Imágenes de página
PDF

caballos que hablan perdido, y demás desto otro socorro para poderle servir en la empresa de los condados. Porque decían que de otra manera no le seguirían mas adelante, y el rey era contento de proveer en lo del sueldo, porque lo demás requería mas tiempo. Luego que el rey llegó á Barcelona , envió á Jaime Escriba su vice almirante con doce galeras al rey de Castilla , y proveyó que Mateo Mercer se viniese con las otras diez que tenia en el estrecho, y porque en esta sazón llegó á Barcelona un caballero de casa del rey de Castilla que se decia Rui Martínez , y el rey de Navarra se deterniiuó de ir á la guerra que el rey de Castilla hacia á los moros, fué enviado á Navarra don Pedro de Ejériea. Mandó luego el rey convocar sus huestes por toda Cataluña para que le siguiesen la via de Rosellon : y proveyóse con toda furia de hacer la entrada y guerra contra los condados de Rosellon y Cerdania, y por Confíente, Valespiry Colíbre: y entendiendo el rey en apresurar su expedición, llegó á Barcelona á once del mes de julio el cardenal de Roders, que se intitulaba de San Ciríaco en las Termas: y era presbítero cardenal, y muy devoto y aficionado al servicio del rey, porque su padre fué catalán, natural del vizcoridado de Cardona, y envióle el papa por su legado, y con él venia fray Bernardo Oliver, de la orden de san Agustín, que era obispo de Huesca y después lo fué de Barcelona y de Tortosa, y era según el rey escribe en su historia, uno délos mas famosos maestros en teología que hubo en sus tiempos, y era natural de la ciudad de Valencia, y venían para tratar de medios de paz entre el rey y el rey de Mallorca. Salió el rey á recibir al cardenal y aquel dia se juntaron con el obispo de Huesca, y muchos prelados, religiosos y letrados, y fué 6 hablar al rey, en presencia de los de su consejo, y tuvo un largo razonamiento, para persuadir al rey á la concordia, rogándole de parte del santo padre, y de la santa madre Iglesia , que recibiese á su clemencia al rey de Mallorca. Respondió el rey á esta plática en breves palabras, y recontó generalmente los excesos de su adversario, y haciendo el cardenal instancia , que so sobreseyese de proceder contra él, porque el rey de Mallorca trataba de estar á derecho en cierta forma delante del rey, se le respondió, que deliberaría sobre ello. Otro dia tuvo el rey convidados al cardenal y al infante don Pedro, y el rey, después de temer, se salió a dormir á Granoliérs, para proseguir el camino de Gerona, y llevaba consigo todos los ricos hombres y caballeros que se hallaron con él en Mallorca , excepto don Ramón de Anglesola, don Juan de Arbórea, don Alonso Roger de Lauria , don Gonzalo Díaz de Árenos, don Ramón Cornel, Olfo de Proxíta , don Gonzalo Jiménez de Árenos, mosen Gonzalo García , mosen Jaime de Esplugues, y algunos otros que se fueron á sus casas , con licencia y voluntad del rey, y eran ya vueltos al servicio del rey, don Juan Jiménez de Urrea, don Ramón de Peralta y don Felipe de Castro su hijo , que eran venidos para Aragón. Fuéel rey otrodia domingo á san Seloni y el cardenal por otro caminóse fué á Yillabeltran, que está en el vizcondado de Rocaberti, y entró el rey en la ciudad de Gerona martes á quince de julio, y halló .illi al infante don Jaime su hermano y á don Lope de Luna , y otros muchos ricos hombres, y hasta tres. cientos caballeros, que babian quedado en aquella frontera , cuando el rey pasó á la isla de Mallorca, que se habían venido de Cerdania, á donde hicieron entrada y sus correrlas: y llegaron cerca de la villa de Puig

