Imágenes de página
PDF

nombrada en lo antiguo y moderno, porqueprevaleció siempre entre todas las otras de España, por el comercio de la mar y del rio. Tenia un castillo muy fuerte en lo alto del monte, y estaba cercada de muchas torres, y con buen muro , y púsose el cerco desta, y de la otra parte del rio, y cerraron el paso de la puente que estaba armada sobre barcas, y por el rio arriba llegaron las naves y galeras , y estrecharon la ciudad por todas partes, de tal suerte, que no les podía entrar socorro, ni provisión alguna. En lo llano, hacia la ribera del rio se pusieron las huestes de la gente de Aragón y Cataluña y de la otra parte estuvo el principe y don Guillen señor de Mompeller, y la mayor parte de los ricos hombres y caballeros, y ganaron la sierra, y apoderáronse de los pasos della, porque no pudiesen los nuestros recibir daño de aquella parte. Los templarios y otra gente de guerra , se pusieron hacia la parte del rio, y fué diversas veces combatida, y los moros peleaban con ánimo y esfuerzo grande, sin temor de la muerte, y en algunos combates que le dieron, murieron muchos cristianos (1), y recibieron en ellos gran daño los genoveses. Fuéronse acercando los castillos y máquinas para combatir con los moros que defendían ciertas torres, de donde mayor daño se recibía , y diose combate por todas partes, y no pudiendo resistir los moros, ni defenderse, retrujéronse al castillo que llamaban el Azuda, y porque los castillos de madera no se podían tanto acercar , que pudiesen dellos combatirle , ni entrarle á escala vista , ordenóse que se cegase la cava que era muy ancha y honda , y en un castillo de madera muy fuerte y bien trabado, se pusieron trescientos soldados, que se escojíeron en el ejército, y acercóse al muro de la Azuda, y desde él se comenzó á combatir, y recibieron mucho daño los que estaban en su defensa, pero con las máquinas y trabucos, rompieron un lienzo del muro, y mataron muchos de los que del combatían. Iba cada día disminuyéndola gente sin esperanza del socorro, y pidieron cuarenta dias de tregua, con condición, que si dentrodeste término, no llegaba el socorro que esperaban del rey de Valencia, rendirían al principe la Azuda , y las otras fuerzas de la ciudad , y dieron en rehenes cien moros de los mas principales. AI fin del plazo se dieron al príncipe , y entregaron las fuerzas, el postrero dia del mes de diciembre, del año de la Navidad, de mil y ciento y cuarenta y nueve, y entró en ella con grande gloria y triunfo , de haber conquistado uno de los mejores lugares que en España eran poseídos por infieles. Parece en la historia antigua de los condes de Barcelona, que se ganó esta ciudad á veinte y cinco de octubre, y creo que confunden el tiempo en que fué aplazada , con el dia en que fué rendida. Fué muy señalado el servicio que los genoveses en esta empresa hicieron al principe y de los nuestros se aventajó mucho don Guillen Ramón de Moneada senescal de Cutaluña, que tenia consigo muchos caballeros y gente que le siguió en la guerra , á quien gratificó

(1) Entre los caballeros cristianos que mostraron ánimo grande en este sitio de Tortosa , se habla en antiguos ps. de Mosen Francisco Gillem Aragonés, quien en una de las escaramuzas tuvo la desgracia de caer herido en manos de la morisma; eran su escudo cuatro barras rojas en campo de oro, sobrepuestas, y dos manos unidas bajo una estrella de plata; conducido á presencia del gobernador de la Azuda, é instado para que maldijese do la ley de Cristo, y abrazase la de M.ihoma , negóse con gran fortaleza, y fué por ello empalado, ti.

el principe y le dio en feudo de honor la tercera part* de aquella ciudad, la cual poseyeron sus sucesores mucho tiempo, y la otra pártese dio conforme á lo capitulado al coman y señorio de Genova, y restauróse en aquella ciudad la silla episcopal, como la hubo en la primitiva Iglesia, porque el principal fundamento en que sustentaban aquellos príncipes sus conquistas, era preferir siempre loque locaba al aumento del culto divino y la exaltación de la fé católica y de la santa madre Iglesia, en lo cual guardaron un mismo tenor aquellos primeros reyes y condes, que tomaron la primera conquista contra los moros y sus sucesores que los acabaron de sojuzgar, que fueron principes muy católicos. De allí adelante, el principe su intituló mar* qués de Tortosa y aunque el rey don García de Navarra no cesaba de hacerle guerra por sus fronteras y le ganó la \illa de Tauste y los Fayos, en el mismo tiempo que tenia cercada á Tortosa , con toda su pujanza se empleó en la guerra contra los moros.

