Imágenes de página
PDF

Cap. LXl. — De ios pobladores de las islas de Cerdeña y Córcega, en cuyo dominio estaba al tiempo que se dio la investidura dellaal rey de Aragón. . La isla de Cerdeña, asi en grandeza, como en la fertilidad y abundancia de la tierra, se puede igualar con las mas principales islas de nuestro mar. Los primeros pobladores que la habitaron y pusieron en policía , afirman haber sido cierta gente española, que pasoá ella con un capitán muy famoso, que sollamo Norato , de quien, según escribe Pausamos, lomó nómbrela ciudad de Nora, que fué la primera población que en aquella isla hubo. Antes desto, asi les naturales deila , como las otras naciones de Grecia y África, que aunque repararon en ella, no la poblaron, y los griegos la llamaron Ichnusa, por la semejanza qne tiene en su postura de la figura de la planta del hombre. Según el mismo autor afirma , tiene mil y ciento y veinte estadios de largo , y de latitud cuatrocientos ysetenta , pero Plinio la mide mas particularmente , y como *>lu estendida desde septentrión á mediodía, leda en el lado que mira al oriente ciento y ochenta y ocho millas, y al de occidente ciento y setenta, y al de mediodía setenta y cuatro , y por la parto de septentrión ciento y veinte y dos, y asi sumaria , si estos números son verdaderos, quinientas y cincuenta y cuatro millas. Toda aquella parte y región de la isla , que está hacia el septentrión, y corresponde a Italia, es áspera y montañosa, y tiene diversas playas y puertos, aunq ue no muy seguros, pero su fertilidad y abundancia es tanta, y la comodidad de su sitio tanoportuna por la vecindad de Italia , Sicilia, Francia y España, que fué siempre muy frecuentada de todas las naciones de oriente y occidente. De las cosas que en esta isla sucedieron por su posesión y conquista en competencia de griegos , cartagineses y romanos, porque las antiguas son mas celebradas, solamente referiré en este lugar en suma lo que por ella se sabe haber pasado, después de la ruina del imperio romano, porque mejor se entienda el estado en que se hallaba al tiempo que el rey de Aragón siguió su empresa. Los godos se apoderaron de la isla de Cerdeña, como de la mayor parte de Europa , y la poseyeron por largo tiempo , hasta tantoque fueron echados por Belisario de la posesión de Italia y Dalmacia , y de las islas del mar Tirreno, y del Junio, Pero volviendo a su primera fortuna aquel reinoé imperio de los godos, por el gobierno y gran valor de Totola , fueron restituidos en la posesión del señorío marítimo, y sustentáronse en su tiempo contra las incursiones délos griegos y de los capitanes de aquel imperio: mas no lardó mucho que viniendo á Italia Narsescon ejército del emperador Justiniano, se comenzaron á rebelar algunos pueblos de la isla de Cerdeña contra los godos, poique los longobardos

?iue dejaron las Panonias á los hunnos y se bajaron á talia con su capitán y rey Albuino se confederaron con la gente de Narses contra ellos. Por esta causa fué Totila muerto , y quedó la nación gótica muy abatida con grande estrago, y fué continuando Narses próspera meóte la guerra, hasta que se restituyó el señorío de Italia, y de las islas 6 ella adyacentes pacificamente al imperio, y lo tuvo y poseyó Justiniano todo el tiempo que vivió libre, y absolutamente después de posados setenta y dos años, que los ostrogodos se apoderaron del. Después desto fué aquella isla acometida y asolada, no solamente de los corsarios del poniente , pero de todo el imperio griego, hasta queel

