Imágenes de página
PDF

creíales, entre las cuales era una, que cuando quiera queUd principe delinquía contra otro, pertenecía la corrección y castigo del tal delito al sumo pontífice, y otra que declaraba, que aquel era verdaderamente emperador, ¿ quien el papa mandaba fuese dada la corona del imperio. Este pontífice tenia gran afición á las cosas del reino de Aragón, y favoreció en la conquista y guerra de los moros al rey con muchas gracias espirituales. Considerando el rey esto y la devoción que los reyes sus antecesores tuvieron íi la santa sede apostólica romana y que el rey don Ramiro el primero constituyó su reino tributario ala Iglesia, determinó de ir á recibir la corona del papa, como de señor soberano en lo espiritual y que tenia en la tierra las veces de Cristo, como vicario suyo, y porqueta principal empresa que había determinado seguir, era la conquista délas islas de Mallorca y Menorca, propuso de pasar por Genova y Pisa , para tratar con aquellas señorías, que se pusiese entre sus tierras y estados paz y tregua, y con su ayuda mas fácilmente se hiciese la guerra 6 los moros, y envió por esta causa sus embajadores al papa, para que le suplicasen, tuviese por bien de enviar un cardenal por legado, que con autoridad de la sede apostólica interviniese en aquella concordia que pensaba asentar entre los písanos y genoveses. Recibid el papa esta embajada muy benignamente y respondió al rey, que pues de su voluntad podía estar bien confiado y cierto, le estaría mejor, que hiciese su viaje derecho camino & Roma, porque en su presencia seria mejor instituido de lo que convenia á aquella empresa, y con mas estimación y favor de la sede apostólica, podría á la vuelta tratar con los písanos y genoveses y concluir loque deseaba mas fácilmente, mediante el legado que se le daría. Tratábase en la misma sazón por medio del papa matrimonio entre Federico rey de Sicilia y doña Costanza hermana del rey , reina de Ungría , por la muerte de Emerico su marido, del cual, según en los anales de Ungrta parece, quedó un hijo, que se llamó Ladislao, que vivió pocos meses, puesto que el arzobispo don Rodrigo afirma, que de aquel matrimonio Do hubo hijo ninguno, y en la misma sazón iban embajadores del rey Federico al papa, para concordar lo cleste matrimonio, y con esta respuesta el papa despidió A los embajadores del rey, 6 trece del mes de agosto, deste año de mil y doscientos y cuatro. Partió el rey de la Procnza con cinco galeras y con buena armada de navios y fué muy acompañado de barones catalanes y proenzales, y entre ellos se nombran el arzobispo de Arles, el Preboste de Magalona, el electo de Montemayor, don Sancho tio del rey, hermano del rey don Alonso, Ugo de Baucio, Trogellin de Marsella, Amoldo de Foxa, y salió a tierra en el puerto de Genova, á donde se le hizo grande recibimiento y fiesta. De allí siguió su viaje, y entró en el puerto di; Hostia en el mes de noviembre del mismo año, y surgió 6 la isla que hacen los brazos del Tibre, entre el puerto y el lagar de Hostia, adonde le salieron á recibir algunos cardenales con el senador de Roma y otros señores romanos, que le acompañaron hasta llegar al palacio de San Pedro.y allí hizo reverencia al papa y fué aposentado en el mismo palacio, en la casa de los canónigos. Al tercero dia que era la festividad de la Presentación de nuestra Señora, salió el papa del palacio de San Pedro acompañado de los cardenales y obispos y clero, y del senado, maestres justicieros, condes y caballeros y pueblo de la ciudad de Roma, y fué al monasterio de San Pancracio de la otra parte del Tibre,

TOMO IV.

