Imágenes de página
PDF

LIBRO VIL

Cap I.—De la fiesta que se hizo en la coronación del rey

don Alonso.

Determinó el rey don Alonso, como está dicho en lo precedente, de hacer la fiesta de su coronación con mas aparato y pompa que antes se hubiesen hecho en su reino en semejante ceremonia: y concurrieron a ella lodos los prelados y ricos hombres, y los embajadores de los reyes de Castilla, Navarra, Bohemia, Granada y Tremecen. Vino á esta fiesta Pedro de Arbórea , hijo del juez de Arbórea , con el almirante Bernardo de Bolados, y venian con él dos primos suyos, y el arzobispo de Arbórea , y mucha compañía de caballeros, y hubo diversos señores de Gascuña, Proenza y Francia , y fué tan grande el concurso de señores y caballeros, que vinieron á esta fiesta, que afirma Montaner, que se halló en ella como sindico de la ciudad de Valencia, que se juzgaba que había mus de treinta mil de a caballo. El rey entró primero muy acompañado en Zaragoza en la semana santa : y después el infante don Juan, patriarca de Alejandría, que se aposentó en el monasterio de San Francisco, y el infante don Pedro, conde de Ribagorza y de Ampurias, traía mas de ochocientos de caballo, y el infante don Ramón Berenguer venia con quinientos, y vinieron el maestre de Montesa, y el comendador mayor de Moatalvan , y don Sancho de Aragón, castellar! de Amposta , con muchos caballeros de sus órdenes. Entró don Jaime , señor de Ejérica , que era muy. gran señor, y había ya casado con la reina doña María, mujer que fué del rey don Sancho de Mallorca, hermana del rey Roberto, con mucho aparato y ricamente aderezado , y traia hasta quinientos de caballo del reino de Valencia y Aragón; y don Pedro de Ejerica su hermano, venía con otros doscientos, y con ellos venia toda la caballería de aquel reino. También vinieron muy ricamente aderezados, y acompañados, del principado de Cataluña, don Ramón Folch vizconde de Cardona, y Arnaldo Roger conde de Pallas, Dalmao vizconde de Castelnou , don Ot de Moneada, don Guillen y don Berenguer de Anglesola, don Ramón de Cardóos , don Guillen deCervellon, Amores de Ribellas, <loo Guillen de Eríl, el vizconde de Vilamur, Ponz de i .ii.im.iiii, don Beltran de Castellet, don Gílabert de Cruillas y otros muchos caballeros catalanes, y don Jone vizconde do Rocaberti, y don Bernardo de Cabrera, vizconde de Monsoriu, que habían hecho grandes gastos para esta fiesta, se volvieron á Cataluña según Montaner dice, porque murió en esta sazón la condesa de Ampurias su tía. Fueron de Aragón los mas señalados en esta fiesta . don Lope de Luna, hijo y heredero de don Artal de Luna , que tuvo en ella gran caballería y estuvo ricamente apuesto, como su estado lo requería, que era el mayor destos reinos, después del de los infantes, y también estuvieron muy en orden como tan principales ricos hombres, don Juan Jiménez

