Imágenes de página
PDF

siempre había en España gran confusión y contienda, pretendiendo los españoles de conservarse en la costumbre antigua de la iglesia de Toledo , que llamaban ley toledana, conviniendo que se redujesen á las sanciones y constituciones de la Iglesia católica romana, y asi en la venida dcste legado y con su asistencia se redujeron los oficios divinos al uso romano', y en el monasterio de San Juan de la Peña se introdujo en la segunda semana de cuaresma, feria tercera é veinte y dos del mes de marzo, y de allí adelante se conservó en este reino y fué algunos años antes que en el reino de León y Castilla, á donde no se celebró hasta que fué librada la ciudad de Toledo de la sujeción de los moros, como parece por el arzobispo don Rodrigo.

Caí. III.—De la guerra que hixo Rodrigo de Vivar, que ¡¡amaron el Cid, contra los moros de Celtiberia.

En el misma año que comenzó á reinar en el reino de Aragón el rey don Sancho, segnn parece por la historia del arzobispo don Rodrigo, fué muerto el rey don Sancho de Castilla , estando con su ejército sobre Zamora, puesto que en antiguos anales se nota haber sucedido su muerte en el año de mil setenta y dos, y en esto conforma una relación del reinado de los reyes de León y Castilla, escrita por autor de aquellos tiempos, en que se escribe, que fué muerto a traición, en la era de mil ciento diez, y matóle a traición Vellido Dolfos, por mandado de la infanta doña Urraca so hermana, si es cierto lo que se contiene en el epitafio de su sepultura, que dicen esta en el monasterio de Oña, ¿ donde fué enterrado. En su lugar fué alzado por rey don Alonso su hermano, que estaba en aquella sazón en Toledo , y juró primero que no habia sido muerto el rey don Sancho por su consejo, ni consintió en ella, y esta salva y juramento recibió Rodrigo de Vivar, que llamaron el Cid, no se atreviendo otro alguno ,'i recibirla del rey, y por ello vino en tanta desgracia suya, que le mandó salir de su reino, con color que habia quebrantado la paz y tregua que tenia con el rey moro de Toledo. Entonces refiere la historia de los hechos del Cid , que juntó sus gentes y amigos, y toda la gente que le iba siguiendo , y bajó de Castilla al reino de Toledo , y de allí vino por la ribera de Henares arriba por tierras de moros, basta llegar entre Hariza y Cetina , que es tierra de la Celtiberia, y pasó por Alhama por un muy estrecho y angosto paso, por donde entra el rio Jalón y atraviesa la sierra que los antiguos llamaron Idubeda, a donde se encierra la mayor parte de la Celtiberia, y por la ribera de Jalón pasó á Bubierca y Ateca, y fuese u poner sobre un castillo muy fuerte y enriscado, que decían Alcocer, el cual ganó de los moros, y hizo desde él muchas correrlas y presas. En aquella historia se refiere, que alli le salieron dos capitanes moros que contra él envió el rey de Valeucia, con la gente que juntó de aquellas comarcas, y le tuvieron cercado algunos dias, y saliendo contra ellos, fueron desbaratados y vencidos, y de allí fué ganando los lugares de la ribera del rio Martin, y se prosigue la relación de otros grandes hechos y empresas, hasta entrar poderosamente conquistando muchos logares del reino de Valencia y poner cerco en aquella ciudad. Como quier que en el tiempo y en las cosas que sucedieron hay tanta diferencia entre los nuestros y este autor, que no puede ser mayor, porque en la historia del Cid se afirma, que salieron el