cerdan , 6 un lugar que se llamaba Ilaya: y por falta de viandas se volvieron sin hacer tala ninguna, ni otro daño. Tenía ya en este tiempo el rey en su obediencia y servicio á don Pedro de Fenollet, vizconde de Illa, y á Aimar de Moset, y otros caballeros naturales de Rosellon : y mandó restituir al vizconde las baronías de Portilla y de Lienzas, entendiendo, que pertenecían á don Andrés de Fenollet su hijo, por razón de doña Marquesa su madre. Estuvo el rey en Gerona seis dias esperando las huestes de Cataluña, y por proveer de lodo lo necesario para su entrada en Rosellon: y mandó poner la gente de don Lope de Luna en Peralada, y la de don Blasco de Alagon con las compañías de los infantes don Jaime y don Pedro en Vilanova, y don Pedro de Ejérica con sus compañías, se aposentó en Ezfar y Vilasequer y don Felipe de Castro en Siurana, y Miguel Pérez Zapata y Sancho Pérez de Pomar, se pusieron con sus compañías en Barraza, y Galvan de Anglesola con las suyas en Cabanas, y don luán Fernandez de Luna, que fué señor de Lurcenic, y era caballero muy principal, y murió en esta guerra, y otros capitanes, se aposentaron á una legua en torno de Figueras. Desta manera se repartió la gente en el Ampurdan , aunque se volvieron de allí hasta ciento cincuenta de caballo, porque no se les cumplía la paga del sueldo, y hubo gran descontentamiento en la gente que habia estado en la frontera de Rosellon; pero el rey se ponía en esta guerra con tanta afición , que procuraba de contentarlos y granjearlos á todos. También el infante don Jaime y don Lope de Luna , que eran muy importunados de los caballeros que los servían, se quejaban, que á los caballeros de Aragón se les debía e sueldo de quince dias , y á los de Cataluña , que estaban con ellos de diez, y desta demanda seenojóelrey y les dijo , que se fuesen , que con los que habia conquistado á Mallorca pasaría á Rosellon. Pero después, recelando el rey que se partirían, habló aparte con cada uno de los ricos hombros, y prometióles en su ló real, que les mandaría pagar cuando estuviesenen Rosellon, el sueldo de un mes, que se les pudría deber, por el tiempo que entrasen hasta volver á sus casas , y fueron contentos y todos le siguieron. Entonces mandó el rey al almirante , que con toda la armada se fuese á la playa de Canet, para que en llegando su ejército á Rosellon, se pudiese proveer con ella de todo lo necesario: y dejó en cabo de Creus algunas galeras délas mas lijeras, para que hiciesen guarda álosnavios que llevaban bastimentos, y en otras galeras se enviaron á Leocata y Narbona, Aimar de Moset, Ramón Totzó, Pedro Borro y Guillen Albert, que iban para tratar, que los lugares de Rosellon se aliasen contra el rey de Mallorca. Publicóse en el mismo tiempo, que Roger de Comenge y algunos capitanes franceses , tenían junta mucha gente, para entrar por el Val de Aran á hacer daño en el condado de Pallas: y con esta nueva, el rey mandó á un rico hombre de Aragón, que tenia cargo del gobierno do aquel vahe, y era alcaide de Castellón , que se llamaba don Tornas Pérez de Foces , quecon la gente que tenia, les tomasa los pasos, y saliese contra aquella gente: y porque los del condado de Comenge, por este tiempo, con voluntad de los del valle de Bcnasquc, habían hecho nuevo camino y paso en los puertos de Auba y Gorguta, por donde pasaban caballos y diversas mercaderías, por eximirse de los derechos que se pagaban al rey en el camino del Val de Aran , á donde siempre se acostumbró pagarlos, mandó el rey al infante don Pedro su tio que ora condo de Ribagorza, que proveyese que so cerrasen, y partióde Cirona lunes íi veinte y uno de julio, é iban con él los infantes don Jaime y don Pedro, y los ricos hombres, con toda la gente de guerra que allí estaba: y con los caballeros de su casa se fué derecho á Figueras.

Cap. LXX.—Qiie el rey de Mallorca enrió" á pedir al rey salvo conducto , para ponerse en su merced, y no se le quiso conceder.