adonde con gran solemnidad y ceremonia, fué el rey ungido por manos do Pedro obispo portueni, y el papa le coronó luego y mandó dar las insignias reales, que llamaban manto, colobio, cetro, globo, corona , mitra , que algunas dellas apenas so entienden, y recibió del juramento corporal, por el cual ofreció , que siempre le seria fiel y obediente, y á todos sus sucesores católicos y 6 la Iglesia romana, y conservaría su reino fielmente en su obediencia, defendiendo la fó católica y persiguiendo la herética pravedad y guardaría la libertad é inmunidad eclesiástica, y ampararía sus de-' techos en toda su tierra y señorío, y procuraría guardar en ellos paz y justicia. De San Pancracio volvió el papa al palacio de San Pedro, y cabe él iba el rey con aquellas insignias reales, con grande fiesta y regocijo del pueblo romano, y entrando en la capilla de San Pedro, puso el rey sobre el altar el cetro y diadema, y tomó la espada de mano del papa armándose caballero, y ofreció allí su reino á San Pedro principe de los apóstolesy al papa y sus sucesores, para que fuese censatario de la Iglesia, como ya se había becho otra vez en tiempo del rey don Ramiro el primero, y dello entregó entonces instrumento al papo, para que le recibiese debajo del amparo y protección do la sede apostólica, obligándose de pagar en cada un año perpetuamente, doscientos y cincuenta mozmodines en servicio y reconocimiento de la gracia y merced que habia recibido en ser coronado por sus manos. Después desta pompa y solemne coronación, mandó el papa que fuese acompañado de muchos cardenales, y de los señores romanos por la ciudad , hasta llevarle á la iglesia de San Pablo , á la ribera del Tibre, á donde estabansus galeras, y entrando en ellas se hizoá la vela , y no se hace mención por nuestros autores, ni hallo en las memorias de aquellos tiempos que se tratase lo de la empresa y conquista de Mallorca, como lo tenia deliberado, ni que se concluyese lo del matrimonio de la reina de Ungrla con el rey de Sicilia , aunque esto después se clectuó. Entonces fué concedido por el papa Inocencio, que cuando los reyes de Aragón quisiesen coronarse , pidiéndolo primero á la sede apostólico, do mandamiento especial fuesen coronados en la ciudad de Zaragoza, por manos del arzobispo de Tarragona, prestando caución idónea de cumplir lo que se habia por el rey don Pedro otorgado, concediendo que por la misma forma fuese celebrada la coronación de las reinas. Escribe el autor de la historia general de Aragón, que entonces el papa por honrado la casa de Aragón ordenó, que el estandarte déla Iglesia que llaman confolon , fuese divisado de las colores y señales do los reyes de Aragón, que eran las armas de los condes de Barcelona , variadas de listas de oro y colorado, y esto también se confirma por otro autor mas antiguo, que fué en tiempo del rey don Jaime el Conquistador, y juntamente con esto también afirma que el rey cedió al papa el derecho que tenia del patronazgo de todas las iglesias de su reino , y concedió á los prelados y capítulos, que pudiesen elegir libremente sin su consentimiento, lo q ue antes no se solia permitir, de lo cual ninguna mención se hace en el reconocimiento que se hizo al papa Inocencio. Deste censo y reconocimiento que el rey hizo al papa , vuelto í\ su reino mostraron los ricos hombres y caballeros muy gran descontentamiento, y protestaron que no les pudiese causar perjuicio, y según en la historia general se refiere, el rey seesensócon decir, que él solamente habia renunciado su derecho y nó el deUos, y fué esto cansa , que muchos años después puso

12

en gran turbación y trabajo al rey don Pedro su nieto, procediendo el papa contra él a privación de su reino, como contra vasallo y subdito de la Iglesia. Estos mismos autores escriben, que el reysevinoá la Proenza, porque supo que el conde de Folcalquer quebrantando la paz que tenia con el conde de la Proenza, le había prendido con gran traición, y ayuntó todos los barones y caballeros proenzalcs, y con su ejército hizo cruel guerra en el condado de Folcalquer, y libró a su hermano.

Cap. LO. — Del servicio que se impuso en el reino de Aragón y Cataluña que llamaron el monedaje.