rey don Pedro do Aragón y el conde de Barcelona a dar batalla al Cid , y fueron por él vencidos y presos, y que llegó hasta la ribera deSegre, y puso cerco sobre Monzón, Tamarit y Escarpe, lo cual se dice haber sucedido desde el principio del reinado del rey don Alonso, hasta el año de mil setenta y uno, que fué mas de veinte años antes que el rey don Pedro comenzase a reinar en Aragón. En la historia del arzobispo de Toledo solamente se hace mención de la prisión del rey don Pedro, y en las nuestras que fué vencido el Cid por el rey don Sancho en la batalla de Mordía. En una relación mu y antigua de los sucesos y hazañas del Cid, ninguna mención se hace, que fuesen presos en batalla el rey don Pedro, ni el conde de Barcelona, aunque allí se refiere que se combatió en Tovar con el conde de Barcelona, que habia grandes poderes, y lo había burlado de su palabra , y lo desbarató Rui Díaz, y lo venció y le prendió gran compañía de caballeros y ricos hombres , mas por la muy gran bondad que en él habia soltó á todos. Así que dificultosamente se pueden concordar estos autores en hechos de que no se tiene otra memoria, sino la que ellos nos han dejado, y conócese notoriamente, que el vulgo fué siempre añadiendoá sus hechos muy señaladas cosas que fuesen de admiración en sus cantares.

Cap. XXII. —Como se juntó el reino de Navarra con el de Aragón.

En esto tiempo se halla en memorias antiguas, quo don Sandio Ramírez, hermano del rey de Aragón, era conde de Ribagorza , y fué el segundo que yo hallo en la casa real que tuvo esto título , puesto que algunos de los reyes, que después reinaron, se intitularon reyes de Ribagorza, volviendo aquel estado a la corona.

Don Sancho rey de Pamplona, fué muerto en Roda á traición , según en las historias «le San Juan de la Peña se refiere, por su hermano don Ramón, por codicia de suceder en el reino, y fué su muerte, según afirman , año de mil y setenta y seis, y don Ramón tomó título de rey, y de miedo de su tiranía se huyó un hijo del rey don Sancho, que se llamó el infante don Ramiro, y fuese para el reino de Valencia al Cid, á donde estuvo mucho tiempo y casó con una hija suya. Considerando los navarros, cuan gravecasofué aquél, y que no se podía esperar ningún bien para el reino, de rey que fuese tirano y tan malamente hubiese usurpado el reino, depusiéronle de la dignidad real y eligieron de común acuerdo por su rey y señor al rey de Aragón, el cual tuvo el reino de Navarra y á Najara, y los otros lugares que se incluían entre Ebro y los montes de Oca, pacificamente, puesto que según en antiguas memorias se halla, se hizo reconocimiento al rey don Alonso do Castilla, por el rey don Sancho de Aragón, y por el rey don Pedro su hijo, por el reino y señorío de Navarra. Don Ramón siendo echado del reino por los navarros, y no teniendo a donde poder recogerse, se vino a Zaragoza , y fué por el rey moro acogido, y dióle casas y heredamientos con que se pudiese mantener en estado, los cuales heredó después una nieta suya llamada Marquesa, que fué casada con un caballero que se llamó Aznar López, y los dejaron á la iglesia de Santa María la Mayor , y fi los canónigos que en ella residían en tiempo del rey don Alonso el primero.

Por este tiempo hacía el rey mayor guerra contra los moros que quedaban en lo llano de Ribagorza , como en venganza de la muerte de su padre y ganó un castilio muy fuerte que se decía Muñones, junto a Secasli11a , que está á una legua de Oraos, y en aquel combate se bailaron con él, el obispo de Jaca, don Garda su hermano, Arnulfoobispo de Roda, Sancbo Galindez señor de Boltaina, é Iñigo López señor de Buil, y porque fué muy señalada la victoria que allí hubo, subió á dar gracias a nuestro Señor por ella al monasterio de San Victorian. Esto fué por el mes de agosto del año de mil y setenta y seis.

En el mismo año la condesa doña Sancha hermana del rey de Aragón, que casó con el conde de Tolosadotó el monasterio de monjas de Santa María, en el término de Santa Cruz , que dijeron la Seros, á donde fué sepultada.

Cap. XXIII.—Del conde de Barcelona don Ramón Berenguer, Cabeza de Estopa.

