Imágenes de página
PDF

Cap. XLV.— De la ida del emperador ó Gascuña; y que se hizo su vasallo el conde Cenlullo de Bigorra. Con estar este principe tan ocupado en las guerras que tuvo con moros y cristianos, por todas las provincias y reinos de España , pasó también sus |armas y banderas de la otra parte de los montes Pirineos, y tuvo diversas empresas por toda Gascuña , aunque dolías se halla muy corta relación en nuestras memorias. Entre las otras, una, de que yo hallo hecha mención, y es muy señalada, fué haber pasado en persona a Gascuña, y que vino el conde Centullo de Bigorra y'de Lorda al lugarde Morlanes, donde el emperador estaba, á hacerse su vasallo. Ahora fuese esto por alguna pretensión que el emperador tuviese en la sucesión de aquel estado, de cuyos) señores el rey Iñigo Arista tuvo su origen, considerando que los reyes sus predecesores tuvieron mucho deudo con los condes de Bigorra, ó por otra confederación y alianza, que entre elles hubiese contra los reyes de Francia é Inglaterra, es cierto que por el mes de mayo, del año del nacimiento de nuestro Señor de mil ciento veinte y dos, el conde en aquel lugar después que se dio por su vasallo, le hizo reconocimiento de tener en su nombre aquel estado y todo lo que pudiese conquistar y adquirir de allí adelante. Entonces le hizo'Pl emperador merced del castillo y villa de Roda, que está á las riberas del rio Jalón y de la mitad de Tarazona con su término, y de la ciudad de Santa Marta deAlbarracin con todo su territorio, cuando la pudiese ganar de los moros, y de otros grandes heredamientos. Allende dcsto, le ofreció, que le haría merced en lo que fuese conquistado en España de moros, de doscientas caballerías que llamaban de honor, que era renta en las ciudades y villas, cuanta fuese menester para el sueldo de doscientos caballeros, que habían de serviren la guerra; y aquel sueldo y beneficio militar, llamaban los antiguos honor, que en Castilla llamaban en tierra y en el principado de Cataluña feudo Con esto le mandó dar dos mil sueldos de la moneda jaquesa encada un año, que debía ser una gran suma según la poca riqueza de aquellos tiempos

Cap. XLVI.—De la guerra que el emperador don Alonso hizo en las comarcas de Cataluña, y en los reinos de Valencia, Murcia y Almeria.

Fué el emperador don Alonsoen las guerras que tuvo con los moros de una increíble perseverancia y en su valor y esfuerzo, y en el Animo y gran corazón iguálalos roas excelentes principes que hubo jamás; porque en la valentía de su persona se trataba como soldado y era siempre capitán en los consejos. No se lee de rey ninguno de España que tanto hubiese conquistado de moros, ni tantas guerras, ni batallas tuviese con ellos; y asi respondió á la grandeza de su ánimo su buena fortuna hasta la muerte y en sus mismos dias era llamado el Batallador, y por su persona fué uno délos mejores caballeros que hubo en la cristiandad, cuando todo su regalo y pasatiempo era el ejercicio de la guerra. Después que se hubo conquistado por él la Celtiberia y se vio mas libre de las guerras de Castilla, lo primerequo emprendió, fuépro8pguir la guerra poderosamente contra los moros , que so hablan defendido en los castillos y lueares mas fuertes délas riberas do Cinca y Segre, continuando su comarca y conquista por aquella parto en la región délos pueblos, que antes de la entrada de

