Imágenes de página
PDF

dar ánimo y favor que estas ciudades estuviesen Armes y unidas y muy conformes en su propia defensa contra los que estorbasen los medios de la justicia que se procuraba en la sucesión : y en esto fué muy señalado el esfuerzo y valor del gobernador que era muy prudente caballero, y de anciana edad, y de mucha experiencia en las cosas de la guerra, y de gran uso y consejo en los negocios de estado, y por 6u cargo procedía rigurosamente contra los delincuentes y turbadores de la paz y justicia, y andaba por el reino con mucha gente de guerra. Entendiéndose que don Juan de Valtierra , obispo de Tarazona, y mosen Gutierre del Marel mayor de Calatayud que era del bando de Liñan, resistían con todo su poder que se conocióse por términos de justicia lo déla sucesión, íue el obispo preso por el gobernador como persona que turbaba la paz general, y que era gran causa de alterar mucha parte de aquella tierra. En este medio envió el conde de Urgel algunas compañías de gente de caballo, lo mas disimuladamente que pudo en otro nombre á don Antonio de Luna, porque se juntaban sus enemigos para hacerle guerra en su estado: y don Pedro de Urrea acudió con sus gentes, y se envió a dar aviso á los capitanes de la gente de armas que estaban en la frontera , y se juntaron con Blasco Fernandez deHerediay Juan de Bardaxf, y con los parientes del arzobispo , con voz que todos resistiesen á la entrada del conde en el reino y persiguiesen á los que i-e hallaron en la muerte del arzobispo. Fueron los capitanes que entraron entonces de Castilla en el Teino con la gente de armas que estaba en la frontera, Garci Fernandez Sarmiento adelantado de Galicia, Alvar González de Ávila, camarero mayor del infante y su mariscal, Pero Nuñezde Guzman, lascompafilas.de Carlos deArellano, señor de los Cameros y de Juan Hurtado de Mendoza, mayordomo mayor del rey do Castilla, Lope de Rojas con.la gente do Diego Gómez de Sandoval, adelantado de Castilla su primo, y Pero Gómez Barroso: y era esta gente hasta ochocientos de caballo. El estado que don Antonio de Luna tenia en este reino era grande, y tan extendido, que desde la tierra de Almonacir que está al occidente nueve leguas de Zaragoza, y casi otras tantas délos confines de Castilla, se podía ir por sus castillos y lugares hasta los montes Pirineos, y á los confines do Cataluña, adonde el conde de Urgel tenia su estado y era tanta parte, y también confinaba con Francia , porque tenia el señorío de los lugares de Almonacir, Mores, Puigsec , Agón , Pola, Alcalá , Sobradiel, Bolea, Lobarre, Torres deGalindo , el Frago, Sangarren, Peguera , Barbues, Torres, con el lugar de Apies , en la montaña, Plenas y Pradilla, con la mitad de Placencia, i'urroy y la Morería de.Sabiñan: de suerte que con ocasión de hacer la guerra en el estado de don Antonio y en sus castillos y casas fuertes, se atravesaba el reino de partea parte. Juntáronse todas estas compañías con las del gobernador y de don Pedro de Urrea: y fuéronse á poner sobre Mores , que era un lugar fuerte con un castillo, y entraron el lugar por combate, y quemaron el lugar y pusieron fuego á los panes, y talaron las viñas é hicieron mucho daño en aquella comarca. Pusieron cerco al castillo y fué combatido bravamente: y en un combate los que estaban en su defensa mataron á Lope de Rojas de una piedra de un trueno, y no se pudo ganar el castillo. Como iban en seguimiento de don Antonio de Luna y de su gente , pasaron a Alcalá y entraron por combate c'

