Imágenes de página
PDF

y por tierra. Fué asf que el vizconde Bernardo Athon, 11 iie se vio echado por los de Carcasona de aquel estado , del cual estaba ya muy apoderado, viendo que no seria parte para resistir al conde de Barcelona , ni sojuzgar aquella ciudad y su condado, se confederó con Guillen conde de Putiers, que tenia usurpado el cumiado de Tolosa; y porque con su favor pudiese cobrar la ciudad de Carcasona , hízole pleito homenaje <iue lo tenia por él , con todo el condado en feudo, y movió gran guerra á todos los de Carcasona. Mas como ei conde de Barcelona estaba ocupado en la guerra de los moros, y tenia aquella por su principal empresa , no pudiendo defender á los á*. Carcasona de la continua guerra que el conde de Putiers y el vizconde le hacían, los de aquella ciudad se concertaron con el vizconde, y se la entregaron, jurando primero el vizconde, que no les haría daño ninguno en sus personas y bienes, por la ocasión de la guerra pasada. Pero siendo apoderado de la ciudad Roger , que eru hijo mayor del vizcoude, contra el juramento do su padre, entró dentro y tomó presos ,'i toJos los mas principales, y a muchos dellos mandó sacar los ojos y cortar las narices , con gran crueldad, ejecutando en ellos castigo mas terrible que la misma muerte, y los desterró de aquella tierra muy ignominiosamenle. Muchos dellos su vinieron a Cataluña, y el conde les hizo muy grandes mercedes en. sus tierras, y no pudiendo sufrir tan glande afrentaé injuria, mandó elcondcayunlar un muybuen ejército , y fué contra el vizconde para echarledel eslado , y castigar su rebelión, el cual también ayuntó mucha gente, y se puso muy en orden para resistirle y defenderse en la posesión de aquel señorío por las armas. Entonces víslo que desta guerra recibía muy gran daño la cristiandad , y que el conde de Barcelona se divertía de la conquista que se había tomado contra los infieles, muchos señores y personas muy religiosas se interpusieron, porque no se diese batalla, y se concertase aquella diferencia. Concordáronlos en que el vizconde hiciese pleito homenaje al conde de Barcelona . úe tener por él en feudo la ciudad de Carcasona y todo su condado, y le siguiese y valiese con todos sus caballeros en las guerras que tuviese, y de la misma manera todos sus sucesores. Sucedió en este tiempo en la iglesia de Tarragona al arzobispo don Berenguer, Oldegario obispo de Barcelona, varón muy excelente, ó insigne en santidad de vida, y gran religión.

Cap. XL. — Ve las guerras que ti emperador don Alonso hizo á los moros.

Antes desto, estando el emperador don Alonso embarazado en las guerras de Castilla, ponía gran fuerza en hacerla"por sus fronteras a los infieles. Lo primero que se acometió, fué poner cerco sobre la villa de Ejea , lugar principal á la frontera de Navarra, dentro de los límites de la región antigua de los vasecnes, y ganóla ü los moros, y otorgó grandes franquezas a los pobladores; y porque so hallaron muchos caballeros de Gascuña y Francia , que le vinieron á servir en la guerra, y se hubieron muy bien en ella, fucles concedido por la concesión apostólica , otorgada al rey don Pedro su hermano, que las iglesias que alli se edificasen , fuesen anexas al monasterio de la Selva de Gascuña. Esto fué según parece por la historia antigua do Aragón, en el año de mil ciento y diez; y allí se afirma, que en aquel lugar tomó el Ululo de empe