emperador Constante, nieto del emperador Heraclio, pasando de Macedonia á Polla, dejando asoladas las ciudades de Ecana y Laceria, siendo vencido en laguerra que tuvo con Grimaldo duque de Benevento, que era el principal capitán de los longobardos contra la nación griega , se vino á Roma y puso á saco los lugares, pueblos y sagrados, despojándolos de las cosas preciadas y notnblis que del tiempo antiguo habían quedado, hasta llevarse las Ujas de metal del templo de Santa María la Redonda. Entonces pasando Constante á Cerdeña , no contento ron la presa qne llevaba, robó todo lo bueno y de estimación que en la isla se había conservado desdo los tiempos antiguos. No pasó mucho tiempo hasta que los moros señorearon las provincias de España , y fueron también acrecentando sus armadas y corriendo las costas de nuestro mar, y por el mismo tiempo que acababan de destruir el reino de los galos , fué por ellos desolada y destruida la isla de Cerdeña , cuando según en los anales de aquellos tiempos se refiere, Luicbrando rey de los longobardos, con gran precio y rescate hubo el cuerpo de san Agustín y lo trasladó á Pavfa. Cuando estaba dividido el imperio latino del griego, y por la discordia y grande enemistad que hubo entre Niceforo y Pepino, hijo do Cario Magno, los corsarios de África comenzaron á juntor muy poderosas armadas, y con ellos anduvieron discurriendo por las partes del occidente, hasta los últimos limites de nuestro mar , entonces corriéronlas costas de Sicilia y Calabria , y entraron talando y destruyendo las islas de Cerdeña y Córcega , y las robaron y cautivaron mucho número de gente, yeomofuesen los sardos, corzos muy a menudo fatigados y perseguidos de sus correrlas , lenicnuo Ermengaudo conde de Ampurias cargo de las armadas de poniente, y de la guarda y defensa de las islas , por Bernardo nieto de Cario Magno, quoera rey de Italia , habiendo los moros entrado en la isla de Cerdeña con gran multitud de gente, ayuntáronse los sanios con el gobernador , y acometiéronlos con mucho ánimo , é luciéronlos retraer á sus navios, y perdieron en el alcance lo niayor parte de so gente. Con este suceso, no solamente se defendieron , pero cobraron ánimo para hacer guerra á los moros con ayuda del conde Ermengaudo. rompiendo ¡a tregua qvic habían asentado con Ambulach rey de Córdoba ; y pareoia cosa casi imposible, que estando esta isla tan opuesta á las invasiones de los moros que tenían el señorío de España y África, que eran tan poderosos por mar , se defendiesen los que en ella estaban, habiendo tanta disensión y discordia , no solo entre el imperio griego y latino, pero entre los mismos reyes trancos, hijos y fictos de Cario Magno. La isla de Córcega había seguido en lo antiguo casi siempre una fortuna con los sardos, y fué tan bien poblada de griegos, ligures y españoles, y Séneca afirma durar aun en su tiempo el traje del toreado y calzado, y algunas palabras del lenguaje de los cántabros. Fueron entrambas islas sojuzgadas de L Cornelio Escipion , y la administración y gobierno dolías estuvo entonces unida, mas después se gobernó cada una por su pretor, y en tiempo del emperador Valentiniano so regían por diversos presidentes. Los primeros descubridores , según en la historia romana parece , fueron los ligures como tan vecinas, y tomó el nombre de una mujer, que por un caso estraño fué la inventora del descubrimiento, con mucha razón los genoveses pusieron todas sus fuerzas en adquirirla y aplicarla a su señorío, y asi perseverando después ú* la caída del imperio latino eo su empresa por el mismo tiempo de Pepino juntaron sus fuerzas de mar y tierra y desús confederados por cobrar a Córcega, que había sido ganada de los moros, por cuya conquista desde entonces ellos pretendieron de apoderarse della, teniéndola tan vecina , pero tuvieron por esta causa, grande y muy continua contienda con písanos, queá la postre la ocuparon , siendo perdida y cobrada por ellos diversas veces, y hubo entre ellos, no solo por lo temporal, pero por la jurisdicción eclesiástica tanta disensión, que siempre llegaban á las armas, por lo que tocaba ¿ la consagración de los obispos de aquella isla , pretendiendo cada señoría, que se había de consagrar en su metrópoli, y que eran sus sufraganeos , y no pudo ser decidido ni apaciguado por diversos pontífices, aunque pretendieron , quo era aquella isla de la jurisdicción y dominio de la Iglesia también en lo temporal, por razón de las donaciones y confirmaciones hechas á la sede apostólica por Pepino y Cario Magno, y por los otros emperadores. Durando estas diferencias, alcanzaron los genoveses cierta gracia y privilegio del papa , por el cual prctendian , que les fué concedida la mitad de la isla de Córcega , y que se les remitió después el censo quo por clin hacían á la Iglesia , y con aquella parte fueron usurpando lo restante, siendo poderosos por la mar, y los mas vecinos de tierra firme, y se hicieron absolutos señores de Córcega , contra la voluntad de los sumos pontífices, habiendo reconocido primero ser el directo dominio de la Iglesia , y tentaron lo mismo en la posesión de la isla de Cerdeña. En este tiempo habían ocupado los moros la mayor parte de los lugares marítimos de la isla de Sicilia , siendo Miguel emperador de Conslantinopla , por cobardía y poco ánimo de Juan duque de Venecia, que había juntado su armada para resistirles , y no osó salir contra ellos, y Bonifacio conde de Córcega juntando grandes compañías de gente de Toscaaa, con una muy gruesa armada pasó á África y tuvo batalla con los moros, y hubo dellos una muy señalada victoria con gran despojo, y fué forzado á los ■■oros desamparar los lugares que se les habían rendido. Era muy grande lástima ver la mayor parte de Italia destruida y asolada por los moros corsarios de España y África, que con poderosas armadas eran señores de la mar y ganaron las provincias de Calabria y Pulla, y pasaron contra la ciudad do Roma , y fué por ellos puesta á saco, y quemaron las poblaciones de fuera con las del monte Vaticano, y: aun la isla de Cerdeña estaba libre de la persecución que padecía la cabeza de la cristiandad , y la mayor parte de Italia. Poco después, eD tiempo de Cario^ Calvo, que tenía el imperio latino, los moros que hablan ganado la Isla de Creta, enviaron parte de aquella armada la vía de Italia , y ocuparon los lugares y puertos que estaban en la costa del mar Adriático, desde Anconn á Otranto, é hicieron grande estrago en todos los lugares marítimos,iy se apoderaron del monte Qargano, y desde allí corrían y talaban las tierras de Palla y Calabria, y entonces acabaron de apoderarse dé la isla de Sicilia. Después cobrando mas osadía, en el año de novecientos y treinta y uno salieron con nueva armada , y discurriendo por toda la costa de Toscana, biceron muy grande daño en ella hasta llegar á la marina y ribera de Genova, y pusieron cerco sobre aquella ciudad, y la entraron por combate, y no perdonando á ninguno que pudiese resistirles, volvieren too grande presa , puesto que después hubieron