Vuelto el rey á sus reinos, hubo grandes discordias y alteraciones, asi en Cataluña como en Aragón, por la guerra que entre si lenian los condes de Fox y Urgel, y el rey estuvo en Jaca con gente de guerra en principio del mes de agosto del año de mil doscientos y cinco, y fué muy acompañado, y con gran corte , porque se habia de ver con el rey de Inglaterra , é iban con el rey don Ramón de Bocaberli arzobispo de Tarragona, don Gombal obispo de Torlosa , don García obispo de Huesca, don Ramón obispo de Zaragoza, Arnaldo de Mascón mayordomo del rey, Iñigo Martínez de Sobiza señor en Borja, don Arlal do Alagon, don García Romeu, ¡> quien el rey hizo entonces merced del castillo y villa de Pradilla, don .limeño Cornel, Podro de Pomar, A salido do Gudal, AdaD de Alascon, Aznar Pardo, Pedro de Alcalá, Atliode Foces, Rodrigo de Estada, Bernardo de Benavente, Pedro Sese,Jimeno de Luesia. Fué el rey don Pedro muy pródigo, y de las rentas reales hacia grandes mercedes, disminuyendo y menoscabando su patrimonio, y de aquí se vino á tratar de imponer en la tierra nuevas exacciones y tributos, ó introducir un nuevo género deservicio ,que llamaron el monedaje, en todo su reino y señorío, y estando en Huesca en fin del mes de noviembre del mismo año, se despacharon provisiones para todo el reino. Este servicio se impuso en Aragón y Cataluña, y se repartió por razo» de lodos los bienes muebles y raices que cada uno tenia, sin eximirá ninguno aunque fuese infanzón, ó de la orden del Hospital, ó de la caballería del Temple, ó de otra cualquier religión, y tan solamente se eximían los que eran armados caballeros, porque en aquellos tiempos se preciaban mas los reyes y grandes señores de la regla y orden de caballería. Pagábanse por los bienes muebles á razón do doce dineros por libra , exceptuándose ciertas cosas, y era muy grave género de tributo. Por esto, y por causa del censo que nuevamente se había reconocido á la sede apostólica, y por el patronazgo que el rey había renunciado, se concordaron y confederaron por la conservación de la libertad y defensa della los ricos hombres y caballeros, y la ciudad de Zaragoza con las otras ciudades y villas del reino, y de allí adelante aquel género deservicio fué después con voluntad del reino concedido mas limitada y moderadamente.

Cap. Lili. — De lo guerra que los reyes de Costilla y Aragón hicieron contra el rey de León.

Después que el rey de Castilla perdió la batalla de Alarcos, en la cual fué vencido de los moros con tanlo peligro de su reino como se ha referido, tuvo grande queja de don Alonso rey do León su primo, y de don Sancho rey de Navarra, porque confederándose en uno después de aquella victoria , entraron con gentes de guerra por su reino. El rey de León entró por tierra de

