Imágenes de página
PDF

entregaron aquella ciudad y sus fortalezas al conde tic Barcelona, como á su señor natural. En este tiempo era muy señalado el poder y gran valentía del conde de Urgel, que se llamó Armengol como sus abuelos , y fué casado con una hija de aquel gran caballero el - onde don Peranzures, que fué señor de Valladolid , y de la condesa doña Elo su mujer. Este residió con la condesa doña María su mujer, en el señorío que él tuvo en Valladolid en vida de su suegro, y fué en las guerras que allá se ofrecieron contra los moros muy conocido su valor, á quien el conde don Pedro de Portugal llama el conde don Ermencgil de Valladolid , y refiere del un hecho muy famoso en armas, y de gran proeza , que fué llegar á arrancar las aldabas de la puerta de Córdoba, asesar de los moros , y llevarlas á Valladolid , donde era señor, y las puso en la iglesia de Santa María la antigua , donde el conde afirma que estaban en su.tiempo. De su muerte se escribe taber sido en reencuentro de batalla , pero tan confusamente, con haberléquedado el nombre del lugar a donde fué muerto, que apenas se entiende si fué en Castilla ó en Cataluña , y vulgarmente se entiende haber sido en Mallorca. Lo que no parece semejante á verdad, que hubiese sido en expedición de mar contra aquellas islas, mayormente que en el mas antiguo anal délas cosas de Cataluña, se escribe , que fué muerto en Mayeruca , y otros muchos con él en el año de mil ciento y dos, y en la historia antigua de los condes de Barcelona , se escribe que fué muerto en Mayeruca , y que llevaba consigo trescientos de caballo y mucha gente de pié , y por esto le diferenciaban con el nombre desta lugar , y esto sigue el autor de la historia antigua de Aragón , aunque entendió que este destrozo fué en Mallorca. Casi lo mismo refiere Tomic , y con la misma confusión que se llamó Armengol de Mayorica, por haber sido muerto en una batalla que tuvo con los moros , y todos conforman en el tiempo. Mas si en hecho desta calidad , tiene lugar la conjetura , por el anal antigao que yo he visto de las cosas de Cataluña , que se ordenó en el monasterio de Ripoll, me movería a creer, que es el lugar que hoy llamamos Molleruza en Cataluña, ó con moros , ó en las guerras y alteraciones que se movieron en estos tiempos. Dejó un hijo muy niño, que se crió en Castilla, con el conde ilou Peranzures su abuelo, y casó con Arsenda, que según yo conjeturo, fué hija del vizconde de Ager. Tuvo el conde Armengol, yerno del conde don Peranzures, una hija que se llamó doña Mayor, y esta, según parece por las geuealogias del conde don Pedro de Portugal, casó con el conde don Pedro Froyas de Trava, que fué muy gran señor, y tuvo á su cargo la crianza del infante don Alonso, que se llamó emperador en las alteraciones y guerras que tuvo con el rey de Aragón su padrastro , y con la reina doña Orraca su madre. Desle conde dou Pedro y de la condesa doña Mayor su mujer y de sus hijos Bermudo Pérez y Fernán Pérez, se hace mención en memoria auténtica destos tiempos. Había muerto en el año de mil noventa y cinco Guillen Ramón conde de Cerdania , y sucedióle cu el estado Guillen Jordán su hijo , que pasó á la conquista de la tierra santa de Jerusalen , adonde fué muy señalado su nombre, en el hecho de las armas y su gran valentía, y fué muerto de una saeta en un castillo que él fortificó junto á Tripol de Siria , y sucedióle en el estado Bernardo Guillen su hermano. Tenia el condado de Besalti por este tiempo el conde Bernad

Guillen, que era en muy anciana edad, y falleció en el año de mil ciento y once, y por no dejar hijos, volvió aquel estado al conde de Barcelona.

Cap. XXXV.—De la muerte del rey don Pedro y de la sucesión de su hermano el rey don Alonso.