lugar y talaron su término: y de allí fué el ejército sobre Pola y ganaron el castillo, porque la gente del lugar le habían desamparado: y viendo don Antonio el daño que se hacia en su tierra , fuese á Olióte que era de Garci López de Sese: porque este caballero con los de su linaje y casa que eran muchos, era de los que mas se habían aventurado en seguir á don Antonio de Luna por la empresa del conde de Urgel; y pasando la gente de armas en su seguimiento, supieron que estaban en Belchite sesenta hombres de armas, que eran de don Antonio y de don Juan Ruíz de Luna su yerno, hijo de don Fernán López de Luna que estaban en su defensa, y entráronle por combate , y destrozaron y prendieron aquella gente de caballo: y entre ellos fué preso un caballero que se decía musen Juan de Urries y otros dos caballeros do cuenta del bando de Luna. Estando don Antonio ¿ tres leguas con toda su gente y con la que pudo recoger del conde de Urgel, fuese de aquella tierra muy apresuradamente, y pasóse á la comarca de Huesca, á donde él tenia algunos castillos en gran defensa , que eran el do Bolea y Loharre: y la ciudad de Huesca se tenia por muy declarada y aficionada al conde de Urgel: y desde aquellas fortalezas comenzó á hacer guerra á todos los lugares que no seguían la voz y parcialidad del conde. Entonces el gobernador mandó repartir las compañías de gente de caballo por algunas ciudades y villas del reino para asegurar los caminos A los que fuesen al parlamento á la villa de Alcañiz: y en Zaragoza se puso el adelantado de Galicia con trescientos de caballo, y estaba dentro por capitán déla ciudad, Blasco Fernandez de Heredia, con otros ciento de caballo, al cual la ciudad proveyó de aquel cargo que le había tenido el arzobispo de Zaragoza su tio. Enviaron á Diego Gómez de Aguilla con cincuenta de caballo, para» que se pusiese en frontera contra el lugar de Arcaine, porque don Juan Ruiz de Luna hacia mucho daño de aquel lugar en toda la comarca: y Pero Nufiez de Guzman con doscientos de caballo pasó al reino de Valencia y se fué á poner en Morella: porque desde el Forcallo y otras aldeas de aquella villa que estaban á disposición del gobernador de Valencia, como dicho es, y claramente tenían la voz del conde de Urgel, hacían guerra continua contra Morella, en cuya defensa se pusieron los barones y caballeros del bando de Centellas que llamaban de fuera. Púsose en guarnición en Fraga el mariscal Alvaro González de Ávila con trescientos de caballo, y con él Juan de Bardaxi con ciento y treinta , para estar como á la frente del conde de Urgel, A la parte de Cataluña é impedir la entrada de sus gentes. Fué Pero Gómez Barroso á Muniesa con ciento de caballo, porque don Juan Ruiz de Luna desde Arcaine con gente del conde y suya hacían mucha guerra A sus contrarios: y dio don Juan de rebato sobre Pero Gómez Barroso, que estaba en aquel lugar con su compañía de á caballo y con otras compañías de lanceros y ballesteros: y'entróse á media noche el lugar, por trato que hubo con los de dentro: y aunque se comenzó é pelearse hubieron de dar á prisión. Fueron presos con Pero Gómez Barroso algunos caballeros: y los de mas estima fueron Sancho Sánchez de Avendaña, Galeazo de Luria, Gonzalo de Espinosa y Alonso González de Sosa. Por el mismo tiempo Juan Fernandez de Heredia tenía en gran estrecho á Juan Ruiz de Moros que se puso á la defensa del castillo de Albarracin, y defendíalo valerosamente con esperanza que serla socorrido del conde do Urgel, ó é lo minos del castellan de Atnposta, que desde lus castillos que se tenían por él en las encomiendas de San Juan y de los suyos, tenia muy fácil la entrada para socorrerle , mayormente teniendo de su parte ai gobernador de Valencia y las aldeas de Morclla, adonde residían compañías de gente de guerra de aquel bando.

Cap. XXXVIII— De la orden que se tuvo en juntar los estados del reino de Aragón en parlamento generalque se convocó para la villa de Alcañiz.