También murió en este año el conde de Barcelona don Ramón Berenguer, y fué sepultado en la iglesia mayor de aquella ciudad. Dejó dos hijos, á Berenguer Ramón , que según en las historias de Cataluña se refiere fué el mayor, y 6 Ramón Berenguer, al cual hubo en la condesa Almodis, que sucedió en el estado, y por dilerenciarle del padre, le llamaron Cabeza de Estopa , porque tenia gran espesura de cabellos. Éste fué hermano de Guillen conde de Tolosa , que como dicho es, era hijo de la condesa Almodis, mujer del conde Ramón BereDguer el viejo, y casó Ramón Berenguer Cabeza de Estopa, según se contiene en la historia antigua de los condes de Barcelona , con hija de Roberto Viscardo, aquel tan famoso y valeroso principo y capitán normando , duque de Pulla y de Mecina , cuyas hazañas son muy celebradas en las guerras que tuvo contra los moros en las conquistas de Calabria y de la isla de Sicilia. En los autores de las cosas de los principes normandos ninguna mención se halla deste matrimonio, y solo Gaufredo autor destos tiempos, en la historia que escribió de Roberto Viscardo, y de Roger conde de Sicilia refiere, que en el año de mil ochenta» Ramón, que él llama conde de las provincias, casó con Matilde hija del conde Roger, y fué Ramón conde de Tolosa y San Gil. En los feudos antiguos de Cataluña parece que el vizconde de Aimcrico deNarbona, hijo deMahalta, hizo reconocimiento a don Ramón conde de Barcelona su hermano, por el castillo de Fonollet y su baronía, y por el castillo de Perapertusa; y no señalan los tiempos mas de referirse que este Aimerico vizconde de Narbona, hermano del conde don Ramón , fué padre de Ermengarda vizcondesa de Narbona. Tuvo el conde don Ramón guerra con los seño. res de Carcasona y Rodes, por el derecho y sucesión I de aquel estado, y en ella le valió mucho el vizconde Aimerico su hermano. En una relación antigua , que se ordenó en tiempo del conde de Barcelona , que fué principe de Aragón, se contiene , que el conde don Ramón Berenguer el viejo, al tiempo de su muerte partió á Cataluña por iguales partes entre sus dos hijos, y que á Ramón Berenguer , que se llamó Cabeza de Estopa, dejó la ciudad de Carcasona con todo el condado por mayorazgo, y que lo poseyó todo el tiempo de su vida pacificamente.

Cap. XXIV. — De la penitencia pública gue el rey don Sancho hizo, por haber puesto la mano en las reñías eclesiásticas.

En las gracias y concesiones que ol rey don Saucho impetró de la sede apostólica, sobre la exención de los

monasterios de su reino, y de las iglesias que se iban

fundando y dotando en los lugares que se ganaban de los moros, hacia grande contradicción don García obispo de Jaca su hermano, pretendiendo que se derogaba 6 la preeminencia y jurisdicción ordinaria, y procedía contra cyalesquier personas que se querían eximir, y traía sobreestá causa muy molestados a los religiosos, é inquietado el rey, y siendo muerto en Roma después de la concesión de Alejandro segundo el abad Aquilino, envió el rey en su lugar al abad Sancio, que sucedió A Aquilino, y éste obtuvo confirmación del papa Gregorio séptimo, de lo que había sido concedido por Alejandro, y mediante la solicitud y buena industria de Galindo, abad de Alquezar, se impetró en el año de mil y setenta y cuatro , que pudiese el rey distribuir y anexar las rentas de las iglesias y monasterios, y capillas que de nuevo se fundasen en su reino de allf adelante, y de las que se edificasen y dotasen en los lugares que so-ganasen do lo^ infieles. Hubo por este tiempo gran diferencia y contienda, entre don García obispo de Aragón y Jaca, hermano del rey, y don Ramón Üalmao obispo de Roda, sóbrelos limites desús diócesis, y por persuasión del rey , dejando sus diferenciase su determinación, se concordaron , y señalaron los limites. Pero por las necesidades de la guerra, el rey ocupaba las rentas eclesiásticas, y las distribuía en otros usos, aunque fueron aquellos principes tan católicos, y era tan grande su celo, cerca de las cosas sagradas y del culto divino, y tan confirmada su devoción y fé que con ser la guerra , no solo tan justa, pero sumamente forzosa y necesaria, en la cual no solamente se contendía por el acrecentamiento del reino, pero por su misma defensa, y por la conservación de la religión, y como dicen, por las aras y templos sagrados, prosiguiendo una guerra perpetua con los enemigos de la fó que er.iu muy poderosos y tan vecinos, que ni la aspereza de las montañas les podía asegurar dellos, con todas estas circunstancias se tenia por grave lo que el rey bacía, y él, como muy católico y cristianísimo principe, reconociendo cuanto nuestro Señor se ofendía en ello, y el escándalo que se podía seguir del ejemplo, en el año de mil ochenta y uno, estando con su corle en Roda, en presencia de don Ramón Dalmao obispo de aquella iglesia, ante el altar de San Vicente, hizo pública penitencia, y satisfacción, por haberse entremetido 6 echar la mano de las décimas y primicias que pertenecían á las iglesias, y mandó restituir lodo lo que estaba usurpado á aquella iglesia de Roda, que por esta causa había llegado á estar desolad», y perdida.