los genoveses contra ellos una muy señalada victoria1 No se averigua en los autores de las cosas destos tiempos, si en esta entrada y guerra que los moros hicieron en las costas de Toscana y Genova , fuese Cerdeña ocupada por ellos, ni hallo autor grave, que escriba por constante, que hubiese sido en algún tiempo toda la isla sojuzgada debajo del yugo de los infieles. En el aumento de la señoría de Pisa, cuando comentó á prevalecer en el dominio de la mar, sus primeros acometimientos fueron emprender la conquista de Cerdeña y Córcega, y como eran muy poderosos y tan vecinos, se fueron apoderando de algunos lugares de Cerdeña los mas principales de la costa vecina de Toscana , y siendo sumo pontífice Inocencio segundo loé erigida por él la Iglesia catedral de Pisa en metrópoli, y le fueron señaladas por sufragáneas las diócesis é iglesias de Cerdeña. Movióse juntamente por emulación y codicia entre písanos y genoveses, grande y muy terrible guerra, que duró hasta el tiempo de Gregorio tercero, por cuya persuasión se confederaron, para servir con sus armadas en la conquista de la Tierra Santa, pero esta concordia no fué muy durable, entes volvieron estas dos señorías á su querella antigua, emprediendo entres! muy cruel guerra, y los unos y los otros procuraban de haber del sumo pontífice el derecho de la Iglesia del supremo señorío , pero ninguno le tenia bien fundado, ni habia alcanzado justo titulo de loque poseían, y estaba aquella isla expuesta á la invasión y dominio de cualquier extranjero y cosario, aunque no fuese tan poderoso. En el octavo año del imperio de Enrico quinto, y en el mismo que el conde de Barcelona pasó con armada de písanos y genoveses contra las islas de Mallorca y Menorca, se refiere en algunos anales, que se tomó por genoveses la ciudad de Caller, que es la cabeza y ol principal lugar de Cerdeña, y fué por la señoría de Genova puesto en posesión della Mariano, que prelendia ser señor,) se hizo vasallo del común, y censatario déla iglesia catedral de Genova, en una libra de oro, y pretendió aquella señoría, que este feudo fué confirmado por el papa Pascual segundo. Estaba dividida la isla de Ordeña en cuatro regiones, y sujeta á sos presidentes y gobernadores, que en lo antiguo tuvieron Ululo de juzgados, ó reinos, ó señoríos, y eran Arbórea, Gallura, Caller y el de Turri, aunque esto último fué unido con eldeGnllura, y el titulo mas propio fué el de juez, como parece por una ley de la segunda partida , que se compuso por mandado del rey don Alonso el décimo de Castilla. 6 donde se escribe, que eran cuatro los señore* que tenían el señorío y juzgado di Cerdeña, y que no se acostumbraba intitular de aquel nombre á otro. Délos primeros que yo hallo haber tenido mando y señorío principal en aquella isla, es Comila, señorío y juez de Arbórea, y como quiera que esta isla era poseida juntamente por písanos y genoveses', cuando aquellas repúblicas estaban en paz, siempre los písanos excluían de la concordia , lo que tocaba á la contienda del señorío de Cerdeña, la cual no querían tener en común con genoveses. De los emperadores latinos , el que primero se señaló por estos tiempos á entremeterse en el dominio destas islas, fué el emperador Federico el primero, con pretensión de ser cosa propia del imperio, y dio titulo de principe de Cerdeña á un hermano de su madre,que se llamó Giielfo, áquien señaló también por duque de Espoleto y marqués de Toscana , según afirma Raudevico autor de aquellos tiempos. Otros escriben, que eo el año doceoo de su imperio, hallándose en Parma Barison juez y señor de Arbórea, procuró que se le diese titulo de rey, y el dominio do toda la isla, ofreciendo que la tendría en nombre del imperio, y que pagaría cuatro mil marcos de plata de censo en cada un año, y asi afirman que lo obtuvo del emperador Peden, o, y fué por él coronado en Pavía en gran contiadiocion de písanos , que pretendían que la isla era su) a , y no del imperio, y que no se debía dar aquella dignidad 6 un vasallo suyo, hombre indigno é incapaz de la magestad y nombre de rey. No pasaron muchos dias, que este Barí son fué preso de genoveses, y puesto en prisión dentro de su ciudad, y tomaron entonces posesión de la mitad de la isla en las partidas de Arbórea y Caller, en opósito de písanos, á los cuales el emperador Federico dio la investidura de toda la isla , y fué dada en nombre vi emperador á la señoría de Pisa por el arzobispo de Vdguncia. Por esta causa so tornaron á mover muy grandes guerras entre písanos y genoveses, hasta tanij que el mismo Federico la dividió, y dio la otra mitad á la señoría de Genova de común consentimiento, y quedó partida entre ellos. Mas no duraron mucho tiempo en esta concordia , y siempre entre estas naciones hubo por esta causa grandes guerras, basta que sucedió en el imperio Federico el segundo rey deSicilia, queá los principios desu reino, siendo fiel y devoto de la Iglesia , de quien tantos beneficios había recibido, no se empachó en ninguna cosa que tocase á Ordeña.hasta que por su mala suerte se desvió de su obediencia, y después se entremetió á la usurpación delta, habiendo hecho reconocí miento al papa Inocencio tercero en el año mil doscientos trece por las islas de Cerdeña y Córcega, como de cosa riel derecho de la Iglesia , lo que no había hecho el emperador Otón e¡ cuarto.su predecesor cuatro años ñntes, que solamente reconoció ser del derecho y dominio de la Iglesia , la tierra que hay desde Radicofano hasta Cheprano, y el exarcado de Ravena, Pontapolis, la Marcha y el ducado de Espoleto, y estado y tierra de la condesa Matilde, con el condado de Britoncro. Mas después Federico nombró por rey de Cerdeña un hijo suyo natural , llamado Entío , en conformidad de písanos, que fueron sus grandes aliados y valedores, y los principales del bando gibelino, por echar de la isla los genoveses. Tuvo Entío pacificamente lo9 juzgados oeGallura ydeTurri, estando divertido y ocupado en las guerras de Italia, tentando de mover á la opinión desu padre las ciudades que seguían la voz de la Iglesia , y por fuerza de armas reducirlasá su obediencia, habiendo hecho grande efecto , y siendo compelida la mayor parte de la Romanía a la opinión de Federico, estuvo impedido en el gobierno de Lombardla y Toscana todo el tiempo que duraron las guerras entre el emperador y las tierras de la Iglesia. A la postre fué preso Entio por los boloñeses, y estuvo todo el tiempo que vi vio en la prisión , y recibieron grande mudanza las cosas de aquella isla , volviendo los písanos y genoveses á su antigua contiendu.y los jueces de Arbórea y Caller, seguían las mas veces la opinión del común de Genova, y los deGallura y Turri, eran del bando de la señoría de Pisa. Pero esto no fué muy constante, porquelel juez de Arbórea , indignado por una donación que Chiano , marqués de Caller hizo a la señoría ¿«Genova del lugar llamado Castro que era el mismo Caller , y la cabeza de aquel gobierno y juzgado , favoreció á los písanos, y entre ellos y genoveses hubo