los moros, se llamaron ilergetes, destruyendo y ta

lando todas las vegas y campos que tenían; no solo desta parte de Cinca, pero toda la comarca que está entre aquellos dos ríos, y de la otra parte de las riberas de Segre. Para esta guerra fué muy importante haberse ya conquistado la ciudad deBalaguer de los moros, y tenerla los condes de Urgel en mucha defensa , y ser el castillo della forllsimo sobre las riberas de Segre. Ganóse desta parte por los nuestros, un lugar que tenia un castillo muy bueno en las riberas de Cinca que se llama Alcolea, y de aquí se continuó la guerra contra los moros de Lérida y Fraga con gran porfía, y hubo grandes reencuentros de muy varios y diversos sucesos, yeulonces díóel emperador el señorío de Alcolea á un rico hombre que se llamaba Iñigo Galindez, de quien fué muy servido en esta guerra, que era señor de Sos. Mas la principal empresa fué contra la ciudad de Lérida, que era muy poblada y rica , y por ser una de las mas importantes fuerzas que tenian los moros de la olra parte del rio Ebro, y de muy abundosa comarca , por la gran fertilidad del territorio, que llaman el campo de Urgel, y ser los moros continuamente perseguidos por nuestras fronteras, y por los condes de Barcelona y Urgel, residía en aquella ciudad la mejor y mas escogida gente de guerra que tenian , y veniales el socorro desde Berbería muy libro, de mas del que tenian ordinario del reino de Valencia. Púsolos el emperador entonces en muchoestrecho, y pasóá poner su real contra aquella ciudad por el mes de setiembre del año de mil ciento veintey tresen un collado que llamaban la Almoalla de Garden, que es lugar muy defendido y fuerte, y capaz para asentar su real, de donde se sojuzga la ciudad, y ocupándolo con un cerro, que esta entre él y la ciudad , quedaban los enemigos encerrados en ella, sin que se pudiesen desmandar ni recibir el socorro y vituallas que les podían entrar por esta parte del rio; pero no se escribe el suceso que aquella empresa tuvo ni si hicieron algún reconocimiento de tributo, mas de haberse sustentado aquella ciudad por los moros , todo el tiempo que el emperador vivió y muchos años después. Parece por memorias antiguas, que en el mismo año entró el emperador en el reino de Valencia, con muy poderoso ejército, y hizo muy cruel guerra á los moros, mandando talar y quemarlas ■■■cgas y lugares que so Icdefendian. Solamente hallamos haber ido con 01 á esta empresa, Gastón vizconde de Bearne, don Pedro obispo de Zaragoza, y don Estevan obispo de Huesca; y es verisímil, que nodebia faltar ninguno de cuenta en cosa tan señalada, de los que podían poner las manos en ella. Procedió con su ejército tan adelante, que pasó de la otra parte del rio Jucar, y fué talando la vega de Denia , y fueron discurriendo por el reino de Murcia camino de Almería, y mandó el emperador asentar su real sobre Alcaraz al pié de una montaña; y allí so afirma que tuvo 1« fiesta de Navidad de nuestro Señor, aunque el año es diferente deste tiempo. No contento con esto, prosiguió de alli con su ejército, entrando por el reino de Granada, y fué discurriendo por el Andalucía, hasta poner cerco contra la ciudad do Córdoba i y juntándose toda la mayor fuerza de la morisma do aquellas provincias , salió el rey de Córdoba á darle la batalla, «n un lugar que en la historia antigua de Aragón se llama Arinzol, y en ella quedaron los -uoros vencidos. Esto se confirma por algunos anales antiguos de las cosas de Castilla, en que se escribe, que entró el rey de Aragón con gran hueste en tierra de moros, y lidió y

venció once reyes en Aranzuel, y que fué en el año de rail denlo veiute y tres. En el año de mil ciento veinte y cuatro , parece en anules antiguos, que ganó de los moros por el mes de julio á Medina Celin, lugar muy enriscado y fuerte eu lo muy alto de la Celtiberia y A los confines de la Carpentania. También en la hi.-toria antigua de Aragón , se hace mención do otra entrada que hizo el emperador en el reino de Valencia por el mes de octubre del año de mil ciento veinte y cinco, y ea memorias ciertas de aquellos tiempos, se halla que estaba por el mes de diciembre del mismo año en Molina. Fueron la? guerras que este principe tuvo tan continuas y ordinarias , que se afirma haber vencido veinte y nueve batallas campales, y de las miradas que hizo én tierra de moros, sacó de su poder gran número de cristianos, que vivían debajo de su servidumbre, y los llamaban mozárabes; y asi cuo mucha razón no solo le Humaron el Batallador, pero él se honró del titulo del imperio , como príncipe á quien Dios dio tan señaladas y grandes victorias.