En el año de mil ciento y cuatro, el primero de febrero , ó según otros anales, a diez y ocho del mes de agosto, murió el infante don Pedro hijo del rey do Aragón, y dentro de pocos días á veinte y ocho del mes de setiembre siguiente, falleció el rey su padre, que fué uuo de los muy valerosos principes que en España hubo, y fué enterrado en el monasterio de San Juan de la Peña en la sacristía. Sucedió en su lugar en los reinos de Aragón y Navarra, ol infante don Alonso Sánchez su hermano, y fué tan conforme el sucesor en el valor del rey pasado, cuanto se requería para la grandeza y aumento de aquel reino, que estaba ceñido de la aspereza de los montes, y de los fronteras de los moros, y se encerraba en tan angostos limites, por cuyo esfuerzo y gran valentía habia ordenado nuestro Señor, que los paganos fuesen perseguidos y lanzados de lo mejor y mus fértil que poseían, de la una y de la otra parle de las riberas del rio Ebro, cuanto se podía extender en lo de su conquista. Fué el valor deste principe tan grando, y él tan diestro y venturoso en la guerras que emprendió contra los infieles, que si como sucedió en los reinos de Castilla y León, por el matrimonio de la reina doña Urraca , no le fuera forzado convertir todo su pensamiento en allanarlos, como lo hubo de hacer, hubiera adquirido la mayor parte de la gloria, que se alcanzó después en muchos siglos por grandes principes, que sin ninguna contradicción se emplearon en aquella santa guerra, y cuando mas convenia que ejercitase en ella, se hubieron de convertir las armas en hacer guerra contra los gallegos y leoneses, y pasaron muchos años, antes quo pudiese emplear sus fuerzas contra los infieles por sus fronteras , continuando la conquista de los reyes sus predecesores. De manera que la esperanza que quedaba, que con la unión de los reinos se hacia tan fácil la empresa, que representaba la destrucción de los reinos délos moros, aquello fué causa, que del todo se olvidase, lo que se alcanza ñ entender manifiesta mente, cotejando lo que este principe pudo acabar, habiéndose reducido á lo de su propio estado, y á las fuerzas que tenia que emplear do los reinos de Navarra y Aragón, siendo tan débiles.

En el año de mil ciento seis en la fiesta de los apóstoles san Pedro y san Pablo del mes de junio, estando el rey en la ciudad de Huesca , que era la principal cosa de su reino, y adonde se debió celebrar la fiesta de su coronación y caballería, se convirtió á nuestra santa fécatólica, y recibió el agua del santo bautismo en la iglesia mayor dclla, un judio que era en su ley el mus enseñado que hubo en aquellos tiempos. Bautizólo don Estovan obispo de aquella ciudad , y fué su podro espiritual el rey, y en memoria desta solemnidad se llamó Pedro Alonso, y fué su religión tan señalada, como la doctrina, en la cual era de los muy estimados que en España hubo. Éste compuso un solemne tratado , para mayor confusión del judaismo, el cual es celebrado por san Antonino en su historia, y por otros autores.

Cap. XXXVI.— De la muerte del rey don Alonso de Castilla , y que sucedió en aquel reino el rey de Aragón por el matrimonio de la infanta doña Urraca. En vida del rey don Alonso de Castilla se trató, que el rey de Aragón casase con la infanta doña Urraca su hija , que sucedió á su padre en los reinos de Castilla y León, por la muerte del infante don Sancho su hermano y no quedar hijo varón, y había sido casada con el conde don Ramón, hijo del primer Guilleltno conde de Borgoña , que descendía , según algunos afirman, de la casa de los reyes de Francia, y era hermano de Guido arzobispo de Vierra , que fué después elegido en sumo pontífice y se llamó Calixto segundo, y de Estevan conde de Borgoña y de la condesa Clemencia, que fué mujer de Roberto, conde de Flandes, que llamaron de Jerusalen. Tuvo el conde don Ramón, en vida del rey su suegro, el señorío de Galicia, y no vivió mucho en él, y dejó un hijo , que nació, según en antiguos anales parece, el primer dia del mes de marzo del año mil y ciento y seis, y criólo en Galicia el conde don Pedro de Trava. No pasaron tres años después de la muerte del conde, que fué muerto el infante don Sancho por los moros con la mayor parte de la nobleza que le seguía, saliendo á socorrer 6 Uclés, que sehabia cerrado por el miramamolin y todos los mas ricos hombres de León y Castilla , porque el gobierno de aquellos reinos no viniese en poder de extranjero, procuraron, que e) rey su padre casase á la infanta doña Urraca con el conde don Gómez deCampdespina, que era et mas principo! de la tierra, y sobre esto se acordaron de tratarlo con el rey su padre , el cual tuvo de aquello grande enojo, y deliberó, según afirma el arzobispo don Rodrigo, con el arzobispo de Toledo y con los prelados de su reino, que casase con el rey don Alonso de Ara-, gon, pues cuando le faltara heredero, eraá quien legítimamente pertenecía la sucesión de aquellos reinos porque era bisnieto del rey don Sancho el Mayor, su abuelo. Por esto el rey don Alonso con gran afición condescendió, en queeste matrimonio se efectuase. Esto fué, según se colige por el arzobispo don Rodrigo, que es muy grave y cierto autor de las cosas de aquellos tiempos, habiendo el rey don Alonso sucedido al rey don Pedro su hermano , como era forzado que fuese asi, pues eran muertos el conde don Ramón y el infante don Sancho , que sucedió , según se entiende por la razón de los tiempos, después de la muerte del rey don Pedro, y el matrimonio se efectuó en vida del rey de Castilla,según el arzobispo afirma, puesto que Muño Alfonso, en la relación de los hechos de don Diego Gelmirez primer arzobispo de Santiago, que concurrió en aquel tiempo, escribe , que no se consumó, hasta ser muerto el rey don Alonso , y en esta parte entiendo, que se le debe mas crédito, como autor mas antiguo. Falleció aquel príncipe en la ciudad de Toledo, que él conquistó de infieles, en el año de nuestra redención de mil y ciento y nueve aunque en el dia hay diversidad en los mismo anales antiguos, y en unos se. escribe que murió el dia de san Pedro y san Pablo, y en otros el postrero de junio, y habia reinado cuarenta y dos años. Fué el mayor principe que hubo en España , desde que la sojuzgaron los moros hasta su fin, y en cuyo reinado las cosas de la guerra se ejercitaron y prosiguieron con mas rigor y valor, y los caballeros castellanos mayor gloria alcanzaron en las armas y mas señaladas proezas se acometieron , a ventajándose sobre todas las otras naciones, y el rey fué por su persona tal, que siempre

