Imágenes de página
PDF

oíros esta tutos y leyes para la defensa y conservación de aquel reino.

Cap. LIX.—De la guerra que el rey tornó a hacer al juez de Arbórea y a Mateo de Oria: y déla segunda concordia que se tomó con ellos. Fuese el rey cada dia mas desensañando, que la paz que se concluyó con el juez de Arbórea fué con poca honra y reputación suya: porque entre las otras condiciones, no quiso venir en ella sin que el rey perdonase á Mateo de Oria, y á los otros malos vasallos y rebeldes y quedasen con los castillos , que malamente habinn usurpado de la corona real: y aun no contento con esto, se otorgaron al juez como dichoes, muchos lugares y castillos del rey en la Oallura: y grandes privilegios y libertades. Todas estas cosas hubo el rey de consentir casi por fuerza , y a mal grado suyo, porque en aquella sazón estaba muy fatigado de dolencia, y su ejército y armada corria grande peligro por las enfermedades que cargaron en los soldados y gente principal, y por la gran falta que hubo de bastimentos: y todos estoban muy desanimad os y morían por volverse, y contentóse el rey con que se lo rindiese el Alguer, sin que le socorriesen genoveses, que en aquella sazón fueron con su armada la via de Romanía , y hubieron alia victoria de la armada de la señoría de Venecia. Hubo otro indicio manifiesto, que el juez de Arbórea aspiraba al señorío de aquella isla , y que no aguardaba sino que el rey se viniese, que no despedía la gente, ni cumplía con lo que se debía a la autoridad y reverencia del rey , ni á lo que estaba capitulado; y debiendo por la concordia que con CI se asentó, poner en poder de dos caballeros catalanesó aragoneses los castillos de Montiberri y Mamila, siendo requerido que Incumpliese, lo rehusaba: y el rey, viendoeneuanto peligro quedaban Ins cosas en aquella isla, y que importaba a la conservación della, no dejar al juez de Arbórea en tanta insolencia , determinó de detenerse hasta que le enviasen mas gente de Cataluña, para poder castigarle: y proveyó que fuesen quince galeras muy bien armadas y tres mil soldados, la mitad ballesteros, y los otros con lanzas, y trescientos hombres de a caballo. Estaba el juez de Arbórea con mucha gente junta hacia la parte deCaller, la cual movió muy secretamente, sin que se supiese ft que parte caminabay dudándose, no se enviase al cabo de Lngodor, proveyó el rey que don Bernardo de Cruillas, y Pero Jiménez ¿amper, y Bernardo de Gulmcra, que tenían careo del gobierno y gente que residía en l.agodor, estuviesen apercibidos, y tuviesen en buena defensa y guarda la ciudad de Sacer , y el Alguer, y los castillos de Osólo y Oria. Movióse el juez do Arbórea, con publicación, queel rey no le guardaba la paz que con el se había tratado, y sobre ello hubieron malas palabras el juez y don Pedro de Ejérica , reptando el juez a don Pedro de mala fé, porque no se le entregaba la Gallura , y envió 6 decir al rey, que por bien que le quebrase la paz, y le agraviase, no le moveria guerra, pero defendería lo suyo. En este medio, trataba don Pedro todavía de persuadirle, que quedase en la obediencia y gracia del rey; y por otra parte don Bernardo de Cabrera traía sus inteligencias con algunos alcaides que tenían los castillos por él, para que los entregasen, haciéndoles el rey merced, y perdonándoles por la rebelión pasada; y púsose gran diligencia en haber por trato la persona del juez 6 de su hijo. En estose entretuvieron las cosas hasta mediado el mes de junio, que clon Pedro do