Al papa Calixto segundo que murió por el mes de diciembre, del año de mil ciento veinte y cuatro, y poco antes había celebrado un concilio en San Juan de Letran para estírpacion de la cisma: y se confirmó en ét una paz general cutre c! estado de la Iglesia y el imperio, sucedió el papa Honorio segundo, y al principio de su creación , envió por lepado á España ."• Humberto Presbítero cardenal , y celebró un concilio de la nación y provincia de España en la ciudad de Leoa, al cual asistió el rey de Castilla, y tuvo grande recelo, que se habia de tratar en él, que se apartase del la reina su mujer, que fué doña Berenguela , hija del conde de Barcelona , con quien casó la primera vez, y túvose por cierlo que procurarían los prelados en aquel concilio el divorcio, por tener con ella cercano parentesco; el cual no se declara en la historia del primer arzobispo de Santiago, que desto hace mención , y parece verisímil, que debió ser por parte de la reina de Castilla su abuela , madre de la reina doña Urraca, que era de Francia, según el arzobispo don Rodrigo , y los autores antiguos escriben, aunque tan cortamente, que ninguno dellos declara cava hija era. Siendo vuelto el emperadora sus reinos estando en la villa de Altara por el mes de junio, del año de mil ciento veinte y seis, dio á los mozárabes grandes exenciones y franquezas* considerando que por servicio de nuestro Señor, y por su respeto, dejaban los heredamientos y haciendas que antes tenían en diversas ciudades sujetas 6 los moros, y venían á poblar en su reino, y se ordenó que ellos y sus hijos y descendientes, en las tierras que les señalaban, gozasen de toda exención, y fuesen juzgados por sus jueces, y dellos tuviesen recurso al rey; y así hubo algunos que conservaron el nombre por linajes, y se llamaron mozárabes. En este tiempo no solóse intulaba emperador, pero aun se decia reinaren Castilla, y estaba con él, don Estevan obispo de Huesca, y don Estevan obispo de Zaragoza, don Ramón obispo de Roda, don Sancho obispo de Pamplona, y don Sancho obispo de Calahorra, y el conde de Alperche señor de Tudda, y Gastón vizconde de Bearne.

C.kr, XLVl!. — De la guerra que hubo entre el co>tde de Barcelona y el conde don Alonso de Tolosa, y como se concordaron.

Don Ramón Berenguer, conde de Barcelona, por este tiempo, estaba eu guerra con el conde don Alonso

de Tolosa y de San Gil, que era nieto del rey don Alonso de Castilla , que ganó á Toledo, hijo de doña Elvira su hija, y era la contienda por la villa y castillo de Belcaire.y por el territorio de Argencia, y por todo el condado de Proenza ; y finalmente, el conde don Ramón y la condesa doña Dulce su mujer, se concordaron con el conde de Tolosa, y le dejaron el castillo de Belcaire y la tierra de Argencia , con todos sus términos; y cuanto al condado déla Proenza, le cedieron toda la parte de la Proenza , que se encierra desde el rio Drueza , hasta el rio lsara, con el castillo de Valobrega, exceptuando la mitad de la ciudad de Aviñon y del castillo y villa de Puente de Sorga , y de su territorio, y algunas otras fuerzas. Con esto el conde de Tolosa y la condesa Faidida su mujer, renunciaron al condado de Barcelona, y á la condesa y é sus hijos la mitad de la ciudad de Aviñou , y aquellos castillos y fortalezas , y la mitad del castillo y villa de Sarga y toda la Proenza , con el castillo do Mesoga , asi como la divide, y limita el rio Drueza desde su nacimiento, que es en el monte Jano, y como discurre hasta entrar en el Ródano, y desde allí hasta la mar. Fué entre ellos concordado, que si el conde don Alonso de Tolosa no dejase hijos de la condesa Faidida , todo aquel estado do la Proenza , que se le adjudicaba , volviese al conde de Barcelona y á la condesa doña Dulce y á sus hijos; y lo mismo se declaró, en caso que el conde de Barcelona y la condesa su mujer no tuviesen hijos; y esto se concordó entre ellos, á quince días del mes de setiembre del año de mil ciento y veinte y cinco.

Cap. XLVIU. — De la muerte de la reina doña Urraca, y de la concordia que se trató entre el emperador y el rey de Castilla.

En el año de mil ciento veinte y seis, á diez días del mes de marzo, falleció la reina doña Urraca, en el castillo de Saldaña, de parto de un hijo , según se afirma en anales de aquellos tiempos, y en la misma sazón, don Alonso, que se llamaba infante de Portugal, hijo del conde don Enrique, habiéndose apoderado de aquella provincia , sacándola de poder del conde don Fernando , hijo del conde don Pedro Froyaz de Trava, y de la condesa doña Mayor, hija del conde de Urgel, que dejando su legitima mujer, estaba abarraganado con la infanta doña Teresa madre del infante, acabado aquello. tuvo gran disensión y guerra con el rey de Castilla su primo, porque con mucha presunción y orgullo no queria reconocerse por su vasallo: y habiendo adquirido grande estado, siendo él de ánimo muy generoso y altivo, se levantó contra él, y puso en armas con todo su poder, y estando el rey de Castilla en Campos . ocupado en la guerra que hncia contra los pueblos y castillos que estaban sujetos al emperador don Alonso, y contra el conde don Pedro González de Luía, encargóá los principales de Galicia, que saliesen poderosamente á ofender al infante de Portugal, y él quedó en frontera contra el rey de Aragón. Habíase juntado grande ejército de gallegos, leoneses, asturianos y castellanos, para hacer guerra contra los castillos que estaban aun en poder de aragoneses, y el emperador mandó juntar sus gentes, y movió con su ejército para entrar en Castilla por la parte de Najara; pero viendo los prelados los daños grandes que se seguían de aquella guerra, fueron medianeros entre estos dos principes tan poderosos, y procuraron de reducir sus diferencias á buena concordia ; y tomando el rey de Castilla mejor acuerdo dejó las armas, y humi