Campos, y el de Navarra por Soria y Almazan, haciendo gran daño y estrago en su tierra. El rey de Aragón , desde que comenzó á reinar tuvo con él paz y amistad , ofreciendo de valerle en la guerra délos infieles. Con esto pudo el rey de Castilla no solo resistir al rey de León, pero entrar en su reino, y tomóle entonces á Bolaños , Valderas, Castroverde, Valencia, el Carpió y Paradinas , y otros castillos. Por causa destas guerras Jucef miramamolin de los moros, que era rey de Marruecos', y tenia el señorío universal de toda la morisma de España, entró por la tierra de los cristianos adelante, y puso cerco sobre Tala vera, Maqueda, y Toledo, que se defendieron con gran valor, pero destruyó á Santolalla , y otros lugares que no lenian defensa. Pasóenesta sazón á Castilla el rey de Aragón, por favorecer al rey don Alonso, que estaba muy acosado en la guerra de los moros, y por valerse contra el rey de León su adversario, y pasando de Avila ambos reyes, prosiguieron el camino para el reino de León con grandes huestes, y tomaron muchas villas y castillos hasta llegar á Astorga, y volviendo por tierra de Salamanca y Avila , que eran del reino de León, hicieron gran daño en aquellas comarcas. Después desto concordáronse los reyes de León y Castilla, mediante el matrimonio de doña Berenguela hija del rey de Castilla, con el rey de León, habiéndose apartado el rey de León de doña Teresa hija de don Sancho rey de Portugal, por autoridad de la sedo apostólica , de la cual tuvo dos hijos, y (lióle el rey de Castilla las villas y lugares que habia tomado de su reino; y todos tres juntos entraron por el reino de Navarra y ganaron á Roncesvalles y Aivar, que pretendía el rey don Pedro de Aragón ser suyos, y le fueron entonces restituidos, y ganaron otros muchos lugares de Álava y Guipúzcoa. Era el rey de León tan bullicioso y de poca firmeza y constancia en lo que prometía, que aprovechó poco el deudo que con el rey de Castilla se babia renovado , y no pasó mucho tiempo, que comenzó á revivar la contienda que con los reyes de Castilla tuvieron sus antecesores, sobre los limites de su señorío, pretendiendo que lo que el rey su suegro le habia dado, era propio patrimonio suyo, pero el rey de Castilla por tenerle cierto y seguro , con recelo de la guerra de los moros y navarros, concordóse con él, y viéronseen Cabreros. Esto fué por el mes de marzo de mil doscientos y seis, á donde quedó asentado, que el rey de Castilla diese al infante don Fernando su nieto, hijo del rey de León, que nació pocos días antes, áMonreal, Carpió, Alniansa, Costroteva , Malderas, Bolaños, Villa Frechosa y losSieros, y que la reina doña Berenguela su madre le diese á Cabreros, y los castillos de sus arras, que eran en Galicia, San Pelayo de Lodo, Agüitares de Mola , Alba de Bunal, Aguilar de Pedrajo ; y en tierra de Campos, Vega, Castrogonzalo, Valencia , y el castillo de los judíos de Mayorga, Villalugan y Castroverde; y enSomozas, Colle, Portilla, Aillon y Peñafie);en Asturias, Siero cerca de Oviedo, Aguilar, Gonzon, Tíldela, Curiel, la Isla.Lugaz, Ventosa, Buanga , Miranda de Mleva, Buraon, Peñafiel de Ailer, Santacruz de Vuen, con que el rey de León le diese á Luna , Arbuzo , Gordon, Herrera, y allende destas villas á Tiedra y íi Alba de Aliste, que tuviese por juro y heredad, y le mandase prestar los homenajes como a heredero suyo después de sus dias en el reino de León. En todos estos lugares, que eran en aquel tiempo del reino de León, se habían de poner alcaides vasallos y naturales del mismo reino, que hiciesen