Imágenes de página
PDF

quesegun se escribeen'la historia del rey, era el mas anciano y el mas poderoso de 1os que tenían aquella opinión, después del infante don Fernando, y tratóse entonces matrimonio entre don Pedro Anones y una sobrina de don Jimeno Cornel, la cual fray Pedro Marsilio , que en tiempo del rey don Jaime el segundo tradujo en latin la historia vulgar deste principe, dice que era hermana de don Pedro Cornel , y que el casamiento se efectuó, y mediante él se juntaron con el rey. Por este levantamiento destos ricos hombres, el rey se determinó de hacer guerra contra don Pedro Fernandez, que era el mas poderoso, y fué por el mes de julio del año mil doscientos y veinte sobre Albarrazin , con los ricos hombres y gente de guerra que se pudo juntar, y puso su real en la sierra, contra la torre que decian del Andador, adonde estuvo casi dos meses, y en este tiempo se labraron algunos ingenios y trabucos para batir aquella torre, y hicieron allí su baluarte y palenque. Estaban dentro en la ciudad de Albarrazin , hasta ciento y cincuenta de caballo , entre castellanos , aragoneses y navarros y con ellos don Pedro Fernandez y don Rodrigo de Lizana , y con el rey"se hallaron en este cerco don Jimeno Cornel, don Guillen de Ccrvera, don Pedro Cornel, don Valles de Autillon , don Pedro Ahones y don Pelegrin su hermano y don Guillen de Pueyo, con las gentes de los consejos de Zaragoza, Lérida, Calatayud , Daroca y Teruel, y entre todos los que allí estaban , no llegaban á ciento y cincuenta de caballo. Mas como el rey era tan mozo, que no tenia sino once años , y era gobernado por tantos, don Pedro Fernandez tenia aviso de lo que so trataba por medio do sus parientes y amigos , que eran del consejo.del rey, y esto se hacia tan rasa y descubiertamente, que de noche y de dia entraban dentroá vista del ejército muchos caballeros y escuderos, y llevaban bastimentos y armas, sin poder el rey remediarlo , y refiérese en su historia, la cual é la letra sigo en estos hechos , que fué tan mal servido en aquel cerco de los ricos hombres, cuanto pudo bastar su malicia , si no fué de don Pedro Ahones, y de don Pelegrin su hermano, y de don Guillen de Pueyo, que le servían con grande fidelidad. Teniendo los de Albarrazin aviso de todo lo que pasaba en el consejo del rey, supieron que una noche era de guarda de aquella artillería que se usaba en aquellos tiempos, don Pelegrin Ahones, y con él salia don Guillen di Pueyo , y á hora demedia noche salieron á los reparos que se hicieron contra la ciudad con haces de sarmientos y tea encendidos, para pegar fuego á las defensas, y acometieron á don Pelegrin Ahones y á don Guillen de Pueyo, y fueron desamparados de los suyos por temor de la gente que vieron salir de Albarrazin , pero ellos haciendo su deber como muy buenos caballeros , fueron muertos peleando varonilmente , y pegaron fuego á una máquina, sin que saliesen los del real á socorrer aquella necesidad. Como el rey vióque era engaño de los ricos hombres que le debían servir.y quele faltaba gente para poder combatir aquella ciudad, determinó de levantar su real, y don Pedro Fernandez tuvo buenos terceros para que el rey le perdonase, y trató de reducirse¿ su obediencia, pero quedaban siempre los ricos hombres, en sus bandos y parcialidad, y procuraba cada una de las partes , de apoderarse de la persona del rey , aunque era este príncipe tan generoso y de tanto valor aun en su mocedad , que todos andaban con gran recelo del, y no se aseguraban.

Cxr. LXXV.—De las bodas que el reí/ celebró con la tnfanta doña Leonor, hermana de la reina doña Berenguela de Castilla y de León.

