Imágenes de página
PDF

la empresa de don Alonso, y renuncióla pretensión que tenia A la sucesión de los reinos de Castilla : y se concordaron de hacer juntos la guerra contra el rey de Aragón: y concluido esto volvió luego el rey don Sancho á la frontera. Cinco dias antes que llegase, movió el rey de Aragón con so ejército contra la parte de Montagudo, donde estaban los enemigos, y ambos ejércitos ordenaron sus escuadrones y estuvieron aquel dia A vista en orden de batalla , y no la dieron porque todos la recelaban. Otro dia el rey de Aragón con su ejército pasó adelante á una legua del ejército del rey de Castilla, á un lugar que decían la Fuente del Monje, de donde partió contra Almazan para combatirla. Llegando á Morón combatieron el castillo que era muy fuerte, y fué tan recio el combate, que le entraron por fuerza , y fué allí muerto un caballero, que estaba en su defensa de una saeta , que se decía Martin Pera de Puerto Carrero. Entretanto que el rey se detuvo en el combate de Morón , el rey don Sancho envió algunas compañías de gente de guerra escogida, que se pusiesen en Almazan en su defensa , y luego su real se levantó de Montagudo, y tomó el camino de Soria, y él con alguna gente de caballo se fué a Santo Domingo de Silos, y saliendo de allí para ir a San Estévan de Gormaz, llegaron A él de parle del rey de Aragón y de don Alonso a decirle, que no se fuese, que le esperarían á la batalla , pero el rey don Sancho, aunque era de grande ánimo y muy guerrero, siguiendo el consejo de los suyos, se retiró con su ejército, no embargante que el ejército del rey de Aragón estaba sobre Almazan , y comenzaron A combatir la villa. La gente que entró en Castilla eran, según Ramón Montaner refiere, dos mi) hombres de armas y quinientos de la lijera , y cien mil peones, cosa casi increíble, si juzgamos por el número de la gente, deque en nuestros tiempos se hace formado ejército en cualquiera empresa , por muy principal que sea, entre muy poderosos principes: y en el ejército del rey don Sancho pone doce mil de caballo, y de los peones no declara número cierto. También el autor de la historia castellana afirma, que nuestro ejército era muy mayor y de mas gente que el del rey don Sancho, aunque no declara el número de la gente. Entretanto que el ejército del rey dou Alonso se detuvo sobre Almazan, y anduvieron corriendo los lugares de aquellas comarcas, haciendo grande daño y estrago en la tierra del rey de Castilla , como no quiso aventurar el hecho á trance de batalla, de Soria se vino con mucho número de gente de caballo y de pié contra la frontera deTarazona, por hacer guerra en los lugares de Aragón: y estuvoallí todo el tiempo que nuestroejército anduvo corriendo y talando los lugares de tierra de Almazan y Osma, haciendo guerra cruel y no resistiéndole los enemigos. Los de Almazan se defendieron con singularesfuerzo y valentía y resistieron a loscombates como gente bien proveída y usada en la guerra: y el ejército se levantó de aquel lugar, y la gente de caballo anduvo discurriendo por toda aquella comarca. En estose detuvieron hasta mediado julio: y entonces el rey de Aragón se vino para Zaragoza, porque tuvo nueva cierta, que gentes de Francia y del rey de Mallorca, entraban contra Cataluña, por el condado de Roscllou, y don Alonso se quedó con sus gentes en aquella frontera contra Castilla. En este medio llegó don Diego López de Haro , hermano del conde don Lope, con mucha gente A las fronteras de Molina: y con la que estaba en Albarracin y en los lugares de la comarca de Teruel, y con el consejo de Teruel entró por Castilla: y

corrió lu comarca de Cuenca y Huete, haciendo mucho daño en todos aquellos lugares: y el rey don Sancho envió contra él a Rui Paez de Sotomayor , á quien hi- I zo rico hombre y dio pendón y caldera , según la costumbre de Castilla y León , que eran insignias que se daban á los ricos hombres. Este caballero con mucha gente, que se juntó de aquellas fronteras y con la que él traía de Galicia , salió al encuentro A don Diego y á los aragoneses, que venían con gran presa , junto a un lugar que dicen Pajaron: y tuvieron una muy reñida batalla , en la cual fueron rotos y vencidos los castellanos , y murió en ella Rui Paez y muchos caballeros : y ganaron los pendones del rey don Sancho , y según escribe Pedro López de Ayala , en la historia que compuso del rey don Pedro de Castilla, los envió don Diego López de Haro á Teruel, donde estuvieron mucho tiempo en memoria de aquella victoria , hasta que el rey don Pedro biznieto del rey don Sancho, los tornó á cobrar cuando ganó A Teruel.