homenajes por ellos al rey do León , declarando, quo si hiciese jurar por heredera de su reino alguna de sus hijas y de doña Teresa, 6 enagenase algunas parles del reino, perdiese las villas de Monreal, Carpió, Castrovorde, CastroGonzalo y Valencia, y confederáronse contra el rey de Navarra y sus adversarios, exceptuando los reyes de Francia y Aragón. Esta guerra parece ser lo que refiere el papa Inocencio tercio, que escribe, que los reyes de Castilla y Aragón entraron con sus ejércitos por el reino de Navarra, y se habia confederado para conquistarle y dividirle entre sf, y habiendo ganado dos castillos por fuerza de armas, y corrido y destruido la tierra, estando los de aquel reino con grande temor, y no hallando remedio ni socorro alguno, y temiendo mayores males y daños, el rey de Aragón envió sus embajadores al rey de Navarra , con color de asentar alguna tregua, y secretamente requirieron al rey de Navarra. que diese una hermana que tenia por mujer al rey de Aragón, y creyendo que por aquel medio podría escapar del trance y peligro en que estaba, respondió que era contento, pero que ninguna cosa de aquellas cumpliría, sino saliesen los reyes primero de •u reino, y que recelando el rey de Castilla , que si saliesen de Navarra, el rey don Sancho se apartaría de lo que prometía, no lo quiso consentir, sino quedase lo de las treguas y matrimonio jurado y concertado,y considerando el rey de Navarra, que estaban aquellos tiempos conspirados para su desheredamiento, y para la destrucción de su reino, forzado y contra su voluntad hizo el juramento, aunque su hermana estaba allegada eo tercer grado de consanguinidad con el rey de Aragón , y el papa siendo informado desto, requirió al rey de Navarra, que no procediese á concertar tal matrimonio tan incestuoso. También parece por otras relaciones antiguas de las cosas de aquellos tiempos. haber sucedido por estos dias, que como el rey de León comenzó á perseguir á su madrastra, que era la reina doña Urraca López, que fué hija del conde don Lope señor de Vizcaya , que llamaron de Najara, y pusiese cerco sobre dos castillos que tenia, que eran Aguüar y Monlagudo, siendo favorecido del rey de Castilla su primo , por esta causa don Diego López que llamaron el bueno, señor de Vizcaya hermano de lareina.se desavino del rey de Costilla , y se vino á Navarra de donde le comenzó a hacer guerra do manera que el rey de León hubo de venir á juntarse con él; y juntóse gran caballería de ambas partes, y hubo entre ellos ana batalla de las mas señaladas de aquellos tiempos, y en que mayores hechos eo armas se celebraron, y fueron en ella los navarros vencidos. Entonces se afirma por autor antiguo, que se vieron en Alfaro, por instancia de la reina doña Sancha , los reyes de Castilla , León y Navarra, y el rey don Pedro su hijo, y quedaron avenidos, y viéndose don Diego desamparado, se fué 6 los moros á la ciudad de Valencia, y comenzó A hacer guerra contra Aragón, y el rey don Pedro acudió á sus fronteras y pasó á poner cerco contra la ciudad de Valencia, y en osla relación se dice, que combatiendo la porte que tenia don Diego en defensa, estando en las barreras le hirieron el caballo, y quedando á pié, se viera en peligro de muerte, si don Diego no le sacara del, y que se escusó de aquel socorro que hizo al rey de Aragón con los moros, diciendo, qoe no quisiese Dios , que él fuese causa por aquella guisa, que el nieto del emperador fuese preso; y con recelo de los moros de Valencia se pasó don Diego a Marruecos. Por no declarárselos tiempos, no se puede

