Imágenes de página
PDF

que estaba eo guarnición en la frontera de Navarra, porque en el mismo tiempo los navarros, siendo su capitán don Juan Corbarán de Leliet, se había juntado para hacer guerra contra los aragoneses, y don Pedro Ccrnel, que fué nombrado por la unión por capitán general de la gente del reino, salió a ellos, y vinieron á trance de batalla, en la cual los navarros fueron vencidos, por el gran valor y esfuerzo de don Pedro, y quedó don Juan Corbarán en su poder preso. Fué esta batalla a diez y nuevo de marzo desle año, y no se halla memoria mas en particular dol hecho ni del lugar. Solamente hallo mención della en el libro de los consejos, que se compuso en nombre del rey don Sancho, para enseñamiento y aviso del infante don Fernando su hijo primogénito, en el cual se refiere que el mismo don Juan Corbarán le contó el suceso de esta batalla, y que siendo bien ¡uníante en la lid contra los aragoneses , y llevándolos vencidos , tuvo cierta visión de un sacrilegio, con que había ofendido á nuestro Señor, y que sucedió de manera , que quedó vencido y preso, y que estuvo mucho tiempo en prisión, hasta que se rescató por gran suma de dinero. Después mandó el rey que don Pedro estuviese en Jaca por capitán general de aquellas fronteras. Ordenado esto, el rey se vino á Zaragoza, y entró en ella el jueves sanio á doce de abril, y el domingo siguiente que fué la pascua de Resurrección, con gran solemnidad y fiesta recibió en la iglesia de San Salvador la corona de rey de mano de don Jaime obispo de Huesca, en ausencia del arzobispo de Tarragona , y por estar sede vacante la iglesia de Zaragoza , y aquel mismo dia se armó caballero , como lo acostumbraron los reyes sus predecesores. Al tiempo de su coronación hizo el rey la protestación , que el rey su padre, estando á ella presentes, el conde de Pallas , el vizconde de Cardona , don Bernardo Guillen de Entenza , don Pedro Fernandez señor de Ijar, don Blasco de Alagon, don Lope Ferrench de Luna , don Sancho de Antillon, don Rui Jiménez de Luna , y otros muchos ricos hombres y caballeros, declarando , que no recibía la corona de mano del obispo , ni era su intención do recibirla en nombre de la Iglesia romana, ni por ella, ni menos contra ella , por no se perjudicar en el conocimiento del tributo y censo que el rey don Pedro había reconocido al papa Inocencio, haciendo su reino de exento censatario, como está ya dicho. Protestaba también , que por recibirla en aquel lugar, no se causase perjuicio á él ni á sus sucesores, y la pudiesen recibir en otro cualquieradel reino de Aragón , cual á ellos pluguiese, y desta tan gran novedad se recibió por los aragoneses general descontentamiento. Fueron muy grandes las fiestas que hubo en la coronación , y en ellas se señaló sobre todos el almirante, que era vuelto en este tiempo de Sicilia.

Cap. LXXIX.—De lo que se trató en las corks que el rey tuvo en Zaragoza á los aragoneses, cerca del ordenamiento y gobierno de su casa , en cotdradtccion de algunos ricos hoiirfjres.

Concluida esta solemnidad y fiesta , juró como rey públicamente en presencia de la corte, que estaba allí congregada de guardar y mantenerlos tueros, usos. costumbies, y las libertades y franquezas y privilegios de Aragón en todos tiempos. Otro dia siguiente, estando en gran parcialidad y división los ricos hombres de Aragón , pretendiendo algunos en el principio del reinado del rey , echar de su casa y consejo tos que

TOMO IV.