Cap. IX.—Que Lérida y Fraga se ganaron de los moras por el principe de Aragón.

Parece por anales de aquellos tiempos, que murió la emperatriz doña Berenguela, hermana del principe y mojer del emperador don Alonso, eu el mes de febrero, del año del nacimiento de nuestro Señor, de mil ciento y cuarenta y nueve, y casó el emperador con una bija del duque de Polonia, que se llamó Ricba. Mandó el principe de Aragón juntar los ricos hombres y caballeros de Aragón y Cataluña y la gente de guerra de sueldo, los mas prácticos y ejercitados en ella, que entonces llamaban almogáraves, á diferencia de la otra gente que concegilmente se hacia ,é iba 6 servir por tiempo limitado, fué discurriendo por las riberas del Segre y Cinca , en las cuales había lugares muy poblados de moros, de donde se hacia mocho daño, y pusocerco á Lérida, por el mes de setiembre, del año de la natividad de mil ciento y cuarenta y nueve. Estuvieron en este cerco con el principe, el conde de Urgel, Arnal Mir conde de Pallas , señor en Buil y Riela, el vizconde de Gavarret y Bearue, señor en Huesca y Bespen, don Gómez señor en Jaca y en Ayerve, Ferríz en Santa Olalla, García Ortiz, señor en Zaragoza ven Fuentes, Artnl señor en Alagon, Ponce de Castellezuelo señor en Calutayud , Sancho Eneeon señor en Dnroca, Fortun Aznarcz en Tarazona, Galin Jiménez en Belchit, Pelegrinen Alquezar, Fortun Dat en Barbastro, Pedro de Rueíra maestre de la caballería del Temple, señor en Monzón y Corbins, Guillen Bamon Dapiser, Fredulo y Frontín. Tenia el principe mucha y muy escogida gente de guerra, y juntamente mandó poner («reo sobre Lérida y Fraga, porque estos dos lugares eran los mayores y mejores de aquella comarca, y se le rindieron en un mismo dia á veinte y cuatro de octubre, de mil ciento y cuarenta y nueve, y son ambos muy señalados y conocidos en la región de los ilergetcs, el uno por su antigüedad y por aquel notable cerco que Julio César sobre él tuvo, y por la victoria que alcanzó contra Afranio y Petreyo, y el otro por la muerte det emperador don Alonso. Fué en este cerco muy señalado el esfuerzo del conde de Urgel, que con muchos caballeros y vasallos suyos, anduvo con el principe en aquella guerra, y fuele dada la ciudad en feudo con todos sus términos, y hfzose della cierta división , y dio al conde la conquista de los lugares, y castillos de aquella ribera y comarca , que son Alguaire Albesa, Almenara, Alguerri, Alfarraz, y de otros

mochos castillos de la ribera de Noguera Ribagorzana, y entóneos le hizo también donación do las villa y castillo de Aytona y Albesa. PedroTomich nombra otros barones y caballeros de Cataluña que se hallaron en esta guerra y entre ellos dice, que fueron dos muy principales de Ribagorza, el uno rico hombre que era Ramón de Peralta, y Berenguer de Espes, puesto queencl tiempo va muy diverso, porque afirma que estando sobre Lérida, se concertó el matrimonio del conde de Barcelona, con la reina doña Petronila , por medio de don Guillen Ramón de Moneada. Entonces se restauró en la ciudad de Lérida la silla episcopal, que en el tiempo antiguo fué muy principal en la provincia Tarraconense, y llamóse pl primer obispo . don Guillen Pérez, que era obispo de Roda, é intitulóse do allí adelante obispo de Lérida y Roda, y algunos de sus sucesores. También se halla en anales muy antiguos de Castilla, que confirma en haberse ganado este año Fraga y Lérida, y que en el mismo se ganó Mequlnenza, lugar muy importante por el silfo y estar asentado entre las riberas de Ebro y Segre, á donde estos tios se juntan , que parece ser el que Cesar llama Úctogesa, sino esta corrompido el sombre.

Cap. X.—De lamuerle del rey don Garda de Navarra y de las lisias que tuvieron el emperador don Alonso y el principe de Aragón en Tudüen y de la nueva concordia que allí tomaron sobre sus conquistas.