rador. De allí fué discurriendo mas adelante, y tomó el lugar de Tahuste, junto 6 las riberas del Ebro , el cual se ganó por la valentía y grande esfuerzo de don Buclialla, y poco después comenzó á poner gente plática en la guerra, y muy ejercitada en ella, que llamaban almogáraves, en el Castellar, para que estuviesen en froutera contra los moros de Zaragoza. Apoderándose de la sierra, y convocando los ricos hombres y caballerosdesus reinos, propuso de poner cerco sobre Zaragoza, y proseguirle basta sacar aquella ciudad del yugo y servidumbre de los infieles; y según en algunas memorias antiguas parece, en el año de mil ciento y diez, fué por él vencido en batalla, y muerto Abucalen , rey do Zaragoza junto á Valtierra, y ganó entonces á Morella, y de la toma deste lugar que está eu el reino de Valencia, en los confines de Aragón, se hace mención en los anales antiguos de Castilla, en que se dice haberse tomado por cristianos en el año de mil ciento catorce, en el castillo do Castellar, y de allí se emprendió la goerra, con determinación de levantar el cerco hasta que la ciudad se rindiese , y divulgándose esta empresa , viniéronle á servir en aquella guerra muchas gentes extranjeras y señoresy barones muy priocipales,yentreellos fueron muy señalados Gastón señor de Bearne. Rotron conde de Alperche, el conde Cenlullo de Bigorra, y el conde de Comenje, el vizconde de Gabartet, el obispo de Leseares , Auger de Miramon, Arnaldo vizconde de Cabo dan , que ca>ó con doña Oria condesa de Pallas , y hubieron un hijo, que fué el conde don Ramón Roger, y otros muchos caballeros de Bearne y Gascuña. Los ricos hombres de Aragón y Navarra , que se bailaron con él en aquella guerra, faeron estos, Piego López Ladrón, Jiménez Forluñon Delet, Jimeno Fortunen de Puicastillo, Pedro Momez Alraoravit, Lope Jiménez de Torrellas, Lope Sanz de Ogavre Cajal, Lope López de Calahorra , Lope Carees de Estella , Sancho Azuar, Sancho lñiguez, Colindo, Lope Garóes, Pelegrin, Pedro Jiménez justicia de Aragón, Galin Sanz de Belchit, Castant Ferriz de Santa Olalla, Juan Galindez de Antillon, Lope Fortun de Albero, Berenguer Gombal, Pedro Mir de Entenza, y Ramón Pérez de Eril. Esto Pedro Mir creo ser el mismo, de quien año de mil ciento y nueve, se halla intitularse conde de Pallas , que era hermano de Arnaldo de Mir, y fueron hijos del conde don Ramón de Pallas, y de la condesa Valentía.

C.\p. XL1.—Que el conde de Alperche ganó de los moros A Tudela.

Teniendo cercada la ciudad de Zaragoza los moros, que estaban en Tudela , que está á diez y seis leguas á la ribera de Ebro arriba, hacían grande daño á los nuestros, y salteaban á los que traian vituallas al real, y desde allí haciau muchas correrlas y cabalgadas. Mandó el rey que fuese contra Tudela el conde de Alperche con seiscientos de caballo, y salió tan escondidamente, que sin ser sentido puso en celada los suyos y mandó que algunos ginetes y peones robasen el ganado y diesen en la gente quo habia en el campo, por lo cual los moros de la villa, sin ningún recelo de la celada salieron á ellos, sin que quedase en la villa quien la pudiese defender, y asf fué entrada, y se apoderó el conde della, y del castillo y fuerzas que en ella había , y desde entonces se hizo grande daño en los moros , por toda la comarca , y fué gran parle para que los cristianos no desamparasen lu empresa que habían comenzado en la conquista do Zaragoza. Fué panada Tudela de los moros , según en algunas memorias antiguas se halla , en fin del mes de agosto. dele año de mil ciento y catorce; y fué dada en feudo de honor, como era costumbre, al conde de Alperche, y se concedieron y señalaron grandes términos y libertades á los moradores della, y les fué otorgado , quo fuesen juzgados por los fueros antiguos deSobrarbe.

Cap. XLH.—Que ti conde ion Beltran de TJosa, se hizo vasallo del rey de Aragón, y el conde de Barcelona sucedió en el condado de Cerdania.