tenían el gobierno, siendo junta la corte, y hallándose presentes don Bernardo Guillen de Entenza , don Pedro Cornel, don Jimeno de Urrea, don Artal de Alagon , don Atlio de Foces , don Pedro Jordán de Peña señor do Árenos , Amor Dionis , don Guillen de Peralada , don Guillen de Anglesola , don Lope Guillen de Oteiza, Bernardo de Mauleon y los jurados de la ciudad de Zaragoza, y los procuradores de las ciudades y villas del reino en su nombre se propuso, que eran notorios los grandes desórdenes que en la casa del rey so hacían, de que se podían seguir muchos daños é inconvenientes al rey y al reino , especialmente por las guerras que habían y se esperaban con la Iglesia y con el rey do Francia , diciendo, que movidos por la naturaleza , en que eran obligados al rey , y por ensalzar su honor , acatando su provecho, y de todo el reino, le pedían por merced , que tuviese por bien de ordenar su casa y consejo con acuerdo y deliberación de la corte. Esta demanda se contradijo por muchos ricos hombres y caballeros, y los principales eran, don Pedro señor de Aycrve, don Artal de Luna y don Lope Ferrench de Luna , don Rui Jiménez de Luna, don Sancho de Antillon y gran parle de mesnaderos y caballeros de la jura y unión. Estos decían , que no se contentaban aquellos ricos hombres, de tener la mano en los hechos y negocios públicos de la paz y de la guerra, cjmo le babian tenido en los tiempos pasados sus predecesores, pero ya la estendian á ponerla en el gobierno de la persona y casa real, y sí los reyes no defienden sus reinos cnu tanta prudencia y cuidado, cuanto los pueblos suelen procurar la libertad, que de suyo es muy apacible y dulce, lo inferior igualaría con lo mas alto, y no habría cosa que sobre otras fuese superior. Mas aunque esto parecía cosa popular y movida con algún celo, al parecer del bien público, conocióse haberla inventado aquellos ricos hombres, porque quisiera tener mas parte y lugar en la gracia y favor del rey , que los que aquello les contradecían. A esta demanda respondió el rey, que él no debía, ni era tenido por fuero ni por el privilegio de Aragón ordenar niasentar su casa á demanda ni requisición de aquellos que lo pedían, ni tal cosa se pidió á los reyes sus antecesores, ni se habia hecho jamás, y parecía ser mas novedad y ocasión de suscitar escándalo y alteración en el reino, que celo do la conservación de la libertad y de sus privilegios, mayormente habiéndose propuesto no en conformidad de la corte, sino en contradicción de tantos. Pero no obstante esto ofreció, que él quería por sf con los de s\i consejo ordenar de tal manera , que los ricos hombres y la unión y reino se tuviesen por contentes. Noquedaron satisfechos con esta respuesta aquellos ricos hombres , y replicaron , que se debía hacer aquel ordenamiento con consejo de la corle de Aragón, ó de la mayor parte, por las razones que habían propuesto según la costumbre antigua, y por la forma del privilegio general de Aragón. Porque decían ser muy cierto y notorio, que siendo el rey don Jaime su abuelo de buena memoria, de muy poca edad, cuando sucedió en el reino, porque por causa de los tutores, y de los que tenían el gobierno de su casa, y por nial consejo no se entregase, y empeorase el estado del reino, antes se fuese aumentando, en honor y ensalzamiento suyo, y en utilidad del reino , los aragoneses le dieron consejerosde Aragón y los catalanesde Cataluña , y con su acuerdo y consejo se gobernó el reino, y el condado de Barcelona , y proveyó en los mas arduos negocios *i importantes que se ofrecieron. Allende desto decían