seguramente afirmar, si esto fué antes que el rey de Navarra, viendo que no era poderoso á resistir 6 los reyes de Aragón y Castilla envió sus embajadores al miramamolin de África, y se pasó allá con algunos ricos hombres de su reino, y entretanto siendo cercada Victoria por los reyes de Aragón y Costilla, se dieron los que la defendían por orden del mismo rey de Navarra, y asi lo envió á mandar con don García obispo de Pamplona. Mas lo que so puedo tener por cierto que resultó desta guerra, es que destos reencuentros y entradas ganó el rey de Castilla , y acrecentó en su señorío á Álava y Guipúzcoa, y se apoderó de la costa de la mar, y poblaron sus gentes á Castro de Ordiales, San Vicente de la Barquera, Santander, La redo, Gaetaria y Motrico, y quedó el reino de Navarra de allí adelanto ceñido en muy angostos límites.

Cap. LIV.—Del matrimonio que se trató entre el rey don Pedro de Aragón , y María reina de Jerusalen , y se efectuó con la heredera del señorío de Mompeller.

Fué este príncipe muy liberal, y por su persona de tan gran ánimo y valor que fué habido por uno de los mejores caballeros de sus tiempos, y extendióse tanto su fama por todas las partes de la cristiandad, que fué requerido por los príncipes y barones, que gobernaban el reino de Jerusalen, y por las ciudades de Siria que tomase á su mano su defensa contra los turcos , que se habían apoderado de la mayor parte de la Tierra Santa, y ofrecíanle aquel reino, casándose con la sucesora del. Fué asi, que Amalarico rey de Jerusalen . que sucedió en aquel reino á Balduino su hermano , y fué muy valeroso príncipe, tuvo un hijo que se llamó Balduino, que sucedió en el reino, y dos hijas , ¿ Sibilia que fué mujer de Guillermo hijo de Guillermo marqués de Monferrat, y tuvo á Balduino quinto deste nombre rey de Jerusalen , y segunda vez casó con Guido de Lusiñano. La otra hija se llamó Isabel, que en tiempo del rey Balduino su hermano, siendo de menor edad casó con Enf redo señor de Toron, ciudnd principal de Fenicia. Balduino hijo de Amalrico dejó por sucesor en su reino á Balduino su sobrino, que vivió pocos dias, y por su muerte Sibilia su madre siendo favorecida de los templarios que eran muy poderosos en aquel reino, fué recibida por reina de Jerusalen y hizo coronar á Guido de Lusiñano su segundo marido, que tomó á su poder el gobierno y administración del reino, y por esta causa entre él y Ramón conde do Trípol de Siria se movieron grandes guerras , y fué ocasión de la destrucción y ruina de aquel reino, y la ciudad de Jerusalen fué ganada por Saladillo señor de la nación turquesca, que habia conquistado á Siria y Egipto. Entonces fué preso Guido de Lusiñano con la mayor parle déla nobleza de aquel reino , y casi todos los templarios que se hallaron en aquella guerra. Murieron la reina Sibilia y cuatro hijos que hubo de Guido de Lusiñano su segundo marido, y Conrado hijo de Bonifacio marqués de Monferrat, quo fué con armada del imperio griego en socorro de las ciudades de Tiro y Accon , casó con Isabel hermana de la reina Sibilia, que habia sido desposada con el señor de Toron, y esto se hizo con voluntad y consentimiento do la reina María su madre, mujer del rey Amalrico, y en nombre de su mujer comenzó á tomar la posesión do aquel reino como legítimo sucesor , con gran sentimiento de Guido de Lusiñano, porque le fué forzado dejar las insignias y posesión del reino. Pero antes que el marqués Conrado pudiese gozar del tttulo del rey, ni se apoderase del reino , fué maerto en Tiro por dos asesinos andando paseando por la plaza, y dejó una liija a quien volvía la sucesión, que se llamó María, y la reina Isabel su madre casó con Enrique conde de Champaña. Después sucedió, que Guido de Lusiñano, á instancia del rey do Inglaterra, renunció el reino de Jerusalen, y el derecho que pretendía tener en Siria por el reino de Chipre, el cual le dejó con gran liberalidad el rey de Inglaterra, y sucedió en él Amalrico hermano de Guido de Lusiñano , que lo dejó pacíficamente á sus sucesores, y la reina Isabel casó después con él, y se intituló rey de Jerusalen y Chipre, y este titulo tuvieron después sus descendientes. Siendo devuelta desta manera la sucesión del reino de Jerusalen á María hija única de la reina Isabel y del marqués Conrado, muerta la madre estuvo en poder de la reina María su abuela, y tenia cargo del reino Juan, que so llamaba Bailio del reino do Jerusalen, y Filipo su hermano, Guido de Monforte, Aimar de Cesárea, Guarnerio Teutónico, el conde Bertoldo, Gualterio de Cesárea, Roaldo de Caifa, Gilo de Baruc, el castellao de Tiro, y el vizconde de Accon. Todos estos en grande conformidad con la reina María so determinaron, qoe su uieta casase con el rey de Aragón , y le enviase embajadores, para que si aceplaso aquel matrimonio, fuese allá con su armada, confiados que por su valor restaurarían las cosas perdidas de aquel reino, y la empresa de la Tierra Santa se continuaría. Para que con mas fundamento se determinase , y por la distancia no se difiriese el tiempo, juró la reina en presencia de Pedro presbítero cardenal titulo de San Marcelo y de A. patriarca de Jerusalen, y do Tedro arzobispo de Cesárea, C. arzobispo de Tiro, y A. arzobispo de Nazaret y de los obispos de Accon y Belén , y del prior del Santo Sepulcro, y de los abades de Josafat y monte Tabor, y del maestre del Hospital de San Juan, y de fray Simón de Lavata, fray Ponce mariscal , y Pedro de Crexel, que tomaría por marido al rey don Pedro de Aragón, y perseveraría en aquella voluntad, hasta que fuese consumado el matrimonio, si el rey cumpliese las cosas que se encomendaban a los embajadores que convenían al beneficio de la Tierra Santa, señalándole término hasta la fiesta de Todos Santos, del año de mil y doscientos y siete, y de otra manera no fuese obligada, sino á caso que de común consentimiento se prorrogase el término, y los embajadores habían de venir primero a comunicar este negocio con el papa, para que se efectuase con su consentimiento y con autoridad de la Iglesia. Esto se trató en la ciudad de Accon, á veinte y uno del mes de setiembre del año de mil y doscientos y seis. Pero hablase ya efectuado el matrimonio del rey de Aragón con doña María señora de Mompcller, y de la hija de Manuel emperador de Constantinopla, que 6 lo que yo creo se llamó Matilde, y muerto el emperador Alexio su hermano, que Andrónico hizo matar , siendo muy mozo, pretendiendo perlcneccrle la sucesión del imperio, y asi se llamó después la reina de Aragón, hija do la emperatriz de Costantinopla , y siendo el matrimonio consumado , el rey de Aragón se intituló señor de Mompeller. Aunquo no pasaron muchos dias, que se arrepintió y procuró de apartarse do la reina siendo «na do las mas excelentes princesas de su tiempo , y habiendo sucedido por su causa en aquel estado. E' señor de Mompeller , según parece en anales antiguos do Cataluña, murió en el año de mil y doscientos y dos ¡\ dos de noviembre, y el matrimonio de su hija se efec