[ocr errors]

liándose al emperador, le pidió le dejase su tierra, y mandase que se le entregasen sus castillos, y él como principe muy generoso, lo tuvo por bien por aquel camino, y quedaron desde entonces en gran conformidad y alianza , según el arzobispo don Rodrigo lo escribe, que es el autor que mas particularmente bizo mención de las victorias y buenos sucesos que el emperador y los suyos hubieron en estas turbaciones y guerras.

Parece por anales muy antiguos, que en este año de mil ciento y veinte y seis, hubo una muy sangrienta batalla con los moros en Cataluña, delante del castillo de Corbins, y se perdieron en ella muchos cristianos , y las cosas estuvieron en grande peligro, y el emperador don Alonso se fué é ver con el conde de Barcelona, y con sus hijos para dar favor á la guerra contra los infieles. y fueron con él á estas vistas, don Estevan obispo de Huesca , y don Estcvan electo de Roda, Berenguer Gombal señor de Castro y Capilla, Jimeno Fortuñon señor de Calasani y Bardaxin, Lope Iñiguez. señor de Pera Rúa, y Ramón señor de Estadar Atho Garces señor en Barbastro, Garci Remirez señor en Monzón, y Tizón señor de Buil. Después continuó la guerra por las fronteras de Molina y Cuenca, contra los moros de aquellas ciudades, que como dicho es, eran sus tributarios, y prosiguió la conquista poraquellas comarcas, y hallamos en muy ciertas memorias de aquellos tiempos, que en el año de milciento y veinte y nueve se le rindió Molina, y quedó toda aquella región debajo su imperio y tributo.

Cap. XLIX. — Que el emperador don Alonso mandó poblar el burgo de Pamplona.

Estando el emperador en Castilla, por el mes de setiembre del año mil ciento y treinta, mandó poblar el burgo de Pamplona, que entonces llamaban Irunia, en el llano de San Cerní, y dio aquella población 6 los francos, y con consejo de don Estevan obispo de Huesca, y de don Sancho obispo de Irunia, y de don Sancho.obispo de Najara , y de don Miguel obispo de Tarazona , y de don Pedro.obispo da Roda, y del conde Rotron señor de Tudela , y del vizconde don Gastón, y deAtorella señor de Riela y Sangüesa, y de Franco López señor de Soria y de Santistevan, dio á los francos que fueron alllé poblar, las mismas leyes y fueros que se concedieron á los que poblaron en Jaca.

En este mismo año, parece en muy antiguas memorias, que mataron los moros al obispo don Estevan y al vizconde don Gastón, sin declarar el lugar donde fué la pelea.

Cap. L. — Déla muerte del conde de Barcelona don Ramón Berenguer, y como repartió sus estados erUre sus lujos.

Murió don Ramón Berenguer, conde de Barcelona, año de mil y ciento y treinta y uno, y dejó de la condesa doña Dulce su mujer dos hijos, el mayor se llamó don Ramón Berenguer, que sucedió en el condado de Barcelona , y en el derecho de las marcas y conquistas que en España le pertenecían, y en el condado do Tarragona , con el castillo de Stopañan, Purroy y Castelferrius, Pinzana y Camarasa , y en el condado de Osona , con la villa de Cervera, y en los condados deManresa, Girona, Besalú, Velaspir, Perapertusa, Cerdania, "Confíente y Berga, y quedó heredado en los condados deCarcasona y Rodes. El segundo hijo se llamó don Berenguer Ramón, y á éste dejó el señorío y condado

de la Proenza y Aimillan , que fué de la condesa su madre, y el condado de Gavaldan, y el Carlades. Tuvo este principe diversas hijas, la mayor se llamó Berenguela , que dos años antes de su muerte parece estaba casada con el rey don Alonso de Castilla , que en aquel tiempo se llamaba emperador de España , y otra , que se llamó doña Cecilia , casó con Roger Bernardo conde de Fox, y hubieron á Ramón Roger, que sucedió en aquel estado, y estaban ya casadas en vida del conde su padre, yá estas hijas, en caso que muriesen sus hermanos sin dejar hijos legítimos, instituyó el conde herederas en'aquellos estados, y quedaron del otras hijas que dejó encomendadas al conde de la Proenza, su hijo , que casaron en Francia, y no se escribe con quién, y yo creo que una dellas casó con Aimerico vizconde de Narbona, y hubieron 9 la vizcondesa Ermengarda que adelante en estos anales parece que era sobrina del conde de Barcelona principe de Aragón.