37

que por el privilegio general de Aragón debia, y era tenido de ordcnnr su tasa a consejo de la corte, según f|iie leerá pedido, porque en él se disponía, que el rey en sus guerras, y en los hechos que tocaban al reino en general, tuviese en su consejo á los ricos hombres, mcsnaderos, caballeros , ciudadanos , y hombres buenos de las villas del reino, y estuviesen en él como solían en tiempo de su padre. A todas estas razones respondió el rey lo mismo y teniéndose por muy importunado, porque le peditin que satisfaciese 4 esta demanda , salióse de Zaragoza , y fuese á la villa de Alago». Entonces los que habían tomado esta querella, enviaron por diversas veces sus mensajeros á pedir al rey, que tuviese por bien de venir a Zaragoza, para entender en ordenar su casa con concejo de la corle de Aragón, según que lo tenían pedido, y requerían á los ricos hombres, mesnuderos y caballeros, que eran de contrario parecer , que viniesen á las cortes para asistir en aquella demanda , que tan provechosa era , según ellos entendían, al rey y á todo el reino, diciendo que asi se disponía por privilegio jurado por ellos , y por toda la unión , ó mostrasen alguna escusa razonable y justa, porque no se debiese aquello cumplir. A estas embajadas el rey respondió, que no pensaba hacer tal ordenanza , como ellos pedían, ni por entonces volvería a Zaragoza , porque iba de camino apresuradamente para Cataluña , por causa de algunos negocios muy arduos, que requerían su presencia , que si brevemente no se desembarazaban y proveían , podría ser en grande perjuicio y daño suyo, y de sus reinos. También los ricos hombres que estaban con el rey respondieron , que no querían ser en aquella demanda, porque era nueva y muy injusta, y contra toda orden y razón, y fuera de lo que el privilegio disponía, y que no querían hallarse con ellos en tan inicua y perjudicial pretensión. Pero {siendo en aquel ayuntamiento muy discurrido, y disputado este artículo, que tocaba a la reformación de la casa y concejo del rey, y habiendo sobre ello entre los ricos hombres y caballeros que estaban divisos y discordes grande altercación y contienda, finalmente vinieron á conformarse en un medio , que se cligieseu doce inesnaderos, seis de cada parte, y por cada un rico hombre de la una , y de la otra parle un caballero, de manera que si todos los ricos hombres que contendían sobre esta demanda eran diez.se nombrasen otros tantos caballeros, y por la ciudad de Zaragoza cuatro personas, y por las otras ciudades, y villas del reino sendos, y que fuesen todos personas do bondad y prudencia , para que pospuesta toda afición , mediante juramento, declarasen aquello que á su entendimiento pareciese razonable y justo, y lo que se debia seguir en aquella demanda , según lo que se disponía por el privilegio general de Aragón, de tal suerte, que lo que estas personas, que eran treinta y tres, como arbitros, ó las dos partes en concordia declarasen hasta la fiesta de san Juan Bautista del mes de junio siguiente, para el cual dia estuviese ayuntada corte general en Zaragoza de toda la unión , aquello se siguiese y ordenase en aquella cuestión y diferencia que tenían, y se guardase por todos los de la jura de la unión para siempre, so las penas que tenían estatuidas. Luego se escogieron los mesnaderos por ambas partes y fueron nombrados estos , don Gombal deTramacet, don Gil, y don Pedro Ladrón de Vidaure, don Pedro Garces de Nuez, don Lope de Gurrea, don Garuia Fernandez de Pina, I'once de las Celias, don Gui

llen do Alcalá señor de Jarque, y don Guillen de Alcalá señor de Quinto, don Fernán Pérez de Pina, don Rui Sánchez de Pomar, y don Artal de Azlor. De I09 caballeros fueron nombrados Jimen Pérez deSalanoba, Miguel de Ahe, Jimen Pérez de Vera , Rui Pérez de Caseda , Gonzalo Pérez de Samper, Bartolomé de Eslava, Jimeno de Coscollan, Sancho López de Sencia , Garda de Pueyo, y Alonso de Ayvar. Por Zaragoza se nombraron Arnaldo Aimerich, Pedro de Calatayud, Joan de Figueras , y Jaime de Aliaga. De Huesca, Ramón Pérez Gilabert, y de Tarazona Juan Pérez de Molinos, de Jaca Durant de Generes, de Barbastro Ponce de Jije— na, de Calatayud Soriano, de Teruel Sancho Muñoz, de Daroca Miguel Pérez Sanchaznar , y no hubo menor diversidad y contienda entre los ricos hombres. En esta sazón se partió el rey para Huesca, á donde mandó restituir á don Felipe Fernandez su primo, hijo de don Fernán Sánchez los lugares y castillosde Estadilla y Castro con sus aldeas, yel castillo de Pomar , que habían sido ocupados á nombre del rey desde la muerte de don Fernán Sánchez su padre, y le hizo donación de nuevo deaquella baronía de Castro, y della tomó el apellido, y quedó 6 los de su linaje, que sucedieron en ella. También confirmó á la emperatriz de Grecia doña Constanza su tia, y á la infanta Lascara , las donaciones y rentas que el rey su padre les había dado, y mandó restituirá Miguel Pérez de Gotorla villa y castillo de IIIucea , y le hizo de nuevo gracia y donación della para él y sus sucesores, porque el rey don Jaime la habia dado en cambio á Blasco de Gotor su padre : y el rey don Pedro se la habia quitado al principio de su reinado, y se satisfacieran otros agravios de diversas personas particulares.

Cat. LXXX.—De las embajadas que se enviaron por bs reyes de Castilla é Inglaterra, estando el rey en Huesca.

