desacredito el nombre de callado con mi grito.
Página 199 - Dame lo que desprecia de ti agora, por robar, el ladrón; lo que desecha el que invidiosos celos tuvo y llora. Quede en parte mi queja satisfecha: tócame con el cuento de tu vara...
Página 359 - No hay camino que no yerre, ni juego donde no pierda, ni amigo que no me engañe, ni enemigo que no tenga. Agua me falta en el mar, y la hallo en las tabernas: que mis contentos y el vino son aguados donde quiera.
Página 275 - No sin envidia, viendo que ha guardado Su cabeza de yugo y señorío, Defendiendo ignorada La libertad que no pudiera armada: El que, por siete bocas derramado, Y de plata y cristal hidra espumante...
Página 338 - Y a tanto vencedor venció un proceso ! De su desdicha su valor se precia : ¡ murió en prisión, y muerto estuvo preso...
Página 265 - Obligado del mal que por ti pasa. Los hombres que se casan con las damas Son los que quieren ver de caballeros Sillas en casa llenas, llenas camas. Ver, sin saber de...