dentro en la isla por esta causa muy grande guerra , y fué muerto el marqués de Caller , y á este sucedió Guillelmo Copóla, que confirmó aquella donación , y dejó heredera á la señoría de Genova. Muerto el emperador Federico y el rey Manfredo su hijo , el infante don Enrique de Castilla, ruando siguió la parte riel rey Carlos en Italia , y fué gran parte en ella con el favor de la Iglesia , siendo senador de Roma y gobernador del patrimonio de san Pedro, procuró con el papa, que se le diese el reino de Cerdeña, y estorbólo el mismo rey Carlos, que le debía favorecer , y pretendiólo para si, y entre las otras causas, porque hubo discordia grande entre ellos, escriben que fué esta, y la principal, porque el infante siguió la parte de Conradino contra Carlos. Al tiempo que el rey don Pedro entró en la isla de Sicilia y se apoderó della, echando al rey Carlos su enemigo, y se movió entre ellos tan cruel guerra, el común de Pisa estaba en gran reputación, porque eran los que en las cosas de la mar tenían grande crédito, y procuraban de conservarse en la posesión que de muy antiguo tenían de ser ios señores della en las navegaciones de oriente, en competencia de venecianos y genoveses, y residían en aquella señoría los mas poderosos barones que había en toda Italia , y con mucha estimación mantenían muy grandes estados, que eran el juez de Gallara, Bonifacio y Rainer, condes de Uonoratico, el conde Anselmo, y el juez de Arbórea , y por su grau poder y valentía eran señores délas islas de Cerdeña y Córcega, y de la Elba, de las cuales sacaban grandes rentas, y en común aquella república era muy poderosa en la mar, y tenían sus subditos grande trato y comercio en Asía y Egipto y Siria , y por todo el imperio griego. Mas los genoveses , viéndose no solo acosados, pero muy sojuzgados de sus contrarios , y que cada dia iban creciendo , ayuntaron una muy poderosa armada, y sacaron ochenta galeras bien en orden, y el mismo año que el rey don Pedro entró en Sicilia, fueron sobre Puerto Pisano por hacer guerra a aquella señoría. Los písanos que tenían en poco á sus enemigos, salieron con setenta y cinco galeras é darles la batalla, y aunque los genoveses eran superiores, no osaron ponrr en aventura todo su estado , desconfiando de la gente que llevaban, que no eran usados en las cosas de la mar, y los mas eran lombardos y piamonteses que iban 6 su sueldo. Después los písanos con grande soberbia y menosprecio en el mes de setiembre de aquel año, habiendo hecho grande daño en la ribera de Genova con su armada, fueron discurriendo por aquellas costas , y entraron dentro del puerto de Genova , llevando por capitán general a Mateo Grímaldo que estaba desterrado de Genova , de donde bombardearon la ciudad, y en señal desu pujanza , escriben algunos autores , que tiraban las saetas con los caequillos de plata. Volviéndose para Pisa, estando en alta mar se levantó tan gran tormenta, que dieron al través veinte y tres galeras en la playa que llamaban del Merigio, a la boca del rio Sergio, y fué este el principio de las adversidades que por aquella señoría sobrevinieron. Con esta ocasión los genoveses en venganza do los ultrajes y daños recibidos, con gran consejo y ardid acordaron de no armar navios doblados y gruesos como solían, sino galeras las mas I i jeras que ser pudiese, porque estas eran de gran efecto, y pusieron en ellas la mejor gente de su ribera , y mas usada en el ejercicio de la mar, y en el año siguiente saliendo de Cerdeña cinco naves gruesas y cinco galeras armadas de písanos, cargadas de