Después del cerco de Albarrazin, se trató matrimonio al rey con la infanta doña Leonor, hermana de la reina doña Berenguela mujer del rey de León y Galicia, que poco antes habia sucedido en el reino de Castilla, por muerte del rey don Enrique su bermano. El conde don Alvar Nuñez de Lara, que tuvo cargo de la crianza del rey por se apoderar del, contra voluntad de la reina doña Berenguela su hermana, habia tratado de casarse con doña Mofalda, hija de don Sancho rey de Portugal, y fué traída S Castilla; pero no hubo el rey don Enrique hijos de ella, y sucedió la reina doña Berenguela, que pretendía había sido jurada en tiempo del rey don Alonso su padre, y allende destas hijas tuvo á doña Blanca, que casó con Luis hijo primogénito de Filipo rey de Francia, y fué madro del rey Luis canonizado por santo, y a doña urraca, que casó con don Alonso segando, rey de Portugal, y á doña Constanza, que fué monja y abadesa de las Huelgas do Burgos. Puso luego la reina doña Berenguela al infante don Fernando su hijo en la posesión del reino, y celebráronse sus bodas en la ciudad de Burgos, con doña Beatriz, hija de Filipo, que fué elegido en emperador de los romanos, y era prima del emperador Federico el segundo; y el mismo dia , que fué en la fiesta de san Andrés, del año de mil doscientos veinte, so armó caballero. Aunque tuvo gran contradicción la reina en esta sucesión , porque los condes don Alvar Nuñez de Lara y don Fernando después de la muerte del rey don Enrique, pretendieron que debia suceder la reina de Francia , que era la mayor de las hijas del rey don Alonso, y no le querían entregarlos castillos que tenían en su poder por el rey don Enrique, y sobre esto hubo guerra entre la reina y los condes , que duró mucho tiempo, y enviaron 6 requerir á la reina de Francia, que vinieseá tomar la posesión de su reino, y por estar las cosas del reino de Francia en gran turbación , y tener lo de aquel reino en aventurado perderse , quedando el rey Luis de Francia su hijo muy niño, dio licencia que los condes entregasen las fuerzas, y les alzó el homenaje que habían hecho al rey don Enrique su hermano, y por esto y por no dar lugar que el reino do Francia se juntase con el de Castilla, y quedase unido con el de León, olvidaron la fé y naturaleza que debían á la legítima sucesora, y en esto estuvieron los mas conformes, en tanto grado, que muchos afirmaban que la reina dona Berenguela fué la mayor, y recibieron porsusseñores a la reina y al infante don Fernando su hijo, porque Castilla no se sujetase á Francia. Por el mismo tiempo se concordó el matrimonio de la infanta doña Leonor hermana de la reina doña Berenguela con el rey de Aragón, y se efectuó por consejo de los ricos hombres y caballeros que estaban cerca del rey y amaban su servicio, que lo procurábate con recelo que no se apoderasen de la tierra el conde don Sancho y el infante don Fernando, que descubiertamente pretendían reinar, y estaba fi gran peligro la vida del rey siendo de tal edad, que estaba muy sujeta é cualquiera ofensa. Por esta causa don Jimeno Cornel y don Guillen de <"ervera, que eran los principales de su consejo, y don Guillen Ramón de Moneada, senescal de Cataluña, que estaba casado con doña Conslanra, hermana del rey, que eran del mismo acuerdo, instaron en que el matrimonio se efectuase. Partió el rey con los ricos hombres y caballeros de su corte, para la villa de Agreda para recibir á la reina; y fueron con él don Sancho obispo de Zaragoza, don García obispo de Huesca, fray Guillen de Allaco, maestre del Temple, fray Folch, maestre del Hospital, don Ñuño Sánchez hijo del conde don Sancho, don Guillen Ramón de Moneada senescal de Cataluña, don Jimeno Cornel, don Blasco de Alagon mayordomo del reino, don Pedro Ahones y otros muchos ricos hombres y caballeros. El rey de Castilla y la reina su madre trajeron á la reina doña Leonor muy acompañada, y ■vinieron en su acompañamiento don Lope Díaz de Haro. alférez del rey de Castilla, don Gonzalo Buiz mayordomo, don Alvar Díaz, don Martin MuSoa, don Rodrigo Rodríguez, don Garci Fernandez, mayordomo déla reina de Castilla, don Gonzalo González, don Ruy González, don Pedro Ponce y otros muchos ricos hombres y caballeros de Castilla y LeoD. Celebráronse las bodas con grande solemnidad en aquella villa de Agreda, á seis del mes de febrero del año de la Natividad de mil doscientos veinte y uno, y señaló el rey en arras á la reina las villas de Daroca y Epila, Pina, Uncastillo, con la ciudad de Barbastro yTamarit deSanEstevan, Montalvan, Cervera, con las montañas de Siurana y Prades. De Agreda se vino el rey con la reina 6 Tarazona, y en aquella dudad se veló en la iglesia de Sania Mam de la Vega de Tarazona, y fué armado el rey caballero, ciñéndose 61 mismo la espada que estaba sobre el altar. Tenia entonces doce años, y entraba en estos mismos dias de las fiestas de su matrimonio y caballería en el treceno año; y convocáronse cortes á los aragoneses para la ciudad de Huesca, y tuvo en Fraga la fiesta de la Anunciación de nuestra Señora, é iban en su acompañamiento don Blasco de Alagon, mayordomo del reino, don Ladrón, don Atho dcFoces, don Guillen de Cervera, don Ramón de Moneada, don Bernardo Guillen, tio del rey, hermano de la reina doña María, don Guillen de Cervcllon, don García Pérez de Meitat, Roldan Lain, Pedro de Alcalá y Sancho Duerta. Aquel mismo dia dio el rey la villa de Monreal á Daroca, que se había dado por cámara á la reina doña Leonor. En este mismo año el emperador Federico y la emperatriz doña Constanza su mujer, que era tia del rey de Aragón, fueron coronados por el papa Honorio en Roma, de la corona imperial, con mucha solemnidad y fiesta, aunque después se convirtió en grande enemistad.