Cap. CX.—Que los embajadores del rey fueron presos m Narbona . y se rompió de nuevo la guerra entre el reí/ de Francia y el rey de Aragón, y los franceses y navarros se apoderaron de la villa de Salvatierra.

Al tiempo que se tenia alguna esperanza de paz, entre el rey de Francia y el rey de Aragón, se comenzó a encender mas furiosamente la guerra , sin dar lugar A los medios de la tregua, que se trataron con el principe de Salerno: porque don Gilabert de Cruillas, y Bernardo Guillen de Pinels, que se enviaron por embajadores por el rey de Aragón al papa , como dicho es, fueron presos por mandado de Aimerich señor de Narbona, contra el derecho de las gentes , y por los oficíales del rey de Francia, se pusieron en muy estrecha prisión dentro en Narlx>na: y ,'i sus criados y gente robaron é hicieron el tratamiento que se suele hacer á enemigos: y por todas vias el rey de Francia hacia abierta guerra contra el rey de Aragón. Entonces se juntó todo el poder de gentes que el rey de Francia tenia en Navarra, y vinieron A cercar a Salvatierra , y estuvieron sobre ella quince dias: y no teniendo socorro ninguno los de la villa porque el rey había entrado con las gentes de sus reinos en Castilla , algunos de los principales que tuvieron fin que el lugar se rindiese.» los oficiales » del rey de Francia , salieron del con todos los suyos: y los que quedaban rindieron la villa , y quedaron en ella debajo del soñorlo del rey de Francia : y fortificaron un castillo muy fuerte, en el cual según Bernardo Aclot escribe, puso el rey de Francia por alcaide y capitán un caballero principal que se decía Beltran de la Illa , que lo defendió todo el tiempo que duró la guerra. Ganada Salvatierra , García Lorenzo de Salvatierra, queera de los mas principales de aquella villa, é Iñigo Lorenzo, su hijo y sus hermanos, no queriendo quedar en la sujeción del rey de Francia, viniéronse piíra dar orden como aquella villa se cobrase de poder de franceses, y proveyó el rey que don Jimeno de Urrea y don Pedro Cornel con cuatrocientos de caballo y con dos mil de pié fuesen con García Lorenzo, que se ofrecía de hacer entrar A Salvatierra, y entráronla por combate: en el cual fueron heridos García Lorenzo y su hijo, y perdieron muchos de sus amigos y parientes. Estuvieron dentro cuatro días con toda su gente, y no pudiendo entrar por combale el castillo, I desampararon el lugar,el cual estuvo en poder de

franceses algunos años hasta que so lomó a cobrar en tiempo del rey don Jaime.

Cap. CXI.—Del desafio que el rey de Mallorca envió al rey de Aragón.