Vino otro dia martes fi Figueras un religioso de la orden de san Agustín , que se decía fray Antonio Nicolás, con una carta del cardenal y otra de los cónsules dePerpiñan, en que suplicaban al rey , fuese servido mandar dar salvo conducto á los mensajeros que le querían enviar : y el rey lo concedió luego: y aquel religioso se volvió con él; pero los mensajeros no vinieron: y el viernes siguiente , que fué dia de Santiago, llegó un familiar del cardenal, que se llamaba Ugo de Arpayo, con una carta suya de creencia, y traia otra del rey de Mallorca. Era el tenor de la que escribía el rey de Mallorca, que no embargante lo que había pasado entre ellos, recibiría gran placer, que los dos se viesen, con que él viniese seguro : y por ella le rogaba, que no dando crédito á las cosas que podían ser causa de estorbarlo, tuviese por bien de concederle tal forma de seguro, cual el mensajero la pediría : porque no tenia duda quo se siguiese gran bien de las vistas. Lo que el mensajero pidió fué, que el rey le asegurase la vida : y que no recibiese lesión en su persona, y que con esto se pondría en su poder. Sobro esta demanda se tuvo acuerdo por los del consejo del rey, en el cual solamente se hallaron al principio el infante don Pedro, el vicecanciller Arnaldo Zamorcra, miccr Rodrigo Díaz, micer Juan Fernandez Muñoz. Blasco do Aisa, y Musen Jaime de Ezfar, que eran letrados : y aconsejaron al rey, que no diese tal seguro, porque seria muy perjudicial á su derecho, y ponía en perdición , y estragaba lodos sus negocios, y llegando después el infante don Jaime, don Pedro do Ejérica y don Lope de Lnnai comunicándoles el rey el parecer de aquellos letrados, le tuvieron por bueno, y se conformaron con él. Con esta resolución partió el rey de Figueras lunes ft veinte y ocho de julio, y con él iban los infantes don Jaime y don Pedro, don Pedro de Ejérica, don Lope de Luna, don Blasco de Alagon, don Juan Jiménez de Urrea, don Felipe de Castro, don Juan Fernandez de Luna. señor de Lurcenich , mosen Miguel de Bellera; don Pedro , vizconde de Vilamur, Simón de Mur, Galvan de Anglesola, Ramón de Abolla, Acart de Mor, Galcerán de Bel puig, don Arla) de Foces, don fíilabert de Centellas , Sancho Pérez de Pomar, Pedro Dalmao, Miguel Pérez Zapata , y otros caballeros , y podían ser todos hasta mil y doscientos hombres de caballo : y juntamente con las compañías de Cirona, Manresa, Caviles , Piera , Besalú , y do San Pedro de Oro y de Figueras , y do algunos otros lugares del rey, y mas de cuatro mil acémilas, que llevaban los pertrechos y bastimentos necesarios, se fué el rey ft la Junquera, que esté al pié de los montes que dividen a Cataluña da Rosellon : y asentó su real en el campo. Aquel dia llegó el mismo religioso de la orden de san Agustín al rey , y dióle otra curta del rey de Mallorca, en la cual se contenia, que no obstante quo algunos, mas por su provecho, que por el del rey, le persuadían, que no consintiese en las vistas , le pluguiese condescender á ello, y dar crédito A aquel religioso, y entender bien

TOMO IV.

lo que de su parto le dirlo, y tenerlo secreto: y que considerase, que en las vistas no podía perder nada. y se aventuraba a ganar : y pedia, que diese á aquel padre audiencia secreta. Leída la carta,retiróse el rey A una parle de su tienda con el religioso, sin que hubiese persona alguna con ellos , antes mandó apartar al infante don Pedro, y la suma de la plática fué, pedir al rey, que mandase dar salvo conducto al rey de Mallorca, para que pudiese venir 4 las vistas seguramente : y que estaba aparejado de consentir , que un cardenal , cual el rey nombrase , fuese juez , sobre lo que locaba al hecho de Mallorca, sí pertenecía al rey ó A él: y que el rey fuese obligado de pasar por loque sentenciase : diciendo, quo el rey de Mallorca sentía en so corazón por cosa muy grave, que fuese desposeído de la isla de Mallorca, siendo el principal titulo de su reino. Cuanto á lo que concernía & los condados de Rosellon y Cerdania, decia , que el rey de Mallorca estaría á lo que el rey juzgase , con que no se le quitase la posesión de aquellos estados : y habiendo el rey dado su sentencia, ó determinado sobre ello, se le restituyesen. A esto, sin tomar acuerdo con los infantes, ni persona alguna, respondió luego el rey , diciendo, que se maravillaba mucho, que aquel padre, siendo hombre de letras, se hubiese encargado de tratar semejante creencia, y también del rey de Mallorca, como podía enviarle tal mensajería : porque parecía que le tenia por mozo. Que Dios sabia , que él no tenia codicia de cosa alguna de lo suyo, pues se tenia por contento del reino que Dios le había encomendado: y que él había hecho al de Mallorca muchas honras y beneficios , y no cuales se acostumbraban hacer de señor 8 vasallo, pero como á igual y compañero; y le había honrado tanto, que no pudiera hacer mas al rey de Francia; y él no se teniendo por contento desto, le había denegado el feudo: y por esta causa hubo de proceder contra él á ocupar ft Mallorca : y pues nuestro Señor le había encaminado en lo que se había ejecutado , seria gran error poner aquel hecho en poder de terceras personas. Decia , que siendo él juez y supremo en el conocimiento del delito que había cometido, le seria muy perjudicial consentir, que otro juzgase sobre ello': y cuanto ft lo que toca ft los condados do Rosellon y Cerdania , que se pusiesen en su poder libremente con toda la tierra , según lo disponía el usaje: y que él haria justicia: y con esto despidió aquel religioso. Luego mandó el rey llamar al infante su tio, y á don Pedro de Ejérica , y ft Galcerén de Belpuig, y a Miguel Pérez Zapata , y comunicóles la mensajería que el fraile le habia traido, y la respuesta : y pareció al infante, que en lo que tocaba á Mallorca , estaba bien respondido; pero en lo de Rosellon y Cerdania, le parecía muy cruda la respuesta : y ft los otros, según el rey dice, pareció, que en todo estaba bien respondido. Habia traido aquel religioso otras dos cartas, una det legado, y la otra de los cónsules de Perpiñan ; que se presentaron ante los del consejo del rey : y entro otras cosas, se contenia en ellas, que no podían enviara) rey sus mensajeros, según le habia enviado á decir : y pedían , que se les envíase el proceso, que se habia hecho contra el rey de Mallorca en pública forma. A esto respondió el rey por su carta con alguna aspereza, diciendo , que los de Perpiñan se hacían muy ignorantes de su proceso, siendo tan notorio á todas gentes; y amenazólos que si no obedecían, se castigaría de manera , que ft sus sucesores quedase de aquel caso lamentable memoria.