se señaló entre todos ellos, y después de su muerte la

nobleza y caballería de Castilla, se rindió á todo género de vicio y regalo, y recibieron grandes ultrajes de sus vecinos, como se encarece bien por autor del mismo tiempo. Estando el rey en el artículo de la muerte, dejó todos sus reinos á la infanta doña Urraca su bija, declarando, según Muño Alfonso escribe, que si casase, se entregase el reino de Galicia á su nieto, y muerta la madre sucediese en.todo; y aquel autor afirma, que después de su muerte, los grandes del reino concluyeron su matrimonio con el ley de Aragón, habiéndose juntado sobre ello todos los que estaban en la guerra contra los moros. Tomó el rey de Aragón la posesión de los reinos de Castilla y León, sin contradicción alguna, y ordenó el gobierno dellos, como buen principe, y entendió en defender la tierra de los moros con gran cuidado, cuanto le lué permitido, y duró la paz que ét deseaba introducir en aquel reino y mandó poblar muchos lugares, que estaban yermos y entre ellos son muy nombrados Bilorado, Berlanga,Soria y Almazan. Mas este beneficio, y el acrecentamiento que se esperaba por el valor deste príncipe, mediante la guerra de los moros, duró muy poco tiempo por las novedades y movimientos que sucedieron en aquellos reinos.

Cap. XXXVII.—De las guerras que hubo entre el rey de Aragón , y los que seguían el regimiento de la reina doña Urraca , en los reinos de Casltlla y León.