En este mismo año se halla en memorias antiguas, que el emperador don Alonso puso cerco contra la ciudad de Bayona, en Guiana , y estuvo sobre ella con su ejército por el mes de octubre, y no se escribe la causa de aquella empresa , mas de haberse ganado por él. De allí adelante se decia reinar en las tierras y reinos que se incluían desde Bilhorado á Pallas, y de Bayona á Monreal. Concedió entonces por el mes de diciembre, A los pobladores de Calatayud , por ser aquel lagar de tanta importancia y tan principal, muchas franquezas y libertades, y les estableció propio fuero. y ordenó que las iglesias de aquella villa y su tierra fuesen patrimoniales, lo cual se confirmó después por el pnpa Lucio segundo, declarando todas las iglesias que debajo de aquel privilegio se habian de conferir á personas naturales de la misma tierra.

En el año de mil y ciento y veinte y siete mandó poblar el lugar de Mallen, y diólo a los caballeros y frailes del Temple, y después lo trocaron con la orden del Hospital, por el lugar de Novilla.

Cap. LI. —Del cerco que el emperador puso sobre Fraga, y déla batalla que tuvo con los moros , en la cual fuf muerto.

En el mes de marzo , de mil ciento y treinta y tres, estando el emperador en Zaragoza , se halla en memorias antiguas, que mandó echar al agua en el rio Ebro sus galeras y otros navios que llamaban buzas, para ir a España, y segnn se conjetura , era para bajar por el rio á la mar, y hacer la guerra á los moros de la costó de poniente, y con el rey se hallaban don Garcia-Guerra obispo de Zaragoza, don Sancho obispo de Pamplona, y don Sancho obispo de Calahorra, don Miguel obispo deTarazona, don Arnaldo obispo de Huesca, el conde de Alperche señor de Tudela, el vizconde Centullo de Bigorrra, Garci Ramírez señor de Monzón, Lope Garóes, Pelegrin de Alagon, Sancho Juan señoreo Huesca,Cajal, Pedro Tizón, Castan de Biel, y Juan Galindez, con muchos caballeros y gente de guerra, y no se sabe de cosa memorable que en aquel viaje se hiciese, lo cual seré menos dificultoso de creerá quien tuviere entendido, que este rio en lo antiguo, cuando los romanos fueron señores de la tierra , se navegaba hasta llegar al lugar que ellos llamaban Varia, que estaba muy junto, donde después fué poblado Logroño , lo cual en el suceso del tiempo se ha perdido, como otras cosas de no menor utilidad.