74

Cap. LXXI.—Q» la entrada del rey coa, su ejército en Rosellon: y que se apoderó del lugar de Canet, y deotrus castillos.

Salió el rey de la Junquera , martes á veinte y nueve dejulio, y movió con sus batallas ordenadas, porque se creyó, que al pasar de la sierra resistirían la entrada en el collado de Cañizas y en el Certas : llevaban esta orden, que en la a vanguarda iban, el infante don Pedro, como senescal del ejército, y el infante don Jaime , el vizconde de Vilamur y Simón de Mur, Ramón de Abella, Guillen de Bellera y Cedro deMallan, con sus compañías, que eran hasta trescientos y cincuenta de caballo: y con ellos iban los pendones y gente de Manresa y Piera y de otros lugares. Las otras huestes de Cataluña, y el bagaje, iban en medio, entre la avanguarda y la retaguarda , a donde estaba la persona del rey: y con él iban don Lope de Luna, don Blasco de Alagon, don Juan Jiménez deürrca, don Felipe de Castro, don Juan Fernandez de Luna, Galcerán de Belpuig, Galvan de A nglcsola, Acá rt de Mur, Miguel Pcrez Zapata, y Sancho Pérez de Pomar, con los pendones de G i roña , Besalú, Figueras y de la veguería: y porque alguna parte del bagaje quedaba rezagado , proveyó el rey, que don Cedro de Ejérica, con cien caballeros, fuese detras de todas las batallas: y con esta orden pasó el rey con su ejército por el collado de Cañizas, sin que hubiese resistencia. Al tiempo que el ejército pasaba el puerto, un escudero de la casa del rey, y algunos que iban al sueldo del rey, se desmandaron, y Jimeno de Esparza, con algunos de caballo , que no quisieron guardar su orden, los siguieron y subieron a lo alto de la montaña: y fueron a combatir el castillo de la Bellaguarda , que esta de la otra parte de la cumbre de la sierra : y pelearon con la gente que había en su defensa, y fueron algunos heridos y muertos: y el rey con su ejército se fué á alojar á la ribera del Teth , delante de un lugar, que se dice San Juan, cerca del Voló. Allí estuvo aquella noche y otro dia movió el ejército, continuando su camino , é iban los infantes en la avanguarda, como el primer dia, y'seguia el bagaje á la mano derecha , y las huestes y pendones de Cataluña, y los almogáraves á la mano izquierda .cuyo general era don Juan Fernandez de Luna ¡ y en la retaguarda iba el rey con los ricos hombres que se han nombrado, y con ellos iba don Pedro de Ejérica: y mas atrás Galvan de Anglcsola, coa la compañía del infante don Fernando, hermano del rey , y don Arla I de Cabrera, que hacían la guardia a parte del bagaje que¡ quedaba rezagado. Prosiguiendo el ejército su camino con esta orden , algunos hombresdc.caballo y de pié, que iban desmandados, se apartaron y fueron á combatir una torre, que estaba fuera del camino, que se decia, la torrejde Nídoleres, en la cual había gente de guarnición : y fué combatida tanjfieramente, que antes que el rey llegase, que iba a estorbar el combale, fué entrada por fuerza y quemada., y murieron todos los que estaban en su defensa, y no quisieron recibir á ninguno á vida. Fuese el rey aquella noche junto de aquella villa|, y alojó su real en lo bajo, cerca de Elna, cabe una gran pradería y cerca del rio: y allí vinieron el obispo de Huesca y Ugo de Arpayo, á pedir al rey, que tuviese por bien , que el rey de Mallorca le viese; y el rey, entendiendo, que no traían otra cosa nueva, y que pedían lo mismo que se les había denegado , dióles la misma respuesta: y de allí se fué el rey otro dia camino de