de Urrea señor de Biota , don Jimeno Cornel, y don Pedro y don Ramón Cornel sus hijos, don Pedro de Lona, don Felipe de Castro, don Alonso Fernandez, señor de Ijar, don Pedro Fernandez de Verpua y un rico hombre que en la historia de Montaner se llama don Pedro de Almenara; don Gombal de Tramacet, don Artal de Foces , don Jimen Pérez de Árenos, Ferrer de Abolla, don Sancho Duerta de Árenos. Había de armar el rey caballeros noveles diez y ocho ricos hombres, y los principales fueron : don Jaime señor de Ejérica, Pedro de Arbórea, don Ramón Folch vizconde de Cardona, Arnal Roger conde de Pallas, don Lope de Luna , don Alonso Fernandez señor de Ijar, don Guillen y don Berenguer de Anglesola, don Juan Jiménez de l'rrea, don Pedro Cornel, don Guillen de Cervellon , don Ot de Moneada y don Ato de Foces: y cada uno de ellos después de armado caballero habían de armar otros caballeros noveles , y fueron entre todos ciento y ochenta caballeros. El infante don Pedro armaba caballeros a los vizcondes de Castelnou y de Vilamur y & don Guillen de Eril, y don Gilahert de Cruillas, y el infante don Ramón Berenguer a otros ricos hombres: y el vizconde don Ramón Folch, á don Ramón de Cardona su hermano, y Amorós de Ribellas, y á don Pedro de Aragal: y éstos habían do armar otros caballeros, y eran entre todos mas de doscientos y cincuenta caballeros noveles los que se armaron sin los ricos hombres. Todos ellos antes do recibir la orden de caballería , el sábado a dos de abril que fué vigilia de Pascua, fueron al palacio real de la Aljaferia inoy ricamente vestidos con paños de oro, como entóces decían , y peñas veras, que era toda la gentileza y gala de aquellos tiempos: y cada un rico hombreiba á caballo y llevaba delante desl sus caballeros noveles, sin que se mezclase otro entro ellos, sino los hijos de caballeros que les llevaban las espadas delante: y tras ellos seguían otros con sus yelmos y algunas piezas de arnés, y con cada cuadrilla iban sus trompetas y menestriles y otros instrumentos de música. Estando toda la cahallerla en el palacio, cuando comenzaba á oscurecer el día ^«alieron con tal orden que iban delante, los primeros, los hijos de caballeros que llevaban las espadas de los caballeros noveles en muy hermosos caballos y bien en jaezados, y tras éstos seguían los que llevaban las espadas de los ricos hombres que habían de recibir la orden de caballería: y a la postre ¡ba la espada del rey la cual llevaba don Ramón Cornel: y»en pos della iban dos carros triunfales con sus blandones muy ricamente aderezados: luego seguía el rey adornado de vestiduras riquísimas, y detras llevaban ricos hombres las piezas de su arnés, y a cada uno acompañaban otros dos ricos hombres, y tras ellos iban los ricos hombres a quien el rey había de armar caballeros , y á estos seguían los ricos hombres queeran caballeros noveles de los infantes don Pedro y don K,unon Berenguer , y del vizconde de Cardona; y asi iban por su orden todos los otros de dos en dos: y ii la postre iban los caballeros que llevaban sus armas con gran concierto y tuvieron cargo de ordenarlos los infantes clon Pedro y don Ramón Berenguer. Las calles estaban muy adornadas, y había infinito número de antorchas y blandones, y gran luminaria , y parecía fiesta de una grande pompa y triunfo. Así llegó el rey ala iglesia do San Salvador, yantes que estuviese en ella con la caballería, era pasada media noche. Siendo de dia , el arzobispo de Zaragoza don Pedro de Luna, se revistió para decir la misa: y el rey de su mano puso la corona y espada cu el altar mayor y se vistió de una alba y encima della una dalmática real, y su estola y manipulo, y el arzobispo le decía las oraciones, que para esta ceremonia tiene ordenadas la Iglesia: y habiéndose comenzado la misa , llegó el infante don Pedro y púsole la espuela en el pie derecho y el ¡ufante don Kamon Berenguer en el otro: y hecho esto, llegó al altar mayor y tomó la espada en la mano y con ella se puso en oración delante el altar mayor: \ el arzobispo dijo la suya, y el rey besó la cruz de su espada y él mismo se la ciñó, y después de ceñida la arrancó déla baina y blandióla tres veces. Después que fué cantado el evangelio, el arzobispo le ungió en la espalda y en el brazo derecho : y acabada la misa desciñóse la espada y púsola en el altar mayor junto a la corona: y entonces se revistió el infante don Juan , y habiendo comenzado otra misa, el rey lomó la corona del altar y él mismo se la puso en la cabeza : y teniéndola puesta llegaron los infantes don Juan y don Pedro y don Ramón Berenguer sus hermanos y se la aderezaron: y entonces todos los prelados , y abades y el clero, cantaron las oraciones quo tiene ordenadas la Iglesia para la coronación de los reyes, y tomó el rey el cetro y pomo de oro. Siendo acabada la misa que dijo el infante, el rey se asentó en su trono real delante del altor mayor y puso en él el pomo y el cetro : y llegaron por su orden los ricos hombres, que habían de recibirla orden de caballería y armólos caballeros: y siendo cada uno dellos armados se retiraba ¿ la capilla que tenia señalada y armaba sus caballeros noveles, y aquellos hacían otro tanto. Siendo todo esto cumplido salió el rey de la iglesia con su corona y cetro y pomo; y a caballo partió para la Aljafcrla: y no iba ninguno n caballo delante del rey, siuo don Ramón Cornel que llevaba la espada, y detrás seguían los que traían sus armas, y asi todos los ricos hombres y caballeros noveles. Llevaban las riendas del caballo los ¡ufantes don Pedro y don Ramón Berenguer , y los ramales de otras riendas mas largas, las traían ricos hombres, y caballeros y ciudadanos; y volvió el rey con la misma pompa a la Aljafería. Comieron cou él el infante don Juan su hermano y los arzobispos ele Zaragoza y Arbórea: y en otra mesa los prelados y personas eclesiásticas y los ricos hombres y caballeros noveles, y otros caballeros y los síndicos délas ciudades y villas, que habían venido en nombre de sus ciudades ala íie.-ta : y sirvieron a la mesa del rey los infantes don Pedro y don Kamon Bereuguer. y muchos ricos hombres y caballeros. Dieron los infantes y todos los que se armaron caballeros sus ropas y vestiduras a los juglares, que era oficio que se usaba mas deshazadamente en aquellos tiempos, y vestíanse de otras vestiduras de oro y de carmesí y de grana con peñas veras ó armiños. Dura