Con haberse recogido don Antonio de Luna á lo fuerte de los montes, y perseguirse los inculpados en la muerte del arzobispo de Zaragoza con voz de la justicia, y prevalecer los que proponían de seguir los medios que se habian deliberado para la declaración de la sucesión, el gobernador y justicia de Aragón, y Berengner de Bardaxí, sin cuya asistencia y consejo no se podia emprender cosa importante que tocase al estado del reino, comenzaron & proponer lo que se debia ejecutar para que los estados del reino se juntasen en su congregación como se habia acordado en el parlamento de Catalayud , pues ya los catalanes babian prorogado <1 suyo para Tortosa, y los dol parlamento del reino de Valencia que estaban dentro de la ciudad procuraban de concertarse para escoger lugar cómodo a los confines para su congregación. Era muy grande la dificultad que se proponía en tener junta por una parte gente dé guerra para seguir los que turbasen la paz pública del reino, y le ponían en bando y contención de armas: y por otra no era menor dar forma que se cesase de todo auto de guerra, y se asistiese á la congregación general que se habia de juntar, que era negocio pacifico: y que consistía en libertad de consejos y pareceres, pues se habia de fundar tribunal de juicio formado, para la mayor declaración que se hizo jamasen España después del reino de los godos. También lo era muy grande juntar los estados del reino, y dar quién con autoridad pública presidiese en aquella congregación, porque los ocho que eran diputados del reino en este año, como procuradores ordinarios de la república , decían que á ellos tocaba juntar el reino y presidir a las deliberaciones de la congregación : y los quequedaron nombrados por el parlamento de Calatayud, que también eran ocho, muerto el arzobispo proponían que tenían particular poder de aquel ayuntamiento, para que se llamase por ellos el reino : y por otra parte el gobernador y justicia de Aragón, como principales ministros del rey , pretendían que aquello tocaba á su jurisdicción y preeminencia, y era muy dudosa y aun peligrosa esta diferencia, por la disensión de las partes que resultaba delta, y gran confusión en todos los hechos, tanta era la turbación que habia en las deliberaciones y consejos: estando todos los mas principales encerrados y recogidos por los castillos y lugares fuertes, y como suspensos y atónitos: y lo que se deliberaba a los mas parecía que era temerariamente y no con buena consideración. Teníase por cosa grave y de no buen consejo que se desamparase la ciudnd que era la cabeza del reino, y como el homenaje de la república : y juntarla á los últimos lioes del, en lugar pequeño y no seguro , como era Alcañiz, que se había ya escogido para esto por los nueve en Calatayud: con este recelo, siempre tenían por peor lo que so deliberaba , temiendo cngjño ó alguna fuerza mayor,