Púsose luego duda en los reinos de Castilla y León, en el matrimonio que se contrajo entre el rey y la reina por el parentesco que entre ellos habia , siendo bisnietos del rey don Sancho el mayor, y estando el rey con este mismo recelo, como el arzobispo don Rodrigo I o escribe, y por la liviandad que conoció en la reina , encargó las tenencias de las principales fuerzas y castillos de aquellos reinos, á aragoneses , confiandulas de su lealtad, en cuyo poder estuvieron mucho tiempo, y tomó título de emperador de España , como el rey don Alonso su suegro lo habia tenido. Dio grande ocasión 6 esto , que la reina, luego que murió el rey su padre, quitó el estado y tierra , á un muy señalado caballero y de gran fé y lealtad, y que mas deseaba la concordia entre aquellos principes , que fué el conde don Peranzures, que la habia criado, y considerando el rey su mal propósito, y la ingratitud de que usaba , mandó restituir el estado al conde , y porque en esto y en otras cosas, excedía los límites de mujer, y se trataba mas suelta y deshonestamente de loque convenia,el rey la mandó poner con buena guarda en el Castellar que era un castillo fuerte á la ribera de Ebro. Entonces, según parece por memorias de aquellos tiempos, vino al reino de Aragón , el conde don Peranzures, y recojióse en el estado del conde de Urgel su nieto, con la condesa doña Elo su mujer , y allí residió algún tiempo , como tutor de su nieto, y para mayor seguridad del re-y, le hizo donación de la fuerza de Balaguer, que llamaban la Azuda con las tres partes de aquella ciudad, y de sus términos, con la mitad de 106 castillos de Lanrcnz, Montaron, Huaso, Castellón , Algerre, y Albesa , que eran de la couquista de los condesde Urgel, y estaban aun en poder de infieles. Retuvo el conde don Peranzures , para si y para la condesa su mujer, y para el conde de Urgel su nieto, lo cuarta parte de Bslaguer, y el rey les dio la mitad de la Azuda para que la tuviesen por él en feudo , y et conde hizo homenaje por lugares y fortalezas que se le. habían restituido en Castilla. No podía sufrir la condición de la reina, que el emperador su marido la tuviese recojida y tratase tan ásperamente, y tuvo sus tratos con algunos ricos hombres de Galicia, y ellos tuvieron tales formas, que la sacaron del Castellar y pusieron en libertad, y para ello fué gran parte el conde don Pedro de Trava, que tenia cargo de la crianza del infante. Aquel caballero que era gran señor, tuvo forma de confederar los principales señores y caballeros de Galicia que estaban entre si muy divisos, y se conjuraron para eximirse de la sujeción del rey de Aragón , y para ello fué principal ministro don Diego Gelmirez, obispo de la iglesia de Compostela, que fué después erigida, siendoél preladodella, en metrópoli. Lo primero que trataron, fué procurar el divorcio, y aunque el parentesco era de manera , que venían íi ser bisnietos como dicho es, del rey don Sancho el Mayor, el papa Pascual dio sus letras sobre aquel caso, y cometió al obispo don Diego, que corrigiese el incesto que la reina había cometido; de suerte que se apartase del, ó fuese prohibida del consorcio de la Iglesia, y del poderlo seglar. Y tras de esto se acordó, de sublimar al infante á la dignidad y titulo real. Afirmaba la reina que aunque el matrimonio se efectuó muerto el rey su padre con voluntad y orden de los grandes de su reino, fué contra la suya , y que recibió muchos denuestos, y se le hicieron malos tratamientos por el rey de Aragón , y que usaba de gran tiranía, y echó á los obispos de Burgos y León de sus iglesias, y prendió al de Palencia, y desterró al arzobispo de Toledo, por dos años de su diócesi, siendo legado de la sede apostólica , y que sacó del monasterio de Sahagun al abad, y puso en el á don Ramiro su hermano. Era la pasión tan terrible, que la reina afirmaba, que con gran furor y odio procuraba la muerte del infante, creyendo suceder en el reino, y con esto iban incitando y conmoviendo contra él los pueblos. El principal fundamento, con que se movían á procurar de salir de la sujeción del emperador, era con deliberación de levantar por rey al infante, y la reina envió por él, y todos los mas principales de Galicia se conformaron de juntarse á la fiesta de su coronación. Entendiendo el emperador, lo que la reina intentaba, juntó su ejército y entró con gran poder en el reino de Galicia, y fué combatiendo y sujetando las fuerzas y castillos della , y puso cerco al castillo de Monterroso, y entrólo por fuerza de armas, y fueron allí muertos algunos caballeros principales, ejecutando en ellos con rigor la venganza, y fuese apoderando de la tierra de Campos, y de toda Castilla y Estremadura, haciéndola guerra con gran fnror , con fuego y cuchillo. Con este temor la reina, que trataba todas sus cosas con gran liviandad, cuando llegaron los prelados y caballeros para asistir en la ciudad de León á la coronación del infante, ella se reconcilió con su marido, porque algunos grandes de su reioo se interpusieron entro ellos, para concertarlos, y por su medio volvió el emperador a recibir á la reina en su casa , porque la reina tampoco quería, que su bijo ni los que gobernaban se apoderasen del reino. Cuando los ricos hombres y caballeros gallegos entendieron esto, y se vieron burlados de la reina, coa gran sentimiento que tuvieron dello, enviaron por el conde don Enrique, que casó con doña Teresa, hija del rey de Castilla, y tenia su señorío en la provincia de Portugal, y era de los señores de la casa de IjiUrinpia , y primo del conde don Ramón, y por su '•onsejo el conde don Pedro hizo guerra contra los