mercancías, y con muchar plata de las minas de la isla, teniendo los genoveses dello noticia, salieron con veinte y cinco galeras sobre el cabo de Corzo, y pelearon con ellos muy reciamente, basta que después de gran matanza los písanos fueron vencidos y sus capitanes quedaron presos. Tras estose siguió otra mayor adversidad, qUeen el año siguiente pasando a Ordeña el conde Bonifacio con armada de treinta galeras, los genoveses , que llevaban treinta y cinco , se encontraron con ella , y combatieron muy bravamente, y los písanos quedaron rotos y vencidos, y fué preso el conde Bonifacio con muchos nobles de Pisa, y perdieron gran parte de sus galeras. Otro año habiendoarmado los písanos setenta galeras hicieron muy gran daño á genoveses por toda su ribera, y la señoría <Ie Genova armó ciento y treinta galeras , cuyo almirante fué Alberto de Oria, y éste fué el que venció á los písanos en aquella nombrada batalla que hubieron cabo la isla de la Meloria , que está junto al Puerto Pisano , á donde fué la mayor rota y destrozo que recibieron písanos, y perdieron toda su armada , y de allí adelante jamás aquella señoría acabó de cobrar las fuerzas y poder que antes tenia. Sucedió en el mismo año , que el rey don Pedro murió, que habiéndose hecho una grande liga entre los principales pueblos de Toscana con genoveses, para acabar de perder y destruir la ciudad y común de Pisa , y concurriendo en esta confederación , principalmente florentines y luqueses, y determinando de ir sobre Pisa por mar y por tierra ganaron diversos castillos, mas por la prudencia del conde Ugolino Gerardisco que era muy principal ciudadano de aquella señoría , se concertaron con floren tines y genoveses, dándoles gran suma de dineros y ganólos á su voluntad , con condición de echar á losgibelinos de Pisa , y entregar aquella señoría 6 los del bando güelfo. Salió el conde Ugolino con su intención , y apoderóse déla ciudad de Pisa , con favor de la parte guelfa, y tras esto sucedieron entre los mismos güelfos , que se habían apoderado de Pisa, grandes divisiones y parcialidades, por ambición de gobernar aquella señoría. Era cabeza de un bando Niño, juez de Gallura, que era de la casa y familia <le los vicecomites, y do otro el conde Ugolino Gerardisco, y otro bando seguia al arzobispo Roger de Ubaldino con algunas casas de gibelinos, que habían quedado , con el cual se confederó el conde Ugolino, por reducir aquella señoría en estado que él pudiese tener el gobierno, sin contradicción, y con desordenada codicia y ambición grande echó al juez de -Gallura, que era su sobrino, con todos sus aliados. Mas no tardó mucho, que habiendo el arzobispo albo-, rotado el pueblo pisano, combatieron el palacio del conde y fueron presos él y dos hijos, y tres nietos, y los pusieron en una torre adonde miserablemente los hicieron morir de hambre, y después el arzobispo fué. también echado de Pisa con los vicecomites ,'ubicingos y gaetanos, y con otros barones de la parle guelfa', y quedaron apoderados en la señoría los del bando gibelino, y entre los unos y los otros hubo gran guerra, que iluró mucho tiempo, lira en aquella sazón Mariano jur/. de Arbórea, que tenia la voz y parte del -bando gibelino , y en. las guerras que tuvo con genoíveses, fué muy- favorecido del rey don Pedro, y-en aquella amistad y liga perseveró con gran constancia ^con los reyes don Alonso y don Jaime sus hijos, y ellos le favorecieron y ampararon juntamente con los del .bando gibelino, que se habían apoderado de Pisa, . hasta que el rey don Jaime renunció «1 reino de Sici