y todo estaba lleno de error y miedo. Mas todas e^tas contradicciones y dificultades fueron allanando y asegurando aquellos tres singulares y excelentes varones con su mucha prudencia y consejo, que dieron tal orden , y le fundaron como se pudiese juntar ejercito por una parte, y por otra la congregación; y todo con autoridad pública del reino. Dejando repartida la gente de guerra contra los que fuesen protervos contra la justicia: y habiéndose juntado en Epila el gobernador y justicia de Aragón,"en su presencia Berenguerde Bardaxl, Juan Cid y Juan Fernandez de Sayas , que fueron nombrados por la congregación de Calatayod, con las otras seis personas, á los cuites se habia dado poder para deliberar y proveer loque convenia, para dar orden en la congregación general que s« habla de juntar para la declaración de la sucesión á Teinte y cuatro del mes de julio , propusieron que habiendo sido eílos nombrados con otros seis parn todo esto, en este medio el arzobispo de Zaragoza que era nombrado entro los nueve, habia sido muerto mala y alevosamente: y los otros cinco que eran el obispo de Tarazona, Ramón deTorrellas, Berenguer de Almenara, Gil del Vayo y Antonio del Castillo, justicia de Alcañiz, estaban ausentes: por esta causa el gobernador y justicia de Aragón, como presidentes de aquella congregación, juntamente con ellos, señalasen día cierto para aquel ayuntamiento. Con este requerimiento el gobernador y justicia de Aragón acordaron que ellos y las otras personas nombradas se juntasen en Zaragoza para ocho del mes de agosto siguiente Como ninguno .de aquellos cinco nombrados vinieseá Zaragoza al plazo señalado , el gobernador y justicia de Aragón con aquellos tres diputados se juntaron en Zaragoza en el palacio del arzobispo a once del mes de agosto, y deliberaron que los prelados y personas eclesiásticas , y los ricos hombres, mesnaderos , caballeros é hidalgos, y las ciudades, villas y lugares del reino que se acostumbraban juntar en semejantes congregaciones, fuesen llamados para el segundo dia del mes de setiembre, para la villa de Alcañiz del reino de Aragón. Desta deliberación mandaron dar sus letras para los del principado de Cataluña y reino de Valencia. Las cartas del llamamiento se ordenaron en nombre del gobernador y justicia de Aragón : y los ricos hombres que concurrieron en aquel tiempo fueron los que se nombran en este lugar por ser en hecho tan señalado, y aunque los principales eran don Alonso duque de Gandía y conde de Ribagorza, y don Fadrique de Aragón conde de Luna, que eran los que tenían mayores estados en el reino, no se llamaron para ningún asiento que se hubiese de tomar por ser competidores en la sucesión. Los llamados eran estos: don Pedro Ladrón, vizconde de Vilanova , señor de Manzanero, don Fernán López de Luna, hermano de la reina doña María de Aragón, que vivió poco tiempo después desle llamamiento, don Pedro Jiménez de Urrea, don Juan de Luna y Urrea, y donJímeno de Urrea sus hermanos, don Juan Martínez de Luna y don Juan de Luua su hijo, don Pedro C.alceran de Castro, don Arlal de Alagon, don Arria! de Eril, don Gnerau do Espes, don Juan Fernandez de Ijar, don Francés de Alagon , don Juan Jimenrr de Urrea y los herederos de don Pedro F'crnandez de Vergua y de don Luis Cornel. No se llamaron á esle parlamento el castellan de Amposta , don Pedro Fernandez de Ijar comendador mayor de Montalvan . ni don Juan Kuiz de Luna, hijo de don Fernán Lopetdc Luna y de doña Emilia Ruiz de Azagra, señora de V¡llafeliz, como receladores y favorecedores de don Antonio de Luna por precederse contra ellos por el juez ordinario por las censuras de la Iglesia por la muerto del arzobispo y estar descomulgados; y como reos y malhechores que habían sido ya condenados por el gobernador. El tenor del llamamiento era: que considerado que el reino de Aragón después de la muerte del rey don Martin, de gloriosa memoria , que había fallecido sin dejar hijos naturales y legítimos, ni hermano alguno, estaba desamparado del gobierno de su rey y principe, de donde se hablan seguido diversos males y daños al reino y á toda la república , y se temían otros mayores: y por la dilación que hubo en declararse, mediante justicia, quién era su legitimo rey y señor se turbase el estado público, y no se podía usar del remedio sino en caso que los naturales del reino que se solian juntar en cortes generales, se juntasen para esto en lugar cierto, y de tal manera procediesen, que tuviesen rey y señor natural que reinase: y mirando también que en el parlamento deCalatayud, se había deliberado que se juntasen en Alcañiz al llamamiento del gobernador y justicia de Aragón: por esto por razón de su oficio, y por las instancias que seles hacia por diversas personas de todos los estados del reino y por la autoridad de que usaban, los requerían que para el segundo del mes de setiembre pareciesen en aquel lugar: protestando que si no fuesen á él, ellos procederían en su ausencia en aquel hecho como de razón y justicia lo debían hacer. Detuviéronse en Zaragoza el gobernador y justicia de Aragón hasta el postrero del mes de agosto, dando orden como la villa de Alcañiz estuviese llana y segura: y concertaron con don Guillen Ramón Alaman de Cervellon , comendador mayor de Alcañiz, que tuviese la gente que pareciese en la guarda del castillo, y le tuviesen en defensa el mismo comendador mayor y don Juan de Luna, hijo de don Juan Martínez «le Luna que habia de estar dentro por el parlamento general.

Cap. XXXIX.—Del requerimiento que se hizo en nombre del conde de Urgd al parlamento de Cataluña, antes que se mudase á Tortosa , y cuan desierta estuvo su congregación en aquella ciudad, no se, juntando en ella los prelados y barones en muchos dias.

Como el conde de lirgel víó que los barones que habían procurado sacar de la presidencia del parlamento de Cataluña al gobernador, no pudieron salir con su intención, y á él le iba tanto que aquella contienda se prosiguiese y se tuviese por agraviado que le hubiesen ido á la mano para que no nsase de la gobernación general ; porque no solo las doce personas que muerto el rey don Martin representaban el principado, le enviaron a requerir estando en la Almunia , que sobreseyese de usar de aquel oficio; pero después en nombre del parlamento, estando en Balaguer con gran instancia le requirieron sobre lo mismo Ramón Fivaller y Francés Burgués, pretendía que por la misma razón que él habia condescendido en aquello, el gobernador de Cataluña había de cesar de usar del oficio de tener las veces de la gobernación general. Antes que el parlamento se mudase, en principio del mes de julio, un caballero de la casa del conde que asistía á las deliberaciones del parlamento, pidió en su nombre y requirió a los do la congregación que por su honestidad y fidelidad y naturaleza, proveyesen en este caso de