Por causa del asiento que el emperador tenia hecho con el conde don Peranzures, siendo los castillos que ios moros poseían de su conquista, movió guerra á los reyes de Lérida y Fraga, y determinó de correr las riberas de Segre y Cinca, y hacer en sus comarcas todo el daño que pudiese; y puso cerco á Mequinenza que tiene un castillo muy Tuerte y corre junto á él de 1 J parte de poniente el rio Ebro, y por el oriente pasa Segre, ya mas crecido con las aguas de Cinca, y ciñen este lugar, el cual se rindió al rey en el mes de junio de rail ciento y treinta y tres, y fué muerto por lus moros en uu combate Garci Cajal, que era sobrino de don Cajal, y hijo de Fortunio Garóes Cajal. Fué muy senalado en esta guerra , y en la toma deste lugar el esfuerzo y grande valor de tres caballeros aragoneses, que se dañaban Pedro de Biota.queera adalid del rey, y Iñigo Fjrtuñon, y JimeuGaróes, a los cuales el rey hizo merced de la villa y castillo de Nooaspe, en la ribera de Matarraña. De allí fué el rey discurriendo entre las riberas de Segre y Cinca , la vía de Fraga, y por el mes de julio siguiente, se puso con su campo en Escarpe , y por aquella parte del rio se determinó de venir sobre Fraga, lugar muy fuerte, y que no se podía entrar ni combatir, sino á muy gran ventaja de los muros. Está Fraga sóbrela ribera del rio Cinca, en U rejzion que tuvieron antiguamente los pueblos que llamaron ilergetes, iisentada de la otra parte del rio, eo un recuesto y ladera de monte, que va tendido y hace cordillera del norte hacía el mediodía, y por aquella parte tiene muchos cerros muy altos y tan enhiestos, que cubren y guardan el lugar, que no pueda por ella ser combatido. A la parte del no está en tan estrecho y angosto lugar, que toda aquella ladera es despeñadero á la parte del rio , y la subida por aquel recuesto, es tan estrecha , que pueden muy pocos defenderla. Pur el mes de agosto l)e^<> el emperador con su ejército , el cual, por la dificultad del tiempo y grandes aguas, se levantó y tornó á poner su cerco en la primavera siguiente , y estuvo en él en persona los meses de febrero y marzo, y parte de abril, pero el lugar de suyo estaba tan fuerte , y los moros tenían aquellos cerros tan fortalecidos, y el socorro tan seguro y cierto de todos los lugares de aquella comarca, entre las riberas de Segre y Cinca , que el emperador hubo de levantar otra vez su real. Habían cobrado los moros grande soberbia, y Abengama , rey de Lérid i, y el rey de Fraga, juntaron grandes huestes , con los cuales peleó el emperador día de santa Justa y Rutina , junto á Fraga , y la batalla fué muy reñida y sangrienta , y se hizo muy gran estrago en los cristianos . pero como después se viniese á las fronteras de Castilla , los moros, en su ausencia, volvieron á correr U tierra, y fueron estragando la comarca de Monzón, y rl emperador por socorrer á los cristianos , volvió eco cuatrocientos de caballo contra los moros; dejando urden que le siguiesen los suyos , fué eu seguimiento de los enemigos, pero ellos teniendo noticia que iba con mucha menos gente de la que tenían, salieron á él, y mezclóse entre ellos muy recia y brava batalla, en la cual fueron los nuestros vencidos, y murió el emperador, y con él Centullo de Bearne, Aime• -1■!•• de Narbona , y don Gómez de Luna , cuyo esfuerzo y valor so señaló mucho en aquella batalla , y asimismo fué en ella muerto Lope Cüjal, sobrino de don Cajal, y otros muchos caballeros. Fué este reencuentro . según en memorias muy auténticas parece, delante de Fraga , á siete del mes de setiembre ; puesto <|ueeu algunos anales autiguos, se escrilie haber sido tn Polinillo , cerca de Sariñena , y por haber sido di