Antes que el rey se coronase , estando en Barcelona, fueron á su corte de parte del rey de Castilla, don Diego López de Haro y Miguel Jiménez de Ayerve, deán y tesorero de la iglesia de Toledo , por confirmar las alianzas que tenían con el rey su padre: y procurar de asegurarlas con mayores vínculos y nuevas firmezas. Esto procuraba el rey de Castilla por haber á su poder » doh Alonso y don Fernando, que estaban en el castillo de JS ti va , para acabar de confirmarse en la posesión del reino, porque después de muerto el rey don Alonso, no solo los lugares que estaban fuera do su obediencia en los reinos de Castilla y León por la mayor parte se habían reducido á su opinión, pero en la curia romana no se hacia tanta contradicción, antes el papa Honorio , después de la muerte del rey don Alonso, mandó alzar el entredicho que estaba puesto por los ejecutores que el papa Martin nombró. A esta embajada respondió el rey generalmente, porque se ibandescubriendo mas los tratos é inteligencias que el rey de Castilla traia en Francia , y sobreseyó de confirmar las posturas que tuvo con el rey don Pedro su padre, pidiendo nuevas seguridades : y con este color habia enviado desde Barcelona con aquellos embajadores del rey de Castilla á Ramón do Reus arcediano de Ribagorza, que era de su consejo, y con él un caballero de su casa llamado Garcí Ganes de Arazuri. Después estando en esta sazón en Huesca , sobre la misma demanda , fué enviado por el rey de Castilla don Rui Pérez Ponce maestre de Calalrava, que fué comendador mayor de Alcañiz, como persona muy acepta al rey; y oida su mensajería, respondióqiw

habido su acuerdo con los ricos hombres de su reino, le respondiera con sus embajadores , entreteniendo el negocio por no asentar nueva concordia con el rey don Sancho, por la ingratitud de que había usado con el rey su padre, en el tiempo que sus enemigos entraron por Cataluña, no teniendo otro socorro, y estando tan con liado del suyo. Allende desto, tenia por muy cierto que el rey don Sancho Iraia sus pláticas con el rey de Francia días habia, y trabajaba por se confederar con él, porque desistiese de amparar la causa de don Alonso: y porque no le estorbase la dispensación que pedia al papa sobre el matrimonio que habia contraído con la reina doña Marfa su mujer , siendo deudos en grado prohibido, lo cualle denegaba el papa por contemplación del rey de Francia: y sobre ello habia enviado postreramente á don Martin obispo de Calahorra y A don Goincz de Toledo abad de Valladolid de su consejo, y se habían concertado de ver ambos reyes : y hubo ayuntamiento de prelados y ricos hombrescastellanos y franceses en Bayona para confederarlos y allí se trató que el rey do Castilla , por declaración del papa , se apartase de la reina su mujer, porque casase con una hermana del rey de Francia. Por estas novedades habia enviado en esta sazón el rey á los reyes de Granada y Tremecen, a Ramón de San Licerío, para que se revocasen las treguas y alianzas que el rey don Pedro había puesto con el rey de G ranada, y de nuevo las concertasen con el rey de Tremecen que era enemigo del rey de Castilla. También vinieron en este tiempo á Huesca embajadores de Eduardo rey de Inglaterra , que eran Antonio obispo danelinense y Juan de Vesey, y en nombre del rey de Inglaterra, ofrecían que seria medianero para tratar la paz y concordia entre él y el rey de Francia , y que fuese admitido al amor y devoción del papa y de la Iglesia. Eo respuesta desta embajada , se enviaron al rey de Inglaterra Pedro Martínez de Artasona y Juan Zapata, que eran del consejo del rey , para que platicasen de los medios que al rey de Inglaterra pareciese se debían mover en esla negociación, y dioles poder para firmar la pazo treguas , y concordarlas por él y sus valedores.

Cap. LXXXI.—Que el infante dan Jaime tomó titulo de rey de Sicilia y del ducado de Pulla y del principado de Capua y se coronó en Palermo.

En este medio habiéndose partido el almirante Roger de Launa de la isla de Mallorca . hizo vela con sus galeras la via de Sicilia a veinte y tres de noviembre del año pasado, y por ser tiempo contrario volvió á Menorca a veinte y ocho del mismo , adonde fué bien recogido por el arráez Bonjucef, é hízose A la vela A tres de diciembre contra el parecer de un caballero genovés que llevaba consigo, que habia venido por servir en la guerra al rey de Aragón con una galera suya, hombre muy platico y que tenia grande noticia de las cosas de la mar , llamado Francisco Scarchafico. Éste, según escribe un autor siciliano de aquel tiempo, pronosticando que sobrevenía temporal de la parte de septentrión, por ser la luna séptima y haberse puesto el sol enfoscado y nebuloso, estando en el golfo de León , le requirió con muy grande instancia que se volviese la via de Menorca , antes que el temporal se reforzase y se engrosase la mar: pero ni el almirante ni los que tenia en su consejo le quisieron dar crédito, y siguieron el viaje de Sicilia. En la noche siguiente creció el viento de la parte del norte y comenzó la mar