ron las fiestas muchos dias , y danzaban á tablado que era un género de regocijo y ejercicio de caballería que se usaba mucho entonces. y dice Ramón Montaner, que había bien hasta cien caballeros del reino de Valencia y de Murcia, que jugaban a la gineta. que debía ser lo que ahora se usa en los juegos de cañas, ó en otro modo de escaramuzas. A otra parle delante de la Aljafería estaba un campo cerrado, á donde se corrían los torosque sellevaban, porque cada parroquia envíala el suyo, devisado con las armas reales , y con mucha música y genle, y monteros, que alanceaban los loros, que era mas conforme a la costumbre que hulio en los tiempos antiguos, que lo que ahora se u«a Fué este año muy señalado en la coronación de diverso; reyes, porque el de Navarra se coronó en el mes de marzo , y el rey de Aragón en el mes de abril, y Filipo rey de Francia en las octavas de Pentecostés: y lambícn recibió en Roma la corona del imperio por el raes de enero desleaño, el duque de Baviera cismático. Acabadas las fiestas de In coronación, celebró el rey cortes generales á los aragoneses, y en ellas íi cinco df| mes de mayo , siendo congregados los prelados, varones, mesnaderos y caballeros é inlanzones y los síndicos y procuradores de las ciudades y villas del mno, juró los fueros y observancias y libertades, y confirmó los privilegios: y hecho esto, a diez y seis (Id mismo hizo donación al infante don Jaime, que era su hijo segundo, del condadode Urgel y vizcondadode Ager, con las mismas condiciones, que él los tuvo por concesión del rey don Jaime su padre.

Cap. II.—De la embajada que Juan rey de Bohemio flirii) al rey de Aragón.

El embajador del rey de Bohemia , que se halló con los otros embajadores en la fiesta déla coronación, se llamaba Enrique deBomalia y venia con embajada de aquel príncipe, que era hijo del emperador Enríen, y se llamaba Juan, y se intitulaba rey de Bohemia y Polonia, y conde de Lucemburg, y ofrecióse por confederado y aliado con el rey de Aragón , por las «relentes virtudes y partes, que era público eri talo el mundo, que había en su persona real, diciendo, que determinaba de venir a su reino, para entrar por elt hacer guorra a los moros , por servicio de Dios, y por ensalzamiento de nuestra fé y por honra de su corona y de la casa real de Aragón, que tanta estimación y gloria había ganado entre todos los príncipes de la cristiandad. Decía , quo si el rey de Aragón entendía (•'nff guerra con el rey de Granada, que él vendría á la frontera con su gente de armas, para asistir en ella con e\: y el rey agradeció, cuanto era razón, tan sanio proposito y empresa, como el rey su señor pensaba seguir; y envió con este embajador un caballero de su casa, que eru Ramón do Melau. para que muy particularmente informase al rey do Bohemia riel estado raque se hallaba en esta sazón el reino de Granada, que era tal, quo había en él gran división , porque el rey q01' so II.miaba Mahomat, hijo deMir Almuzlemin , en muchacho de doce años, y no salia de la Alhanibru. y había en su reino un moro muy poderoso, que ciad? linaje de reyes, que estaba apoderado de toda la caballería de aquel reino , quo se decia Ozniin Abduluit. que tenia la ciudad de Malaga, y otros lugares muy principales, y dellos hacia guerra contra la parle del rey mozo. Pero con esto habia entonces grande dincuitad para emprender la guerra, por la que había en el reino de Castilla , entre el rey don Alonso y don Jw» Manuel, el cual sehabia confederado con el rey de Granada , y le ayudaba contra el rey de Castilla: y era cosa muy necesaria, que se apaciguasen primero las diferencias que había entre ellos, para que juntos emprendiesen la guerra contra los infieles, pues desta manera podían ser muy ofendidos, y la empresa seria mas fácil, y no se concordando, seria muy difícil. Pero como el rey de Bohemia se comenzó á divertirá poner las manos en las cosas de Lombardfa, dejó esta empresa : y no pasaron muchos días que volvió el rey a enviarle á Ramón de Melan, paro que supiese, que estaba confederado con el rey de Castilla: porque si pensaba poner su persona en una guerra tan santa, entendiese , que nunca hubo tal aparejo, para que los moros pudiesen ser ofendidos en aumento de la cristiandad : y el rey de Bohemia se escusó entonces, por estaren guerra con los duques de Brabante y Lorena, y con el conde de Bar. Fué este principe grande amigo de buscar nuevas empresas fuera de su reino, dejándole en harto peligro, teniendo muy poderosos enemigos, que le hacían la guerra dentro desu casa, que eran el rey de Poloniayel duquede Austriay elreydeüngrla, por respeto del rey Roberto, que fué gran enemigo del rey de Bohemia.