Volvió el año siguiente el rey don Garci Ramírez de Córdoba , con el emperador su suegro y vino á su reino, y entonces estando muy airado contratos de Pamplona , queriendo ir contra aquella ciudad, murió junto a Lorca de Navarra súbitamente, y en anales de mucha antigüedad se escribe , que murió víspera de Santa Cecilia, del año mil y ciento y cincuenta. Fué muy valeroso y singular principe, puesto que trató con alguna aspereza y rigor á sus subditos. Tuvo de la reina doña Margelina, que fué como dicho es, su primera mujer , hija de Rotron conde de Alperclie, con quien hubo en dote la ciudad de Tudela , que el emperador don Alonso dio al conde su padre, al infante don Sancho, que le sucedió en el reino y á la infanta doña Blanca, que casó con el infante don Sancho , hijo del emperador don Alonso y á doña Mar. garita , que casó con Guillermo rey de Sicilia, que llamaron el Malo, hijo del rey Rugero. Tenia el emperador en su poder á la infanta doña Blanca , que era noy niña y estaba desposada con el infante don Sancho su hijo, y no embargante que había asentado con el rey don García una muy confirmada paz, con Brandes prendas, pero por la pretensión quo tenia en lus lugares que el rey de Navarra habia ocupado, que fueron del rey don Alonso su abuelo, como también el principe don Ramón persistiese en su demanda en el ilerecbo del reino de Navarra que los reyes de Aragón pacificamente habían poseído, tornaron de nuevo a proseguir sus pretcnsiones, y sobre esta razón tuvieron vistas en Tudilen, junio a Aguas Caldas, en el reino de Navarra, á veinte y siete de enero de mil ciento cincuenta y uno, para tomar sobre ello algún asiento, y sobre otras diferencias que entre ellos habia, ¡i donde se confederaron contra don Sancho rey de Navarra , que entonces habia sucedido al rey don Garci Ramírez su padre. Hallóse con el emperador el rey don Sancho su hijo, á quien habia dado titulo de rey de Castilla,'porque al infante don Fernando, que era el hijo segundo, dejó sucesor en el reino de León y Gali

TOMO 1T.

nia, con Asturias. Allí se remitieron el emperador y el príncipe, y perdonaron cualesquier querellas y ofensas, que entre si pretendían haber recibido hasta aquel dia, y cuanto al reino de Navarra y á las villas y castillos que el rey don García habia poseído y tenia ocupados el dia que murió, declararon de nuevo, que el emperador tuviese a Marañon y toda la otra tierra que el rey don Alonso su abuelo poseia; de todo lo restante el principe de Aragón hubiese enteramente lo que pertenecía á su reino, y lo quo quedaba del, y habían tenido los reyes de Aragón don Sancho y don Pedro, por lo cual hicieron homenaje al rey don Alonso su abuelo, se partiese entre ellos por iguales partes, con que por la suya hiciese el principe de Aragen el mismo reconocimiento que aquellos reyes habían hecho, y en esta parte del principe entrase la ciudad de Pamplona, y en la del emperador Estella.y dividiesen por mitad la ciudad de Tudela con sus términos, y todos los castillos que tenia el rey don García desta parte de Ebro hasta Moncayo, sacando aquellos lugares y castillos que pertenecían al principe. Allende dcste asiento hicieron división y repartimiento déla conquista délos reinos y tierras que estaban en poder de los moros, desta suerte. Que el principe de Aragón tuviese la ciudad de Valencia, con toda la tierra que hay desde el rio Jurar , basta los limites del reino de Tortosa , con la ciudad de Denia , y todo lo que le pertenecía, con todo aquel señorío y términos que los moros poseían con tal pacto y condición , que tuviese estas ciudades y lugares por el emperador, con el mismo reconocimiento y homenaje que los reyes de Aragón don Sancho y don Pedro hicieron á don Alonso rey de Casulla por el reino de Navarra. Demás desto, quedó en la conquista del principe la ciudad de Murcia y su reino, excepto los castillos de Lorca y Vera con sus términos, con tal condición, que el emperador quedó obligado á valerle á conquistar lo de los moros, y después que fuese suyo, lo tuviese de la manera y con las condiciones que tenia por él la ciudad de Zaragoza y su reino, pero adquiriendo y ganando el príncipe el reino y clu- ¡ dad de Murcia , sin favor y ayuda del emperador , lo tuviese con el pacto y condición que estaba declarado en lo del reino de Valencia. Prometieron el emperador i y el rey don Sancho su hijo, que desde la primera fiesta de san Miguel adelante, le ayudarían n la conquista del reino de Navarra , y lo que se ganase se dividiría por iguales partes. Ofreció el príncipe al rey don Sancho, quo en caso que el emperador su padre muriese, le haria el reconocimiento de las tierras qae tenia , como lo habia hecho al emperador, y por muerte de ambos, al rey don Fernando su hermano, a quien dejaba el emperador sucesor en Asturias, y en toda la tierra de Galicia y Portugal. Demás desto fué acordado y prometió el emperador, que el rey don Sanehesu hijo desde el dia de san Miguel adelante tendría A su esposa la infanta doña Blanca, hermana de don Sancho rey de Navarra consigo, y la dejaría , cuando al principe de Aragón bien le estuviese, y fuese su voluntad, y le requiriese sobre ello, y se apartaría della perpetuamente, lo cual el rey don Sancho ofreció do cumplir, y se hicieron pleito y homenaje los unos á los otros en sus manos propias, al fuero y costumbre de España. Porque el principe fuese mas seguro, que el emperador y su hijo cumplirían lo asentado, se trató que en caso que no lo hiciesen, retuviese para st y sus sucesores perpetuamente las villas y castillos de Alagon , Riela, María y Belchit, con todos sus términos y