manera, que don Guernu Alaman de Cervellon se abstuviese del uso del oficio en Cataluña, 6 a lo menos en la ciudad de Tortosa y en los otros lugares adonde se tratase de la causa de la sucesión , y no se entremetiese eu las causas de los vasallos del conde y sus servidores : protestando que si no lo proveían, seria el conde forzado de usar de su oficio de gobernador general, sin perjuicio de su derecho y de proceder por otros medios : y aunque a esta demanda se respondió por el parlamento, que en aquello proveerían como debiesen por justicia ; el conde con la pretcnsión de ser gobernador general hacia sus ayuntamientos: y como casi todo el tiempo que el parlamento se hizo en Barcelona, él estuvo en San Boy, aunque á él y á la reina doña Violante de Aragón se les prohibió que no se acercasen por una jornada á Barcelona. Cuando se mudó el parlamento á Tortosa él se pasó a la villa de Agramonte: y el día señalado para acercarse á la ciudad de Tortosa, y muchos dias después, no solo no intervino el gobernador de Cataluña, ni prelado ni barón de aquel principado, pero apenas habia tres ó cuatro personas que representasen sus estados: y Francés Burgués que fué dado por adjunto al gobernador para hacer los autos que se requerían y sus prorogaciones, con poder del mismo gobernador, asistió para la continuación de aquella congregación , y en nombre del gobernador y suyo como adjunto prorogaba y continuaba el parlamento: y los que se hallaban presentes que eran tan pocos como aquí se dice, creyendo que no tenia poder para aquello , ellos en nombre del parlamento hacían las prorogaciones, aunque siempre en aquellos autos procedía Francés Burgués como presidente de su congregación. De esta manera estuvo muchos dias aquella congregación tan sola y desierta , juntándose en la casa adonde el obispo de aquella ciudad y su cabildo solian juntarse, que fué el lugar señalado para este parlamento en ausencia de los prelados y barones que estaban en sus estados : y en nombre del conde de Pallas y del vizconde de Illa , y de los barones y caballeros de su opinión, se protestó que era ninguno todo lo quo allí se deliberaba, señaladamente en el particular do dar a Francés Burgués por adjunto al gobernador, al cual ellos tenían por verdadero presidente del parlamento y quo no se le debia dar adjunto ninguno : y tenían á Francés Burgués por persona privada y que no se le debia comunicar jurisdicción ninguna: y él decia ser dado por el parlamento por adjunto al gobernador, sin contradicción ninguna, y quo fué de su voluntad aceptado por el mismo gobernador, escusíindoseél dello: y ast declaró el parlamento que legllinianiente debía asistir como adjunto : y que se continuasen los autos de su congregación. Llegados los síndicos de Barcelona, que fueron Juan Dezpla y Bernardo de Gualbes, letrados en derecho civil , y Ramón Fivaller y Bonanat Pere, que era doctor en el derecho canónico, tuvieron letras del gobernador y justicia de Aragón , en que les certificaban como estaba llamado el parlamento de aquel reino para Alcañiz: y los del reino de Valencia que estaban dentro en la ciudad, también les avisaban que so juntarían en Trahiguera. Entonces deliberaron los de Tortosa de llamar á los prelados y barones do aquel principado, y suplicaron al papa Benedicto, que mandase a los prelados y cabildos de las iglesias , que fuesen á asistir A su congregación : lo cual se hacia por ellos con tanta pesadumbre, que mostraban dejar esto negocio por desamparado y desierto. Hízose la misma instancia con los baronca, y los que Be llamaron fueron éstos: don Ugo conde de Pallas, Juan do Fox vizconde deCastelbó, don Juan Ramón Folch conde de Cardona, don Bernardo de Cabrera, don Dalmao vizconde de Rocaberti, don Rogcr de Moneada , don Francés de Caramain, don Bernardo de Cruillas , don Guerausdc Cerviá , don Antonio de So, don Bcrenguer Arnaldo de Cervellon, don Bernardo de Fortia, don Bernardo de Senesterra, Acart de Mur, don Berenguer Galceran de Pinos , don JoCre Gilabcrt de Cruillas, don Hamo» de Peguera, don Narciso Guillen deBellera, don Francés de Eril, don Pedro de Orcau, don Guerau de Rocaberti, don Guillen Ramón de Josa, don Gilabert de Centellas, don Guillen Ramón de Moneada : y no se llamaron el conde de Prades y el vizconde de Illa y Cañete, porque tenían ya sus procuradores en Tortosa. Solo don Pedro Zagarriga, arzobispo de Tarragona, que era un muy señalado prelado y tuvo gran celo al beneficio público en aquella adversidad de tiempos, fué forzado entre los prelados, por causa particular de sobreseer en su venida ¿Tortosa , estando ya en Tarragona para partirse, porque en el mismo tiempo se pusieron todos los caballeros y hombres de paratge del Ampurdan en armas, por acudir los unos á Juan de Vilamarin, que era primo del arzobispo , y los otros á Ramón Zagarriga gobernador de Rosellon y Cerdania su hermano: porque Juan de Vilamarin, algunos dias untes, con ciertas compañías de pié, entró por fuorza de armas el castillo de Palau Zavardera, que lo tenia Ramón Zagarriga. Juntáronse por aquel caso los parientes y valedores del hermano del arzobispo, que era un muy principal caballero, en el castillo de Garriga que está muy cerca. Por una novedad como esta que fué causa de grande alteración en aquellas comarcas, fué enviado Pedro de San Clemente al condado de Ampurias, que era de la señoría do los consejeros de Barcelona : y según la costumbre del principado convocó las huestes sobre el castillo de Palau, con el estandarte de San Jorge en nombre del general do Cataluña, y púsose toda aquella tierra en armas, por ser en ellas muy poderosas las partes: y el arzobispo si aquello se habia de apaciguar por buenos medios, pensó ser mucha parte entre personas con quien tenia tanto parentesco: y en caso de rompimiento deseaba toda satisfacción y enmienda á la injuria y ofensa que habia recibido su hermano.