Tenía en la misma sazón el rey de Mallorca mucha gente junta en Rosellon: vera fama, que se juntaba para pasar contra Mallorca. Por esto vuelto que fué el rey a Zaragoza, envió á Jaime de Cabanas su secretario al infante don Pedro su hermano, que estaba en Cataluña, con orden que luego que entendiese que e' rey don Jaime su tio queria pasar á Mallorca, se embarcase con toda la gente que tuviese y pudiese recojer de caballo y de pié en las galeras y naos que hubiese en aquella costa. Proveyese de manera, que en caso que el rey de Mallorca no pasase, y la gente que tenia no entrase por Cataluña, el infante con la suya pasase a Menorca, y llevase consigo a don Ramón de Anglesola, para que desde allf se proveyese con gran cuidado á la defensa y guarda de aquellas islas, de la misma suerte que si el rey en ellas se hallase: porque estaba entendido, que eran como baluarte de las costas de Cataluña y Valencia: y el rey á gran priesa partió de Zaragoza para entrar en Cataluña , y pasará Cerdania , porque convenia dar favor con su presencia á las cosas de la guerra , que se esperaba por KosellonTodo eslo pasó antes de venir á Monzón á las cortes generales que allí se mandaron juntar, y se habían de comenzar por el mes de setiembre á donde principalmente se habia de tratar del socorro y defensa necesaria para las guerras de Francia y Castilla. Estando en Barcelona el rey ocupado en esto, don Ramón Roger hermano del conde de Pallas , que en las guerras pasadas siguió la parte del rey de Francia con el rey de Mallorca, seredujoal servicio del rey, y él lo recibió en su gracia. Entonces el rey de Mallorca con un caballero de su casa le envió á reptar de traidor, y juntamente desafiaba al rey de Aragón, enviandole a decir que si tenia voluntad de combatirse con él por razón de don Ramón Roger, ó por ciertas palabras que el mismo don Ramón le hubiese enviado a decir, que contra él se dijeron , se combatiría con él en poder del rey de Inglaterra en Burdeus: y sobre aquella querella estaba aparejado de firmar y tomar dia señalado. Á este desafio respondió el rey, que él no entendía comi batirse con él por razón de palabras villanas, ni de otros denuestos que hubiesen pasado entre él y don Ramón Roger: pero era contento 'de aceptar el combate, por causa del riepto que hacía A dou Ramón, en el cual le habia desmentido el mismo don Ramón, diciendo no ser traidor: que allende de aquella querella le defendería y haría conocer que él era el que habia quebrado su fé, violándolos reconocimientos y homenajes que hizo al rey don Pedro su padre, de suerte que por ello valia menos su fé, y quedaba con tal nota de infamia que debia por esta razón afrentarse ante la corle de cualquiera príncipe, y ante hombres que estimasen , que cosa era honra, y asi le decía que él y don Ramón Roger, se combatirían con él y con cualI quiera otro rico hombre, señor de señera, que él nom'¿rase: ó él solo por su persona en poder del rey de Inglaterra, y que aquello estaba presto de firmar con tantas prendas, cuantas el rey de Mallorca pudiese haber y dar de su casa, y que fuese en aquel lugar, y para aquel plazo que el rey de Inglaterra les quisiese señalar. Mas cuanto á lo que decía , que se combatiría en poder del rey de Inglaterra, y señalaba para la ba

talla la villa de Durdeus, parecía quequeria escusarse de llegar a ella, pues no tocaba á él elegir ni nombrar el lugar, sino al rey de Inglaterra, que habia de ser juez, y él nombraba tai lugar que conocía él mismo no ser seguro : y que el rey de Inglaterra no le podria asegurar, siendo notorio que la batalla que fué aplazada entre Carlos y el rey su padre, se dejó de efectuar , porque el rey de Inglaterra no pudo asegurar al rey de Aragón en aquella plaza. Mas no embarañóle esto, tendría por lugar conveniente cualquiera queel rey de Inglaterra les señalase, hora fuese en Burdeus, ó cualquiera de su señorío. Pero sobreseyóse en lo deste desafio sin llevarlo adelante.

Cap. CXI I.—Que el papa coronó al principe de Salerno, y le dio titulo de rey de Sicilia. y de la guerra que.! rey don Jaime de Sicilia hiio contra él en Calabria, y y en el principado de Capua.

Luego que el principe de Salerno salió de la prisión, dio orden en la Proenza que se entregasen al rey de Aragón las rehenes: y no pudlendo acabar con Carlos hermano del rey do Francia que desistiese de la pretensión que tenia en el derecho que la Iglesia le dio de los reinos de Aragón y Valencia , con el principado de Cataluña y que 4o renunciase, que era lo principal para conseguir la paz , que ofreció dar a los reyes de Aragón y Sicilia, debajo de tantas prendas, comenzóse á intitular el principe rey de Sioilia, con facultad que para ello del papa tuvo. Partió de Francia acompañado de gentes de armas: y por Lombardfa fué á Florencia y á Porosa, donde el papa estaba, y de allí a Roma , y fucle confirmado el título de rey: y el papa, ó por favorecerle, 6 porqoe asi le pareció que convenía al derecho de la Iglesia, con gran solemnidad le coronó por rey1, intitulándole rey de Sicilia y de los ducados de Pulla y Calabria, y del principado de Capua, A veinte y nueve de mayo deste año. Entonces se trató de los pactos que habia firmado con el rey de Aragón, por medio del rey de Inglaterra, por lo qiíe tocaba á su deliberación: y en lo que se capituló cerca del rey de Sicilia, no quiso el papa condescender 6 ello, ni consentirlo: y declaró que no era obligado á guardar lo capitulado en aquel articulo: y aprobó y concedió lo que tocaba al rey de Aragón, de quien habia coseguido la libertad. Entendiendo el rey don Jaime, que el papa y el rey de Francia no querían que fuese comprchendido en la paz, que se habia de dar al rey de Aragón, y visto en cuanto peligro estaba el rey su hermano, si la pez no se concluía, teniendo guerra con el rey de Francia, y con el rey don Sancho, y con la Iglesia, y con el principe de Salerno: estando en Mecina a cuatro del mes de abril deste año de mil doscientos ochenta y nueve, envió con un caballero que se decía Pedro Martin,i decir al rey de Aragón que concluyese la paz con el rey d« Francia y con la Iglesia , y con el principe de Salerno como mejor pudiese: aunque en las condiciones della se tratase, que no le diesen él favor ni ayuda para la defensa de aquel reino: con que no fuese contra él, ni permitiese que los'idestosjreinos sirviesen contra él a sus adversarios: y porque saliese del peligro en que estaba el rey de Aragón si la guerra se continuase, le absolvió libremente de las convenciones y homenajes que entre si hicieron por causa de la defensa de Sicilia. Tenia el rey de Sicilia en orden su armada, con propósito de ir con ella contra la ciudad de Gaela¡ porque se le díó esperanza, que los naturales della, s