recho á Canet, y alojóse a la ribera del rio delante del castillo : y comenzaron a correr la tierra de Rosellon. Aquel dia vino al real el legado, para tratar de alguna concordia, y el rey le dio por respuesta , lo que a ios otros mensajeros, y en conclusión della mostró el rey gran sentimiento, que el rey de Mallorca hallase tanto favor en la curia romana , porque habiendo él procurado , y el infante don Pedro en su nombre, que viniese por legado á su reino un cardenal, por la diferencia que hubo entre él y el infante don Fernando su hermano, jamás lo pudo, acabar: y el rey de Mallorca, por este hecho, había traído dos cardenales: y queesteera demasiado favor, y no había razón porque la Iglesia romana se señalase tanto. Porque decia, que no hubo rey de Aragón hasta él que na hubiese derramado su. sangre por el servicio de Dios, ó por la Iglesia , ni había rey en el mundo, á quien mas obligación tuviese la Iglesia romana queá él: y si el papa pensaba, que le era en cargo por el reino de Cerdeña, entendiese, que en aquello era antes la Iglesia en cargo á la corona de Aragón , que la había conquistado: porque de san Pedro no tenían sino un pedazo de pergamino , que fué la bula de la donación de Cerdeña: y su padre la había ganado por la lanza, y sacado de poder de písanos, que eran desobedientes a la Iglesia, que se la había dado, y en su lugar ganaba un rey por vasallo; y asi fué despedido el cardenal y se fuéaPia, á donde se detuvo algunos dias. De allí envió el rey á requerir * don Ramón , vizconde de Cañete , con Ramón de Víllafranca , alguacil real, y con Francés Foi, su secretario , que le rindiese sus fortalezas y castillos y se pusiese debajo de su obediencia, y se viniese á su servicio, según lo que había ofrecido en Mallorca, y cumpliese lo que el vizconde su padre, y otros varones habían jurado al rey don Jaime su abuelo. Esto fué viernes primero de agosto; y después de haberse hecho la recuesta al vizconde, tomó tiempo para responder: y finalmente, interviniendo en ello don Felipe deCastrosu cuñado, hizo el reconocimiento que debía , y vínose A poner en poder del rey a su tienda, y dijo, que cuando el rey entró en Mallorca con su ejército, había sido preso , y era obligado de entregarle su persona , y que pedía, le señalase lugar donde se pusiese , y el rey señalólo, que estuviese en el lugar que á él pareciese dentro de la diócesi de Girona. Después que el vizconde se vino á poner en poder del rey, se movió gran división entre los de Canet y los capitanes , que el rey de Mallorca habia puesto en guarda de aquel lugar , que eran Guillot Cesfonts , y un caballero de Rosellon, que se decia Francés Dolms, y la gente que estaba en guarnición desamparó el lugar. Sucedióeldia siguiente, que la gente de Manresa, con algunas compañías de soldados, fueron a combatir un castillo junto a la mar y cerca de Canet, que se llama Santa Maria de¡la Mar, y fué luego entrado por combate , y mandólo el rey fortalecer: y Jimeno de Esparza , que era continuo del rey, con algunascompañías de almogáraves, que tenia á su cargo, fué á combatir á Castel Roselló, que era muy cerca de Perpiñan , en las|ruinas de la antigua Ruscino, y juntándose algunas otras compañías de gente de guerra, se le dio muy fuerte combate y entróse por fuerza de armas , y por otra parte algunas compañías del ejército, queanduvieron corriendoá Rosellon en torno de Perpiñan, tomaron otro castillo, que se decía CastelarnauSubirá y lo quemaron. El domingo siguiente, el vizconde de Canet mandó entregar el castillo de Canet A