9

derechos, que estaban en poder del emperador. Para mayor seguridad prometieron, que no acogerían ni favorecerían en sus reinos a ninguno de los subditos y naturales del principe de Aragón contra su voluntad. Esto se concordó en presencia del conde don Ponce, y de don Gutier Fernandez, y de Ponce de Minerva, que juraron en nombre del emperador y del rey su hijo, que lo guardarían asi y cumplirían, y de la parte del principe lo juraron , Arnaldo Mír conde de Pallas, y don Guillen Ramón de Molienda.

Cap. XI. — Del reconocimiento que el vizconde Trencabello hizo al principe de Aragón por las ciudades de Carcasona y Rodes.

En este año el principe de Aragón fué 6 Narbona por concordar las diferencias que tenia con Trencabello vizconde de Beses y Carcasona sobre aquellos estados, el cual por el mes de noviembre deste año se redujo á la obediencia del principe, y fué á Narbona. Entonces el principe dio al vizconde la ciudad de Carcasona y lodo el Careases , con sus castillos y fuerzas, y la ciudad de Rodes, y todo el vizcondado, con el castillo de Laurau , para que lo tuviese por él en feudo, y el vizconde se hizo su vasallo, y prestó homenaje y juramento de entregarle la posesión y fuerzas de aquellos estados siempreque se las pidiese, como se había concordado en tiempo del vizconde Bernardo Athon. Vuelto el principe de Aragón 6 su reino, según en memorias antiguas parece, en fin deste año salió con su ejército para ir en socorro de Lobo rey de Valencia, que era su vasallo, y no se cuenta otra cosa en particular desta empresa, sino que era contra los mazmutes, que era uua parcialidad de moros muy poderososenemigos del rey Lobo, y por el mes de marzo volvió á Zaragoza.

Cap. XII. — Uel nacimiento del infante don Ramón,hijo primogénito de la reina doña Petronila p de lo que la reina ordenaba cerca de la sucesión de su reino.

Eu el año de mil ciento y cincuenta y dos, parió la reina doña Petronila en la ciudad de Barcelona un hijo que se llamó dou Ramón todo el tiempo que vivió el principe su padre, y después se llamó don Alonso, y estando eu dias de parir, ordenó su testamento á cuatro de abril, en el cual dejaba al hijo, que naciese, heredero en lodo el reino de Aragón , de la misma manera que lo habia tenido el emperador don Alonso su tio, que nunca hiciera por ninguna ciudad ni villa de sus reinos que él heredara ó ganara de los infieles reconocimiento alguno a los reyes de Castilla, como el principe su marido lo habia hecho en su perjuicio: y ordenó, que durante la vida del principe se gobernase por él, y después sucediese el infante su hijo, y en caso que muriese sin dejar herederos, volviese al principe don Ramón de la misma suerte que lo tuvo el emperador don Alonso. Es cosa notable, que eu este testamento excluya de la sucesión de los reinos las bijas, declarando en él, que no quedando della hijo varón , el principe casase las hijas que tuviese conforme su estado, heredándolas, como era razón, y le quedase á él libre el reino , y nombró por sus testamentarios a don Guillen obispo de Barcelona, don Bernardo obispo de Zaragoza, Dodoobispo de Huesca, Gara Ortiz Ferriz de Luana señor en Huesca, Guillen de Castelvell, y Arnaldo de Lercio.

Cap. XIII. — Déla muerte de don Pedro de Atares.