Cap. LXXVI—Déla división quo hubo entre don Guillen de Moneada vizconde de Bearne y don Ñuño Sanchei.

Partió el rey para Huesca por el mes de abril de mil doscientos veinte y uno, á donde se había llamado á cortes los aragoneses; y estuvieron con él la reina doña Leonor, don Sancho Ahones, obispo de Zaragoza, don Garcfa, obispo de Huesca, don Guillen, obispo de Tarazona, fray Guillen de Allaco, maestre .del Tpmple, Fray Folch, maestre del Hospital, don Ñuño Sánchez, don Jimeno Cornel, don Blasco de Alagon, mayordomo del rey, don Atho de Feces, Asalido de Gudal, don Guillen de Alcalá, y en ellas confirmó por siete años la moneda jaquesa que el rey su padre mandó labrar. De Huesca se vino é Zaragoza, y pasó á Daroca, A donde estuvo

en principio del roes de Julio del mismo año, y seguían su corte don Ñuño Sánchez, don Blasco de Alagon mayordomo del reino, Valles do Vergua , Garci Pérez de Meitat, Asalido de Gudal, Pedro Pérez justicia de Aragón, Pedro Sese, Pedro de Alcalá, Ruy Jiménez de Lue.sia, Blasco Pérez de Gotor , Gil Garces de Azagra, y otros caballeros. El rey tuvo cortes en Daroca, por el mes de marzo, del año del nacimiento de nuestro Señor de mil doscientos viente y dos á donde vino á le hacer reverencia don Gucrao de Cabrera , conde de Urgel y vizconde de Cabrera, porque se trató que se redujese al servicio del rey. En este mismo año murió la emperatriz doña Constanza tia del rey en la ciudad de Catania, y fué sepultada en la iglesia mayor de Palermo; la cual dejó un solo hijo que llamaron Enrique, á quien dio después el emperador su padre titulo de rey de romanos, y le envió á Alemania, para asentar las cosas y negocios de los príncipes y ciudades del imperio. Anduvo visítandoelrey por este tiempo, las ciudades y villas de Aragón y Cataluña, y procurando cada uno de los ricos hombres poner la mano en el gobierno como antes , y tener lugar de privado, y ser principal en la casa del rey: sucedió que se movió gran disensión entre don Ñuño Sánchez, hijo del conde don Sancho y don Guillen de Moneada, vizconde de Bearne, siendo primero grandes amigos, por ciertas palabras que hubo entre ellos, porque don Guillen de Cervellon, no quiso dar un azor torzuelo á don Ñuño; y como suele acontecer, hubo tan buenos despartidores, que refirieron oirás palabras que indignaron mas sus ánimos, y dijo don Guillen de Moneada á don Ñuño, que no quería su amistad do allí adelante, y asi quedaron declarados enemigos; y don Guillen de Moneada se confederó con don Pedro Fernandez de Azagra, y con los de su bando, y don Ñuño se procuró valer de la parcialidad de don Pedro Ahones. Siendo llamadas cortes para Monzón, fueron á ellas don Guillen de Moneada y don Pedro Fernandez, con los caballeros que pudieron ayuntar, que fueron hasta trescientos de caballo, y llegaron á una villa del Temple, que dicen Valearza. El infante don Fernando era desu condición muy inquieto y bullicioso; y aunque el rey don Alonso su padre, ordenó que fuese religioso de la orden del Cister y se le dio el abadía de Montaragon, que era una principal prelacia de canónigos reglares; pero como se