Cap. XL.—Que los del parlamento que le celebraban en la ciudad de Valencia , le mudaron á la villa de Trahiguer J, en contradicción de los barones y caballeros de fuera: y los unos quedaron en Vinalaroi y otros en Trahiguera.

No pudo ser cosa mas difícil en gobierno civil que reducir los que se hallaban en el regimiento de la justicia destos reinos las cosas n tales medios, que se pudiese en una cierta conformidad hacer la declaración del legitimo sucesor en competencia de tantos : porque lo que fuera de gran misterio que cada uno destos reinos se concertara por si, si hubiera de tener un rey en declarar por justicia quién lo debía ser, parecía que venia á ser fácil, concurriendo todos por esta orden á tratar de la justicia de la sucesión: pues los que nó venían al principio do buena gana en dar autoridad á estos ayuntamientos, después con gran ambición deseaban ser parte en la declaración de un negocio de tanta grandeza, temiendo que cualesquiera que se juntasen, se concertarían con los de los otros reinos y pro

vincias. Esto fué lo principal qno redojo las cosas á buenos medios, lo que parecía imposible entre tantos y de diversas leyes y costumbres. Consideraban que si no se encaminaban las cosas á medios de concordia entre los reinos y principado de Cataluña, resultaría la peor guerra de todas, que seria de tal manera civil, que no tuviese principio de la disensión de las partos, sino del atrevimiento y osadia de uno solo, y éstese temía quesería el conde de Urgel: y con su favor de los que se habían arriscado por él, contra la voz de la Justicia, que babian puesto los ojos en los bienes y estados de todos: y con aquella esperanza, y con muy vanas promesas, pensaba el conde con cualquier ocasión hacerse mas poderoso con los naturales de estos reinosque con gente extranjera. Pues ¿qué no se habia de temer de principe, que en el comienzo de proseguir sa derecho, mandaba ejecutar la muerte tan fiera meóle en un ungido de Dios y tan gran prelado? Entendióse que ninguno podia representar esto con mas autoridad , ni promover las cosas al verdadero camino de concordia entre ellos y el principado, como el sumo pontífice que estaba en Peñlscola en este tiempo: y por esta causa los de la congregación de Alcañiz, que se juntaban en la iglesia de Santa Marta la mayor, enviaron al papa á Alonso de Luna y Pedro Ruiz de Bordalva, jurados de Zaragoza , para suplicarle que diese todo favor y consejo para lo que convenia al bien público de estos reinos, y sobre lo mismo se escribió a sa colegio, señaladamente al cardenal de Hostia y á Francés de Aranda : y porque la congregación estaba muy falta de prelados y de personas de letras, enviaron .'■ suplicar al papa que mandase que los prelados ausentes se juntasen con ellos, señaladamente don Domingo Ram, obispo de Huesca, que era muy famoso letrado y confiaban del mas que de otro de aquella dignidad : y el papa le envió luego á la congregación de Alcañiz. Fué asf que todo el tiempo que duró la de Calatayud , que fué desde el principio de febrero hasta el postrero de mayo , concurriendo allí los embajadores del principado de Cataluña y del reino de Valencia , y otros de parte de los barones y caballeros que se juntaban fuera de la ciudad de Valencia, se entendió cuan difícil cosa era concertar los del estado militar de aquel reino: y para procurar de inducirlos á buenos medios de concordia y poner sobreseimiento en sns bindos y diferencias, se enviaron de Calatayud en nombre de aquel parlamento, fray Iñigo de Alfaro comendador de Riela , y por los embajadores del principado micer Francés Baset: y aunque estuvieron allá dos meses no pudieron persuadirlos que se concertasen. Durando esta división y creciendo cada dia en gran disensión v diferencia de parles, el parlamento de Tortosa y los que con él asistían del reino