Dicho esta en lo de arriba, que el emperador don Alonso dio a don Pedro de Atares la villa de Borja, y

esto fué porque don Cajal, que era gran señor en el reino.

repartió en su vida los honores que tenia entre sus sobrinos , y a Lope Cajal, que como dicho es , murió en la batalla de Fraga, habia dado á Najara, Begera, y Monreal, y 6 Fortunlñiguezdió áBilhorado, que se pobló entonces, y á Sancho Iñiguez se dio Grañon, y & Garci Cajal hijo de Fortun Garces Cajal, que fué muerto por los moros, cuando el emperador don Alonso ganó á Mequinenza, dio 6 Berroza , que se habia dado primero á don Pedro de Atares, que era también su sobrino, y entonces se dio á don Pedro la villa de Borja. Murió don Pedro, según parece en memorias antiguas , á veinte y uno del mes de febrero deste año sin dejar hijos, y fué enterrado en el monasterio de Santa Marta de Vcrueia , que él habia fundado , y se habían traído religiosos 6 él seis años antes por el abad Bernardo, abad del monasterio de Escala Dei, del reino de Francia. Por su muerte los templarios y caballeros del Hospital pretendieron suceder en el señorío de la villa de Borja, porque se la habia dado don Pedro en su vida, y ellos la dieron en feudo a doña Teresa su madre, y por esla causa el principe fué á apoderarse della, y del castillo de Magallon, y concertóse con ellos y dióles en recompensa de su derecho á Ambel con sus términos, y Alberit, y Cabanas, que esta entre Novillas y Mallen , y dio su consentimiento al trueque que los templarios habían hecho con los del Hospital, y de Mallen por Novillas, y dejó a Borja y Tarazona a doña Teresa, para que las tuviese en su nombre, y las pudiese dejar después de su muerte con la misma condición 6 alguno de sus parientes. Intervinieron en esto con el principe estando en la Azuda de Borja el postrero de abril, el conde de Pallas, Alaman do Luna, Fortuno Sanz de Vera, Pedro de Santa Cruz, Sancho Abarca , yGazo de Filera.

Cap. XIV. — Que el principe de Aragón conquistó de los moros las montañas de Prades y Si mana, y ganó Á Miravele.

Prosiguió el príncipe don Ramón . cuanto le dieron tugarlos negocios y guerras déla Proenza y Navarra, la conquista de los infieles, extendiendo su señorío por las comarcas délos suesetanos, ilergetes, 6 ilergaones, que se acabaron de conquistar en su tiempo, y estaban ya apoderados los nuestros en todos los lugares de las riberas de Segre y Cinca, y el conde de Urgel, y don Guillen Ramón de Moneada , con sus gentes, ganaron gran parte de los castillos de las riberas de Cinca y Segre, y postreramente los castillos de Seros, Aytona, y Gebut. Pero quedaba cierta parte de montaña muy fragosa, entre Tarragona y Tortosa, hacia la costa de la mar, que llaman las montañas de Prades , entre los suesetanos y los ilergaones y estaban los moros rodeados y encerrados por todas partes, pero por la aspereza de aquellas sierras, y por los castillos que en ellas tenían muy fuertes , y haber muy espesos y grandes bosques muy vecinos a la mar, se detenían y defendían en ellos, y hacían inuchodañoa los nuestros. Mandó el principe combatir primero la mayor fuerza que llaman Siurana, que es un castillo muy enriscado en lo alto y mas encumbrado de aquellos montes, que esta asentado en una montaña tan alta é inhiesta, que casi parecía inaccesible para combatirle , pero púsose tanta diligencia en tener los pasos y sierras, que por ninguna via ni modo pudieron ser socorridos , y fueron forzados de rendirse y entregar el castillo al principe, y del se apoderaron de toda la cierra. Esto fué en el año de mil ciento cincuenta y tres, y señalóse en esta guerra un varón muy principal de Cataluña, y gran privado del príncipe, que se decía Beltran de Castellet, que tuvo el gobierno de los lugares y gente de guerra que residió en aquellas montañas, y de la frontera que tenían los nuestros contra los moros. En este mismo año á diez y siete del mes de marzo se fundó el monasterio de la casa de Junquera de monges de la orden de CUler, que estaba en el territorio de Zaragoza, entre el lugar de Villanueva , que se decia de Barjazut, y después se llamó Villanueva de Gallego, y entre el término que llamaban de Mezalar, y llamóse el monasterio de Santa María de Junquera , y residieron en él los monges mucho tiempo, y en tiempo del rey don Alonso el segundo, don Pedro Fernandez de Huesca les dio el lugar de Ailes, y el mismo rey la villa de Escatron con el castillo y sus términos. A veinte y cuatro del mes de agosto, ganó el principe el castillo de Mira vete, que era de las mas importantes fuerzas que tenían los moros sobre las riberas de Ebro, y ganóse con grande fatiga y trabajo, y fué la principal fuerza de aquella frontera, y para mayor seguridad se encomendó 6 Pedro de Roveira, maestre de la caballería del Temple de las provincias de España , que fué un caballero muy señalado, y á los caballeros de aquella orden. Por este tiempo murió Ponce Ugo condede Ampurias, de quien el principe fné muy servido en esta guerra, puesto que en lo de los tiempos hay alguna diversidad , pues se halla en memorias antiguas , que le ganó el conde de Barcelona en la era de mil ciento ochenta y nueve.