Cap. III.—De la mirada que hizo en Italia ti de BavieTa cismático, y que fué á juntarse con el rey don Pedro de Sicilia.

Estando el rey Roberto moy apoderado en las cosas deToscana, y siendo el duque de Calabria, su hijo, señor déla ciudad de Florencia, viéndose muy opresos los gibelinos do Toscana y Lombardfa, solicitaron, que pasase á Italia el deBaviera, para que se hiciese guerra contra el ejército de la Iglesia , queestaba en Lombardfa, y contra el rey Roberto: y procuraron, que el deBaviera pasase de Carinthia, á donde estaba, á tener su parlamento en la ciudad deTrento: y concurrieron á él, el señor de Verona y Paserino, señor de Mantua , y uno de los marqueses de Este y Azo y Marco Vicecomitcs; y todos los principales señores del bando gibelino: y también se hallaron presentes los embajadores del rey don Fadrique deSicilia , que estaba confederado con el de Baviera. Esto fué por el mes de febrero del año pasado: y allf juró, que iria á Roma á reciliir la corona del Imperio: y mandó publicar entonces, que el papa Juan era hereje, lo cual se hizo con consejo de algunos prelados y frailes, queeran cismáticos y apóstatas, y se habían rebelado contra la Iglesia: y de allí por el mes de marzo, con solos seiscientos de caballo bajó á Como, y entró en Milán, y recibió la corona de hierro en la iglesia de San Ambrosio, la cual no le quiso dar el arzobispo de Milán, á quien esto tocaba: y recibióla de un obispo de Arezo descomulgado. Conmovióse por una tan grande novedad como esta toda Italia: y no hubo ciudad principal, que no se pusiese en armas, por las parcialidades y bandos que en ellas liabia; y el pueblo romano se alteró en tal manera, que quitaron el gobierno é los que le tenían , y eligieron cincuenta y do« personas, á quien cometieron el regimiento: y enviaron al papa á Aviñon sus embajadores, suplicándole, que se fuese con su corle a residir allí, como Antes solían sus predecesores : do otra manera decían que los tuviese por escusados, si ellos, como cuerpo sin cabeza, declinaban á la diestra ó a la siniestra. El papa les respondió, amonestándolos y animándolos para que resistiesen al cismático enemigo y persegui

TOBO IV.