allá fuese Id rendirían aquella ciudad, y se pondría debajo de sa obediencia. Armáronse cuarenta navios de remos, en tres galeras y láridas, y pasaron á Uijoles cuatrocientos de caballo, y diez mil peones, porque el rey don Jaime quiso reducir primero los lugares y pueblos que se rebelaron en Calabria, y quedó con la mayor parle del ejército, y el almirante con el resto se hizo á la vela mediado el mes de mayo, siguiendo la costa la via del principado. El rey fué sobre Semenara, la cual se le rindió luego, y Irás ella en un mismo dia los castillos y lugares de Santa Cristina, Bubalino y Sinopoli. Pasados los montes de aquella provincia, movió con todo el ejercito contra Monteleon, y la armada se iba deteniendo por la costa, basta que llegó á Yibona que dista de Monteteon por tres millas, y salió el almirante con la gente de las galeras á juntarse con el ejército del rey. Fué aquel lugar combatido muy reciamente, y pegando fuego á las puertas fué entrado por otra parte escalando el muro, y murieron muchos de los que le defendían en la entrada y combate. Era este lugar muy principal en aquella comarca: y luego se entregaron al rey, y á sus capitanes la Roca, Castelmainardo, Maida, Ferlitoy Ayello: y se redujeron ft su obediencia : y llegando á Santa Eufimia liizóse allí fuerte, á donde puso su real muy cerca de los enemigos, cuyo general era Roberto conde de Artoes gobernador del reino: y con gran número de gente de caballo, que había ayuntado, salió al encuentro al rey de Sicilia, con fin de tentar en algunas escaramuzas las fuerzas y orden déla gente que el rey llevaba. Pasó asi, que llegado el conde de noche á las riberas del rio Amato, se puso en un castillo muy fuerte que esta asentado sobre una roca en medio del rio, que llamaban Calamiza, y estaba del ejército del rey no mas lejos que seis millas. El dia siguiente el almirante, con cierto número de ginetes anduvo corriendo la tierra, y llegó muy cerca del rio, y discurriendo por el campo provocaban á los del castillo, que saliesen a escaramuzar, y salieron algunos caballeros franceses y revolvieron contra ellos los ginetes escaramuzando a su modo, entrando por los hombres de armas, y desviándose con gran lijereza, mataron algunos dellos, y saliendo en su socorro mas gente de aquel lugar, los del almirante se fueron juntando, y mezclóse entre ellos una buena escaramuza, en la cual aquel dia recibieron mayor daño los enemigos. El conde salió con aquella gente de Calamiza, y partió la via de ("alanzare, y por desviar al rey del camino que llevaba, fuese sobre Esquiladle, y por alguna inteligencia que tuvo, que se le rendida, asentó allí sus tiendas, y detúvose en aquel lugar. Acaso habia ya el rey enviado para que se pusiesen en Esquilacbe, á don Guillen Galcerán, y fi Bernardo y "Vidal de Sarria, aquellos dos hermanos tan excelentes y señalados caballeros, que fueron de singular esfuerzo y valentía entre todos los de sus tiempos. Éstos con algunas rómpanlas de gente de caballo salieron para ponerse en defensa de aquel lugar, y sin tener noticia de lagente francesa que sobre él estaba, de improviso llegaron á ■vista de sus enemigos: y como eran de grande ánimo y de mucha reputación, reconociendo que les seria afrenta y vergüenza volver huyendo, pasaron con gran tropel adelante, y acometieron 6 los enemigos, que estaban muy esparcidos y descuidados: y comenzaron á herir en ellos, y mataron algunos que andaban derramados por el campo, con quien se en