escribe en la historia general de Aragón aunque era abad, se trataba como caballero y soldado, y le seguían los mas de los ricos hombres del reino. Sucedió que él y don Pedro Ahones con su gente llegaron á Castellón de la Puente de Monzón, y allí esperaron al rey que habia partido de Lérida para venir á las cortes, y salióle al camino don Ñuño, y suplicóle por el deudo que.con él tenia, le favoreciese contra don Guillen de Moneada, que habia ayuntado grandes compañías de gente de caballo, y estaba en Valearza para salir contra don Ñuño, por satisfacerse do su honor , ó hacerle alguna afrenta, y el rey que no tenia mas de catorce años le animó ofreciendo, que no daria lugar que se le hiciese ultraje, y que lo mandaría remediar en las cortes. Estando en Monzón, mandó ayuntar los hombres principales de la villa, y encargóles que se apoderasen de las puertas y torres, y pusiesen en ellas gente armada que las guardasen, y no consintiesen entrar sin su licencia á ningún rico hombre, ni caballero; y proveyó que solamente pudiesen entrar juntos con cada rico hombre dos caballeros. Desta manera entrando en la villa los unos y los otros sin sus gentes, don Guillen de Moneada se partió de las cortes condón Pedro Fernandez de Azagra, con gran sentimiento, porque no se pudieron honrar de don Ñuño; y el reycomenzó á hacer guerra contra diversos castillos y lugares de los ricos hombres que andaban asonados fuera de su servicio. Los que en esto principalmente le servían eran en esta sazón del cerco de Castellón, «I infante don Hernando su lio, don Ramón de Moneada, don Güera» de Cervellon, don Pedro Cornel, Ato Orella, don Jimeno de Urrea , Guillen de Alcalá, Pedro Arnal de Cervera, Ramón de Sobirats, Roldan Luiii y García de Castellezuelo. A diez y seis del mes de agosto de mil doscientos veinte y dos, estando el rey con su ejército sobre Castellón y siendo tomado el lugar, confirmó á don Guillen Ramón de Moncadasenescal de Cataluña, la donación que el rey su padre le hizo de las villas de Seros, Aitona y Soses, al tiempo que casó con doña Constanza, que fué hija del rey don Pedro, y entregóá su hermana y á don Guillen Ramón su marido, a Seros; y porque Aitona estaba en poder de los herederos de Tírmesenda de Castellezuelo y de ArnaldodeBeluis, y de Ponce Soler, que pretendía tener derecho en aquella villa; y Ramón Galcerán de Pinos y Ramón Alaman.con sus gentes se habian alzado con Soses, y la tenían á su mano, el re y les hizo promesa que llanamente cobraría estos lugares de aquellos caballeros por compra ó cambio, y se los entregaría para ellos y sus sucesores, y entretanto en recompensa de ellos, diólesáCamarasa, Cubells.Mongay y Yillagrasa, obligándose don Ñuño Sánchez, don Guillen de Moneada, don Guillen de Cervellon, Ramón Alaman,!y Guillen de Claramonte, que se lesguardaria y cumpliría este asiento. Pero el infante don Fernando y don Guillen de Moneada y don Ñuño Sánchez, que eran muy poderosos traían cada uno por si gran artificio, por tener á su mano el gobierno de la persona del iey, y repartían entre los de su parcialidad los honores de Aragón A su modo.