a levantarse, y A orza forcejando las galeras se esparcieron unas de otras, llevando las proas entre levante y jaloque , y prosiguieron su viaje con grande fatiga , y por la violencia del temporal se abrieron dos galeras, una de Mecina y otra del almirante, cuyo capitán era Federico de Ansalon , y perdiéronse otras cuatro, las dos de Agosta y una de Catania y otra do Jaca : y con ellas se perdió grande tesoro de joyas y dinero que se habia ganado en las presas y victorias que hubo el almirante de las armadas de Francia : y estuvo toda la armada á punto de perderse. Fué grande parto que se salvase la industria y gran diligencia délos comitres y pilotos, y por la noticia y tino de la aguja de marear, que ya en aquellos tiempos según por aquel autor parece.se habia descubierto. Duró aquella tormenta tres días y tres noches, y habiendo abonanzado, las galeras que eran cuarenta, arribaron á Trápana muy mal paradas. El almirante por tierra llegó A Palermo A doce de diciembre , y allí supo la reina la muerte del rey su marido, y se dio aviso della al infante, que estaba en Mecina: y A diez y seis del mismo, el infante tomó luego titulo de rey , intitulándose rey de Sicilia y del ducado de Pulla y del principado de Capua, y después A dos de febrero (leste año , dia déla Purificación, siendo congregados los barones y caballeros de Sicilia en Palermo y los obispos de Chefalu , Esquiladle y Nicastro y el archimandrita de San Salvador del Faro de Mecina y otros abades y sufragáneos suyos, fué coronado con grande fiesta y regocijo del pueblo: y en aquella coronación fueron armados cuatrocientos caballeros de los nobles y principales del reino. Este principe fuéel primero de los reyes de Sicilia , de la casa de Aragón, que mandó divisarlas armas reales de otra manera , que sus predecesores, porque partió el escudo A cuarteles, y puso en el primero la Águila en campo de plata, que fueron las armas que tuvo Manfredo, y en el otro cuartel se añadieron Ips bastones de Aragón, y después se mudó por el rey don Fadrique su hermano, partiendo A lisonja el escudo, como hoy se divisan los armas reales de Sicilia. Después de la coronación, partió el rey de Sicilia para Mecina , A donde determinó de residir, para proveer en las cosas de la guerra, que ocurriesen de la parte de Calabria , y envió por gobernador de aquella provincia A don Guillen Galcei .1 n de Cartella , de quien se ha dicho, que fué uno de los mas señalados caballeros en armas que hubo en sus tiempos, y dióleel cargo de general do su ejército, y le hizo mariscal de la gente de guerra de sueldo del reino de Sicilia. Entonces deliberó enviar una solemne embajada al papa, y fueron por sus embajadores un barón de Cataluña, llamado Gisbert de Castellet y Bartolomé de Nicastro de Mecina, juez, para que de su parte prestasen la obediencia; pero no fueron del papa bien recibidos, y despidiéronlos luego muy desgraciadamente. Al principio deste año Taranto, Oístrovilar yMiirano.qoe estaban en la obediencia del rey de Aragón, por los excesos y robos y algunas opresiones que los almogAraves y gente de guerra hacían en los pueblos de la provincia de Calabria i se rebelaron y se dieron A los enemigos, y en el mismo tiempo otra compañía do almogAraves tomaron el castillo Abad, que dista de Salerno treinta millas: y se puso «debajo de la obediencia del rey don Jaime. Por esta novedad acudió don Guillen GalcerAn con su ejército por cobrar A Castrovílari y Murano, y redujéronse A la obediencia del rey, pero poco después por la liviandud é incunslancia de aquella nación, se tornaron A confederar con los enemigos, l'or osle tiempo fué preso por los franceses a trato, Manfredo de Claramente barón principal de Sicilia , que estaba con gente en aquella comarca, y fué engañado con unas vanas promesas de la señora del castillo de Murano, y yendo para allá a recuesta suya solo, fué detenido, y después se hubo de rescatar «ii buena suma y cantidad de dinero. Poco después de la coronación del rey de Sicilia , fué enviado el almirante por el rey don Jaime, al rey de Aragón su hermano, para que le diese noticia de los negocios y estado de aquel reino, y de las cosas que en Calabria habían sucedido, el cual partió con dos galeras, y llegó A la ciudad de Barcelona A ocho de marzo. Esto hizo el rey de Sicilia poique en los medios de paz que se trataban departe del papa y del rey de Francia interviniese el almirante, y no se tomase concordia ni se viniese a ningún género de conciorto, sin orden y sabiduría suya, declarándose , que no era de su voluntad e intención, que por razón de ninguna manera de asiento y concordia , que se tomase de cualquiera calidad y sustancia quo fuese, se dejase el dominio y posesión déla isla de Sicilia. Luego que el almirante llegó A Barcelona , el rey envió A decir al principe de Salerno, que estnlw en el castillo de Piurana . lo que el rey su hermano determinaba y que él desistia de tratar en los medios de paz , que hasta entonces se hahi.in platicado, y envió A mondar A Hugo de Mataplana, que era ido para tratar con el principe cerca destu concordia , quose volviese luego A su corte.