lia en favor del rey Carlos. Estaba partida lá isla deCerdeña entre estas dos señorías, siendo los principales que se habían apoderado de la nación genovesa, los del linaje de Oria, que era una casa muy Ilustre, y los marqueses de Malaspina, deudos y amigos Suyos, que estaban heredados en gran parte Helia, y de parte del común de Pisa Mariano y Andrés jueces de Arbórea y vizcondes de Bas, y los condes de Denoratico , que eran muy nobles y antiguos caballeros písanos, y ellos entre si los de cada nación estaban muy discordes y divisos , siguiendo las parcialidad^; desús repúblicas, según - que'en ellas prevalecían unas veces los güelfos y otras losgibelinos , siendo no solo de un linaje, pero los muy deudos y parientes partidos en diversos bandos, siguiendo el imperio ó la Iglesia y casa de Anjous.cuya cabeza era el rey Carlos. En el juzgado de Turri, qoe se llamaba la provincia de Lugodor, bahía el arzobispado Turriano erigido en una ciudad antigua , que estuvo en el puerto Turritano , que dista de Sacer por doce muías, y eran sus sufragáneos los obispos de Bosa, Ochan, Castro, Amponas y Visarelu, Sorra, Plovacheyet obispado Prisarchense y en el juzgado de Arbórea, había el; arzobispado Arboriense, qoe estaba en Oristan, y era del juez do Arbórea , y tenia pbr sufraganeos, Santa Justa. Ales yTerralba. El arzobispado de Caller tenia por sufragáneos los obispados de Dolía, Sulci, Suvelli y en el juzgado de Gallura habia dos obispados, que eran Garrelli y Civítatense, qoe era en tierra nueva en Gallura. Había en la isla de Córcega seis obispados, tres sufragáneos del arzobispo de Pisa, que eran Aleriense, Ajncense y Sagonense y otros tres qne- tenían por metropolitano al arzobispo de Genova , que eran Maráñense, Mebiense y Amposnanense. En este estado se hallaba la isla de Cerdeña, al tiempo que el rey don Jaime tuvo lá investidura delta, y esperaba ocasión para su empresa, porque estaba muy poblada de pisanos y genoveses y de gente muy ejercitada en guerra, y hasta entonces habian competido por su dominio y conquista aquestas señorías, que eran muy poderosas por la mar,y conveníales sustentar la posesión, que en ella tenian por las armas. ''