de Mallorca enviaron á Alcañiz á Alberto Zatrilla ; y aunque iba con orden que se comenzase á tratar en los medios que convenían para llegar á la declaración de la sucesión, y para poner asiento en alguna diferencia , que los caballeros castellanos y aragoneses que estaban en Morella de guarnición, tenían con las compañías de gente del parlamento de Tortosa, era lo mas cierto para procurar que él gobernador de Aragón pusiese en libertad al obispo de Tarazona , al cual tenia en prisión, 6 se remitiese al papa. Como por el papa se propusieron algunos medios para concertar al gobernador del reino de Valencia, y al parlamento que se tenia en el rol de aquella ciudad, con los barones y caballeros de fuera, y no se pudieron acordar en sus diferencias ni juntarse M parlamento de Valencia en Trahiguera coimi lü habían ofrecido, los defuera persuadieron a su opinión algunos pueblos de las villas y lugares reales para hacer por si su congregación : y por esta causa los del parlamento de Valencia prorogaroo su congregación para la villa de Tranquera, para nueve del mes de setiembre , y los de la opinión contraria se pusieron en la villa de Morella. Tratóse después fue el parlamento de Valencia, que no acababa de juntarse en Trabiguera , se juntase en Vinalaroz para veinte y cinco de setiembre : y esto era con lin de pasarse á juntar con los de Tur tusa , cun ciertas cundiciunes que Se balitan tratado por sus embajadores en el parlamento de Caialayud , en lo que tocaba a la presidencia del parlamento del reinu de Valencia , y hablnseles señalado cierta parte de la ciudad deTortosa. También por la gran disensión que liubia entre el gnhernadur y ciudad de Vulencia , y lusbarunesde su opinión de una parte, y lus barunes y caballeros que se juntaban en Morrlla déla ulra , cada dia sucedían mayores novedades y peleas; y comenzaban á mezclarse en ellas diversas compañías de gentes de a caballo de Aragón y Castilla: y los caballeros que estaban de fuera, en esta sazón se juntaron en la villa de Paterna en nombre del parlamento, aunque el papa y el maestre do Montes» habían procurado que se juntasen en la congregación de Valencia, y para esto se habían asegurado con salvoconducto y con homenaje , y por los de fuera se había dado por buena su congregación : y queriendo entrar en el real les fué dicho que el gobernador babia puesto mucha gcote de armas por las torres y cámaras de aquel palacio, y tenia mucha gente al derredor del real en diversas partes. Por esto se desbarató aquella congregación , mayormente que se decía por los de fuera, que ciertos caballeros que no estaban con ellos en tregua , se habían puesto con gente armada en dos torres de dos puertas de la ciudad, adonde estaban con sus arma- y caballos, de donde se siguió que el gobernador revocó el seguro á los de fuera , y se iban juntando de los de Valencia en Vinalaroz , y de los de fuera en Trahiguera y otros en Ménica rió, con gran disensión y división de partes, y para reducirlos ¿medios de concordia , so enviaron por el parlamento de Tortcisa , el maestre Felipe Malla y Azberto Zatrilla. Para coocertar tan diferentes voluntades y pareceres en tanta contradicción y coatienda , de que se temía que habían de venir a rompimiento de guerra , ninguna cosa se deseaba mas comunmente, que se diese orden que viniese a asistir en sus congregaciones el bienaventurado varón maestro Vicente Ferrar, cuya santidad y religión era muy reverenciada en aquellos tiempus, que se hallaba en esta sazón en Castilla, y hacíase muy grande instancia que viniese luego , como el mas verdadero ministro que se podia hallar, para conformar tantos y tan diversos pareceres, señaladamente en las disensiones y bandos de lus de su propia nación , teniendo por cierto que con tales ministros acostumbra nuestro Señor mostrar singulares obras.