Cap. XV.—Que el principe cobró de los genoveses la parte que Unían en la ciudad de Tortosa.

Desde que se ganó Tortosa de los moros tuvo la señoría y común de Genova, la tercera parte, asi en el pueblo, como en los términos della , y las otras eran del principe , y de don Guillen Ramón de Moneada, y por estar la jurisdicción y señorío repartido entre naciones tan diferentes, sucedían cada dia disensiones entre ellos, y habia menos conformidad de la que convenia , en lugar que era tan principal ó importante, y tan vecino á los enemigos, y por los inconvenientes que dello se seguían , trató el principe de Aragón con aquella señoría , que tuviese por bien de tomar equivalencia de su parte, y sobre ello vino a España, este año, Enrique Guerchio.uno de los cuatro cónsules que eran los que gobernaban entonces las cosas del estado, y por la comisión que traia de los otros cónsules sus compañeros, que eran Martin de Moro, Guillermo Negro y Guillermo Lusio , y de la mayor parte del consejo de Genova, y de común consentimiento y voluntad del pueblo, hizo vendicion de su parte al principe, por precio de diez y seis mil maravedís marroquines , que se habían de pagar en ciertos plazos dentro de Niza, y pagando los diez mil y cuatrocientos, se le habia deentregar la posesión de aquella parte , y por la restante cantidad se habían de dar á la señoría, y á Enrique Guerchio en su nombre, cuatro rehenes de siete linajes y casas de Cataluña. Para estas rehenes fueron nombrados uno de los hijosde don Guillen Ramón de Moneada , y Berenguer de Tarroja , ó Arnaldo Tarroja su hermano, ó Ramón Tarroja su sobrino , de la tercera casa fué Guillen de Castelvell, e' cuarto habia de ser uno de los hijos de Pedro Beltran de Belloch , ó Guillen de Cervera, ó un hermano suyo. 6 Guillen Pérez de Castellet, ó su hijo, ó Dalman de

Pera tallada , ó hermano, 6 hijo suyo , y sin estas cuatro rehenes se habia de dar otra persona de la compañía de Arnaldo de Lercio. Retúvose el común de Genova en la ciudad de Tortosa , la isla de San Lorenzo, como la solían antes tener , y fué concedido que ningún genovés que habitase desde Porto-veneris, hasta Monago , pagase en Tortosa imposición alguna, y los eximieron de aquel tributo, y que en cada un año por la fiesta de Navidad , se diese é la iglesia'de San Lorenzo un Palio, y perdonó el principe cualesquier acciones y derechos que pretendía tener contra el común de Genova , por razón Oe Tortosa. Refiere el arzobispo don Rodrigo y la historia general de Castilla con grande encarecimiento, las fiestas que el emperador don Alonso hizo al rey Luis de Francia su yerno, que vino en peregrinación 6 visitar el cuerpo del glorioso apóstol Santiago, al cual salió fi recibir á Burgos, y con los reyes don Sancho y don Fernando sus hijos, y con muy gran corte, le fué acompañando por su reino, y le hizo tal recibimiento, que reconoció ser la mayor corte de principe que hubiese en aquellos tiempos. Estos mismos autores escriben , que tuvo el emperador don Alonso cortes por esta causa en Toledo, hallándose presente el rey de Francia , y que asistieron íi ellas los reyes don Sancho y don Fernando, y el rey de Navarra y el conde don Ramón , que según el arzobispo dice, fué con gran corte y acompañamiento fiestas vistas, y el rey de Francia se maravilló tanto desto, que estimó en mas de allí adelante á la reina su mujer , por ser hija y sobrina de tan poderosos y grandes principes. A la vuelta acompañó el principe al rey de Francia hasta la ciudad de Jaca, á donde, según parece en nuestras memorias. se le hizo muy grande fiesta, lo cual señalan haber sido en el año de nuestra redención de mil ciento y cincuenta y cuatro. En el mismo año a veinte y ocho del mes de junio, murió estando en Castilla Armeng,ol conde de ürgel, que fué nieto del conde don Peranzures, y por haberse criado en aquel reino, y diferenciarle de los otros condes qne eran del mismo nombre, le llamaron Armengol do Castilla.