Cap. LXI1. — La causa porque el rey sobreseyó lo empresa de la cunquisla de Cerdeña. ■■, •■

Siendo el rey Carlos el principal protector y fautor de la parte guelfa de Italia, y habiendo sido echados de Pisa , como dicho es , los principales barones de aquella parcialidad , continuándose la gnerra entra ellos, procuraban por medio del rey Carlos, favorecerse de la armada y poder del rey de Aragón, y que tomase la empresa deCerdeüa , pues por la concesión apostólica era de su conquista, para destruir los písanos, que estaban en aquella isla , y fi los que quedaban en Italia , que eran gibelinos, y ofrecían, qu* los florentines, luqueses, luego qoe él partiese con su armada y moverían guerra contra la ciudad y común de Pisa. Solicitaba esto , como está dicho, Guillen de Recurperana , que era de los vicecomites desterrados de Pisa, y era el fautor en los negocios del rey Carlos en Toscana, mas aunque el rey cumplía tanto, cualquiera socorro que se le ofreciese para esta empresa, era de gran contrapeso é importancia lo que s*)6 pedia, que se confederase con la parte guelfa de Italia habiendo sido el rey don Pedro su padre, y ct rev don Alonso su hermano, y en todo el tiempo que tuvo «I reino de Sicilia, los principales defensores de los gibelines, con quien se babian estrechamente confederado por la empresa de Sicilia, y ellos hablan muy Lien servido en las guerras pasadas. Mayormente que después de la paz y amistad, que se había asentado entre el rey Carlos y el rey don Fadrique su hermano, quedaba eximido de la obligación de hacer ia guerra por restituir laisla.de Sicilia cuntía, el rey don Fadrique, que era el principal defensor y «liado de la parte gir-. bolina , después del imperio , y solamente . restaba cumplir con las condiciones de la investidura, que se le había dado del reino do Ordeña y Córcega, y por ellas sin mayor.causa no parecía cosa raioi)able declararse por la .-parte güelía. Considerando el rey todas olas cosas, y que no le convenía emprender la conquista de Cerdeña, hasta tener asentadas las diferencias que tenia con el rey de Castilla ( por el reiuo de Murcia , respondió á Guillen de Kecurpeíana, agradeciéndole la aticion y voluntad que mostraba tener a las cosas de su servicio, y escusose diciendo, que á los de su consejo parecía , que se le pedían algunas cosas por parte de las señorías de Florencia y Lúea, que se debían moderar, y que por entonces sobreseía en la empresa de Cerdeña, y cuando fuese tiempo, daria parte á aquellas señorías con las cuales él deseaba toda buena confederación y amistad y con sus aliados.