Cap. LXXXI1. — De lo que el rey proveyó para la buena expedición de los negocios y de su ida á las fronteras de Resellan.

Hasta en fin de mayo se detuvo el rey en Huescaí ordenando las cosas del gobierno de su casa, y proveyendo en la orden de! consejo de guerra, y estando asistiendo en los negocios con grande cuidado y diligencia como convenia , tratándose de tan Arduos é importantes negocios que tocaban A sus reinos y señoríos , y del rey de Sicilia por una misma causa y querella. Por dar alguna manera de satisfacción y contentamiento A sus subditos, y A las personas que deseaIV'in la buena orden y reformación de su casa y consejo, tomó cierta orden con los ricos hombres, quo con el estaban, y con las personas quo entendían en las cosas de su estado, y fué determinado que los lunes, el rey estuviese en lugar público para oir las peticiones y demandas quo hubiese: y los martes y viernes tuviese consejo por las mañanas, y aquellos dias se determinasen sus hechos propios, y los de sus reinos. En los olios dias no había consejoordinario, si no concurrían tales negocios quo conviniese proveer siu dilación en ellos. Fué. asi misino determinado, que losjuecescada mañana oyesen los pleitos en platica , y los del consejo del rey cada día so ayuntasen allí para deliberar en las c^sas que conviniese proveer y en los pleitos y casos dudosos se deputó una persona muy principal, que tuviese cargo' de comunicarlos con el roy. También se acordó, que se guardase la ordenación de la casa , que el rey don Pedro su padre hizo: y determinóse, que cualquiera que hubiese de dar cuenta , la diese delante de tres personas que el rey nombrase, A la cual se había de hallar presente el rey y los de su consejo al tiempo de fenecerla y fué ordenado que cada dia diesen cuéntalos oficiales de la casa , delante el mayordomo y escribano de ración , y se publicaron otras or

denanzas , para remediar los desórdenes que hasta allí habia. Tratóse en la misma sazón por medio de don Pedro señor de Ayerve, que estaba en la frontera de Navarra, de asentar treguas de un año con los navarros, los cuales poco Antes habían venido sobre Tiermas con grande número de gente, y los de la villa se defendieron con grande Animo y no pudieron hacer daño alguno, y el rey proveyó de mas gente. y mandó que estuviesen en aquella frontera y tuviese cargo della don Rui Jiménez de Luna. La tregua se concertó con esta condición, que los del un reino no entrasen en el otro sin licencia del gobernador: y si lo hiciesen pudiesen ser muertos, y se señalasen dos caballeros, uno do Aragón y otro de Navarra, que durante el tiempo de aquella tregua mandasen enmendarlos dañosy malesquesehiciesen.Con estose vino el rey de Huesca para Zaragoza A veinte de mayo, por concluir las cortes que se habían convocado, y para tratar que aquellos ricos hombres que seguían la voz de la unión desistiesen de la nueva demanda que habian propuesto: porque algunos de los arbitros que tueron nombrados, no quisieron hacer juramento y quedaron muy discordes y divisos entre sí. Estando en esta ciudad, tuvo nueva que el rey de Mallorca habia ayuntado muchas gentes en Rosellon con determinación do entrar por Cataluña: y estaba cercado Castelnou y lo tenían en grande estrecho , y hacían máquinas y bastidas para combatir el lugar. Habida esta nueva, ¡inte la corte dijo que luego cumpliría los privilegios que tocaban engenerat al reino y en particular A otros personas, y lo que entonces no se pudiese cumplir, lo dejaría cometido al infante don Pedro su hermano. que quedaba en Zaragoza, para que él locumpliesecon acuerdo y consejo de la corte: y partióse muy apresuradamente para Cataluña, y mandó despachar letras para la ciudad de Lérida, y A los concejos de Camarasa , Cubells, Mongay, Tamarit, Santistevan, Almacellas, Almenara, Belloc, TArrega y Villagrasa, y 4 otros lugares de aquella comarca , que enviasen sus gentes A Barcelona y estuviesen en olla para el principio del mes de julio, y porque Antes estando en Huesea habia mandado ayuntar y llamar para la ciudad de Valencia A los ricos hombres y caballeros, y universidades de aquel reino, para celebrar corles, mandólas prorogar hasta la fiesta de Todos Sanios y Antes que saliese de Zaragoza, se mandó hacer llamamiento general de los ricos hombres y caballeros de Aragón, para que estuviesen en Barcelona, para ocho dias después de san Juan, porque deliberó el rey de salir con su ejército contra el rey don Jaime su tío. En Barcelona se detuvo pocos dias y pasó A Figueras, á donde llegaron embajadores del rey de Castilla para tratar que se viesen ambos reyes, y sobre esto el rey de Aragón envió A don GalcerAn de Timor, comendador de Caspe, para que se concertasen las vistas en algún lugar que fuese A la raya de Aragón y Castilla. Con la nueva de la ida del rey, la gente del rey do Mallorca que habia entrado en el Ampurdan, se fué retrayendo, y el rey se detuvo on aquella frontera lo que restaba de junio y todo el mes de julio, proveyendo en la defensa y fortificación de aquellas fronteras.