TOMO IV.

contraron y pusieron tanta turbación y temor en ellosque con dificultad se podían armar ni poner en orden, hasta que toda la mayor parte de la gente de caballo francesa se fué recogiendo á una bandera, y se reconocieron, que hacian mucha ventaja en el número á los nuestros. Entonces comenzaron a recogerse y desviarse: y quedando de los postreros Bernardo de Sarria, fué atajado do los franceses: y reconociéndose Vidal de Sarria su hermano, volvió con la gente que consigo tenia contra aquella parte, dundo se juntaron diversas compañías de hombres de armas, y acometieron contra ellos tan animosamente, que se pudo escapar su hermano del peligro en que estaba: y en aquel reencuentro pelearon entrambos valerosisimamente: y se recogieron con los suyos dentro de Esquí-* lache con daño muy notable de los enemigos. Esto escribe un autor siciliano de los antiguos, que compuso con mas diligencia lo que sucedió en aquellas guerras hasta que el rey don Jaime se vino á Aragón, á quien yo sigo como autor muy verdadero, y que tuvo gran cuenta con la razón de los tiempos: porque en la historia de Ramón Montaner, en las cosas en que él no se halló, hay muy gran descuido. También Vilano hace mención destabatalla , aun que escribe que fué junto á Catanzaro, y dice que fué en ella vencido el almirante Roger de Lauria , y que antes y después por mar y por tierra fué siempre vencedor. Después deste reencuentro el conde de A rtoes se fué retrayendo á la parte de Tierra de Labor y del principado, para donde creyó que el rey de Sici'ia encaminaba : y el rey con todo su ejército se embarcó en las galeras y navios que tenia: y entregáronse los lugares y castillos de Paula, Fuscalido y Fiumefrido, queestaban á la marina. Lo mismo hicieron los de Chitraro, de donde pasaron á la playa de Belveder. y allf mandó el rey salir la gelile á tierra y combatir el lugar, en el cual estaba el señor del, que se llamaba Roger de Sangeneto , que habia sido preso por don Guillen Galcerán en la guerra de Calabria , y estuvo algan tiempo preso en Mecina en el castillo de Matagrifón, y por medio del almirante fué puesto en libertad, prestando primero homenaje que fe reduciría con sus castillos á la obediencia y servicio del rey: y habia dado en rehenes dos hijos que tenia. Pero no estimó en tanto el amor de los hijos, que se apartase de la opinión que primero seguía: y perseveró en la fidelidad del principe de Salerno, haciendo mucho mayor guerra y daño desde su tierra, á la gente que por el rey estaba en la provincia de Calabria. Fué entonces combatido el lugar y castillo de Belveder muy terriblemente , y parte del ejército fné á cercar el castillo de Sangeneto que era deste caballero, en el cual estaba su mujer, que no con menor ánimo y esfuerzo que su marido se puso á la defensa. Tenia Roger de Sangeneto una máquina contra la parte donde estaba la tienda del rey, de extraño y maravilloso artificio, con la cual hacian mucho daño los cercados en el real: y el almirante, porque no se aprovechasen los enemigos della, sino con peligro y daño suyo, mandó armar una polea con cuatro temos, y sobre ella hizo poner el hijo mayor de aquel caballero, hacia I» parte que la máquina asestaba con la tienda del rey, porque con recelo de no tomar su hijo cesasen de mas ofender con ella. Mas poco enterneció el corazón del padre verá su hijo cspueslo al |>eligro de la muerte , por el cual habían de pasar los tiros á los enemigos: y continuando la.muquiua su ejercicio, fué muerto aquel inocente