don Felipe de Castro, en nombre del rey, y el rey envió al vizconde y A la vizcondesa su mujer y á su casa, ion una «alera, para que estuviesen en el lugar que «acogiesen en el obispado de Girona , y no saliesen del; y otro día lunes mandó el rey fortificar el castillo de Canet y poner en él gente de guarnición y bastecerlo de las viandas que iban por mar, y mandón don Felipe de Castro que lo entregase áfray Guillen de Guimerá, caballero de la orden de san Juan: y deliberóse que fuesen a poner cerco sobre Perpiñan. Partió el rey del lugar de Canet, con sus batallas ordenadas, miércoles a seis de agosto, y fuese á poner con su ejército muy cerca de Perpiñan , entre una casa del hospital de San Juan que decían Basóles y la villa , y habiendo asentado las tiendas salieron de Perpiñan algunos de caballo y de pió, y comenzaron A escaramuzar con ia gente del rey, y á la tarde cuando se ponía el sol, que era contrario a la gente del rey, vinieron á combatir con ana parte del ejército algunas compañías de caballo y de pié, que salieron de la villa por la puerta de Canet, y sintiendo el rebato don Juan Jiménez de Urrea con los de su compañía, y mosen Jaime de Romani por otra parte, subieron en sus caballos tan apriesa que no se acabaron de armar, y con algunos que los siguieron , hirieron en ellos y les rompieron y fueron en su alcance, hasta que los hicieron entrar por la puerta de la villa huyendo : y A vueltas dellos se entró dentro y fué preso Martin de Sayas que era de la compañía de don Juan Jiménez de Urrea. Fueron heridos muchos de la gente de caballo de la villa , y entre ellos fué herido y preso Guillot Cesfonts , y quedaron de aquel reencuentro tan amedrentados, que de allí adelante no salian A escaramuzar como solían. Estuvo el rey con su ejército en aquel lucrar otro día jueves, y mandó que mosen Ramón de Copones, que era teniente de procurador en Cataluña, y Francés Fox su secretario, requiriesen A los vecinos de Perpiñan que le obedeciesen , y llamAronlos para que saliesen al muro, pero no dieron respuesta ninguna, y otro día viernes el rey partió de aquel lugar con sus batallas ordenadas para que se hiciese la tala en los campos y vegas de los perpiñaneses, y fueron talando las viñas y olivos, y quemando todos los Arbolesen torno cerca de los muros de Perpiñan: y fuese con su ejército prosiguiendo la tala en las viñas debajo de la villa, hasta un lugar que se decía Vernet: y saliendo algunos fuera de la barrera, fueron presos y muertos. Estuvo el rey el sábado siguiente que fué ó nueve de agosto en aquel lugar, y mandó que la gente de pié continuase la tala, y envió A don Pedro de Ejérica con doscientos de caballo y con el pendón de Manresa, y algunas compañías de gente de pié, juntamente con el vizconde de Illa, que saliesen al encuentro A mil y quinientos de pié y doce de caballo que bajaban de Cerdania para socorrer A Perpiñan; pero Antes que so encontrasen, habiéndose puesto don Pedro en celada, fué sentido y visto, y aquella gente se volvió huyendo y se recogió A Roders, y dentro de algunos días se entraron en Perpiñan sin ser sentidos. Detúvose el rey en aquel lugar el domingo, por esperar A don Pedro de Ejérica , y porque se continuase la tala, y otro din lunes partió con parte del ejército A combatir un lugar que se dice Soles, y rindióse luego: y de allí se volvió A lo llano y por la ribera abajo fuese junto A un lugar que se dice San Estevan , y fué quemado, y derribaron los molinos que allí había. haciendo grande estrago y tala, y destruyendo^ abrasándolo todo.