I que no querían jurar al infante, y prendió en el camino junto al castillo, que llamaban Soriz, algunos caballeros principales, y volvióse con ellosa Galicia muy arrebatadamente , y por su rescate le entregaron el castillo Miño , y puso en él al infante. Habiéndose indignado muy mucho desto los gallegos sus adversarios, sejuntaron contra él, y le echaron de la tierra, y con gran furia pusieron cerco sobre aquel castillo, y considerando el conde don Pedro, que aquello no tenia ningún remedio, sino se conformase con ellos lu reina , vióse con el obispo don Diego cerca del rio Turnar, y acordaron de inducirla su opinión, para que saliese del poder del rey de Aragón , y asistiese a la libertad de su hijo, y le alzasen por rey, y no tes fué dificultoso por su gran variedad , y moverse muy iijeramente, y procuróla reina, por buenos y diversos medios, de persuadirá su opinión al conde don Fernando, que era gran señor , y muy valeroso y su deudo. Este caballero persuadió á la reina que se pusiese en poder del obispo don Diego con el infantesu hijo, y seconcertase con Pedro Arias, y Arias Pérez y Fernán Sánchez y Alvaro Ordoñez, que se habían apoderado de la persona del infante , y eran enemigos del obispo. Por este medio salió el infante del castillo en que estaba, y le llevaron á la iglesia de Compostela, y fué ungido por el obispo ante el altar del apóstol Santiago, y recibió de su mano la espada y cetro real, y don Rodrigo hijo del "conde don Pedro de Trava, hizo el oficio de alférez, teniendo á las espaldas del rey su lanza y escudo, conformeá la ceremonia que en semejantes autos se usaba en aquellos tiempos. Después desta solemnidad deliberaron aquellos señores gallegos, de llevar al infante á León á su madre, y como fuese la que solia en su vida y costumbres, y el emperador entendió, que se gobernaba de otra manera , de lo que era su voluntad, sacóla de su reino y llevóla á Soria, y allí la repudió, según el arzobispo don Rodrigólo afirma, y la dejó, para que dispusiese de su persona, tan libremente como quisiese. Entonces, por acreditarse y mostrar que honestaba su persona, comenzó á entender en el regimiento de su casa y reino , por el consejo del conde don Pero Anzures, y pretendiendo cobrar los castillos de las personas, á quien el emperador los había encargado, sintiéndose muy agraviados todos los ricos hombres de Castilla, por haber repudiado á la reina, y por ser preferidos los aragoneses en el regimiento del reino, 6 los naturales del, apartáronse del vasallaje del emperador don Alonso , y entregaron ¡i la reina muchas de las fortalezas y castillos que tenían. Por estose escribe, que vino el conde don Pedro Anzures muy ricamente aderezado, ante el emperador don Alonso? con una soga en la mano , y Fe entregó por su prisionero á su merced por ol pleito y homenaje que había quebrantado; y queriendo proceder contra él, conforme á las leyes de España, rigurosamente fué declarado por consejo de todos sus ricos hombres, y de toda la corte, que el conde babia muy bien cumplido con la naturalezay lealtad que debía á la reina , que era su señora natural, y con el juramento y pleito homenaje que babia prestado, pues entregaba su persona y fué dado por libre. 1.a venida de los gallegos con el infante á la ciudad de León , fué con muy gran acuerdo de procurar, juntamente con todos los mas principales de Castilla , de poner todos aquellos reinos debajo de la sujeción y amparo del infante , y de todos los que tenían cargo del gobierno de su persona ; y porque diversas gentes de aquellos que