Ejérica y don Bernardo de Cabrera, con formado ejército, salieron á hacer guerra al juez de Arbórea , y á talar y quemar sus villas: y parece por las memorias de las cosas que sucedieron en esta empresa , que llega, ron con la gente del juez de Arbórea, ha haber escara, muzas y reencuentros y en uno dcllos fueron muertos el día de san Juan Bautista un rey moro que fué á servir al reven esta guerra, y un caballero que se decia Berenguer de Monros. Por otra parte don Artal de Pallas salió contra los lugares que el común do Pisa tenia en Ordeña, y contra los que habitaban en las villas de Tregenta, y don Bernardo de Cruillas, gobernador de Lugodor, y Pedro Jiménez de Samper, que era capitán de la gente de guerra en aquel cabo, comenzaron á hacer muy cruel guerra contra Mateo de Oria : y pusieron las cosas en tales términos, que trataron de lomar nueva concordia con el rey , y para ello enviaron sus mensajeros, ofreciendo que querían reducirse a su obediencia. Habiael papa Inocencio, antes desto, procurado con muy grande instancia la paz entre genoveses y venecianos, considerando cuanto perjuicio se seguia a la cristiandad en las partes de oriente, de la guerra que entre estas dos naciones había. Lo mismo se procuró por Carlos rey de romanos. Finalmente so concluyó la paz en Aviñon , entre venecianos y genoveses por sus señorías , y quedó el rey fuera della. Era en aquella sazón duque de Venecia Marino Fallero, que en el mismo tiempo conspiró con muchos gentiles hombres contra su república , por tiranizarla; y estuvo entonces la libertad de aquella señoría en gran peligro , y siendo la conjuración descubierta , cortaron la cabeza al duque, y fueron castigados los que eran participes en aquella conspiración. Concluida la paz envió la señoría de Venecia sus embajadores al rey: y en gran secreto le dijeron de parte del duque que si era contento do haber paz con genoveses por tanto tiempo cuanto debía durar laconlederaclon entre él y la señoría de Venecia, que seria firme; y si no tenia por bien de aceptarla ellos la revocarían.Mas no obstante esta promesa, viendo el rey que la paz se había firmado entre venecianos y genoveses sin él; y que el juez de Arbórea esperaba socorro del señor de Milán, y que por otra parte él y Maleo de Oria trataban de venirse a su merced, y quedaren su obediencia , determinó de admitirlos con alguna honesta ocasión , y para tratar con ellos dio su comisión íi mosenLope de Gurrea su camarero mayor, y á mosen Francés de Perellós y a Berenguer Dolnis: y tomaron nueva concordia con el juez en San Luri, a once del mes de juliodeste año, y en ella ante todas cosas, se anuló y revocó la primera concordia que se asentó con el juez do Arbórea, y determinóse que el juez restituyese y entregase al rey Castelpedres, y el lugar de Urísa y todos los otros de la Gallura , y el castillo de Bonvehí. Había de poncren poder del papa , ó en su nombre en el dol arzobispo de Oristan y del obispo do Ales, los castillos de Ardena y de la Capola, para que los tuviesen en secresto, hasta que e( papa determinase sobro el derecho del feudo, que el rey pretendía en ellos contra el juez, que decía haberlos comprado de Damián do Oria : y el rey habla de entregar los lugares de Mataró y dolida, que el juez lenia en Cataluña , y los había el rey vendido a don Felipe de Castro. Con estas condiciones se asentó la concordia, y perdonóel rey al juez de Arbórea: y en seguridad que se le guardaría lo capitulado, el rey mandó que los alcaides y vecinos de Gallura y Bonvehi, hiciesen homenaje, que en caso que él no lo cumpliese , se tendrían por el Jaez do Arbórea y le reconocerían por scñor:y otro taljuramento y homenajehabiandehacer al rey los alcaides y vecinos de Montiverri, Pitinurri, Sagamay Sinurra, que eran del juez de Arbórea: y obligóse con sacramento y bomeoaje, de ser lid y leal vasallo del rey, y que de su tierra no haría guerra ni daño a los lugares de la corona real. También se le concedió que el rey daría su caria, en que ofreciese que no apremiaría al juez de Arbórea ni a la condesa de Gociano su mujer, ni a sus bijos que fuesen ante su presencia contra su voluntad, sino fuese citándolos por causa de nuevos excesos: y cuanto á lo que tocaba ñ don Juan de Arbórea su hermano, quedó concertado, que el juez enviaría á Callee su procurador, para que mostrase las razones porque entendía fundar, que podía conocer ile la persona de su hermano , y que se le admitiesen si fuesen justas : y si en esto pareciese al juez, que el rey le hacia agravio, pudiese sobre ello apelar para el papa; y tratóse, que todos los prisioneros se pusiesen en libertad , sino don Juan de Arbórea, y todo esto se babia de asegurar por las ciudades de Orístan y Bosa, y por la tenencia de Gociano y deMontagudo, que eran del juez de Arbórea, y con grandes penas de ambas partes; y se había de jurar por el infante don Pedro y don Ramón Berenguer.y por el obispo de Valencia, y por los oficiales reales. Tratándose esta nueva concordia , la condesa de Gociano y Ugo de Arbórea., hijo mayor del juez de Arbórea, vinieron á hacer reverencia al rey, al castillo de Caller, a donde estuvieron muchos dias: y siendo firmada la paz por el rey , mediadoel mes de julio, se vinieron también a su obediencia el juez y Mateo de Oria, y el juez mandó entregar á don Bernardo de Cruillas, gobernador de Lugodor, el lugar y castillo deBonvchi, y á Pedrode So, que era capitán de Gallura, Castelpedres y el lugar deUrisa, y otros lugares de la Gallura: y tratóse de casar Ugo de Arbórea con doña Beatriz de Ejérica su prima, que era hija de don Pedro de Ejérica, y de doña Buenaventura. Acabado esto, se concertaron el rey y Mateo de Oria por medio del juez de Arbórea, y fué la concordia de manera , que Mateo de Oria había de poner en poder del rey Castelgenovés, y los castillos de Hocaíort y Claramonte, ó en poder del arzobispo de Oristan, para que los tuviese en nombre del papa, hasta que determinase el derecho quo sobre ellos competía al rey: y de nuevo había do hacer reconocimiento de vasallaje, por los feudos que tenia en Cordeña, y con juramento y homenaje obligarse de servir al rey bien y lealmente como fiel vasallo debia servir á su bueu señor, y el rey con esto le perdonaba todas las culpas y excesos pasados. Puso luego Mateo de Oria aquellos castillos en poder del arzobispo de Oristan, y el juez de Arbórea los de Ardeña, y de la Capola, en poder del obispo de'Ales, paratque los tuviesen en nombre del papa en quien se comprometieron sus pretcnsiones: y con estoy con cobrar la Gallura, pareció al rey que se había satisfecho á su honor, y quedaba de aquella jornada con reputación, pues reducía los rebeldes a su obediencia , y sacaba de su poder el AIguer, habiéndose apoderado del genoveses, con favor del señor de Milán , que era en aquellos tiempos príncipe muy poderoso. Pero fué Mateo de Oria do muy poca fé y verdad, y no pasaron muchos dias que malameute se tornó a rebelar : y fué causa que el juez de Arbórea perseverase en su pertinacia , y pensase con su ayuda quedarse en la posesión de aquel reiuo. Pues habiéndose concluido eslo cu tal sazón que genoveses