Cap. LXXXIII. — De las demandas que propusieron los ricos hombres que se ayuntaron en Zaragoza y de las personas que fueron nombradas para el consejo del rey.

No se concordaron entre si los arbitros, y no queriendo hacer algunos dellosel juramento conforme A loque se habia determinado, como dicho es, quedó aquella demanda y diferencia indecisa, y teniendo la guerra tan cierta y los enemigos a las puertas, quedando entre si discordes, estaba el reinoen parcialidad y bando por la pasión que entre los de una y otra opinión se habia movido: lo cual menospreciaban en respeto de la utilidad 6 interés particular: el cual siempre dañó y dañará al bien común y público. Juntáronse los ricos hombres y caballeros y procuradores de las villas del reino, que estaban en Zaragoza en principio del mes de junio deste año, y teniéndose por agraviados de la partida tan arrebatada que el rey hizo, acordaron de enviar con embajada en nombre de la corte que estaba junta , á don .limeño de Urrea y á don Pedro Jordán de Peña señor de Árenos, y con estos ricos hombres íi Arrian Aimerich y Arnau de Lueh, procuradores de Zaragoza, á pedir y suplicar al rey, que pues no se habia cumplido lo que al tiempo de su partida quedó acordado, ni por el infante don Pedro su hermano, y se tuviesen por muy agraviados del lo, y hubiese muchas cosas que no podían ser cumplidas sino en su presencia, y convenia que se remediasen , viniese íi aquella ciudad : y si no lo tuviese por bien , le dijesen, que no se podia dejar de proceder «•onformeá la jura, de embargar sus rentas hasta que se cumpliesen los privilegios, y requiriesen y amonestasen en pena de la jura a todos los ricos hombres y caballeros que estaban en servicio del rey, que viniesen á la corte a Zaragoza para ordenar los hechos del reino, y por cumplir en general y en particular en lo que eran obligados conforme á la jura, y pidiesen so restituyese las expoliaciones hechas en tiempo de los reyes don Jaime y don Pedro, que eran notorias y manifiestas. También pedian que como no se hubiese {.■uardado que los ricos hombres y las otras personas contenidas en el privilegio general, fuesen de su consejo y se hubiesen enviado por el rey embajadores al rey de Castilla, y á Abenjucef rey de Tremecen, y al rey de Granada , y á la curia romana, y á Francia, y ft Inglaterra, y hecho algunas donaciones y enajenaciones y empeños de cosas que tocaban íi la comunidad del reino, sin preceder consejo, le pidiesen que fuesen revocadas. Con esto, porque el rey habia dado el olido de la sobrejunterfa de Ribagorza al bastardo de Pullas,que era veguer do Cataluña, pretendiendo que no lo podia ser, instaban que fuese revocado: mayormente como aquel sobrejunlero que tenia aquel oficio, citase y oyese pleitos contra tenor del privilegio general, y que no fuese prohibido a los aragoneses por los oficiales reales, que usasen de la sal cual quisiesen del reino: y pedian que las donaciones ó empeños que se habían hecho délas ciudades y villas de Aragón, que bolim ser honores de los ricos hombres, se revocasen y volviesen á los honores: y fuese privado del ofiiio , don Muza , que era mayor sobre los bailes, no debiendo tener aquel cargo, conforme 4 lo que se habia estatuido siendo judio. Siendo enviados estos caballeros con aquellas demandas, tornaron a innovar la jura de la unión y propusieron en ella, que el rey debía ordenar y proveer los hechos y