tuó con el rey de Aragón, en el año de mil y doscientos y cuatro.

Cap. LV.—De la concordia que te tomó entre el rey de Castilla y el de navarra.

Viéndose el rey de Navarra sin socorro ni remedio alguno, puso sus treguas con el rey de Castilla, y fuese a ver con él é Guadalajara por el mes de octubre do mil doscientos siete adonde las juraron por cinco años, concordándose do poner cada uno de los reyes tres castillos en fieldad. Del reino de Navarra se nombraron Irureta, Yuzula y San Adrián, y del reino de Castilla , Clavijo, Ausejo y Juvera , y fueron nombrados ricos hombres de ambas partes, de quien los reyes eligiesen el que1 por bien tuviesen , que recibiese los castillos de cada reino en tercería. Los navarros eran, don Juan de Bidarra, Almoravid, Jimeno de Rada, y don Pedro Jordán; y de Castilla fueron don Alvar Nuñez, don Lope Diaz, don Gonzalo Ruiz, y Muñoz Pereu. Destos ricos hombres habia de nombrar el rey de Castilla un rico hombre de Navarra, que tuviese los tres castillos de aquel reino, como el rey don Sancho otro del reino de Castilla , que recibiese los castillos del rey don Alonso, y quedaron de acuerdo, que el rey da Castilla trabajase, que el rey de Aragón hiciese la misma tregua y pleitesía con el rey don Sancho, porque entre ellos estaban las cosas en harto rompimiento, y tenia el rey de Aragón en su poder el Val de Roncal con el rastillo de Burgui, y obligó este valle y castilloá Gastón vizconde de ltearne y conde deBigorra, por cincuenta mil sueldos morlaneses. Pero la concordia se procuró con grande porfía del rey de Castilla, porque estuviesen unidos contra los moros, con ánimo determinado de les hacer cruel guerra y perseverar en ella y darles batalla campal, y para esto mandaba juntar todos los ricos hombres, y caballeros de su reino.

Caí. LVI. —Del matrimonio de la reina de Ungria hermana del rey de Aragón, con Federico rey de Sicilia, y déla muerte de la reina doña Sancha.

Habia enviado la reina al papa , para que se tratase lo del matrimonio de la reina de Ungria su bija, con Federico rey de Sicilia , hijo del emperador Henrico, después de la muerte del rey Emerico su marido, la cual con el favor que halló en Leopoldo duque de Austria , por el cercano parentesco que con ella tenia, para poder salir de aquel reino se vino á Aragón, según Cuspiniano escribe. Fué enviado por la reina particularmente para la conclusión deste matrimonio un secretario suyo, que se llamaba Colom con promesa, en caso que se efectuase, de enviar doscientos caballeros en socorro de las cosas de aquel reino, y que si al papa pareciese, ofrecía la reina de Aragón de llevar á su hija, y que iría acompañada con cuatrocientos caballeros, asegurándole los gastos que se hiciesen en la defensa do Sicilia , en ciso que el matrimonio se impidipse. Pidióse otra cosa en nombre de la reina , que el papa tuvo por no muy honesta , que si por ventura el rey de Sicilia falleciese antes dol matrimonio , la Iglesia hiciese donación de aquel reino al infante don Fernando su hijo. Á estas demandas respondió el papa, que con gran voluntad procuraría que esto matrimonio so concluyese, entendiendo que el rey de Sicilia en ninguna parte podría contraerlo mas útilmente, asi cuanto al linaje y nobleza, como por la defensa de su reino , y deliberó de enviar por sus cun

[graphic]
« AnteriorContinuar »