Cap. XVI.—De la guerra que el principe de Aragón hizo en la Proenza contra Ugo de Baucio.

En este tiempo Ugo de Baucío y sus hermanos y valedores juntaron gran numero de gente en la Proenza, y desde los lugares y castillos que estaban en su poder, y del castillo de Trencataya, que el principo habia dado á Ugo de Baucio y a sus hermanos en feudo , hacian mucho daño en aquella comarca, quebrantando la fé y concordia que con ellos y con la condesa Estefanía su madre se habia tomado, pretendían apoderarse de todo el condado por fuerza , con tftulo de dos privilegios que Ugo de Baucio habia obtenido de los emperadores Conrado y Federico Barbaroja su sobrino , por los cuales se les daba todo el estado que el conde Giberto y la condesa Gisberga sus abuelos tenían , y decia Ugo de Baucio, que debajo destas palabras se le habia concedido la marca, y todo el condado de la Proenza , y proseguía su derecho con las armas. Vista su rebelión, el principe ayuntó un muy buen ejército para esta empresa , y fueron a servirle en ella muchos de los ricos hombres de Aragón y Cataluña , y entró poderosamente en la Proenza, é hizo gran guerra y estrago en los lugares de los bauceses, y tomó por fuerza de armas el lugar de Baucio y otros lugares, y puso cerco sobre el castillo de Trencataya. quo era muy fuerte, y no se pudo entonces ganar, por estar muy adelante el invierno. Esto fué en la mayor parte del año de mil ciento y cincuenta y cinco, y en fin del se volvió para Cataluña, habiendo castigado la soberbia de Ugo de Baucio, y de los de aquel bando, que eran muy poderosos. Por este tiempo el emperador don Alonso dio su privilegio do población, juntamente con la emperatriz doña Rica su mujer, y con los reyes don Sancho y don Fernando sus hijos, como era costumbre u los mozárabes de Zaragoza y Calatayud, y á otros del reino de Aragón, que pasaron a poblar la villa de Zurita en el reino de Toledo sobre las riberas de Tajo, y á sus hijos y descendientes.

[graphic]

Cap. XVII.—De la concordia que se asentó con el rey don Sancho de Castilla el Deseado.

El rey don Sancho hijo del rey don Garci Ramírez, rey de Navarra, fué muy buen principe y valiente caballero y defendió animosamente contra el emperador don Alonso, ycontra el príncipe de Aragón, las villasy lugares que el rey su padre le había dejado, como quiera que tenía hedías sus confederaciones y amistades como dicho es, y se hizo mucho daño en su reino por las fronteras de Castilla y Aragón, señaladamente por el Val de Roncal, en el cual se fué apoderando el príncipe don Ramón, y de allí se hacia muy continua guerra a los navarros. Tomaron tan de veras por tan propia, aquellos príncipes, esta empresa, que estando el príncipe don Ramón en Lérida , año de mil ciento cincueuta y seis, se tornaron ¿ ratificar los capítulos y concordia asentado en Tudilen, junto á Aguas Caldas, y el repartimiento de los reinos y tierras de la conquista, que entre ellos se hizo , y fué confirmado por el emperador dou Alonso y por los reyes don Sancho y don Fernando sus hijos, y por el príncipe de Aragón. Fué también concortado desposorio entre et infante don Ramón hijo del principe y la infanta doña Sancha, hija del emperador y de la emperatriz doña Rica su segunda mujer, que fué hija según el arzobispo don Rodrigo escribe, del duque de Polonia, y ye creo que fué Bosezlao, que casó con una hija de Leopoldo cuarto, marqués de Austria que unos llaman Berta y otros autores Inés y Gectrude, y así fué otorgado y concluido en presencia de diversos prelados y ricos hombres que fueron estos, don Pedro obispo de Zaragoza, don Guillen, obispo de Barcelona, don Arnal Mir, conde de Pallas, que fué casado con la condesa doña Oria, don Guillen Ramón de Moneada, Ramón do Pujalt, Palacio y Ramón deVillademuls. Seguía la parle del príncipe un rico hombre de Navarra muy principal que se decía dou Ramón García Almoravit, que fué entonces a Lérida por el mes de abril, siendo recien venido el príncipe de la Proenza, 6 hlzole merced de las villas de Roncesvalles, Urroz y Ovaoos, para él y sus sucesores, y eran muy gran parte para sustentar la parcialidad del principe. Masentendióse que el emperador no proseguía lo quo tocaba á la guerra de Navarra,con el ánimo y firmo propósito que entre sí tenían tratado, y que de secreto daba favor al rey don Sancho, porque no recibiese daño de la parte del reino de Aragón, pues de otra suerte, si el emperador quisiera con llaneza hacer la guerra y proseguirla con su poder, no fuera bastante el rey de Navarra para defenderse. Esto se conoció ser así ¡ porque teniendo el príncipe la gente de guerra junta para entrar por Navarra, el emperador no solo no acudió como estaba acordado por su parte, pero