Partió el rey de aquel lugar miércoles A troce de agosto y subió A lo alto , y con sus batallas ordenadas atravesó la ribera, y por entre unas lagunas manantiales se fué A Canet y asentó sus tiendas entre el castillo y la mar, y detúvose allí el jueves y el viernes que fué dia de nuestra Señora de agosto, para recibir el bastimento que venia para su real.

Cap. LXXII.—DA sobreseimiento de guerra que el rey concedió al rey de Mallorca por contemplación del legado apostólico.

Haciendoel rey la guerra en Rosellon al rey de Mallorca desta manera , y quemando y talando las vegas y campos que son muy fértiles y abundosos , partió el sábado A diez y: Mis de agosto de aquel lugar ¡unto de Canet y fuese A Claira, y otro dia domingo mandó talar las viñas y vega de aquel término. Este dia á la tarde llegó allí el cardenal para proseguir la plática del asiento y concordia que se había movido: y por su honor y respeto, el rey mandócesar de la tala, y prohibió que ninguno hiciese daño A ios de la villa. Tuvo el cardenal una larga plática y razonamiento con el rey , procurando de persuadirle , que por honra y reverencia de la sede apostólica, y por su contemplación, que era su natural y gran servidor, tuviese por bien de poner algún sobreseimiento en aquella ejecución que hacia contra el rey de Mallorca y sus estados : y después de haber pasado entre ellos muchas palabras, el rey le respondió que tendría acuerdo sobre lo que debía hacer: y con esto el legado se volvió al lugar de Pía. Mandó entonces el rey juntar los infantes y ricos hombres que allí estaban con él, y algunos caballeros , personas señaladas y de ancianía que tenían mucha experiencia y noticia de cosas de estado, y A los de su consejo, y A los ciudadanos de Barcelona y Valencia: y con ellos se trató aquel dia cerca de lo que el legado suplicaba con tanta instancía. Otro dia lunes, el rey se detuvo en aquel mismo puesto cerca de Claira, y no cesaba el legado, con el obispo de Huesca y con otras personas que con él andaban, do tratar con el rey para inducirle al sobreseimiento: y finalmente por su grande instancia y porfía, habido consejo con los infantes, ricos hombres, y con los caballeros y personas con quien se comunicó este negocio, dice el rey que por servicio de nuestro Señor, y por reverencia y acatamiento de la sede apostólica y del santo padre , y por contemplación y honor del legado, otorgó que sobreseería en aquella ejecución: aunque según se declara en su historia , entra otras causas que le movieron al sobreseimiento, fué porque no tenia comodidad para detenerse mucho en aquella tierra , por la falta grande que había de viandas, y no tener los pertrechos y máquinas que eran necesarias para el combate y cerco de Perpiñan. Con esta resolución se fué el legado muy alegre A Perpiñan para hablar con el rey de Mallorca , y otro dia martes á diez y nueve de agosto, se determinó el rey de sobreseer en la guerra, sin perjuicio de su derecho hasta por todo el mes de abril primero viniente: con que el rey de Mallorca no hiciese mal ni daño en sus tierras y estados en tierra firme, ni á los vizcondes de Canet é Illa, ni A los caballeros de Rosellon que estaban en su obediencia, que eran Aimar de Mo*et, Dalmao y Ramón Totzó, Pauquct de Beleastell, Guillen Albert, Tomás de Marza y Arnaldo de Fenollet, ni á los otros que le sirvieron contra el rey de Mallorca , ni á sus vasallos y lugares, quo estaban en la obediencia del rey y en sn poder: y mandóse pregonar la tregua, para que cesasen de hacer la tala y daño en aquellos condados. Partió el rey otro dia miércoles de Claira, con sus batallas ordenadas, y púsose en la avanguarda con los ricos hombres, y con el escuadran con que entró en Rosellon en la retaguarda, y los infantes con el escuadrón que entró en avanguarda , quedaron en la retaguarda, y los pendones de los lugares de Cataluña, y el bagaje en medio, y con esta orden siguió el camino abajo por San Hipólito, hacia la costa de la mar, y vínose A Canet, y asentó el real en el mismo tugara donde estuvo primero alojado. Recogiéronse las viandas en Canet y proveyóse aquel lugar de las municiones necesarias, y fortificóse abriendo la cava, y reparando los muros: y dejó •'■rey por capitán a frey Guillen de Guimerá, con algunas compañías de gente de caballo y de pié , A quien proveyó del oficio de gobernador en los lugares que estaban en su obediencia en Rosellon. De allí fué el dia siguiente A asentar su real cerca del Voló a la parte baja de la ribera: y aquella noche las compañías de gente, de pié que tenia el rey a su sueldo, sin su licencia se partieron, y el viernes á veinte y dos de agosto el rey con la mayor parte de la gente de caballo, pasó por el collado de Panizas , por donde había entrado , y el bagaje con algunas compañías de gente de caballo, salieron por la Clusa y por el Pertús, y el rey reparó en la Junquera con su gente, y de allí se vino á Figueras, y los infantes y barones y caballeros se alojaron por los lugares A donde antes habían estado, hasta que el rey les dio licencia , y se despidió toda la gente de guerra. Dejó el rey por capitán general de las veguerías de Girona, Besalú, Osona, Vich, Ripoll, Camprodon, y del Real , y Berpa , y Bergadan , A don Pedro de Fenollel, vizconde de Illa : y mandó que todos le siguiesen , en los casos ijue eran obligados de seguir la persona real: y que el almirante enviase siete galeras A la isla de Mallorca , para que guardasen la costa que no entrase socorro á los de Pollenza, y con ellas fué GalcerAn Marquet, que era vicealmirante, y tenia cercado el castillo do Pollenza por tierra Arnaldo de Eril, íi quien el rey dejó por gobernador de la isla , y quedó con parte de la armada en la costa de Rosellon Aymerique de Delvey. Sin detenerse se vino el rey a Girona, y de allí su camino derecho para Barcelona, 6 donde entró miércoles á veinte y siete de agosto, y no fué recibido de fiesta, como vencedor, antes, según él escribe, parecía que mostraban las gentes desagrado y descontentamiento , por no haber tomado A Perpiñan y Rosellon, entendiendo que aquello era el verdadero premio de la victoria. Mandó entonces pagar A los infantes y ricos hombres y caballeros, y gente de guerra, y suplir lo que pudo en la pa?a del sueldo que se les debía : y quédeseles á deber muy poco: y aun con esto estaban quejosas y descontentos, y con semblante do ser mal pagados y remunerados del rey. En este año por el mes de agosto nació en la villa de Cervera del campo de Urgel, un niño muy monstruoso con dos cabezas y dos caras, y cuatro piernas, y fué enterrado vivo con voluntad del padre y de la madre: contra los cuales se procedió como en delito gravísimo.