Cuando el emperador don Alonso hacia mas recia guerra á los moros, y mas se iba extendiendo su señorío, y estaba mas ocupado en aquella conquista, prosiguiéndola por todas partes contra los reyes de Zaragoza, Fraga y Lérida, y contra los otros sus comarcanos, el conde don Beltran deTolosa, quo fué un principe muy señalado en la guerra de ultramar, y deudo suyo, á quien pertenecía el condado deTolosa, vino a su corte, y se hizo su vasallo , el cual fué hijo del conde don Ramón , que habin ganado gran prez y nombre en la conquista de la Tierra Santa. Fueron los condes de Tolosa , muy grandes y principalos señores en el reino de Francia, y descendían , según he leido en una genealogía muy antigua, destos señores de Torson , que fué el primer conde de Tolosa, en tlompo del emperador Cario Magno, el cual después de haberse sojuzgado la Aquitania por el rey Pipino su padre, que venció al duque Gaifredo, ordené, según el autor de aquella genealogía afirma . nueve condes en aquella provincia, del linaje de los francos. Estos fueron Himberto conde de Beses, Abon conde de Putiers, Bogerio conde de Llmosins, Guido conde de Perigort, Iterio conde de Alvernia, Bulo conde de Valois, Anón conde ele Albi, Seguino conde de Burdeus, y Torson conde de Tolosa; y a estos puso el emperador Cario Magno debajo del reino y dominio do Ludovico su hijo. A este Torson sucedieron Isuaredo, Beltran, Gnillelmo, Ramón de San Gil, Guillem Tallaflerro, Ponce Aimerico, y don Ramón el segundo , padre deslo don Beltran : cuya memoria fué muy celebrada , é ilustre en la empresa de la Tierra Santa, que se halló en el combate de las ciudades de Antioqnfa, y Jerusalon, y puso cerco contra la ciudad de Tripol de Siria, en el cual murió año de mil ciento y uno. Éste es el conde don Ramón, que caso con doña Elvira, hija del rey don Alonso el sexto de Castilla y León, que ganó la ciudad do Toledo, y hubo 6 este Beltran, que continuó en asistir á la empresi de aquella tan gloriosa expedición de la Tierra Santa; y fué con setenta galeras de Renoveses A Siria, y con ayuda del rey de Jerusalen gané a Tripol. y sucedió 6 su padre en el estado que conquistaron en Asia, y fué señor de aquella ciudad do Tripol. Tuvo otro hijo el conde don Ramón , que nació alia , quo llamaron don Alonso Jordán, porque se bautizó en el Jordán , sogun el arzobispo don lío— drifro escribo, el cual después sucedió en el condado deTolosa y de San Gil. Vino el conde don Beltran á Barbastro, por el mes de mayo del año mil ciento y diez y seis, y el emperador don Alonso le hizo grande recogimiento y rjesta, como se debia n un tan principal señor y señalado caballero, y por el deudo y amistad, que los reyes de Aragón en lo pasado tuvieron con los condes de Tolosa, desde el tiempo del rey don Ramiro el primero, cuyo hija doña Sancha, y de la reina Ermeseoda habia casado con el condo de Tolosa.

Por este deudo, y porque estando en ln guerra de ultramar, padreé hijo, se habia alzado ion el estado Guillen conde de Putiers, que descendía de la parto de la madre de los condes de Tolosa , el conde Beltran su hizo vasallo del rey , y puso debajo de su señorío, no • solamente el condado de Tolosa, pero el condado de \ Rodes y la ciudad de Narbona con todo el Narbonés, y , el condado de Beses , y Agades , Caorz, Albi y Carca- I sona, y el honor que tenia el conde de Fox, que pertenecía a los condes deTolosa, para que fuese del directo dominio de los reyes de Aragón , y el emperador dejó todos estos estados al conde don Beltran, para que los tuviese de él, con reconocimiento de vasallo feudatario , y los que en ellos sucediesen. No se halla en las memorias de las cosas de Francia, que el conde don Beltran quedase en estos estados , antes se escribe, que el conde de Putiers tuvo usurpado el condado deTolosa mucho tiempo, hasta que despucs el conde don Alonso hermano de don Beltran, fué sacado por los de Tolosa, de un castillo a donde le tenían preso y le lomaron por su señor natural, echando de la tierra á fiuillem de San Mámelo, que tenía el cargo del gobierno de aquel astado, por el conde de Putiers, y se habia upoderado del castillo, llamado Narbonés, y quedó desdo entonces el conde don Alonso pacifico señor en aquel estado, y fué padre del conde don Ramón el tercero, y abuelo del conde don Ramón el cuarto, bisabuelo del conde don Ramón el postrero desta linea, conde de Tolosa, el cual dejó una hija sola, llamada Juana, que casó con don Alonso conde de Putiers, hermano del } rey Luis de Francia , y no quedando dellos hijo ninguno, el rey de Francia se apoderó de aquel estado, y le incorporó á su corona.

En el año de mil ciento y diez y siete, murió Bernardo Guillen conde de Cerdania , sin hijos, que era hermano de Guillen Jordán, y dejó el condado de Cer- | dania al conde de Barcelona; y parece en memorias , muy antiguas de las cosas de Castilla, que el rey don Alonso, hijo del conde don Ramón , entró en la ciudad de Toledo á diez y seis días del mes denovíembt-e deste año, y comenzó allí á reinar, que debió ser por reducirse aquella ciudad A su obediencia y salir del reconocimiento que hacia al emperador don Alonso.