quedaban libres de la guerra que tenían con venecianos, entendía el rey que dejaba en buen estado aquella isla : y mandó poner muy bien en orden el castillo de Quira , á donde dejó por alcaide á Guillen Sala, y otros castillos importantes, que eran Coronio. Sonüjnno, Gabelin, la Faba, Castelpedres, el castillo y burgo de Oria , la villu de Cojines, Joyosaguarda, Villadiscia, Cunta, Villajoyosa, Norcalo, Aguafreda, Tuluy, Vilanova de Sulci, Saccr, y la villa de Gireli: y quedé en Villadeiglesias Pedro Martínez de Sarasa, queera un muy buen capitán, y detúvose en esto el rey hasta mediado el mes de agosto. Murió en esta sazón don Artal de Pallas, a quien había determinado dejar por capitán de la ciudad de Caller, que era el general que residía en la isla , y nombró en su lugar para aquel cargo á Olfo de Proxila; y porque lo de Lugodor quedase como convenia, fué deliberado en el consejo del rey, que pasase por el Alguer: y embarcóse en el puerto de Caller a veinte y seis del mes de agosto, y navegó con toda su armada haciendo vela la vía del Alguer, adonde se detuvo algunos dias, porque so fortificasen los lugares y castillos de aquel cabo de Lugodor. Estando ya para hacerse a la vela para Cataluña , a cinco del mes de setiembre, recibid una curta del juez de Arbórea, en que decia que la condesa de Gociano su mujer le avisaba que los del lugar de Urisa , de la tierra de Gallura , no querían obedecer su mandamiento, ni entregar el castillo a Pedrode So, como estaba ordenado, afirmando que ellos estaban por el señor de Milán, y no por otro señor, y que avisaba de esto porque no se hiciese otra siniestra información al rey : y que estaba aparejado de obedecer con todo su poder, loque le enviase á mandar. A eslo respondió el rey que atendido que aquel lugar estaba sujeto á él, ó á la condesa de Gociano su mujer, por todas las vías que pudiese, procurase que se redujesen ¿ su obediencia, porque él no se hubiese de detener por esta causa , porque el tiempo era muy bueno para hacerse a la vela: y mandó á Blasco Fernandez dcHeredia, y a Berenguer Dolms, y á Pedro del Bosque de su consejo,que quedaban en la isla de Cerdcña,que hiciesen instancia con el juez de Arbórea, para que cumpliese lo capitulado: y si no quisiesen los de la villa se procediese contra ellos; pero no embarganleeslo los de Urisa perseveraron en su rebelión. Salid del puerto del Conde el rey con su armada otro dia que fué á seis de setiembre : y de allí se hizo a la vela, y tuvo próspero tiempo , y arribó a Badalona un sábado a la tarde cuando el sol se ponía, á doce del mismo mes de setiembre.