Cap. LXXVII. — Que el rey redujo a su servicio á don Guerao vizconde de Cabrera, y de la concordia que con él se tomó por el condado de Urgel.

Referido se hn en lo de arriba, que hubo guerra entre el rey don Pedro y el vizconde don Guerao de Cabrera, por la sucesión del condado de Urgel; y que el rey después que el vizconde fué preso, se apoderó de la mayor parte de aquel estado. Muerto el rey don Pedro, quedando el reino en tanta turbación y sin tener gobernador cierto, el vizconde tornó á cobrar diversas villas y castillos y hacer muy gran daño en aquella tierra, apoderándose por su mano de todo loque pudo haber del condado. Pero en este tiempo estando en Terrer á veinte y uno del mes de diciembre deste año de mil doscientos veinte y dos con consejo de la reina doña Leonor su mujer, y del conde don Sancho y del infante don Fernando sus tios, y de don Ñuño Sánchez y de don Artal de Luna mayordomo del reino, y de don Pedro Aliones y de otros ricos hombres, perdonó al vizconde y ¿ sus valedores amigos y vasallos, los robos, daños y males que se habian hecho por esta guerra, y permitió que se guardase lo que se le habia ofrecido al principio de su reinado , con consejo de los nobles varones y procuradores de las ciudades y villas de Aragón y Cataluña, que era dejarle el condado de Urgel

con titulo de conde y todos los lugares que estaban en poder del rey, exceptuando los castillos que estaban obligados a don Guillen de Cardona , en los cuales cedia el rey su derecho á don Guerao. Dábasele el condado de Urgel con condición que tuviese por el rey en feudo los castillos y lugares que en él y en el vizcondado se habian tenido por sus antecesores, con reconocimiento de fidelidad á los reyes y condes da Barcelona y en caso que Aurcmbiax , hija del conde Armengol pidiese que se le hiciese justicia , por su pretensión estuvieses derecho con ella ante el reyá conocimiento de su corte, y si se declarase pertenecer aquel estado á la hija del conde de Urgel, pagase á don Guerao treinta mil maravedís que se debían al rey, los cuales el rey cedia á don Guerao , y con estas condiciones se concordó paz entre el rey y don Guerao , quedando en su fuerza todas las otras concordias que estaban asentadas entre los reyes do Aragón y los condes de Barcelona y Urgel y con los vizcondes de Cabrera. En este año por el mes de julio , murió Bernardo Roger conde de Fox , habiendo tenido cercado el castillo de M i ral pex contra Rogerylsarno su hijo, señores de aquel lugar que eran sus feudatarios, y so le habian rebelado y se tenia por el conde Simón de Monforte, y sucedió en el condado de Fox , Roger Bernardo su hijo, y por el mes de agosto siguiente murió el conde de Tolosa, y aunque llevaron su cuer. po los caballeros del Hospital á la casa que tenia en Tolosa, no pudo acabar su hijo que se le diese eclesiástica sepultura.

Cap. LXXV1II.—De la guerra que el rey hizo en Cataluña contra don Guillen de Moneada vizconde de Bearne, y contra los de su bando.