Cap. LXXI1I —De la uenido del rey á Valencia y Aragón para procurar se le hiciese servicio para conlinuar la guerra contra el rey de Mallorca.

Todo el tiempo que el rey estuvo en Barcelona, mandó bdeer grandes apercebimieutos para proseguir la

guerra el verano siguiente en los condados de Rosellon y Cerdania, dejadas todas las otras cosas que la podían estorbar, no obstante que en la isla de Cerdeña los del linaje de Oria intentaban diversas cosas en ofensa de la corona real. Sucedió otra ocasión de alteración y novedad en el estado de aquella isla, que murió el marqués Juan de Malaspina el verano pasado que habia sucedido en todos los feudos que tenian los marqueses de Malaspina, por la concordia y partición que hubo entre ellos, quedando sus hermanos con el señorío de Villafranca, y en las otras villas que tenian en tierra firme: y dejó el marqués Juan de Malaspina al rey de Aragón por su testamento, la villa de Osólo y los otros lugares que tenia en aquella isla, y asi volvieron A la corona. Mas Federico y Azo sus hermanos, marqueses de Malaspina , pretendiendo que debían ellos suceder en aquel estado, tentaron de pasar A Cerdeña con mucha gente para ocupar las villas y fortalezas del: y el rey no se queriendo deshacer de la gente de guerra , escribió al juez de Arbórea y á sus hermanos, que resistiesen A los marqueses, y poresla causa habia procurado , quo Juan de Arbórea, señor de Montagudo , hermano del juez de Arbórea, fué-e á Cerdeña, porque era eslimado por muy buen caballero , y tenia mucha parte en los de la casa de Oria, por haber casado una hija suya con Nicoloso Antonio, hijo de Galeoto de Oria. De Burcelona partió el rey para la ciudad de Valencia , para procurar que le sirviesen, para los gastos de la guerra que se lo ofrecían conlra el rey de Mallorca, y para esto se mandó hacer llamamiento délos síndicos de las ciudades y villas de la corona real de aquel reino, de quien el rey procuraba ser socorrido, y también se pidió ayuda A ios prelados y personas eclesiásticas, por el gasto que el rey hacia en ayuda del rey de Castilla , contra el rey de Marruecos, en el cerco que tenia sobre Algecira de Alhadra, A donde era ido el vizconde «le Cabrera con la gente de Aragón que tenia a su cargo , A la cual fueron diversas compañías do caballeros, alemanes y franceses é ingleses, y don Gastón conde de Fox, y vizconde de Bearne, y Roger Bernardo su hermano, vizconde de Castelló. Movióse también por la gran fama y gloria que en esta guerra adquiría el rey de Castilla, el rey don Felipe de Navarra , y fuese por tierra A Sevilla, y de allí A Jerez, y llegó al real qu» estaba sobre Algecira , por el mes de julio deste año, pero en este tiempo adoleció de muy grave enfermedad, y volvióse A Jerez, A donde falleció en fin del mes de setiembre: y porque el conde de Fox también habia muerto en Sevilla, y la gente del ejército del rey de Castilla se iba disminuyendo, y el rey de Marruecos ajuntaba grande armada para enviar un hijo suyo en socorro de Algecira, y juntarse con el poder del rey de Granada, para dar la batalla al rey de Castilla, el rey de Arason procuraba que fuesen algunas compañías de genle de sus reinos, para reforzar las veinto galeras, cuyos capitanes eran , Jaime Escriba , y Mateo Mercer , que después de ser vuelto el rey de la empresa de Mallorca , se fueron a la guarda del estrecho. Fué el cerco de Alsecira una de las señaladas cosas de aquellos tiempos, a donde concurrieron todas las fuerzas y poder de los moros de África y del reino de Granada, y la pujanza del rey de Castilla y de todos sus reinos, cuyo esfuerzo y valor incitó diversas naciones A seguir esta guerra , en la cual se señaló sobro todos en el Animo y valentía du su persoua , poniéndola a todo trance y peü

« AnteriorContinuar »