dor de la Iglesia, ofreciendo, que él en tiempo conveniente iria allá con su corte, y entre tanto aquella ciudad se gobernó por los electos del pueblo, y tenían sus inteligencias y tratos con el de Baviera, y con el rey Roberto su enemigo, el cual ajuntó grande ejército y envióá Juan su hermano, principe de la Morea , y al conde de Breña , que se llamaba duque de Atenas, con compañías de gente de armas: y ocuparon diversos lugares de Romanía , para tener el paso al enemigo. En el mismo tiempo envió su armada al rey Roberto contra Sicilia, y fué con ella Roger de Sanguineto, conde deCorellon: y llevaba quinientos de caballo y muchas compañías de gente de pió; pero éste hizo muy poco efecto: y después fué con diez y nueve galeras un capitán, que se decía Barbavaira de Genova, con inteligencia que se le rindiria el castillo de Agosta y teniendo aviso dello don Blasco de Alagon, queestaba en Catania , entróse dentro con algunas compañías de gente de caballo. y de pié; y saliendo los genoveses á tierra, fué sobre ellos y los hizo recoger, con grande daño, y fué preso su capitán. Entendiendo el de Baviera, después de su coronación, en reformar las cosas de Milán, removió del gobierno y mando, que tenían en aquella ciudad , á Galeazo Vicccómite, que la tenia tiranizada , y á Azo su hijo, y á Marco, y Luchino sus hermanos : y con esto ganó la voluntad del pueblo, y dejó allí un gobernador, que llamaban vicario, y pasó á Toscana, sin contradicción alguna, y puso su real sobre la ciudad de Pisa, y con ayuda de Castrucio , la estrechó de manera , que se le rindió en el mes de octubre del año pasado. Entonces el papa promulgó la última sentencia contra el de Baviera , declarándole por cismático y perseguidor de la Iglesia y fautor de los herejes; y privóle de toda dignidad temporal y espiritual, y A diez y ocho del mes de diciembre siguiente en las cuatro témporas del adviento, creó diez cardenales, para dar mas autoridad cu aquel trabajo á las cosas de la Iglesia : y entre ellos fué creado don Pedro deTolcdo obispo de Cartagena. Fué recibido el duque de Baviera en Roma sin ninguna contradicción por Sarra Colona , y Jacobo Sabello, que eran los principales enemigos de la parte ursina, que seguían al rey Roberto , y entró con grande pompa y recibimiento, á siete de enero deste año, y de allf á nueve dias fué coronado en la iglesia de San Pedro con grande fiesta y triunfo, y armó aquel diacaballero á Castrucio, que él habia hecho duque de Luca , y nombróle senador de Roma y su vicario y lugarteniente, en grande injuria y ofensa del sumo pontífice, siendo el primero que por su autoridad en contradicción del papa , se hubiese jamás coronado: porque ninguno de los emperadores pasados, por grandes enemigos y adversarios que fuesen de la Iglesia, se atrevieron á tomar la corona, sino por mano del sumo pontífice, ó de legado suyo: y aunque otros hubo muy rebeldes, é infestos á la sede apostólica , ninguno lo fué con tanta irreverencia y desacato, ni tan bárbaramentecomo éste. Detúvoseen Roma después desu coronación, sin pasar adelante, mandando hacer guerra á los de Orbicto, y á otros lugares que se tenían por la Iglesia, pudiendo hacer gran daño en el reino, aunque el duque de Calabria se puso en Abruzo, y tenia alguna gente de armas en el Águila , Cheprano, Pontecorvo, y San Germán. Finalmente , procediendo como impío y temerario, en su furor y herpjía , á diez y ocho de abril deste año , en pública plaza . estando en su trono imperial, delante de todo el pueblo, dio sentencia, por la cual deponía y privaba