Cap. LX.—De la muerte del rey Luis de Sicilia, <¡' O'0' sucedió el infante don Fadriquc su hermano: y delt ida del rey á Avinon.

Esto año murieron en Catania , por el mes de julio, el infante don Fadrique, duque de Atenas y Neopatria y marqués de Kendazo, hijo del i nía u te don Juan de Sicilia , y el conde don Blasco de Alagon, que eran los que sustentaban en aquel reino la parte y bando de la nación catalana y aragonesa, y los que defendían e> reino contra el poder do la reina Juana, y del rey Lu|S su marido, y contra los de Claramonte, que se batían rebelado. Era el conde don Blasco muy viejo; y sucedióle en el condado do Mistrela don Artal su hijo, 1u0 fue muy valeroso, y sustentó la parlo catalana contra los claramonteses , y tuvo otros dos hermanos quc»e llamaron Blasco, y don Juan de Alagon. Por la muerte del infante don Fadrlqno que no dejó hijos ningunos, dio el rey don Luis el duendo do Atenas y Neopatria al infante don Fadriqne su hermano, que fué el hijo tercero del rey don Pedro de Sicilia, porque el infante don Juan que fué el segundo era muerlo; pero en el otoño siguiente, estando en la ciudad deCatania, adoleció el rey de una muy grave dolencia, y murió delta en Yachi á diez y seis del mes do octubre deste año, siendo de diez y seis años: y fué su cuerpo llevado r sepultar á la ciudad de Catania. Dejó el rey don Luis" dos hijos que no eran legítimos: el uno fué don Antonio de Aragón, y el otro don Luis de Aragón , que se crió en casa de la reina de Aragón su tia , a quien el rey don Martin deSicilia dio la baronía de Tripi, y don Antonio casó con doña Beatriz, hija mayor de don Pedro de Ejérica, y no dejaron sucesión. Sucedió en el reino el infante don Fadrique su hermano, que era de trece años, y estaba enfermaren la ciudad de Merina. Fué nombrada por gobernadora y lugarteniente general de aquel reino, la infanta doña Eufemia su hermana: y siendo gobernado por mujer, y el rey tan mozo y de tan poco ser y valor, que le llamaron el Simple, se movieron nuevas alteraciones y guerras en aquella isla , no ya como antes, entre catalanes á claramonteses , pero entre los mismos aragoneses y catalanes , y entre tios y sobrinos, y muy propincuos deudos, usurpando cada uno cuanto podia del estado del otro; y asi ni había mas justicia ni regimiento de cnanto prevalecían las armas. Por estas turbaciones y escándalos, el rey no se pudo coronar ; ni aun se llamó rey en algunos dias: y para poderlo ser, la principal cosa que se hubo de proveer, fué confirmar al conde don Artal de Alagon el condado de Mistrela y las baronías y bienes feudales y el oficio de maestre jusliciery otros que tuvo su padre: y esta confirmación hizo ¡i quince del mes de diciembre siguiente, llamándose infantey legitimo señor del reino de Sicilia. Con esto, y con asegurar otros señores , se intitulé rey de Sicilia y duque de Atenas y Neopatria, y fué el primer rey que hubo de este titulo y de allí adelante quedó á los reyes sus sucesores y hoy le tienen los reyes de España, por razón del reino de Sicilia. No sé yo de reino ninguno de la cristiandad , que padeciese en un mismo tiempo tantos trabajos y males como aquél en esta sazón, que tenia por enemiga á la Iglesia y estaba ^entredicho y le hacian guerra la reina Juana y el rey su marido, dentro en su casa, y cada dia se le iban ganando lugares y castillos, por la rebelión de los de Clara monte: y lo que era última miseria , ser el rey tan mozo y simple, y gobernado por mujer y por parcialidad y bando, unas veces estando en poder de la infanta su hermana y del conde don Artal de Alagon y de Enrico Ruso, cundo de Aidon, y de Bonifacio, Federico y de Orlando de Aragón y de Francisco de Veintemilla, conde de Giracbi y de don Guillen de Peralta, conde de Calatabelota y por otros de la parte contraria : y habiendo tan grande disensión y contienda entre los mismos barones catalanes y aragoneses , quole habían de amparar y defender, que era mucho mas fiera y terriblo que la guerra que solían hacer los enemigos antiguos en los tiempos pasados. Entendiendo el rey de Aragón la perdición y destrucción de aqnel reino, y cuanto cumplía á su honor y estado socorrer á tanta necesidad y defenderle, como so babia tratado matrimonio entre la infanta doña Costanza su bija y el iey Luis de Sicilia su cuñado, acordó, que el matrimonio se efectuasecon ulrey don Fadrique: y habiendo