41

mozo de un tiro que le partió el celebro. Otro autor escribe , que se pusieron los dos hijos, y que se levantó repentinamente tan grande viento, que desbaratólos remos sobre que estaban asentados, y cayendosobre los clavos con que estaban trabados, murió el uno, y le envió el almirante a su padre con una vestidura de escarlata y oro muy rica , para que le mandase enterrar y conociendo su gran constancia, temiendo que se detendrían en aquel castillo sin fruto alguno, levantóse el ejército, y mandó el rey enviar a aquel caballero el otro hijo que estaba en rehenes, por consuelo del desastrado caso del primero. Hlzose de allí á la vela la armada, y fué el rey reconociendo los lugares que tenia en aquella marina , que eran la Escalea, Castro Abad, y otros, y de allí pasó á las islas de Capri y Prochita, y á Iscla, en las cuales estaba genio nuestra de guarnición , y detúvose en Iscla algunos dias tomando refresco: y de allí salió con toda la armada á veinte y siete de junio: y al postrero se entró en el puerto de Gaeta, y mandó echar la gente á tierra, y asentar sus tiendas en el monte de San Martin , que es un cerro que está muy junto á la ciudad sobre un monasterio de'frailes menores á donde se asentaron las estancias de los ricos hombres que con el rey iban, y desde allí por el recuesto abajo basta a lo llano estaba la caballería y la mayor parte de los almogáraves, y todo el real: y aquel espacio se cercó en torno con su cava: y por parte de dentro quedó hecho un fuerte asiento que podía defenderse de cualquier ejército muy poderoso: y tenia á diversos trechos sus baluartes para la defensa del. Fueron por mandado del rey requeridos lósele Gaeta, que le entregasen la ciudad y rindiesen los castillos, antes que se comenzase a combatir, ni se le hiciese daño en su comarca: y respondieron, que pensaban defenderse animosamente, y el almirante combatió la ciudad por la parte de oriente, y hubo una muy brava y terrible batalla, en que se recibió mucho daño de ambas partes. Continuóse el combate por diversos dias , y fué derribado un gran lienzo del muro, y los de dentro se defendieron con gran esfuerzo, y reparaban con toda industria los daños quede los combates se recibían. Como Gaeta se defendía, parte del ejército comenzó a discurrir por todo el valle del Garellano: y apoderáronse de Mola, y de otros lugares, y fueron sobre Trajéelo, que es un lugar fuerte la tierra á dentro, en la ribera del rio, y fué combatido: mas los que estaban en su defensa les resistieron muy animosamente, teniendo por,caudillo un caballero natural de Gaeta, que pidió término de diez dias, dentro de los cuales si no fuese socorrido lo entregaría al rey. Con este partído se sobreseyó Til combate y dejando allí alguna gente que estuviese sobre el castillo, se continuaban los combales contra los de Gaeta, porque tenia el rey determinado de no levantar su real, sin que se le rindiese , ó viniese á batalla con el conde de Artoes, que juntó gran ejército para socorrerlo.

Cap. CXIII.—De las tregüen que se concertaron entre el rey Carlos y el rey de .Sicilia, estando sobre Gaeta.

Luego que el principe fué coronado, envió con sus embajadores á escusarse con el rey de Aragón , en lo que .tocaba al titulo que había lomado de rey de Sicilia, diciendo, queel papa le apremió, que no se intitulase de otra manera. Respondióle el rey con aquellos mismos embajadores, que no le parecía que por ninguna ocasión se intitulare rey de Sicilia, pues sabia

que estaba obligado de dar paz al rey su hermano y á él, á su voluntad, dentro de tres años, y que entretanto no debía alentar , ni mover alguna cosa que fuese contraria á la paz, mayoimente aquella que estorbaba y desviaba tanto los medios para conseguirla. Mas entendióse, que el principe mañosamente comenzaba á tratar con el rey para buscar ocasión , cou que pareciese que no contravenía A la concordia, y desde que llegó a Italia, puso luego en orden las cosasde la guerra , como quien pensaba ponerse en ella muy de propósito, y dióle el papa muy gran socorro de gente de caballo y de pié, que eran de la parte güelfa de Toscana y Lombardfa, y publicóse la cruzada contra el rey de Sicilia, y ayuntado todo su poder hasta los desterrados de Abruzo, y del principado deCapua, partió el rey Carlos á socorrer á Gaeta. y el papa envlócon él un legado, que en nombre de la Iglesia asistioe á la guerra. Teniendo el rey de Sicilia puesto cerco sobre Gaeta, llegó el rey Carlos con su ejército, y á la primera vista comenzaron luego á combatir los franceses el fuerte, y aquella parte del real que tenia el almirante ltoger de Lauria : y hubo el misino día una muy reñida escaramuza , de la cual quedaron los nuestros como vencedores: porque los enemigos se retiraron y sobreseyeron el combate. Asentaron tras esto los franceses su real en opósito del almirante, y otro dia el rey don Jaime envió con un rey de armas á decir á Carlos, que le había quebrado las treguas malamente, y la concordia y "promesa que le hizo, cuando le libró de la prisión. Fué esta una gran jornada por entrambas partes, y muy hazañosa y de las mas señaladas de aquellos tiempos: porque el rey de Sicilia, siendo señor de la mar , con un muy buen ejército y de muy escogida gente y la mas ejercitada en la guerra, puso su real por todas partes contra aquella ciudad, que era la principal fuerza del principado de Capua: y como en la primera empresa que tomaba por su persona, teniendo consigo muy escelentes capitanes , que habían alcanzado de los enemigos, por tierra y por mar, tan señaladas victorias, trataba de conservar la reputación que se había ganado en las guerras pasadas. Por otra parte el rey Carlos en el principio de su reino, que fué el mismo que el de su libertad, había conmovido todas las fuerzas de Italia, para defensa del principado; y estaba muy obligado á procurar alguna satisfacción de los daños recibidos, y tenia consigo muy buenos capitanes, y el general, que era el conde de Artoes, era de los mejores caballeros que hubo en su tiempo, y de gran uso y noticia en las cosas de la guerra . muy valiente y animoso, y su ejército iba de cada dia reforzándose, de manera, que pensaban tener mas cercado al rey de Sicilia, que lo estuvieron al principiólos de Gaeta. Concurrían dos principes, que no podian ser mas enemigos, y tenían como en balanza el suceso de toda la guerra , porque el qucdellos quedaba vencedor la remataba: y asi los unos y los otros se ponían á todo peligro valerosfsimamente: y no cesaban jamás de combatir , ó ser combatidos: y los nuestros acometían el lugar de la misma manera, que si en él hubieran de salvarse, y no tuvieran libre la mar: y los enemigos combatían el fuerte, como si los tuvieran cercados por todas partes, y peleaban como con gente que no esperaba otro socorro. En este medio el rey de Inglaterra, que se interpuso como arbitro y medianero entre estos principes , envió un varón muy principal al papa ,q"e se decía Ugo, para que se procurase de concertar algún sobreseimiento de aquella guerra, y se atajasen