Cap. XXV. — De don Ramón Berenguer conde de Barcelona, hijo de don Romon Berenguer, Cabeza de Estopa. En el año de mil y ochenta y dos, fué muerto el conde de Barcelona, don Ramón Berenguer Cabeza de Estopa , por su hermano don Berenguer Ramón, qu» no pudo sufrir que le fuese compañero en el estado, y por codicia de haberlo todo matóle cabe la Percha, en el camino de Girona á Ostalricli, pensando que los de la tierra le alzarían por señor. Dejó el conde don Ramón Berenguer de su mujer, que fué hija según dicho es, de Roberto Giscardo , duque de Calabria y Pulla , que fué tan señalado principe en aquellos tiempos, un hijo de su nombre en la cuna, y de tan pocos días, quehabia nacido en la fiesta de san Martín desle J uño, y n él le mataron de allí a veinte y cinco días, el

día de san Nicolás. Por su muorlo so siguieron grandes guerras en toda Cataluña, porque el pueblo se levantó contra el tirano, y duró la guerra mucho tiempo, y quedando el sucesor tan niño, padeció grandes adversidades y trabajos. Berenguer Ramón, según afirman los autores catalanes, fué castigado por la mano il« nuestro Señor, como lo merecía su fratricidio, y enmudeció, y murió después en Jerusalen. Entre otros grandes trabajos que sucedieron por esta muerte del conde,yporlasturbacionesquesc siguieron en Cataluña, fué q ue la ciudad de Carcasoua, q ue hasta entonces estovo pacificamente debajo del señorío del conde don Ramón Berenguer el viejo, y de la condesa Almodis, después de la muerte del conde su hijo Ramón Berenguer, fué perseguida y guerreada por los barones sus vecinos, que robaban y destruían sus términos, y cada día prendían y mataban á los vecinos de aquella ciudad, y no teniendo quien los defendiese, el vizconde Derruido Antón se amparó dolía , ofreciendo á los vecinos, que los defendería de sus enemigos, y juró que Ramón Berenguer, hijo del conde de Barcelona sucediese en su estado, y fuese de edad para tomar la orden de caballería, le entregaría aquella ciudad y lodo el condado, sin ninguna condición, y apoderóse de todas sus fuerzas, y tratóse de allí adelante, no solo como gobernador y defensor , pero como si fuera señor, porque los de aquella tierra estaban muy opresosde los señores sus comarcanos, linéese mención en ratos tiempos del conde llamón de Pallas, hijo del conde Ramón, que hubo de la condesa Valentia su mujer á Pedro Ramón, que se intituló conde de Palles, y á Arnal Mir. También en este tiempo era conde de Besalú Bernardo Guillen, hijo del conde Guillen Bernardo el Gordo, y tenia el condado de Cerdania el conde Guillen Ramón, y que no declara si fué hijo del conde Ramón Wifredo, de quien se ha hecho mención , lo cual parece verisímil por el nombre de Ramón.

&r. XXVI. — De las t'icioriaí que el rey don Sancho Ramitei hubo de los moros y de los lugares que "i ule tiempo se conquistaron y poblaron.