IOilO 1Y.

partido de la ciudad de Barcelona para la Tilla dePer piñan, en fin del mes de noviembre deste año, envié por esto causa al infante don Ramón Bcrenguer su tio, conde de Ampurias, al papa Inocencio. La suma dcsta embajada era, referir lo que había sucedido en el viaje de la isla de Cerdeña , a donde fué por reducir aquella isla en mejor estado, por la rebelión de Mariano , juez de Arbórea y de Mateo de Oria , sobre lo cual aventuró su persona y estado, á mucho peligro y Irabajo , por loque tocaba á su honor y al derecho de la Iglesia romana , por quien tenia el reino de Ordeña y Córcega en feudo, y por nueva conquista se había vuelto á reducir n su obediencia : y suplicaba, que el papa le hiciese gracia del censo que se debía por aquel reino del tiempo pasado, y por otros quince años, en ayuda de los gastos que se le habían ofrecido. Que tenían gran deseo de visitar al papa y hacerle reverencia, después que llegó á su reino, mayormente hallándose tan cerca : y en su lugar enviaba al infante su tio y llevaba principal comisión de procurar, que el papa y el colegio de cardenales, entendiesen en el remedio de las guerras y males que padecían el rey y reino de Sicilia y que se determinasen las diferencias que habia entre él Jy el juez de Arbórea , y Maleo de Oria, sobre- las cuales se habia concertado de comprometer en poder del papa: y para informar de los grandes abusos y daños que se seguían , por haberse proveído las prelacias y dignidades y beneficios eclesiásticos desús reinos, por los pontífices pasados y por su santidad, en personas extranjeras: de que resultaba, que la mayor parle de las iglesias estaban desiertos y se disipaban y destruían y cesaba la hospitalidad , á donde se debía hacer. Pero el papa y algunos cardenales, que trida-. ron de concordar al rey con la señoría de Génove-ule enviaron cierta capitulación: y pareció al rey, ,w para cosas de tan grande importancia, se requería su presencia : y determinó de ir á hacer reverencia al papa que estaba eu Aviñon, y partió con 'algunos ricos hombres, y los principales fueron don Alonso do Aragón su primo, hijo del infante don Pedro; don Bernardo de Cabrera, don Juan Jiménez de Urrea y don Gilabert de Centellas. Partió el rey de Perpiñan mediado el mes de diciembre y llegó á Aviñon para ¡la tiesta do Navidad del año de mil y trescientos y cincuenta y seis y fui recibido del papa y de todo el colegio , con muy gran fiesta: y el papa , con grande solemnidad, el dia de pascua celebró la misa, y siendo acabada, allí en la capilla del papa , el rey erigió en condado el castillo y villa de Denia, que era muy principal en su reino, por el puerto de mar : y dio titulo della á don Alonso de Aragón su primo, poniendo debajo de los limites del condado, los lugares y castillos de Cnlp y de Altea, y los castillos y lugares de las montañas , que fueron de don Bernardo de Sarria y eran del infante don Pedro, padre de don Alonso. Fué don Alonso gran principe y el que tuvo de la sangre real mayor estado en estos reinos, porque fué conde de Ribagorza y de Denia y fué el primer marqués de Villena y el primer condestable que hubo en Castilla, y el primer duque de Gandía y siendo en muy anciana edad, faltando la línea de lo/ reyes de Aragón en el rey don Martin , fué uno de los que pretendieron suceder en el reino , por ser el mas antiguo de los quo descendían de la casa real de varon. Estuvo el rey muy pocos días en Aviñon y en ellos se trató de cierta concordia cutre él y li señoría de Genova por medio del papaiy do algunos cardenales , á quien se cometió esta plática y lo que allí se 1ra