versas batallas confunden los tiempos , y en algunos anales se escribe que murió en aquella batalla, dia de santa Justa y Rufina. Era el emperador de gran edad, pero siempre tan ejercitado en las armas y hechos de la guerra , que nunca cesó de perseguir á los moros, de los cuales fué siempre vencedor, y por esto escriben alguuos autores , que era fama que no fué muerto en esta batalla ; pero que viéndose vencido, habiendo sido siempre vencedor, no quiso mas parecer en su reino, y se fué á Jcrusalen , y nunca fué visto ni se halló su cuerpo entre los muertos, puesto que otros escriben, que fué rescatado el cuerpo, y sepultado en el monasterio de Montaragún , y que por haber sido demasiadamente atrevido en ocupar los bienes y tesoros de la iglesia de León , fué castigado de mano de nuestro Señor, con tal fin como éste, y el arzobispo don Rodrigoconforma con esto , aunque dice haber sido piadoso y muy excelente principe, y que gobernaba aquellos reinos como tal, y los puso en mucha paz , y defendió muy valerosamente de las entradas y corridas de los moros, y acrecentó el reino de Castilla, como si fuera propio suyo, y pobló los lugares que estaban yermos y desiertos. Por el contrario el autor del mismo tiempo, queescribió la primera historia del arzobispo de Santiago trata del como impío , cruel y sacrilego tirano, y que era muy dado á agoreros y adevinos, catando como ellos decían , en el vuelo de los cuervos y cornejas, lo cual se nota con este encarecimiento por aquel autor, siendo gallego y contestando que aquella liviandad y desatino era muy común entre los de aquella nación. Mas esto parece haber sido por odio que tuvieron á este principe, por los males y daños que se siguieron de la turbación y guerra quese movió, por razón déla sucesión en aquellos reinos , y esto se colige por el testimonio de los autores antiguos , que pasada aquella furia trataron con libertad de sus cosas, entre las cuales uo dejaré de referir en este lugar, lo que escribe uu autor castellano, que no se nombra, en la relación que hizo de la sucesión de los reyes de Navarra, desde el rey Iñigo Arista, que escribió en tiempo del rey don Alonso , que venció la batalla de Ubeda, quedice asi: Murió el rey don Pedro , é reinó su hermano el rey don Alonso , que fué muy buen rey , o muy leal, é mucho esforzado, é muy buen cristiano, é tizo muchas batallas con moros, é venciólos, é conquirió Zaragoza de moros , é Daroca, é Calatayud , é río deTarazona,ériodeBorja, éTudela, éSoria, é otras muchas, é non dejó tillo ninguno. Pues no es de maravillar , si nuestros autores refieren que fué muy religioso y que reformó las órdenes y monasterios de su reino , dándoles grandes heredamientos, y enviando muchas preseas y joyas al monasterio cluniacense, y no se puede negar que fué grande el hervor y celo de l.i féquebubo en este principe,y la afición de continuar la guerra contra los infieles, y promover aquella santa milicia, pues considerando que no tenia hijos que pudiesen sucederle, ni quien procurase el pro común de sus reinos, de tal suerte, que los amparasen y defendiesen de los moros, y de la ambición de los reyes comarcanos, que procuraban de ampliar sus limites, por estas causas eu remisión de sus culpas, y de las de sus padres, como él dice, en el año de mil ciento treinta y uno, en el mes de octubre, estando con su ejército sobre la ciudad de Bayona, ordenó de sus reinos y estados bien extrañamente, según por testamento parece en osla manera. A la iglesia de Santa Marfa de Pamplona y de San Salvador de Leíre, dejaba la villa y castillo de Estella, con sus términos y rentas, por iguales partes. A la iglesia de Santa María de Najara y a San Millan , los castillos y lugares de Najara y deTubia. A San Salvador de Of.a, á Bílborado con (o Ja su jurisdicción. A San Salvador de Oviedo los lugares de San Estevau de Gormaz y Almazan con todos sus términos. A Santiago de Galicia , dejaba la ciudad de Calahorra, Cervera y Tudilen. ASantoDomingo de Silos la villa y castillo de Sangüesa , con los burgos nuevo y viejo. A los monasterios de San Juan de la Peña, y & San Pedro de Ciresa , por mitad los lugares de Biel, Bailo , Astorit , Ardenes y Sos , que fueron del dote da la reina su madre, y todo lo que mas pareciese haber traído en dote. No le pareciendo que eslas donaciones bastaban para después de su muerte, dejó y declaró por herederos y sucesores de sus reinos y señoríos al Santo Sepulcro de Jcrusalen , y á los que tenían cargo de la guarda y custodia del , y al Hospital de los pobres , y al Temple, con los caballeros que alli residían , para defender el nombre de la cristiandad , y ordenó que fuesen herederos y sucesores en el señorío que tenia sobre toda la tierra de su reino, y en el principado y derecho que le competía sobre todos sus subditos y vasallos, prelados y eclesiásticos, ricos hombres y caballeros, grandes y pequeños, con la misma ley y condición que los reyes don Sancho su padre y don Pedro su hermano y él lo habían tenido, y mandó señaladamente á la caballería del Temple, su caballo y armas; también declaró, que en caso que ganase ft Tortosa, fuese del Hospital de Jerusalen, dejando todo lo que entonces poseía , asi lo qne heredó de sus antecesores, y lo que él habia adquirido , y de alli adelante se ganase de los moros, á éstas órdenes, para que lo tuviesen y poseyesen en tres iguales partes, y fuese de aquellas órdenes y del Santo Sepulcro tan en propiedad , como lo era suyo, declarando que si alguno de los ricos hombres que tenían lugares en feudo de honor , quisiesen contradecir ó alterar esta disposición de su testamento, y no quisiesen reconocer á los que él dejaba por herederos y sucesores, que sus fieles vasallos los pudiesen acusar de traición , d,e la misma manera que si él fuera vivo. Ordenaba, que si él en su vida quisiese dar alguno de los lugnres que tenían en honor á San Juan de la Peña, ó a otras iglesias, lo pudiese hacer, dando el valor y recompensa á las personas que los poseían, lo cual mandó luego jurar á los ricos hombres de sus reinos que con él estaban, que fueron, Lope López de Biela, Ruy Pérez de Drrea , Lope Garces , Peregrin Ortuño, Ortiz deFoces, Lope Sánchez de Bclchite, Artal, que por diversas memorias antiguas y en instrumentos muy auténticos se halla, que tuvo en honor la villa de Alugon, desde que se ganó de los moros, del cual quedó este apellido a sus descendientes , y es el primero que yo hallo deste linaje , que tuvieron gran estado, y en ellas parece, que fueron de una casa principal délos señores de Guiana que llamaron Vandreses, Cuadrat Zalmedina, el conde Fortuno Aznarcz de Tarazona, Pedro Mir de Entenza, Pedro Glsbert, Berenguer Gombal, Pero Ramón de Eril , Arnal Mir conde de Pallas, Pero Ramón de Estada , Tizón, Jimen Fortanón de Calasanz. Aho Garces de Barbastro, Juan de Antillon, lape Fortuno de Albero , Ferriz Blasco , Fortuñon de Azlor , Sanz, Juan de Huesca, Fortuno López de Ayerve, Gastón de Biel, Gómez de Cereso, Pedro de Leziua, Bfltran de Larbas . Miguel de Azlor, y muchos otros ricos hombros y '-¿hállelos de Castilla v de Navarra.