Fué el rey don Sancho muy excelente y victorioso príncipe y tan guerrero, quejamos cesó de proseguir la conquista contra los infieles. Combatió muchos castillos y lugares fuertes que tenían en frontera , en las cuales grande tiempo se habían defendido. Los que se nombran en la historia de San Juan de la Peña , y en el tiempo en que se ganaron , son estos. En el año de m¡l y ochenta, ganó el castillo deCoum y Pitilla, y tuvo etrey una batalla con los moros junto á Zaragoza , y este mismo año se refiere en aquella historia, que los moros quemaron á Pina. En el año siguiente de mil ochenta y uno, se ganó de los moros Bolea, lugnr muy poblado y fuerte, en los pueblos ilergetes, y en la entrada y combate deste lugar, escribe un autor nuestro, que fué muy señalado el esfuerzo y valentía de 'lo? caballeros , del linaje de Torres, que de allí adehnte tomaron el apellido do Bolea, y en el mismo liempo dice que se dio el condado de Javierre y Latre, ■'i Pedro Jiménez de Pomar, y que después se dióé su hijo el lugar de Salillas , que él ganó de los moros. En '1 «ño de mil ochenta y tres , se escribe en la misma historia, que se ganó de los moros Graos , y entonces cumplió el rey el voto de su padre, que había ofrecido aquel lugir si se ganase de los moros , al monasterio de San Vjctorian. En el mismo año, escriben , que ñuto grande matanza de cristianos en Rueda , sin especi

ficar otra particularidad , puesto que yo hallé en ciertas memorias antiguas, que este destrozo hicieron los moros con furor y trato del rey don Alonso de Castilla, que ganó á Toledo , que tenia guerra con el rey de Aragón por el reino de Navarra, y que allí murió el infante don Ramiro, hijo del rey don Sancho de Navarra. Este mismo año mandó poblar á Ayerve, en las ruinas de un lugar muy antiguo, según yo pienso, que los romanos llamaron Evellino en el camino que traían de Bearíie á Zaragoza, y tuvo batalla con los moros en el dia de Navidad del año de mil ochenta y cuatro en Piedra Pisada. Y en el mismo tiempo, refieren, que fué llevado al monasterio de San Juan de la Peña , el cuerpo santo de Indalecio , de la ciudad de Almería, que está nn lejos de aquella ciudad, que antiguamente dijeron Urcí, lugar muy celebrado en España citerior, en los mismos confines do la Bética, en la costa de los pueblos que dijeron bastetanos, y fué con grande solemnidad recibido el jueves santo de la cena, por el abad del mismo monasterio llamado Sancío , hallándose presentes el rey don Sancho y el infanta don Pedro su hijo. En el mismo año escribe este autor, que se ganó por el rey de Aragón , Arguedas, y á veinte y cinco del mes de mayo, Secastilla , y en el mismo mes dio una batalla á los moros junto á Tudela , y peleó con los moros junto A Morella, y según esto autor afirma , se halló en esta batalla el Cid , y fué vencido, y en el tiempo hay diversidad , unos escriben , que fué en mayo de ochenta y ocho , y en otras memorias se halla , que fué á catorce de agosto de ochenta y cuatro.

En el año de mil ochenta y cinco, hizo el rey don Sancho donación al infante don Pedro su hijo, de los señoríos y estados de Sobrarbe y Ribagorza , y de allí adelante se intituló rey dellos, siendo obispo de Jaca el infante don García, y Ramón Dalmao obispo do Roda , Sancio abad de San Juan de la Peña, Poncio abad de San Victorian, y don Sancho Ramírez, hermano del rey, se intitulaba conde de Benavarri.

En este año, según parece en anales antiguos , & veinte y cinco de mayo y dia de san Urban, se ganó de los moros por el rey de Castilla la ciudad de Toledo , y fué la mas hazañosa cosa que se obró contra infieles, después que ellos se hicieron señores de todas las provincias de España , por ser aquella ciudad la mas principal que los godos tuvieron en su reinado, y adonde se representaba toda la magostad de su imperio, y ser la mayor fuerza que los moros tenian, asi por la estrañeza del sitio, como por su grandeza y riqueza.