G5

del pontificado al papa, diciendo, que lo hacia imitando á sus predecesores , señaladamente á Othon el primero, que juntamente con el clero y pueblo romano , depuso al papa Juan duodécimo y promulgó ciertas constituciones imperiales, y entre ellas una que discernía , que el que de allí adelante fuese elegido pastor de la Iglesia romana, hiciese continua residencia en Roma, y no se pudiese ausentar della , sino por dos jornadas. No contento con cometer tan abominable sacrilegio, el dia de la fiesta de la Ascensión, que fué a doce de mayo desle año, declaró por papa, juntamente con el clero y pueblo romano, aun fray Pedro Reinaluchi deCorbara [de la diócesi de Reate, de la orden de los frailes menores: y dando aquel malvado su consentimiento á una tan profana y sacrilega elección , se llamó Nicolao quinto y confirmó la coronación del bávaro. Porque fuese en mayor oprobio y denuesto de aquella santa silla y de toda la cristiandad, la elección desle hombre, so entendió luego que era casado V que babia cohabitado con su mujer por tiempo de cinco años: y que contra su voluntad tomó el hábito de los frailes menores, é hizo profesión en la regla de San Francisco, y siendo viva esla su mujer al tiempo de'su elección, lepidio por marido enjuicio ante el obispo de Reate su ordinario: y presentó su demanda , y fué dada sentencia por el obispo en favor della, y publicóse el último del mes de noviembre del mismo año de su elección. Desto se siguió grande escándalo en toda la cristiandad ; y aunque el rey dou Fadrique de Sicilia estaba confederado con el de Baviera, por las cosas de sus estados, en todo lo que tocaba á las cosas espirituales y eclesiásticas , no siguió la opinión del bávaro , ni dio obediencia al antipapa , antes se declaró , que estaba debajo de la obediencia de la Iglesia romana y del papa Juan, como universal pastor ; pero mandó juntar una muy gruesa armada por este tiempo, para acudir en favor del bávaro, y hacer guerra contra el rey Roberto su enemigo, por mar y por tierra; y tuvo cincuenta galeras muy en orden. Juntáronse en Mecina otras treinta delosgibeliiios de Sahona: y saliendo el rey don Fadrique con esta armadaála marina do Mclazo, para ir en persona con ella á la playa romana , estando para hacerse á la vela , se determinó en su consejo, que fuese el reydon Pedro su hijo, y él se quedase: y fueron con el conde Juan Claramonteel viejo, don Blasco de Alagon, Mateo de Palici, el conde Roger de Pasaneto, Maleo de Ksclafana , Nicolao abad, Pedro Lanza , Simón de Esculo, Rusa Rúbeo y otros barones y señores del reino de Sicilia. Discurrió el rey don Pedro con su armada por la costa de Calabria , haciendo mucho daño á los enemigos, y pasó á Iscla á catorce del mes de agosto, y de allí fué á Gacta, haciendo guerra á las tierras del rey Roberto: y pasando á la playa romaua combatieron el lugar y castillo de Astura, cuyo señor era Ángel de Malabránca, romano de la parte güelfa , el cual se rindió, y en alguna venganza de la memoria de la prisión y muerte de Conradino, se quemó el lugar y talaron su comarca. Estando en aquella costa vino al rey en una galera Pedro de Antioquía, canciller de Sicilia: y supo como el de Baviera estaba en Corneto, y mandó que volviese á él y diese aviso de su llegada: y entre tanto, estando la armada á la boca del Tibre, porque tuvieron vientos de levante y jaloque, con muy recio contraste, hubieron de correr á Portnbércules: y allí á veinte y «los de agosto vino al rey don Pedro el canciller, y con él el duque de Brauzvich y el conde

Juan de Claramonte, con aviso que el emperador bajaría por verse con él á la marina de Corneto: y que con algún dinero que se babia cobrado , y con el socorro de la armada de Sicilia , entraría á hacer guerra en el reino: y habido consejo de lo que se debia hacer, , pareció que el rey don Pedro se fuese á ver con el de Baviera. Entretanto estando la armada en Portohcrcules , envió el rey á requerir á los de Orbitelo, que se diesen á la señoría del sacro imperio, y respondieron con confianza que el lugar era fuerte y estaba apartado de la marina y puesto en un lago, que no querían, y que se aparejaban para resistirles: y el rey mandó que fuese parte del ejército A combatir el lugar, y llevaron por tierra muchos esquifes y barca?, y entraron por el lago, y por todas partes se les dio recio combate: y aunque los del lugar al principióse defendían valientemente, y se aprovechaban de diversas defensas, fué entrado por combate y se rindió el castillo, y después Lilio y Telamón. Víéronse elhávaro y el rey don Pedro en Corneto: y hubo entre ellos diversos consejos, porque el bávaro pedia socorro de dinero, del cual tenia gran falta: y el rey don Pedro y los de su consejo , le requerían que fuese primero contra el reino, y se hiciese la guerra al rey Roberto, y que su armada iría por mar, y se fiaría la suma que estaba acordado, que era según Vilano dice, veinte mil onzas de oro. Mas faltó al bávaro , 6 el ánimo ó el dinero para emprender aquella guerra: y asi se partieron de Corneto á diez de setiembre: y recelando que Pisa no se diese á florentines, por haber muerto en este tiempo Castrucio, se volvió la vía de Toscana y libró á la señoría de Luca de la opresión en que estaba, debajo de la tiranta de los hijos de Castrucio : y entonces según Vilano refiere, rescató de la prisión á don Ramón de Cardona , hijo de don Ramón, que habia sido capitán de llorentines : lo cual refiere, que hizo por ruego del rey de Aragón , y lo tuvo A su sueldo con compañía de cien caballeros. Partióse el rey don Pedro de Pisa con su armada á veinte y ocho de setiembre, y arribando cerca de Sicilia por conlrasle de tiempo , se esparció por diversas partes, y se perdieron quince galeras , y otras dieron al través, y el rey con grande peligro aportó á Mecina con solas cuatro galeras.