seguían la parte del rey de Aragón , se habían juntado en la ciudad de Lugo, y sustentaban su parcialidad en aquella provincia , el obispo y el conde don Pedro de Trava procuraron de reducir a su opinión aquel lugar, y tuvieron forma como se les rindiese. No tenían aun segura la victoria, y la discordia fué cierta, y nació éntrelos mismos castellanos y leoneses mucha disensión, procurando el conde don Gómez de Campdespina de casar con la reina, como primero se habia tratado, estando ya apartada del rey su marido, y con este color tomó mas parle en los hechos y negocios del reino, de lo que al beneficio del, y al honor y dignidad de la reina convenia; y teniéndose por seguro del casamiento, en todo loque se ofrecía, se trataba como mayor y señor, y mandó echar de toda la tierra á los aragoneses. En el mismo tiempo el conde don Pedro González de La ni, alcanzó en la afición de la reina mayor lugar de lo que el conde don Gómez quisiera, y teniendo el emperador dello noticia, y cuan revuelto andaba el trato, y el regimiento do todo el reino, mandó juntar todas sus gentes de Aragón y Navarra , y entró por todo el reino de Castilla muy poderosamente. Juntáronse entonces todos los principales del reino, con el conde don Gómez, con grandes huestes en Campdespina , cerca de Sepúlveda , en la provincia de Castilla muy vecina á la sierra; y partidas y ordenadas todas sus haces, tomó el conde don Pedro González la avanguarda , é hicieron otras dos batallas, y en la retaguarda estuvo el conde don Gómez, como señor y general de toda la hueste. Comenzándose é herir de ambas partes la batalla, desamparó luego el conde don Pedro González el estandarte real, y salió huyendo del campo , y el conde don Gómez con los castellanos de su batalla estuvo en ella muy firme, pero fueron S la postre desbaratados y vencidos y quedó el conde don Gómez vencido y muerto en el campo. En esta batalla se escribe, que fué muy señalado el esfuerzo y ánimo grande de un caballero castellano de los de Olea, que traía el pendón del conde don Gómez , porque habiéndole muerto el caballo, estando en tierra caido, y teniendo cortadas las manos, se levantó con el pendón asido con los brazos, dando voces y repitiendo el apellido de Olea. Por algunos anales de las cosas de Castilla parece que se bailó con el rey de Aragón, en esta batalla el conde don Enrique de Portugal, siendo cierto, como dicho es, que al principio de la guerra se favorecieron de los gallegos contra el emperador don Alonso.

Cap. XXXVIII.—De la entrada que el emperador donAlonso hito en el reino de León, y déla victoria qne hubo de los gallegos en Viadagos.

Después desta victoria pasó el emperador á Duero, y fué por tierra de Campos para la ciudad de León combatiendo y ganando diversos castillos, reduciéndolos debajo de su obediencia; y no falta autor que dice , que en aquella ciudad mandó tomar todo el tesoro <le las iglesias y las joyas y preseas que todos los reyes pasados habían dejado; y pasando mas adelante por aquel reino, salieron contra él, el obispo don Diego Gelmirez, y el conde don Pedro de Trava , que venia á Lcon, y los gallegos y leoneses que se juntaron con el infante don Alonso, y hubo entre ellos una muy cruel batalla en Viadagos, entre Astorga y León, á donde fueron todos vencidos con grande pérdida y daño, y fué muerto el conde don Fernando y otros muy muchos caballeros, y quedóalll preso el conde don Pedro de