En el año de mil ochenta y seis á veinte y cuatro de abril, murió la reina doña Felicia , que según está dicho , fué hija de Armengol de Barbastro , conde de Urgel, y de la condesa Clemencia , y antes se halla en algunas memorias , que fué casado el rey don Sancho con la reina doña Beatriz. linéese mención en eslo tiempo de Artal conde de Pallas, hijo del conde Artal, y de la condesa doña Lucia su mujer, que fué hermana de la condesa Almodis , como está dicho.

En el año de mil ochenta y siete , pasaron de África i á España los moros que llamaron almorávides, siendo llamados por el rey don Alonso , para valerse dellos contra los moros que en España estaban , por consejo de Abenabet rey de Sevilla , padre de Zaida, que casó con el rey don Alonso- Estos eran los mejores y mas '• preciados caballeros que habia en la morisma de Berbería, y pensando tenerlos el rey de Castilla en su ser

vicio, cuando se vieron en España hicieron guerra contra el rey de Sevilla y lo mataron, y ganaron la mayor parte de la Andalucía, y alzaron por miramamolin ul general que envió con ellos el rey de Marruecos, y hicieron grande guerra y daño á los moros que acá estaban, y á los cristianos que les favorecían, y se apoderaron de todas las fuerzas y ciudades principales que quedaban en poder de los moros.

Cap. XXVII. —Como se ganó de los moros la ciudad de Tarragona, y se restauró en ella la iglesia metropolitana.

En las fronteras de Cataluña , la conquista se había continuado prósperamente, y se fueron los cristianos apoderando de lo llano, y se ganó toda la tierra que está entre Villafranca y Tarragona , con la mayor parte del campo, hasta encerrar á los enemigos en las sierras, y la mayor pariese fueron recogiendo y fortificando en las montañas de Siurana y Prades. Había padecido la ciudad de Tarragona, desde el tiempo de los godos grandes daños , y quedó casi asolada é yerma, lo que fué principal causa del acrecentamiento de Barcelona, que en lo antiguo había sido mucho menor población. En este tiempo, porque aquella tierra se había cobrado de poder de ínfleles, considerando el papa Urbano segundo, que aquella ciudad, en lo antiguo había sido tan celebrada y famosa, que de su fcombre le había tomado la provincia citerior, que era la mayor parlo de España, y que en lo espiritual, en la primitiva Iglesia había sido tan principal prelacia, cometió á Bernardo, que fué el primer arzobispo de Toledo, después que se ganó de los moros, que fué varon de gran santidad y religión , que estaba en aquella sazón en la corte romana, que con gran cuidado atendiese principalmente á la restauración de la iglesia «le Tarragona, dándole general comisión , como á legado de la sede apostólica , para que entendiese en lo que concernía á la fundación y aumento de todas las iglesias de España. Este prelado, según el arzobispo don Rodrigo escribo, obtuvo entonces del sumo pontífice grandes gracias y privilegios, y fué instituido primado de las Españas, y viniendo por Tolosa, celebró en aquella ciudad concilio y asistieron á él, el arzobispo de Narbona , y todos los obispos de la Galia gótica , y llegado á España, entendió en la comisión de su legacía, y por su ministerio fueron en un mismo tiempo dedicadas las iglesias de Tarragona y Toledo, que en el tiempo antiguo habían sido de tanta preeminencia entre todas las iglesias de España , y á donde en aumento de nuestra santa fe católica se habían celebrado diversos concilios generales. Por esta causa, aunque Tarragona estaba muy desierta , el mismo Urbano, dentro de breve tiempo la proveyó de pastor, y fué creado arzobispo Berenguer, que era obispo de Osona.

Cap. XXVIII.—Que el rey don Sancho Ramírez ganó de los moros á Monzón, y los echó de algunos lugares fuertes de las montañas.