Cap. XL11I.—Que el emperador don Alonso ganó de los moros la ciudad y reino de Zaragoza.

Todas las fuerzas y poder del emperador don Alonso, se convirtieron por este tiempo en proseguir la guerra contra los moros, que estaban apoderados de la ciudad de Zaragoza, que era la cabeza y principal asiento que tenían en el medio de España ; de cuya conquista pendía todo lo restante, hasta llegar á las costas de nuestro mar. Fuese continuando la guerra, de manera que los moros se iban estrechando y reduciendo á la defensa de los muros de aquella ciudad , cuya población era muy grande, y taláronse sus vegas y los campos, y prosiguióse la guerra sin cesar, empleando el emperador en ella , no solamente toda su caballería y gente, pero también mucha nobleza del reino do Francia. Sucedió asi, según por muy ciertas memorias parece, que estando aun en Castilla, mandó venir de Francia para esta empresa, como está dicho, muchas compañías de gente de guerra.de las parles de Bearne y Gascuña; cuyos generales eran los que estaban nombrados , y otros principales señores, que le habian seguido, y servido en las guerras pasadas, que hizo contra los infieles; y según la costumbre de aquelíos (iempos, & ellos, y á la tiente de guerra que traiao, Humaron los francos. Este ejército estuvo junto, y muy en orden, mediado el mes de mayo del año de nuestra redención , de mil ciento y diez y ocho, en la laguna, que llamaban de Ayerve, y de allí partieron para el lugar de Almudevar, que tenían los moros muy defendido y fuerte, y en su asiento parece haber sido en los tiempos antiguos población romana, y ser el que se llamó Burtioa en los pueblos ilergetes, y descubre bien señales de su antigüedad. El mismo día que llegaron, poniéndose la gente que dentro había en defensa, le combatieron y entraron por fuerza, y fueron los moros llevados ¿ cuchillo, por mayor espanto de los que no se querían dar, y confiaban en la tuerza de los castillos y lugares fuertes. Con esta nueva , los moros que estaban en aquellas comarcas y se habían defendido en las guerras pasadas, en algunos castillos y lugares que se tenían en defensa , los desampararon, y entonces se ganaron Sarinan, Salcey, Robles, y otras dos poblaciones romanas, sóbrelas riberas del rio Gallego, que eran Zuera, y laqueen los tiempos autiguos llamaron el Foro de los Galos, y después se dijo Gurrea. Siendo ganada Almudevar, pasaron los francos sin parar las riberas de Gallego y Ebro, y pusieron cerco por todas partes sobre Zaragoza, y dentro de ocho días que llegaron, ganaron el burgo, que esta de la otra parte del rio, que llamaban Atabahas, y después se llamó Altabas, y las aldeas que estaban en el contorno, y se apoderaron de toda la población qne había fuera de los muros de piedra. Con este suceso enviaron á dar aviso al emperador, que estaba en Castilla, del estrecho en que tenían la ciudad , para que viniese en su socorro, y gozase de la gloria del vencimiento, como lo requería una tal empresa ; y esto fué con tanta furia, que llegó al cerco en el mismo mes de mayo. Mandó juntar todos sus ricos hombres, y toda la gente de guerra, y diósc gran furia á todo lo que era necesario para el combate, porque la gente que estaba en la defensa de la ciudad era mucha , y muy ejercitada en la guerra , y los muros y reparos y las torres eran de gran defensa. Y los ricos hombres, que so hallaron en el hecho mas señalado que se pudo ofrecer dentro de su reino, eran estos, Diego López Ladrón, Jimeno Fortuñones Delehet, .limeño Fortuno de Puicastillo, Pedro Momez Almoravit, Lope Jiménez de Torrellas, Lope Sánchez de Ogavre C»jal, Lope López do Calahorra , Lope Garces de Estella , Aznar Aznarez, Iñigo Galindcz, Lope Garces i'elegrin, Pedro Jiménez justicia, Galindo Sánchez de Belchit, Sancho Fortuñon , Gastan Fortuno , López de Ayerve, Sancho Ibañez de Huesca , Ato Garces de Pritaselz, Fcrriz de Santa Olalla , Juan Galindezdc Andregon , Lope Fortun deAlbero, el conde Bernardo Ramón , Berenguer Gombal, Pero Jazbert, Pedro Miron de Entenza, Ramón Pérez de Eril, y Ramón Amat. Defendiéronse los moros con gran esfuerzo, y pasado el mes de junio los francos se volvieron en desgracia del emperador, desconfiados que la ciudad se pudiese tomar, y también, según escriben, porque no cumplía con ellos á su voluntad, y solamente quedaron los condes y vizcondes y los otros capitanes con los suyos. Perseverando el emperador en el cerco y combate de la ciudad , y estrechándola mas cada día , los moros se vieron perdidos, porque no tenían tal gente con que poder salir en campo, y la que había perecía de hambre, y el pueblo por esta causa estaba muy alterado , y no teniendo otro recurso ni remedio, sola su