negocios del reino, y de las comunidades, y de Ribagorza y Teruel, y del reino de Valencia , en los lugares que usaban del fuero de Aragón, con consejo y acuerdo de la corte á provecho suyo, y de todo el reino: y atendido que sin él hizo algunas donaciones en sus reinos que eran en grande daño y perjuicio suyo, y en vejación de los pueblos, acatando lo que habían jurado, y teniendo respeto a la utilidad del rey y del reino, declararon que debia recibir y tomar en su consejo para que asistiesen en él las personas quo la corte nombrase. Fueron entonces señalados cuatro ricos hombres, don Pedro señor de Ayerve.tio de' rey don Pedro Corncl, don Artal de Alagon, y don Pedro Martínez de Luna: y de los mesnaderos, don Gil de Vidaure , Rui Sánchez de Pomar, Alonso de Castelnou, Fernán Pérez de Pina : y cuatro caballeros que fueron Fortun Sánchez de Vera , Jimen Pérez de Salanova, Jimen Pérez de Vera, y A maído de Castro; y por el reino de Valencia dos caballeros que fuesen elegidos por la caballería del mismo reino. Por la ciudad de Zaragoza dos ciudadanos y sendos de las ciudades y villas de Huesca , Tarazona, Jaca, Barbastro, Calatayud , Teruel y Daroca, según que por los consejos fuesen nombrados. Ordenábase de manera , que mientras el rey estuviese en Aragón y Ribagorza, y en tierras de Valencia , continuamente siguiesen su corte dos ricos hombres, y dos mesnaderos, y dos caballeros del reino de Aragón : y uno de los caballeros de Valencia, y cuatro por las ciudades y villas del reino, guardándose esta orden , que cuando so partiesen de la corte los unos , y los otros fuesen allá en su lugar, con cuyo acuerdo y consejo del rey, do quiera que se hallase, ordenase y proveyese todos los negocios y hechos del reino , y que aquel consejo durase de allí á la corte de mayo primero viniente, y de allí adelante hasta que por la corte fuesen nombrados otros en su lugar. Declararon que fuesen revocadas cualesquiera donaciones, que se hubiesen hecho de villas y castillos después de la muerte del rey don Pedro: y si por ventura el rey no lo quisiese cumplir ó pusiese dilación en ello, prometían que no servirían al rey , ni le acudirían con las rentas: y si por aquella causa procediese contra ellos, ó contra algún particular de la jura , todos fuesen obligados de se valer y ayudar con sus personas y haciendas. Esto juraron solas penasen las juras contenidas: y que procederían A destruir todos aquellos que contra esta ordenación viniesen, obligándose cada uno de ir contra el que lo contrario atentase 6 sus propias costas. Los ricos hombres y caballeros que en este ordenamiento se hallaron, fueron estos: don Bernardo Guillen de Entcnza, don Artal de Alagon. y don Blasco su hermano, don Jimeno de Urrea, don Pedro Corncl, don Pedro Jordán de Peña, señor de Árenos, don Bernardo de Mauleon , Ponce délas Celias , Blasco Martínez de Lagutiilla , Miguel Pérez de Gotor, Gonzalo Pérez de Samper, Pero Ramírez de Cascante, Pedro Jordán do Alcolea , Gonzalo de Funtnva, Sancho Pérez de Navascues.y otros muchos caballeros, y Martin de Ablitas, y Gonzalo Jiménez de Pancisas, procuradores de la caballería del reino de Valencia , y con ellos se conformaron todas las ciudades y villas, y comunidades de Aragón, conforme á la costumbre antigua del reino, cuando estas uniones eran permitidas en conservación de la libertad. De estu determinación y acuerdo, y de la nominación de las personas del consejo, avisaron al rey los de la corte, con Fortun Sanehez de Vera , y Saucbo Martínez de Lugunilla , y con síndicos

« AnteriorContinuar »