Cap. IV.—Que los reyes de Aragón y Castilla se ccn[tderaron medíanle el matrimonio del rey de Aragón, con la infanta doña Leonor.

Como el rey do Aragón estrechaba la plática con d rey de Castilla, para que no dejase á doña Coslanzasu sobrina, hija de clon Juan Manuol, con quien se babia desposado, y temieron don Alvaro Nuñcz de Osono, conde deTrastamara , y Juan Martínez de Lciva.qne era merino mayor on Castilla, y guarda mayor del cuerpo del rey, y presta mero mayor en Vizcaya, yea las Encartaciones, y mayordomo mayor de la infanta doña Leonor, por quién el rey de Castilla gohcrnaln lodos sus negocios, que el rey de Aragón se conWfraria con don Juan Manuel , aconsejaron que pufie* amistad muy estrecha con el rey de Aragón: y como antes se trataba que la ¡níanía doña Leonor su hermana cnsuse con el infante don Pedro de Aragón, S|! hiciese el matrimonio con el rey. Con esta plática "I conde deTrastamara. que fué el principal en osle consejo, envió ó Zaragoza , acabadas las fiestas déla l'»ronacion, un caballero vasallo del rey de Cnstilto. '}"c sedcciaGil Uuizde Miño, moviendo que las «mi>l*<'cS que se asentaron entre los reyes don Fernando, don .I i í ni».'y donDionis, se confirmasen y hubiese nueva confederación y amistad entre ellos , y el rey don Alonso de Portugal, pues eran tan deudos: y envió el rey de Portugal á requerir lo mismo al rey de Arapon con Ramón de Montornes. A esto respondió el rey que estando pendiente la diferencia qneel rey de Castilla tenia con don Juan Manuel, teniendo con él y • •un su hija tanto parentesco, convenia que se tratase primero de concordarlos: y fueron enviados á Castilla Blasco Maza de Vergua y Rodrigo de Pina, a nueve del mes de mayo deste año, y con ellos se envió á aceptar la plática del matrimonio de la infanta doña Leonor: y dijeron de parte del rey de Aragón que entendía que en lo que tocaba á las paces era muy provechoso a entrambos y a sus reinos; pero para que roas libremente se pudiese hucer la guerra contra- los moros, era muy necesario que la diferencia de don Juan quedase determinada con el rey, y él estuviese en su servicio, señaladamente por el deudo que don Juan y su hija tenian con la casa de Aragón. Pedia con estos embajadores que el rey de Castilla dejase aquella diferencia en su poder, y de otras personas desapasionadas y libres: y que se levantase con su real del cerco que tenia sobre Escalona: y don Juan del que tenia sobre Huele: y procuróse por parte dei rey de Aragón, que don Juan viniese en lo de su matrimonio con la infanta doña Leonor. Por este tiempo dio el rey la capitanía de la gente de caballo, y de pié de su guarda, que entonces se decía del acompañamiento del rey, a un caballero aragonés de su consejo, que se decía Miguel Pérez Zapata, que era muy valeroso: y envióle á las fronteras de Castilla, para que se entendiese que daba favor á las cosas de don Juan: y porque el rey de Castilla porfiaba que las confederaciones se hiciesen entre ellos, sin ninguna mención ni excepción de don Juan , estando el rey en Lérida, a catorce del mes de junio deste año, envió ó mandar á Blasco Maza de Vergua y á Rodrigo de Pina sus embajadores, que tratasen con el comiede Trastamara, que se ordenase una escritura a pacte fuera de las confederaciones, por la cual se prometiese al r¿y de Aragón, q ue por razón de la concordia que entre ellos hubiese, nunca se le requeriría que fuese contra don Juan: y con esto se firmó lo del matrimonio y la confirmación de las alianzas. De Lérida se volvió el rey á Aragón para acercarse n las fronteras de Castilla : y estando en Segura cazando , a diez y siete del mes de julio deste año, vino á él un caballero vasallo de don Juan Manuel, que se decía Nicolás Saguin , que le avisó , que había determinado don Juan con consejo de los prelados y ricos hombres, y de los consejos de las ciudades y villas, que seguían su opinión, de llevar esle negocio por derecho y ante juicio de corte : y teniendo el rey aviso desto, partióse otro dia lunes , y entró en Montalvan , y de allí se determinó , pues don Juan quería justificarse con el rey de Castilla, de procurar que hiciese con él In satisfacción que convenia. También tuvo el rey aviso en Montalvan el martes á diez y nueve de julio, que el rey de Castilla había echado de su consejo y servicio al conde de Trastamara: y que por ello hubo grande mudanza en las cosas del gobierno, porque el conde lo traia absolutamente á su mano : y entrando en Valladolid el rey de Castilla , el prior de San Juan y otros, que eran de la parte de don Juan Manuel, y su bando, quedaron mas favorecidos : y mandó el rey con grande priesa, que don Jaime de Ejérica , con sus compañías