[graphic]

Este mismo tcstameuto parece haber sido ratificado por el rey don Alonso en Sariñena , pocos días antes que entrase en la batalla donde murió.

Cap. MI.—De la división que hvbo enel reino de Aragón sobre la sucesión ij como fué elegido en rey el infante don Ramiro siendo monje.

Muerto el emperador don Alonso en la batalla de Fraga, que fué muy nombrada por su muerte, quedó gran división entre los ricos hombres y universidades de los reinos de Aragón y Navarra, por la pretensión que en la sucesión habia. Causó grande alteración álos aragoneses la donación que habia hecho el emperador, de las tierras y reinos que sas progenitores habían ganado, y ellos ayudaron a conquistar de los infieles, recelando, que si don Alonso rey de Castilla y de León sucedía en estos reinos como lo pretendía . y que legítimamente era sucesor en ellos , porqoe la reina doña Urraca , su madre, era bisnieta de don Sancho el Mayor, como esta dicho, qne fué directo señor dellos , por la enemistad y odio que los castellanos les tenían . por las grandes alteraciones y guerras que en tiempo del emperador se movieron en Castilla, cuando ellos tuvieron a su cargo los principales lugares y fuerzas de aquellos reinos , y mucho tiempo los habia regido y gobernado, temiendo que serian tratados con grande insolencia y superioridad, y sus libertades y fueros les serian disminuidos y quebrantados. ó en parte recibirían fuerza, por el ódío que de reciente les habían concebido el rey y sus naturales; siguiendo la costumbre antigua de sus predecesores, trataron de hacer elección de un príncipe que los gobernase en paz y justicia, y se amparase de la defensa de la tierra, contra cualquiera fuerza de los que tiránicamente presumiesen de ocuparla, y señalaron gobernadores que tuviesen cargo del regimiento de la tierra, que mandasen administrar la justicia rigurosamente, como entonces se requería , se obviase á cualesquiera escándalos y bullicios. Entreoirás personas que se entendía ser mas convenientes para suceder en los reinos de Aragón y Navarra, era un ricohombre muy poderoso y principal , que llamaban don Pedro de Atares , y los autores antiguos que pudieron saber la cualidad con que este señor pretendió ser preferido a todos en la sucesión del reino, curaron poco de dejar memoria dello ¿ los venideros , como de otras cosas que les fueron notorias, y eran tan señaladas y dignas de escribirse, como esta. Lo que yo puedo decir, si en esta parte se dá lugar á conjeturas, es haber sido de la casa real, y que debió ser hijo del infante don García, de quien se halla mención en privilegio muy auténtico suyo, que en el año de mil ciento y once, por el mes de junio, reinando el rey don Pedro en Castilla y Aragón, y la reina doña Urraca su mujer, juntamente con él era señor de Atares y Ejabierre , y en él se llama hijo del conde don Sancho Bamirez, de quien se dice en estos anales, que fué hijo natural del rey dou Bamíro el primero, y * quien el rey su padre dio las tierras y señorío de Aivar, Ejabierre y Iatre , según se afirma por el autor mas antiguo que tenemos de las cosas de Aragón. Si esto fuese así, como se conjetura , por haber sucedido en el señorío de Atares, parecía muy conforme á razón el derecho que don Pedro seguía, el cual fué favorecido del emperador don Alonso , pues sabemos , que le dio la villa deBorja, y así concurría en desearle casi tono el reino, y su madre se entiende haber sido hermana de don Cajal, que era el mas poderoso \ rico hombre

« AnteriorContinuar »