Trava, y el obispo sacó ele la batalla al infante y llevólo

á su madre al castillo de Orcilionque era inexpugnable. Dejando la reina al infante en aquel castillo con muy buena guarda, pasó á Galicia, y fué socorrida del tesoro de la iglesia de Santiago, para proveer las necesidades de la guerra. Cobráronse entonces algunos castillos , que se tenían por los nuestros en aquel reino, y juntó la reina un muy buen ejército; y en el año de mil ciento y once, vino con él á la ciudad de Astorga , y fueron á juntarse allí los castellanos y asturianos, y de toda la provincia de Campos, que seguían su parte. También el emperador de la suya so fué apoderando del" reino de Toledo, y entró en aquella ciudad y fué recibido en ella como su rey y señor; y asf en las memorias antiguas de aquel reino , que desto hacen mención, se escribe, que entró en aquella ciudad á diez y ocho de abril deste año y que reinó. Que parece querer decir que tomó la posesión de todo aquel reino. Juntó la gente de los pueblos de Najara, Burgos, Palencia y Carrion y á los zamoranos y leoneses y de Sahagun, que le servían en esta guerra, y fué íi poner su real sobre Astorga. Pasando entonces trescientos de caballo coa sus lorigas, de Aragón , cuyo capitán era un caballero que se llamaba Martin Muñoz, según lo escribe Muño Altonso, fueron acometidos en ciertos pasos por el ejército de los enemigos, antes que se pudiesen juntar con el real, y fueron rotos y vencidos, y el capitán con otros muchos caballeros quedaron en prisión. Con este suceso, afirma este autor que en el año siguiente se levantó el real, y el emperador se fué A Carrion á donde estuvo cercado muchos dias, porque la reina habia juntado un muy poderoso ejército contra él. En este medio vino á España un legado que so llamaba el abad Clusense, y con autoridad del sumo pontífice requirió al rey que no hiciese guerra contra aquel reino; y el rey y la reina hicieron cierta concordia, y salió el rey de Carrion. Volviendo después para el reino de Castilla; hicieron sus gentes mucho daño en todos los lugares y castillos del conde don Pedro González de Lara y de sus aliados, el cual se le encerró en Monzón junto u Palencia, con la reina doña Orraca; y después de todas estas victorias vínose para Aragón con doblada gloria y triunfo , según el arzobispo don Rodrigo escribe en su historia. Mas no cesó por esto la guerra y fuese continuando por todo el señorío de Castilla, y como el castillo de Burgos estuviese por el rey de Aragón, qiir era la mas importante fuerza de todo aquel reino, y la ciudad se tuviese por la reina y fuesen los del castillo muy combatidos, deliberó el emperador de ir en su socorro y proveerlos de alguna gente y de armas y sueldo, teniendo entendido que las huestes que se habían juntado de Galicia pasaban ft poner cerco sobre el castillo, y que estaba á mucho peligro de perderse, porque un cerro que estaba junto en que moraban algunos judios, se tenia en defensa por los de la ciudad, y desde allí se hacia mucho daño é todos los nuestros. Por esto estando la reina en Carrion, dio mucha priesa para que los gullegos posasen adelante, y á gran furia llegaron á ponerse al derredor del castillo, y asentaron sobre él su campoComo era aquella tan principal fuerza, y de tanta importancia, entendiendo el emperador que si se apoderasen del la sus enemigos, seria echado muy fácilmente de toda Castilla, juntó toda la mas gente que pudo para socorrerla; y los gallegos como se vie

roa mas poderosos salieron A defenderle la entrada, y tomáronlos pasos de los montes, y llegaron hasta Atapaerca; y según escribe Muño Alfonso, el emperador se volvió de Villafranca sin pasar mas adelante. Entonces según este autor afirma, los del castillo trataron de rendirse si dentro de quince días no fuesen socorridos, y al plazo se entrego el castillo 6 la rana, y esto parece haber sido en el año de mil eteoto y doce. Sucedió después que atreviéndose el coade don Pero González de Lara, en el lugar y privanza que con la reina tenia, de la cual según afir"ui Muño Alfonso, hubo algunos hijos y hijas; y como nanea perdonó á su mismo honor ni hizo diferencia de los maridos á los adúlteros, pensó de casar con ella, y poníase muy adelante en los negocios de todo el reino, presumiendo de mandar y vedar como absoluto señor. Pero ella no se sabia sujetar, ni á su anón ni a la agena. Entonces los condes y ricos hombres de Castilla, tomando ocasión del mal reSarniento y trato que la reina ponia en las cosas de so casa y estado, juntáronse centra el conde don Pero González, no consintiendo en el casamiento: y principalmente se'señalaron en esto, don Gómez de Uanzanedo , que era muy poderoso y tenia muchos castillos, y le seguía muy gran caballería, y Gutier Fernandez de Castro, y estos se determinaron de alzar por rey al infante con los de su parcialidad, otando ya el emperador ocupado en guerra contra los moros y prosiguiendo esla querella Gutier Fernandez contra el conde don Pedro, le prendió y le tuvo en e\ castillo de Mansilla , que es en el reino de I .ron. Estaban todas las cosas de aquel reino en muy gran tarbacioa, porque no era la contienda con solo el «aperador por lo del gobierno, pero entre los mismos castellanos y gallegos, siguiendo unos la voz de la reina que no quería dar lugar que el reino se gobernase en nombre de su hijo, siendo ella señora nataral, y otros del infante, para que se rigiese por personas puestas por los ricos hombres y por todo el reino, mejorando cada una de las partes su pretensión con tanto furor y estruendo de armas, cuanto se pudieran prevenir si las hubieran do emplear contra los infieles. Este desatino llegó a términos, qae la reina fué cercada en las torres de León, y escapándose de aquel peligro, queriendo proceder contra don Gómez de Manzanéelo que estaba muy poderoso, y sustentaba con mucha caballería la parte de su hijo , pensando haberle á sus manos y tenerle cercado , fué cercada de los contrarios; y la infanta doña Teresa su hermana . que ora señora de todo lo que entonces llamaban Portugal, y don Pedro de Trava, acudieron con muy grande hueste y cercaron á la reina en el castillo llamado de Sobetoso: pero juntándose toda la gente que le seguía , se escapó otra vez de aquel peligro y se fué á Santiago. Entonces todos los mas ricos hombres y toda la mayor parte de aquel reino, alzaron por su rey y señor, a so brjo, y fué echado de la tierra el conde don Pedro Gonzaez, y fuese para el conde de Barcelona.