procuró, que por aquel verano dejase las armas, diciendo que le convenia acudir á la guerra de los moros que hacían daño en su tierra , y que sobreseyese hasta la fiesta de san Martin. Túvose el príncipe por engañado con esta respuesta , y el emperador por le asegurar mas, prometió de nuevo que no favorecería en dicho ni en hecho al rey de Navarra , y tornó A ratificar las posturas de confederación que tenían entre sí, ofreciendo, que para aquel término ó antes, seria con él, contra el rey don Sancho para continuar la guerra. Fué forzado que el príncipe otorgase esto, y envió en su nombre al obispo de Zaragoza y a Palacin para que ante el emperador firmasen esta concordia, y él se fué á Perptñan y de allí pasó 9 Narbona A verse con la vizcondesa Hermengarda, que era su sobrina, ala cual había dado gran favor y ayuda para ampararla y defenderla en su estado, y habíanse ofrecido por esta causa grandes gastos. Vfnose entonces la vizcondesa con el príncipe ft Perpiñan y con ella Berengario arzobispo de Narbona , y púsose en poder del príncipe, con todo su estado que habla heredado del vizconde Aimerico su padre, y dio en rehenes dos barones principales de su tierra que eran Guillen de Piteus y Armengol de Leoeata, con los castillos y baronías que tenían por la vizcondesa. Esto fué por el mes de febrero del año de la navidad de mil ciento y cincuenta y siete. En este medio el obispo de Zaragoza y Palacin fueron á Toledo, donde el emperador estaba, y ante él capitularon el asiento de la concordia en el mes de abril deste nño, y el emperador y los reyes don Sancho y Fernando sos hijos juraron de lo guardar y cumplir, y con ellos el obispo de Mondoñedo y el conde don Ponce. Pero como falleció el emperador don Alonso poco despo.es, volviendo del Andalucía para el reino de Toledo, y dejaba al rey don Sancho su hijo en la frontera en guarda de Baeza, Andnjar y Qnesada, que habia fañado de los moros, sabida su muerte, el príncipe don Ramón partió para Castilla por poner nuevo asiento en las cosas dcste reino y traer la infanta doña Sancha su nuera. Llovó consigo ft don Ramón Berenguer su sobrino, que se intitulaba conde de Melgor, que después fué conde de laProenza, é iban con fl Armengol conde do Urgel, Arnaldo Mir conde de Pallas , don Pedro obispo de Zaragoza, don Martin obispo de Tarazona , don Gillen obispo de Barcelona, don Bernardo obispo de Urgel, Palacin, Fortuno Aznarez, Pedro de Castellezuelo, Galin Jiménez de Belchit,Sancho Iñigucz de Daroca , Blasco Maza , don Pedro López de Luna y otros ricos hombres y mesnaderos del reino de Arapon, y don Guillen Ramón de Moneada, don Guillen de Castelvell, Ramón de Pujalt, Berenguer de Tarroja, y otros barones y caballeros de Cataluña. Vióse con el rey don Sancho su sobrino en el lugar de Naxama en el mes de febrero de mil ciento cincuenta y ocho, y estando en contienda y gran diferencia sobre la ciudad de Zaragoza y Calatayud, yfpor los logares que conquistó el emperador don Alonso rey de Aragón, pretendiendo el príncipe don Ramón, que fue agraviado por el reconocimiento que dellos hizo al rey deCastilla, y que se le debían libremente entregar con el directo señorío dellos, pues pertenecían ft la reina doña Petronila su mujer, fué declarado quo fuesen suyos y del infante don Ramón su hijo primogénito y de sus sucesores con esta condición, que el infante don Ramón, ó quien en ellossucedie.se, hiciese homenaje al rey don Sancho y á sus sucesores, como

« AnteriorContinuar »