86

tó sobre la diferencia que había por Bonifacio, fué que el rey diese toda la isla de Córcega en feudo a los genoveses, los cuales pretendían tener ya titulo del papa de la mitad de ella, bien había doscientos años: y que reconociesen tenerla , con cierto censo y tríbulo y que en toda la isla le tuviesen por rey y señor. Pedia el rey cincuenta mil florines de renta, por lainfeudacion: y los genoveses dejaban en manos del papa y de algunos cardenales, que si la paz se concordase, declarasen la cantidad: y en caso que se efectuase, pedian, quo algunos barones Orias , ciudadanos de la señoría de Genova, fuesen restituidos en los lugares y villas que les habia el rey quitado, esceptuando el Algner y todos los lugares fuertes y lo que tocaba o Mateo de Oria. En esta plática se ingirió la pretensión que los señores de Milán tenian contra el rey sobre la Gallura, la cual decían pertenecerás en la isla de Cerdeña, por sucesión de una señora, y decian los genoveses, que no podían dar su consentimiento á la paz final, si el rey no la restituyese a los señores de Milán , para que la tuviesen en feudo por la corona de Aragón: y tratábasequeesta diferencia la cometiese el rey en poder de dos cardenales, y quo como jueces delegados por el rey, lo decidiesen y declarasen en la ciudad de Aviñon, y fuese con condición , que en caso que se lea hubiese de adjudicar la Gallura ó parte della , pudiese el rey, con arbitrio y reconocimiento de los legados, dar la recompensa en dinero. No se declara en aquella relación quien fuese esta dueña, por cuyo derecho pretendiau los señores de Milán la Gallura: y yo conjeturo qu« fué la hija de Niño, juez de Gallura , que era de la casa de los Vicecómíles, que como esta dicho en estos anales, casó con Ricardo de Camino, señor de Treviso , de qi]3¡n no debió quedar sucesión. Pero las cosas se queda, on como Antes estaban, en rompimiento, por la rebelión de Mateo de Oria , porque apenas era llegado el rey á Cataluña, y luego entendió en apoderarse de algunas fuerzas y castillos del cabo de Lugodor: y por trato que tuvo con los sardos, que estaban en el castillo de Oria, lo tomó á hurto por estar el alcaide ausente , y asf se volvieron á revolver las cosas como antes. Hubo el rey entonces dispensación del papa para el matrimonio de la infanta doña Costanza su hija, y del rey don Fadrique de Sicilia, que estaba ya concordado: y cuanto a la pretensión de la sede apostólica contra el rey de Sicilia, lo cometió el papa a los cardenales de Boloña, Preneslinoy deMagadelona.- y acabado esto en principio del mes de enero, so partió el rey de Aviñon y se vino é Perpiñan, y de allí envió por sus embajadores á Sicilia á Armengol Martin y Berenguer Carbonell, secretario de la reina doña Leonor, para tratar con el rey don Fadrique, que enviase sus embajadores á la corte del papa. También el primer dia de marzo deste año , el rey erigió en condado la ciudad de Vich, con una legua al derredor , que se llamó el condado do Osona, y se dio á don Bernardino de Cabrera, y de alli adelante se llamó conde de Osona.

Cap. LXI.—De la prisión dclrexj de Navarra.

Tenia el rey de Francia en este tiempo guerra con los ingleses : y sucedió, que siendo casado Carlos rey de Navarra, con madama Juana su hija , después de su coronación puso nueva demonda al rey su suegro, de diversos estados que le pertenecían cu Francia, señaladamente del ducado de liorgoña, que decía tener derecho a él por parte de su madre, que fué hija del