de gente de caballo y de pié, se fuese á Juntar con don Juan Manuel, porque el rey de Castilla se concordase con él. Mas como Jo del matrimonio entro el rey de Aragón y la infanta duna Leonor se concertó, quedando fuera de la concordia don Juan Manuel, mandó el rey A don Jaime de Ejérica que se viniese y no entrase á hacer guerra con don Juan en la comarca de Toledo, como lo habia determinado : y esto se hizo con color del matrimonio que se trataba entonces de don Pedro de Ejérica su hermano menor, con doña Buenaventura do Arbórea, que era hija mayor del juez de Arbórea, y de don Pedro , hijo mayor del juez de Arbórea, con doña María Alvarez de Ejérica , que era hermana mayor de don Jaime. De Montalvan se vino el rey para Cariñena á ocho del mes de agosto deste año, y llegó allf Bernardo de Boxados su almirante, y con él vinieron embajadores del rey de Túnez y Rugía, que se llamaba miramamolin Abubacar, hijo de Mirabuzecri, y de Abdurrahamen Benmuza , rey de Tremecen, porque.el almirante habia tratado con estos reyes, en nombre del rey de Aragón, de reducirlos a su servicio, y asentaron sus treguas.

Cap. V.—Del estatuto que se ordenó en el tiempo del rey don Jaime el segundo , di; no dividir los reinos de Aragón y Valencia , y el condado de Barcelona, de la corona : y que el rey don Alonso su hijo hizo también otro estatuto, en que juró, de no enagenar ninguna cosa da sus reinos por diez años.

Referido se ha en lo de arriba, que en las cortes que el rey don Jaime el segundo tuvo en Tarragona en el año de mil y trescientos diez y nueve, cuando el infante don Jaime renunció la sucesión de la primogeniI ni a , se hizo unión de los reinos: y esto fué que se deliberó por el rey dejar de tal manera unidos é incorporados los reinos de Aragón y Valencia , con el condado de Barcelona , que no so pudiesen separar ni dividir por sus sucesores. Movióse 6 esto, porque allende del beneficio universal que resultaba'de estar estos reinos unidos, siempre que en lo pasado se intentó de dividirlos y desmembrarlos, se habían seguido dello grandes alteraciones y escándalos : y entonces hizo un estatuto en que se proveyó que estos reinos y el condado de Barcelona, con el directo dominio y derechos que le pertenecían en el reino de Mallorca, y en las islas adyacentes, y en los condados de Rosellon. Cerdania , Confíente y Valespir, y en los vizcondados dellomelades y Carlades, estuviesen perpetuamente unidos debajo de un solo dominio : y no se pudiese separar lo uno de lo otro : y ni por testamento ni por donación entre vivos, se pudiesen por él ó sus sucesores dividir. Reservóse en aquel estatuto el rey, que él y sus sucesores pudiesen dar 6 sus hijos y nietos, y á las personas que les pareciese, lugares y castillos, ó otros heredamientos, listo juró el rey públicamente á catorce del mes de diciembre de aquel año : y ordenóse en el mismo estatuto que cualquiera de sus sucesores , al tiempo de su nuevo reinado , fuese obligado de hacer homenaje ante todas cosas, do guardar y cumplir este estatuto, y lo jurase públicamente : y antes de hacer este juramento con público instrumento, tes prelados , ricos hombres, mesnaderos, caballeros y ciudadanos y burgueses, y los de las villas, ú otro cualquiera particular, no fuesen obligados de obedecerle ni servirle en cosa alguna : y si antes se le hnbiese prestado juramento do fidelidad, fuese de ningún momento : y mandó el rey en aquel estatuto á todos

« AnteriorContinuar »