Cap. LXin.—De los capitanes moros que vinieron a servir al rey de Granada. -,,., . Había en fin deste año guerra por el reino de Murcia, no solo con el rey de Costilla, pero con el rey de Granada que nuevamente había sucedido en aquel reino. Este en el principio de su reinado hizo guerra 6 los pueblos de la frontera que estaban por el rey de Castilla , y tomó á Beamur, y tenia el rey de Aragón ciertos caballeros moros muy principales en el reino de Valencia y Murcia, que con los de su valia hacían guerra al rey de Granada, y el principal caudillo se llamaba Alabez Abenraho, y eran diversas capitanes de los ginetes, y caballería morisca , que se habían recogido por las guerras que habia entre los moros del reino de Granada, al reino de Murcia y al de Valencia. Estos se confederaron por el mes de diciembre deste año con el rey estando en Valencia, y ofrecieron que harían guerra contra el ley de Granada, y contra el de Castilla y contra cualquier de sus enemigos cristianos ó moros, y prometían de dar en rehenes sus hijos por los castillos de Negra , Lorchi y Cepri, que el rey les daba para so seguridad, y detenerlos por él en su servicio, asi como vasallos tenían los castillos por su señor, y el rey les daba todos los castillos que ganasen del rey de Granada , para que fuesen suyos. Allende desto, porque estos ginetes eran muy crueles en la guerra que hacían, les mandó el rey que en las cabalgadas que hiciesen en las tierras de sus enemigos, no prendiesen ni matasen mujer ninguna, porque no . era costumbre délos suyos. Estaba toda la frontera de Castilla, y la comarca que se tenia por don Alonso hijo del infante don Fernando, puesta en armas, y aunque se habia desertado la villa de Almazan, que se toma por don Alonso, hijo del infante don Fernando,, se habían alzado.con Moran sus contrarios, y con otros lugares,que tenían, unos caballeros, que babian muerto duii Fernando hermano de don Alonso, y por esta causa el rey mandó á sus ricos hombres que tenia en la fiestera , y a don Juan Jiménez de Urna,

que so habia venido para su servicio, que fuesen en socorro de don Alonso con sus vasallos y gente para defender la frontera y cercar á Morón.

Cap. LXIV.—De la armada que Hoger de Flor llevó de Sicilia con las compañías de catalanes y aragoneses contra los turcos á sueldo del emperador Andrónicos

En este año después que la gente de guerra que estaba en la isla de Siciliu fué despedida por el rey don Fadrique, los catalanes y aragoneses que habían concurrido á ella por mandado del rey don Fadrique, fueron en socorro y ayuda de Andrónico emperador de Constantinopla , á su sueldo contra los turcos que habían ocupado parte del imperio , y fué capitán general desta gente fray Roger de Flor de Briodez, y fuá tan poderosa armada que afirma Juan Vilano que llevaban veinte galeras y otros navios; y Ramón Montaner que escribió muy estendidamente el suceso desta. empresa , dice, que erun todos catalanes y aragoneses, y que llevaban hasta cuatro mil almogaraves, toda tente muy plática y ejercitada en las guerras de Sicilia y Calabria desde el tiempo del rey don Pedro. Fueron los principales caballeros y capitanes que le siguieron, Bercnguer de Entcnza, Fernán Jiménez de Aienos. Fernando Abones, Corbarán do Lehet, Martin de Logran , Pedro de Oros y Sancho de Oros, Bernardo do Roeafort y el mismo Ramón Montaner y muchos capitanes. Mas atendido que las cosas que sucedieron en esta empresa de levante a estos caballeros y á su gente, que se llamó la compañía de catalanes, fueron de muy señaladas y de gran variedad y suceso, y por ellos á la postre se conquistó el ducado do Alhenas y Neopatria» que se dio A los reyes de Sicilia, y por esta causa quedó aquel titulo en su corona, y Ramón Montaner, que escribió los sucesos dista conquista, no distingue los tiempos, se pondrá en suma adelante en el año de mil trescientos y catorce.

Cap. LXV.—Que el rey enrió sus embajadores al papa Benedicto XI, para que hiciesen el reconocimiento del feudo por la isla de Cerdeña.

Sabida por el rey la elección del papa Benedicto, estando en la ciudad de Valencia , a donde tuvo la fiesta de la navidad de nuestro Señor de mil trescientos.y cuatro, considerando que él había personalmente prestado el juramento y hecho el reconocimiento que debía por el feudo del reino de Cerdeña y Córcega , al papa Bonifacio, determinó de enviar sus embajadores al papa Benedicto, para que hiciesen el juramento y reconociesen el vasallaje según la orden de la investidura , y" fueron enviados para esto Vidal de Vilanova y Guillen de la Coria. Estos embajadores bailaron al papa en Perosa y fueron muy bien recibidos por él y por toda su corte, y admitió el juramento en público consistorio un viernes á cinco del mes de junio deste año, y el lunes siguiente concedióal rey por tres años la décima de sus reinos sin condición ninguna, y la legación para las islas de Cerdeña y Córcega, pero el papa adoleció luego en la vigilia de san Pedro , y murió de aquella dolencia. Estos embajadores pasaron á Ñapóles y concordáronse por medio del rey de Aragón y de la reina doña Blanca. matrimonios del infante don Sancho, hijo primogénito del rey do Mallorca con María hija del rey Carlos y de la infanta doña Sancha hija del mismo rey de Mallorca, con Roberto duque de Calabria.,

« AnteriorContinuar »