Cap. XXXiX.—Que el conde don Ramón Berengtier sucedió en ti condado de la Proenza, y de la empresa que tocontra la isla de Mallorca, de la rebelión de los de Carcasana, y como se dio agüella ciudad en feudo al ñxcondt.

Era en este tiempo conde de la Proenza y de AimiUan Giberto , y murió en el año de mil ciento y doce,

TOMO IV.

i por cuya muerte sucedió en lodos aquellos estados, el' conde de Barcelona don Ramón Berenguer , que es- I taba casado con doña Dulce su hija, por no dejar hijo legitimo, puesto que Pedro Tomich , autor catalán refiere, que el condado de la Proenza fué dado al conde don Ramón Berenguer por el emperador de Alemania , porque combatían campo por salvar el honor de la emperatriz, que era acusada alevosamente de adulterio, y quede Giberto solamente heredó el condado de Aimillan , que era patrimonio suyo, pero yo cometo tengo por dudoso é incierto lo que escriben desta batalla, emprendida por el conde de Barcelona, porque della ningún autor extranjero hace mención, y ningún antiguo ni de los nuestros ; en lo demás creo que intervino donación y confirmación imperial , por ser el condado de Proenza feudo del imperio, como adelante en esta obra se hace mención.

En el año de mil ciento y trece , parece por antiguos anales, que fué muerto Guitardo, conde de Rosellon, que fué sobrino de Guillen Ramón , conde de Cerdania, hijo de su hermano, y era señor de Valespir, y del castillo de Colibre.

Emprendió en este tiempo el conde de Barcelona , la conquista de la isla de Mallorca , que estaba en poder de los moros, y trató con todos los písanos, cuyos hechos en las cosas de la mar eran en aquellos tiempos muy famosos, que le ayudasen con sus galeras en aquella jornada , lo que se concertó por medid y autoridad de Pascual, segundo sumo pontífice , después de haberse asentado las cosas de Italia y reducido en toda paz y sosiego, habiendo salido de Roma el emperador Enrico quinto , que fué coronado de la corona imperial, en el mismo año de mil ciento y trece, y parece por los anales antiguos que en este año vinieron con su armada á Barcelona, y fué tanto el sentimiento y furor de los moros en ver que el conde tomaba aquella empresa, que sus comarcanos y tributarios le rompieron la guerra, é hicieron muy gran destrozo y tala en aquellas comarcas. Esto fué causa qne se diferid la empresa hasta el año siguiente, que pasó el conde con su armada, y la de los písanos á Mallorca, y entró en la isla haciendo la guerra, y so defendieron en ella los moros con gran obstinación, y fué muerto don Ramón obispo de Barcelona.

Continuándose la guerra, pasó el conde con una buena armada que mandó juntar á Genova y á Pisa , para traer las armadas do aquellas señorías que eran muy poderosas por la mar en aquellos tiempos, y con ellas prosegir su conquista , juntándose la armada pisana con las galeras genovesas y con la armada de Cataluña, pasó el conde con poder é hizo guerra á todos los moros de aquellas islas, de donde hacían daño, no solo en las costas marítimas de Cataluña y Rosellon, pero en todas las otras de la Proenza é Italia. Púsose el cerco contra la ciudad principal de la isla de Mallorca. que tiene el mismo nombre, y rindiéronla los moros al conde en el año de mil ciento y quince , y murieron algunas porsonas muy principales en aquella jornada; y fueron según afirman muy señalados en aquella guerra dos barones muy principales de Cataluña, don Guillen Ramón Dopiser , de quien descendieron los de la casa y baronía de Moneada, y don Guerau Alaman.

Vuelto el conde con su ejército por esta causa á la Proenza, puso cerco al castillo de Fosis, porque no reconocía el señor del el directo dominio que tenia el conde, y en aquella guerra fué muy servido de la gente que habia enviado la ciudad de Barcelona por mar

6

« AnteriorContinuar »