íey Luis Utin , y de la hija primogénita del duque de liorgoña , y también pretendía suceder en los condados de Champaña y Bria. En esta pretensión tuvo por muy contrario el rey de Navarra á Carlos de España, condestable de Francia, que fué hijo de don Alfonso y nieto del infante don Fernando de Castilla, y habiendo entre ellos malas palabras y muy injuriosas, de allí ¡> algunos dias, unos escuderos del rey de Navarra mala ron al condestable en una villa de Normandfa que se dice Aigle, estando en la cama. Esto fué según parece, en anales de las cosas de Navarra, en el año pasado de mil y trescientos y cincuenta y cinco: y estando el rey en Perpiñan por el mes de diciembre, antes que partiese para Aviñon, envió el rey de Navarra á muestre Juan Crúzate, deán de Tudela, para que tratase que el rey se confederase con el rey Eduardo de Inglaterra, y se casase la infanta doña Costanza, que era su sobrina, con el principe de Gales: y el rey no quiso admitir esta plática, por el deado y amistad que tenia con el rey de Francia, cuyo enemigo era el principo de Gales: y porque estando ya en Cerdeña, se trató lo del matrimonio de la infanta doña Costanza su hija, con el rey de Sicilia su cañado. Era ido en aquella sazón á Francia por orden del rey, Francés de Perellós, que era su mayordomo y y ile su consejo: y trató con el conde de Armeñaque, que era lugarteniente del rey de Francia, que el senescal de Carcasona viniese á Perpiñan para concordar una muy estrecha confederación y liga entre ambos reyes: y por parte del rey de Aragón se hizo entonces muy gran instancia que se efectuase el matrimonio que se había diversas veces platicado entre Luis conde de Anjous, hijo segundo del rey de Francia , y la infanta doña Juana su hija segunda, y teníala el rey en Perpiñan para este efecto, con propósito de enviarla luego á Francia. Después, mediado el mes de enero deste año, desde Perpiñan volvió á F'rancia otra vez Francés de Perellós con otra nueva orden para tratar matriinouk) del infante don Juan , duque de Girona, con alguna de las hijas del rey de Francia, y de la infanta doña Eufemia hermana déla reina de Aragón, con el conde de Alanzon, y de las infantas doña Blanca y doña Violante sus bermauas, con algunos grandes de la casa real de Francia , y también se trató de casar á la infanta doña Isabel, bija del rey de Mallorca, coa el hijo del conde de Armeñaque, y era contento el rey que el infante de Mallorca su hermano le hiciese donación de lodo lo que le pertenecía en la suma que el rey de Francia quedaba debiendo del precio de la villa y baronía de Mompeller, que el rey de Mallorca habia vendido al rey Filipo de Francia. Mas puesto que ninguno destos matrimonios se efectuó, la paz entre los reyes se confirmó, y el rey de Francia envfo a pedir ni rey que le enviase con Francés de Perellós algunas galeras de armada , y que con ellas pasase a las costas de Bretaña, por la guerra que tenía con los ingleses. Luego tras esto, por el mes de abril deste año sucedió, que estando el rey de Navarra en Koan comiendo con Carlos Delfín y duque de Normandfa su cuñado, llegó el rey de Francia á muy gran furia, que era partido de París por esta causa, y prendió al rey de Navarra y al conde de Arecurt y al señor de Grabella y á otros que fueron luego muertos: y el rey de Navarra se puso en prisión en Chateaugallaf t sobre el rio Sena, y después fué llevado a Picardía al castillo de Alozen Paluel. Por esta prisión del rey de Navarra , Gastón conde de Fox, que estaba casado con su hermana , procuró que el rey rompiese la amistad y confederación que tenia con el rey de Francia, y sobre esto vino a Perpiñan por el mes de julio desle. año, y asentó nueva alianza con el rey, obligándose deservirle; pero el rey no lo quiso otorgar, sino exceptuando siempre al rey de Francia, que en la misma sazón envió á Perpiñan con mostré JuauThalemar, desuconsejo, y con Pedro Estatise su tesorero , a informar el rey de los escesos y delitos que el rey de Navarra había cometido contra su persona real y en ofensa de su corona: por lo cual había procedido contra él, y le tenia preso; pero el rey considerando el deudo que tenia con el rey de Navarra, que era tío de ¡hs infantas doña Costanza, y doña Juana sus hijas, intercedió cuanto pudo con el rey de Frauda, que se mostrase placable y clemente con el rey de Navarra , pues era su yerno: y no queriendo el rey de Francia tomar su consejo se siguieron grandes daños y males en su reino dentro de breves días , porque luego pasó el duque de Alencastre, de Inglaterra a Normandla , en ayuda del infante don Felipe, hermano del rey de Navarra ; y por otra parte entró en Guiana con muy poderoso ejército Eduardo principe de Gales, hijo del rey de Inglaterra, que era roancobo muy valeroso, y de gran corazón, y por su entrada se dio la batalla de Puitiers, y en ella fué vencido y preso el rey de Francia, de que se siguieron grandes adversidades y guerras en aquel reino.