Entretanto don Guillen de Moneada ayuntó mucha gente de sus parientes y amigos en Cataluña, para entrar á correr el condado de Rosellon y hacer guerra en la tierra del conde don Sancho, porque el conde no se hallaba con gente para poder resistir, y vino á quejarse al rey diciendo, que estarla á derecho en su corte por cualquiera demanda que contra él don Guillen tuviese, ó contra cualquier persona por razón del señorío que durante su vida tenia en Rosellon, Confíente y Cerdania , y dio por fiadoresá don Atho de Foces, y á don Blasco Maza. El rey, habido consejo en cortes, mandó requerir a don Guillen de Moneada, que desistiese de proseguir su pretensiou por aquella via, pues el conde y su hijo estarían á derecho con él. Mas don Guillen era muy poderoso y gran señor en Cataluña , y tenia el señorío de Bearne porque casó con la condesa Gersenda señora del vizcondado de Bearne, y fué hijo de don Guillen Ramón de Moneada, y de doña Guillerma de Castelvell, y era el mas emparentado varón que habia en Cataluña, y no curó de lo que el rey mandaba, y entró por Rosellon con los varones y caballeros de su linaje, y combatió un castillo que se llamaba Alvari, que era da don Ramón de Castel Rosello , y tomólo por combate de lanza y escudo y pasó á Perpiñan , á donde se fué á poner un caballero llamado Gisberto Barbera por servir á donNuño, y con sobrado ánimo aventurándose mas de lo que sus fuerzas bastaban, salió con los perpiñanesesá pelear con don Guillen de Moneada, y fué vencido y preso. Púsose por esta causa todo el principado en armas, porque don Ramón Folch vizconde de Cardona, que era gran señor en Cataluña, era enemigo del vizconde de Bearne, y acudió con los de su banilo

a valer al conde y A don Ñuño en esta guerra, y el rey determinó de ir A remediar este daño, y mandó juntar sus huestes en Aragón , y fué para Cataluña contra don Guillen. Ganaron desta vez los del rey, ciento y treinta fuerzas entre torres y castillos, que eran de don Guillen de Moneada, y de los de su linaje y parentela , y de sus valedores, y en fin del mes de agosto, de mil doscientos veinte y tres, puso cerco sobre el castillo de Cervelloni que es muy enriscado y fuerte junto á Barcelona , y ganólo en catorce días. De allí partió el rey para poner cerco al castillo do Moneada, en el cual se había puesto don Guillen , y estaban con él don Pedro Cornel, don Bodrigo de I,¡zana, don Valles de Antillon, Bernardo de Santa Eugenia , hermano de donponce Guillen, y hasta ciento y treinta caballeros. En aquel cerco se hallaron con el rey, el conde don Sancho, don Ñuño su hijo, el infante don Fernando, don Pedro Abones, don AthodeFoces, don Artal de Luna, y otros caballeros de la casa del rey, que todos podían ser hasta cuatrocientos. Mandó el rey requerir á don Guillen de Moneada, que le acogiese en el castillo, y él respondió, que de buena voluntad le recibiera, si se le demandara de otra manera, mas visto que el rey había hecho tanto daño en su tierra, é iba con ejército contra él, no era obligado de entregarle el castillo. En este cerco, aunque el rey era muy mozo, que no tenia mas de catorce años, mandaba proveer con diligencia todo lo necesario, y puso su real en un cerro que esta sobre la villa, á donde estuvo casi por espacio de dos meses. Estaban Un desposeídos de vituallas los del castillo, que no pudieran defenderse muchos días , si no fuera por algunos caballeros del ejército que los proveían, porque a todos desplacía mucho, que recibiesen daño don Guillen de Moneada, y los que con él estaban excepto al conde don Sancho , y a su hijo, y a don Pedro AI iones. Era el castillo de Moneada tan fuerte, que si no fuera por falta de bastimentos, con gran dificultad se podia entrar, y 6 un lado del tenia una fuente muy abundosa, y el agua delta no les podia ser quitada, sino ganando el castillo, y visto por el rey y los de su consejo, que perdía tiempo en aquella porfía, mandó alzar el cerco y determinó de volverse paru Aragón. Por el raes de julio, del año de nuestra redención de mil doscientos veinte y tres, murió el rey Filipo de Francia, y sucedió en el reino el rey Luis su hijo que estaba como dicho es , casado con doña Blanca hija del rey don Alonso de Castilla, hermana de la reina doña Leonor, que casó con el rey don Jaime, fué madre del santo rey Luis de Francia, que sucedió a su padre. En este mismo año el conde Aimerico , hijo del conde Simón de Monforte, entendiendo que no era poderoso de sostener aquel estado contra el cunde deTolosa, y contra la gente de la tierra que seguía coo gran afición ásu señor natural, y que no tenia poder para defenderlas fuerzas y castillos que le quedaban, resignó en el reino de Francia el condado de Tolosa , y toda la otra tierra que su padre habia ganado de los herejes en el Ajenes, Albi, Cahors, Careases y Narbona, y cedióle su derecho, y el rey le dio el oficio de condestable en todo el reino de Francia. En este tiempo murió don Alonso segundo deste nombre de los reyes de Portugal, que fué casado con doña Urraca, hija de don Alonso rey de Castilla, y hubieron a don Sancho, que sucedió en el reino, y A don Alonso que rasó con Matildis condesa de Bolonia, ciudad que esta junto á la ribera del mar en Picardía, y A don