los inconvenientes y daños que della se esperaban seguir , y se pusiese tregua por dos años , para que durante este término, por medio del papa y suyo, se concluyesela paz Entonces el papa envió un legado con el embajador inglés , y ambos trataron entre estos principes, procurando, que se sobreseyese la guerra: y finalmente, se conformaron en tomar tregua, con tal condición, que el rey Orlos primero levantasesu real, y asf se hizo y tomó la vta de Ñapóles, y el rey de Sicilia dentro de tres días se embarcó ó hizo vela con todo su ejército del puerto de Gaeta el penúltimo de agosto. Llegando a la costa de Calabria , junto al cabo dePalinuro.se levantó temporal de viento de norte, de que estuvieron las galeras en peligro de perderse, pero recogióse el rey á salvo al puerto de Mecina, ásiete del mes de setiembre: y luego tras él, el resto del armada, y no se perdieron sino tres galeras, que lie-, vaba Alduino, conde de Girachi. Por causa desta tregua el conde de Artoes recibió tan grande pesar, coma si estuviera cierto y seguro de la victoria, y de la gloria que della esperaba, y el roy Carlos tuviera en su mano cobrar a Sicilia y a sus hijos, y poner ley á su enemigo , teniéndole en aquel estrecho: ó alómenos confiando , que pudiera con aquel ejército cobrar los lagares y plazas deBasilicata, y Calabria, que estaban por el rey de Sicilia: y con extraño enojo é ira quedesto tuvo, según escriben los autores de aquellos tiempos, dejó al rey Carlos: y sin despedirse del se vino a Francia, con muchos caballeros. En aquella tregua entre otros artículos contenia, que el rey de Aragón prorogaseel términodel año .dentro del cuai era obligado Carlos de cumplir muchas cosas que se capitularon en las vistas de Oloron , y al tiempo de su deliberación: y se acababa desde TodosSanlossigniente hasta el primero día de mayo de mil y doscientos y noventa, atendido que no podia cumplirlo, siendo impedido de tantos negocios: y sobre esto envió al rey Carlos al obispo de Zaragoza—y a fray Bernardo Sinaque de la orden de Cister: y el rey de Aragón respondió benignamente, diciendo: que en cuanto á el era, holgaría dello; y lo proveyó asi con deliberación y acuerdo de los ricoshombre» de la corte general, que estaba ajuntada en Monzón: é intitulaba a Carlos en sus letras del titulo de rey de Jerusalen, sin nombrarle rey de Sicilia, por no perjudicar á su hermano. Vino por este tiempo á Castilla don Guillen Galccrnn, conde que fué de Catanzaro , para procurar nueva confederación y concordia entre el rey de Sicilia y el rey don Sancho, mediante matrimonio del rey de Sicilia y doña Isabel heredera de Molina: que era hija de don Alonso, hijo del rey don Alonso y de doña Blanca, que era señora de Molina: pero este casamiento nose concluyó: y casó después doña Isabel con don Juan Ñoñez, hijo de don Juan Nuñezy de doña Teresa Alvarezde Azagra.