Volvió el rey don Sancho á continuar la guerra contra los moros de la otra parte de Ebro, hasta las riberas de Cioca; y procediendo adelante con grandes* victorias que alcanzó dellos, puso cerco á la villa de Monzón , en el cual se halló el rey don Pedro su hijo, y aunque el lugarera de su naturaleza y sitio muy fuerte, y el castillo estaba muy enriscado y fortalecido, y los moros estaban obstinados en defenderse, fué entrado el lugar por fuerza , y ganado día de san Juan

Bautista, que fué según se escribe en antiguos anales, en domingo, en el año de nuestra redención de mil y ochenta y nueve, y allí se detuvo el rey, hasta que pasó parte del mes de agosto del mismo año. Según esto , parece ser manifiesto engaño, y error de los que escriben, que se ganó por los templarios, porque ni esta orden de caballería se habia instituido, ni vinieron á España hasta el tiempo del emperador don Alonso y del conde don Ramón Berenguer principe de Aragón , que fué el que les dio aquella villa , no embargante que este lugar se ganó otra vez por los moros, según lo que el arzobispo don Rodrigo escribe, y se atribuyó la gloria de la toma del, al esfuerzo y valor de un ricohombre de Aragón llamado Tizón, y refiere, que por cierto tía to le fué hurtado , y que se entregó al conde de Barcelona.

En el año de mil noventa, se escribe en la historia mas antigua que tenemos de las cosas del rey don Sancho, que el rey moro de Huesca se hizo su tributario, y que fué el rey en ayuda del rey don Alonso,a la guerra que hacia á los morasen el reino deToledo, y que en este mismo año pobló á Estella.

En el año de mil y noventa y uno, se escribe en la misma historia, que pobló y fortificó á cinco leguas do Zaragoza el castillo y lugar del Castellar, junto al rio Ebro , por ser cómodo sitio y fuerte para hacer desde allí guerra contra el rey moro deZaragoza, y despuesganó de los moros los lugares de santo Olalla y Almenara y á Nabal, lugar bien fuerte é importante, puesto en las faldas de la sierra de Arbe, al principio della 6 la parid de oriente, por donde baja á lo llanoel rio Cinca y pobló á Luna. Dioseel señorío de Luna á don Bachalla según parece en memorias antiguas y fué el primero que divisa sus armas con la luna de plata , sobre el escudo que traía de campo rojo, que eran lasarmas de los reyes de Navarra, y sus descendientes tomaron el apellido de Luna, y aunque hubo diversas casas deste nombre, los que tuvieron el señorío de Luna, eran los parientes mayores que se llamaron Ferrenches y Árlales, y diferenciaron después las armas, poniendo en campo de plata luna jaquelada de oro y negro, lo cual según yo conjeturo, se debió hacer, por haber emparentado con los condes de Urgel, que traian el escudo de jaqueles de oro y negro; y asi los unos y los otros «lesteapellido tuvieron su origen de don Bachalla.y de don Martin Gómez, que peleó con el Cid por la ciudad de Calahorra. Continuando el rey lo guerra con los moros, señaladamente contra el rey de Huesca, por lo que importaba aquella ciudad, que era tan principal, y la que tenían los infieles en opósito contra las fuerzas de la cristiandad; mandó fortificar tres castillos muy fuertes, que fueron Marcuello, U>barre y Alquezar, no solo para en defensa de los cristianos que hacían guerra en aquella comarca, pe1* fueron causa de la destrucción do los moros que estaban en Huesca, y en la tierra llana. Era Alifuezaren aquellos tiempos por su fortaleza y sitio la llave y defensa de la entrada deSobrarbe, puesteen un alto monte, de donde so divide la sierra de Arbe, por Ja ribera del rio Vero, quo atraviesa aquella montana. Desde este lugar que tenia un fuerte castillo, se bacía cruel guerra á los moros, c.orriendo y talando sus campos y huertas, y estragando y quemándolos luga' res que lenian entro Vero y Alcanadre, y pasando a Guatiizulema, fuóganandoel rey toda la tierra, que esta á las faldas de la sierra, hasla llegar á Montaragou que c»tá á una legua de Huesca, á donde fundó un ruonaste

[graphic][ocr errors][merged small]
« AnteriorContinuar »