Fernando señor de Serpa, que casó con doña Sancha, hija del conde don Fernando de Lara , y 6 doña Leonor, que según en los anales de Portugal se refiere, casó con el rey de Dacia.

Cap. LXXIX.—De la confederación que entre si hicieron el infante don Fernando y don Guillen de Moneada , ¡/ don Pedro Aliones y como trataron de concordarse con don Ñuño y su bando , y se apoderaron de la persona del rey tn la villa de Alagan.

Vuelto el rey A Aragón salió don Guillen de Moneada, á correr la tierra de don Ñuño, y fué sobre Tarraza , y ganóla con otro lugar que se decía Sarbos, y de allí fué sobre Piera y no la pudo entrar. Trujeron sus tratos secretamente don Guillen y el infante don Fernando y don Pedro Anones , y vínose don Guillen para Aragón A la villa de Tahuste, la cual tenia don Pedro por el reyen;tierra de honor Juntáronse con estos ricos hombres las ciudades y consejos de Zaragoza , Huesca y Jaca, y estaba en aquella sazón en Alagon con el rey don Ñuño, don Pedro Fernandez de Azagra, que se lia. Na reducido a su servicio, don Blasco de Alagon , don Artal de Luna, don Rodrigo de Lizana , y don Atho de Foces y allí setrató paz y confederación y liga entre ei infante don Fernando, don Guillen de Moneada y don Pedro Abones, que estaban ausentes, con don Ñuño Sánchez y don Pedro Fernandez, por medio de don Lope Jiménez de Luesia , vasallo de don Ñuño, y hermano de don Ruy Jiménez, y enviaron sus mensajeros al rey, haciéndolo saber que venían A su servicio , y llegando cerca de aquella villa, salió el rey á recibir ni infante ya don Guillen y A don Pedro, y entraron juntos en Alagon , y teniendo el rey proveído que no entrasen sino con cuatro ó cinco caballeros , y su gente se aposentase por las aldeas, don Ñuño y don Pedro Fernandez , a quien el rey hflbia encomendado, quesoencargasen de las puertas, dejaron entrar con ellos hasta doscientos caballeros, sin sabiduría del rey. Otro dia el infante don Fernandez, don Guillen, don Pedro Fernandez , don Pedro Ahones y don Ñuño, que estaban ya conformes , para apoderarse de la persona del rey, que era de hasta quince años, y ordenar del reino, como bien visto les fuese , procuraron de persuadirle, que no amaban cosa mas que su honor yser_ vicio, y que por él pondrían A cualquier peligro sus personas y estados todas las veces que menester fuese contra todas las personas del mundo , como por su señor natural, y que se viniese a Zaragoza á donde podría mejor ordenar las cosas y negocios del reino y de su estado, y aunque parecía serle referido por via de consejo , era fuerza y necesidad, á que el rey no podia resistir, por haberse unido aquellos ricos hombres para se apoderar del. El dia siguiente entró en Zaragoza,, y fuese A aposentar a su palacio que llamaban el Azuda, junto A la puerta de Toledo, y aquella noche pusieron nueva gente de guarda armada dentro, que hacían vela en torno del muro, y por las puertas de palacio, y eran los capitanes Guillen Boy, Pero Sanz de Marlel, A quien se dio cargo de la guarda déla persona del rey, y tenían sus camas muy junto de la suya. Estuvieron dcsta manera tres semanas, sin dar lugar que don Atho de Foces, que era muy favorecido y privado del rey , pudiese hablar con él, ni aconsejarle en aquel hecho, y húbose de ir A su casa A tierra de Huesca. Visto por el rey que estaba en poder de aquellos ricos hombres, apremiado y fuera de su libertad , como era de buen entendimiento y de muy gran corazón, apartó