esperanza les quedaba en el socorro de los reyes moros sus vecinos, y en el que era muy ordinario de Berbería , y aunque éste estaba tan lejos, teníanle por mas cierto, porque habia mucho tiempo, que lo procuraban, y no habia otro ninguno que fuese bastante, para que ellos saliesen de tanto peligro. Habíanse ya suge— tado los moros deste reino á la obediencia de los almorávides , que se hicieron señores de toda la morisma de España, y la poseyeron debajo de monarquía, hasta que ellos fueron sojuzgados por los almohades. Según parece en la historia de los árabes, el primero que se usurpó título de rey de Zaragoza, después de la entrada de los moros, fué Mudir, hijo de Hiahya. y á éste sucedió Irán Almudafar, en cuyo tiempo , en este reino, alcanzaron por rey á Zalema , hijo de Haniat Abenhuc, y este Zulema habia sido alcalde del rey Mudir. A Zulema sucedió su hijo Hamat, y á éste Jucefsu hijo; y Juceftuvoun hijo que le llamaron llani.it Aluiu/aciiii, y á éste sucedió Abdemelic su hijo. Dejó Abdemelic por sucesor en el reino, á su hijo Hamat. Almuzacait fué el que perdió esta ciudad y reino, y el señorío de las tierras y comarcas que estaban debajo de su tributo y mando, y de todo ello se apoderaron los almorávides; y asi conforme á esta sucesión , no tenían los de la ciudad de Zaragoza rey, y estaban sujetos al imperio del rairaraamolin do España , que era el señor y rey universal , á quien los almorávides reconocían, puesto que algunos que tenían el señorío desta ciudad en gobierno, se llamasen reyes , como se ha referido de Abuacalen, que se halla por memorias antiguas con titulo de rey, y haber sido muerto en batalla por el emperador , tan pocos años antes, junto a Val tierra. Como quiera que sea, hallamos en muy cierta relación deste tiempo, que vino á este socorro, hora fuese de España , ó de fuera , un rey moro llamado Temin, y éste juntó tan poderoso ejército, que venia con ánimo de dar la batalla, y asentó su real en la ribera delaGuerba , á tres leguas de la ciudad , en un puesto muy aventajado, junto al lugar que llamaban desde los'tiempos antiguos María, que tenia un castillo tortísimo, y estaba en poder de los moros. Mas reconociendo que el ejército de los cristianos era grande, y el suyo no era igual para resistirle , pasados algunos días levantó de noche su real, y volvióse por el camino por donde habia venido. En esto pasó todo el estío, y siendo ya muy adelante el invierno , por el mes de diciembre tornó á enviar un sobrino suyo, con grande muchedumbre do geute, para que se entrasen en Zaragoza, y la basteciesen , y el emperador salió ó él, y dióle batalla, en la cual los moros fueron rotos y vencidos, y pasaron á cuchillo la mayor parle dellos , y muchos quedaron presos. Esta batalla, según parece por las historias antiguas de Aragón, sedió junto áCutanda, cerca de Dánica, y fué muy nombrada, porque se hizo en ella gran matanza en los moros, y el autor mas antiguo que yo he leido, que fué mucho antes del que compuso la historia general deste reino, escribe , que fué muerto el hijo del miramamolin, y que se halló en ellaetcoode de Putiers, que vino á servir al emperador con seiscientos de caballo. Los moros con esta victoria tan grande, que hubieron los nuestros , desesperados de tu.Id socorro y remedio, entregaron la ciudad al emperador á diez y ocho días del mes de diciembre del mismo añoen la cuarta feria, en la era de mil ciento y cincuenta y seis, según la costumbre que se tenia de contar los tiempos, y rindiéronse con ciertas condi

[ocr errors]
[merged small][graphic]
« AnteriorContinuar »