CAr. XLI.—De la guarda que se puso para tener en defensa ta tilla de Alcañiz.

Deteníanse los ricos hombres dcslo reino de ir a la coogregacion de Alcañiz, unos por estar ocupados en la guerra que se había movido contra don Antonio de Luna y contra los que fuera de los términos de justicia tomaban la voz del conde de Urgcl, siguiendo cada uno su parcialidad, y otros por confiar poco del suceso que

TOMO 1T.

habia de resultar de aquellos njnntamientos, si prevalecían las armas , y el gobernador y jnsticia de Aragón hacían muy grande instancia porque fuese a Alcañiz don Pedro Jiménez de trrea, señor del vizconrtado de Rueda , que era el mas poderoso de los ricos hombres que seguían la opinión contraria del conde de ürgel y mas declarado, y lo mismo se procuraba con don Juan Martínez de Luna, señor de Illueca y Gotor, y con don Jaime de Luna sn hijo segando, y de los principales caballeros procuraban tener en su compañía á Juan Fernandez de Heredia , señor de Mora , al cuál tenían divertido de su congregación las cosas de Albarracin; y tenia puesto cerco al castillo do aquella ciudad. Como toda la tierra estaba tan alterada y puesta en armas, y los ministros superiores de la justicia presidían en la cungregaciun, el conde de Urgel con toda la disimulación que podía , enviaba algunas compañías de soldados , y con ellas venia gente muy desmandada de salteadores y ladrones que entraban en el reino por el estado de don Artal de Alagon , que era tan declarado en la opinión del conde como el que mas. También hacían mucho daño por aquella comarca los del lugar deSastago, que era de don Artal, en el Barranco de Loper y en el Pinar de Romana, y en el camino público que va por aquella parte. Para mayor seguridad de los que iban á Alcañiz y a Tortosa, se dio orden qno los lugares comarcanos de Fuentes , Pina , Quinto, Vililla, Jelsa , Matamata , la Zaida, Sastago, Escatron, Cinco Olivas y Romana, y los otros de su comarcti, guardasen sus términos y caminos. Todos los que entraban en Alcañiz hacian pleito homenaje en poder de los presidentes de la congregación, que torio el tiempo que durase aquel parlamento, y quince días después no moverían ningún ruido, ni darían favor al que lo moviese, y que obedecerían sus mandamientos y defenderían aquella villa , y siempre que fuesen requeridos, saldrían della sin ninguna dilación. Estaba el castillo en muy gran defensa con mucha gente de guerrn muy escogida y de gran confianza, en poder de don Guillen Ramón A laman de Cervellon, comendador mayor do Alcañiz , y de don Juan de Luna hijo de don Juan Martínez de Luna: y tuvieron cargo de poner la* velas en los muros, y déla guarda dellos, Ramón ri« Mur, baile general de Aragón, y fray Iñigo de Alfaro: y repartieron la guarda y vela entre los caballeros v ciudadanos de Zaragoza y de otras ciudades que asistían al parlamento : y dióse cargo del cuerpo de ln guardia que estaba en la plaza 4 dos caballeros, qnn eran Berenguer de Ariño y Astor Zapata , alguacil dH gobernador, y rie allí adelante estovo aquella villa en tan buena defensa y guarda como si estuviera cercada de los enemigos.

Cap. XUI.—Del principio que se dio en eí parlamento dn Alcañiz, para que se procediese á los medios de la declaración de la justicia en lo de la sucesión.

Era cosa de gran maravilla ver la conformidadqu» en este tiempo hubo entre las congregaciones de Aragón y Cataluña , y cuan fácilmente se reduelan sus voluntades y opiniones a todo lo que convenia al bien universal : y por el contrario la disensión y discordia que habia entre los del reino do Valencia , y no solo en los estados unos entre otros , pero entre los que se llamaban personas generosos y del estado militar; y ya el gobernador Arnaldo Guillen do Bollera y la congregación de Valencia habian formado su parlamento en Vinalaroz, lugar muy cercanos los confines do Cu

413

« AnteriorContinuar »