Cap. CXIV.—Del socorro que el rey de Sicilia envió á ia ciudad de Acre, y que el almirante Rotjer de Lauria gapor combate la ciudad de Tolometa en África.

No quedaba por este tiempo otra fuerza por la cristiandad en la conquista da la Tierra Santa , sino la ciudad de Acre, que era una de las famosas de toda Asia: porque siendo ganadas por los turcos las ciudades de Antioqufa y Tripol de Siria y otras fuerzas muy importantes , que los cristianos tenían a la marina, fuese aumentando aquella ciudad , de tal manera en gente y en el comercio marítimo, que se recogieron á ella to

das las naciones de la cristiandad,'que estaban en Asia, y lasque navegaban á levante, y allf se hicieron fuertes los reyes de Chipre y los principes de Antioqufa y do Tripol de Siria y los maestres de las órdenes del Temple y del Hospital , y los legados que la sede apostólica tenia en Asia , y los capitanes que residían por los reyes de Francia é Inglaterra. Con esto' estaba aquella ciudad poblada de diversas naciones, y era como un mercado en el medio del mundo y un puerto de todas las mercancías de oriente y poniente y un pueblo lleno de confusión y gobernado por muchos: y el soldán de Babilonia en este tiempo mandó juntar un gran ejército con fin de asolar y perder aquella ciudad. Esto fué a la misma sazón , que el rey don Jaime se recogió con su armada á Sicilia , y el pepa con esta nueva lo envió sus nuncios, y entre ellos un religioso que se decia fray Ramón, que era catalán, y en nombre de la sede apostólica le pidieron, que con su armada fuese en socorro de aquella ciudad: porque los otros reyes se escusaban con diversas razones, y el emperador Rodolfo solamente babia empleado su pensamiento en dejar su estado acrecentado en Alemanía á sus sucesores. De los otros principes decían, que el rey de Castilla no se tenia por seguro dentro en su reino: y tenia bien en qué entender en defender la posesión del: y el rey de Aragón no estaba mas libre con las guerras que tenia con tantos, con las pretensiones de Francia y Sicilia, y de los hijos del infante don Fernando sus sobrinos. Mayormente que aunque estos principes estuvieran muy confederados y en buena paz , tenian dentro en sus reinos ó en sus fronteras a los moros, y estabau muy obligados a emplearse en aquella guerra. Eduardo rey de Inglaterra, que tenia gran experiencia y reputación, era muy viejo, y el rey Filipo de Francia estaba tan impedido, que no podia f andar á caballo de gordo : y el rey Carlos, cuya parecía ser aquella empresa, por el derecho que pretendía al reino de Jerusalen, tenia menos aparejo para proseguirla, y estaba con menos libertad , quedando Sicilia y sus hijos en poder de sus enemigos : aunqueeste príncipe no era nada guerrero y se daba mas á la contemplación de las cosas espirituales , y á la religión, que nó á las armas. Decían estos nuncios, que todos tenian puestos los ojos en el rey de Sicilia, para que tomase á su cargo esta empresa , pues se hallaba en tal edad , y estaba en aquel puesto como á vista de los ínfleles, y tenia gran aparejo para señalarse, por tener la gente muy ejercitada y diestra en las cosas de la mar, y los mejores capitanes de aquellos tiemposHubo sobre esta embajada gran diversidad de pareceres , porque estaban los del consejo del rey muy sospechosos , y temian las asechanzas de los enemigos, y reduelan á la memoria lo que habia pasado en tiempo del emperador Federico que fué tenido por principe muy astuto y sagaz : porque no queriendo dejar Ib marca de Ancona á la Iglesia, pretendiendo ser del imperio, le mandó el papa ir con su armada á la misma ciudad de Acre, en socorro de la Tieya Santa , y habiendo a ¡untado una muy buena armada para aquella expedición , encomendó a su hijo Conrado, que era muy niño, debajo del amparo de la Iglesia, y dejó por gobernadores n los arzobispos de Capua y Palermo : y no habia aun llegado á Acre , cuando publicaron que el emperador era muerto, y el papa mandó, que el rey Juan de Breña , que era suegro de Federico, se apoderase del reino, y se movió gran guerra en el principado de Capua y Pulla, siguiendo unos la voz de Conra

« AnteriorContinuar »