Cap. LXII.—De la armada que el rey envió a Cerdeña contra genoveses y contra Mateo de Oria.

Habia el rey enviado á instancia del papa Inocencio, sus embajadores á la ciudad de Aviñon, pora tratar de la paz con la señoría de Genova , y detuviéronse allá mas de dos años, tratando con ciertos cardenales

que el papa habia nombrado de los medios de la concordia: y aunque se hallaban algunas formas bien justificadas y razonables, con que la paz se puso bien adelante, y el rey venia en ellas; pero la señoría con grande presunción y soberbia , las desechó, y persistieron en pedir algunas cosas muy deshonestas, que no convenia á la autoridad del rey coucederlas. Entendiendo el rey el estado en que las cosas estaban, hallándose en Barcelona el primero de marzo desleaño, mandó hacer una bueua armada, para resistir al mal propósito de los genoveses, que huciau muy grandes aparejos de guerra. Estaba en esta sazón la isla de Cerdeña en mucha necesidad, asi por la guerra de genoveses, como por la rebelión de Mateo de Oria, que con traición se habia apoderado del castillo de üria con'ra la paz y concordia que se habia tomado estando el rey en la isla de Cerdeña. y deliberó de enviar por general de la armada á don Gilabert de Centellas: y en ella iban muy buenas compañías de gente de caballo y de pió, lanceros y ballesteros: y eran capitanes de la mar, fray Galcerán de Fenollet, que iba por gobernador del cabo de Lugodor , y Bonanat de Mazanct, vicealmirante de la isla de Mallorca : y echáronse seis galeras nuevas al agua , las dos de veinte y nueve bancos, porque fuesen mas girantes y tijeras para corso, y las otras cuatro de treinta bancos, como era lo mas ordinario. Esta armada salió de la playa de Barcelona casi en fin de mayo , y mandó el rey que se fuesen ,'i embarcar a Colibre: é luciéronse a la vela en principio del mes de julio: y habían de ir en ella don Pedro de Luna , y don Juan Martínez de Luna y otros caballeros de Aragón; pero el rey mandó, que quedasen por causa de la guerra que se movió entre él y ol rey de Castilla.

LIBRO IX.

Cap. I.—Di' los causas que precedieron o la guerra que se movió entre los reyes de Castilla y Aragón. Comenzóse también en este año la guerra entre los reyes do Aragón y Castilla , y continuóse con furor y odio increíble mucho tiempo: en la cual el rey de Aragón estuvo en peligro de perder el reino, y vio gran parte del en poder de su enemigo: y a la postre, el rey de Castilla por causa desta guerra perdió la vida, y vino ó morir en manos de su hermano: y la sucesión de aquellos reinos fué devuelta en persona no legitima. Ambos reinos paclecierou grandes estragos: y no fué la menor persecución suya , ser los reyes que en estos hechos concurrieron de animo feroz, y mas inclinados a rigurosa venganza que o clemencia: y ¡ninquc el nuestro se justifica mucho en las causas de la guerra , y encarece la crueldad de su adversario, i-l no lué el mas mauso y benigno rey de sus tiempos: y fuera grande alabanza suya , que con razón no pudiera también ser notado de demasiadamente severo

y cruel, como lo lúe. ei rey don Pedro de Castilla. El uno y el otro cruelisimamenle persiguieron á sus propios hermanos hasta la musrle: y aunque el rey de Castilla se señaló ser de ánimo mas fiero y cruel, en la forma que tuvo en derramar tanta sangre ilustre de sus naturales, fuera de la orden que disponían las leyes de sus reinos, el nuestro no tuvo aquel lugar de perseguir 6 los suyos, con aquella superioridad, viéndose en tonta afrenta y peligro: y no sé si fué mas pernicioso y terrible que su adversario , en el modo que siguió de ejecutar su iru, con color y voz de justicia, no lo siendo. Pasaron los aragoneses en esta guerra, que tuvieron con Casulla , grandes peligros y trances, sosteniéndola dentro de sus propias casas, y en la yema del reino mucho tiempo: siendo la causa dclla , odio y enemistad terrible que se tuvieron los revés, ó interés particular de los que procuraron de enemistarlos. Mas porque el rey en su historia, y don Pedro López de Ayala , que compuso la del rey don Pedro do Castilla, solamente icliuren la ocasión que se

« AnteriorContinuar »