[ocr errors]

un dia á don Pedro Anones, y díjolc, que habiéndole amado tanto y hecho merced, y favorecido contra don Artal de Luna , siendo su adversario, no hacia lo que debía en le responder con aquella ingratitud en su deshonor y deservicio, que desde entonces se salía de su amistad para siempre, pues era de consejo, que él recibiese daño y afrenta en aquella opresión que letenian. Tras esto procuró con la reina por salir de poder de aquellos ricos hombres, que saliese una noche con él poruña ventana del palacio , y no se pudo con ella acabar, y asi se detuvo hasta que el infante don Fernando hizo muy gran instancia, en que se hiciese enmienda á don Guillen de Moneada , de los daños que se le hicieron en Cataluña, y que le diese veinte mil maravedís , puesto que el rey rehusaba de lo hacer, y pensando que se apartarían do la confederación y liga que tenían prometió de se los dar. Con esto quedó el rey de allí adelante con mas libertad, aunque estaba apoderado del gobierno el infante don Fernando su tio, en contradicción de muchos ricos hombres.

Cap. LXXX.—Que los ricos hombres que eran de diversos bandos se confederaron y déla tregua que el rey asentó con Zeit Abuzeil rey de Valencia y déla muerte de don Pedro Anones.

Parece en anales antiguos que se ordenaron por este tiempo, que nos dejaron relación de cosas muy señaladas de que no se halla mención en las historias, que vino á España, en el año mil doscientos veinte y cuatro el rey Juan de Breña, que en este tiempo se llamaba rey de Acre, y pasó á la ciudad de Toledo, 6 donde fué recibido por el rey don Fernando con grande honor y fiesta, y entró en aquella ciudad un viernes á cinco del mes de abril deste año , con muy solemne aparato de recibimiento, y de allí pasó en peregrinación á Santiago, y a la vuelta se celebró su matrimonio. y de la infanta doña Berenguela, hermana del rey de Castilla. Este príncipe fué muy valeroso, y era rey de Jerusalen, por razón del derecho de su primera mujer, y quedando el imperio de Constantinopla, en la sucesión del emperador Balduino, el postrero, que sucedía al emperador Enrico del primer Balduino conde de Flandes, y siendo muy niño tuvo á su cargo aquel imperio , y casó después al emperador Balduino con una hija suya y de la reina doña Berenguela , de la cual hubo otro hijo, como en estos anales se hace mención, y el rey Juan de Breña , todo el tiempo que vivió, estuvo en la posesión de aquel imperio como tutor de Balduino, y le defendió de los príncipes griegos sus adversarios con grande valor mucho tiempo. Estando el rey en Monzón por el mes de octubre del mismo año , don Sancho obispo de Zaragoza y el infante don Fernando , don Pedro Ahones y Pedro Jordán que eran de una parcialidad, y don Berenguer de Eril obispo de Lérida , el vizconde de Bearne , y don Guillen , y don Ramón de Cervera , don Ramón de Moneada y don Guillen Ramón su hermano , senescal de Cataluña, que eran déla otra , con acuerdo y deliberación de otros ricos hombres y caballeros sus amigos y valedores aragoneses y catalanes, se confederaron con color y voz de tratar del remedio de las guerras y daños que se esperaban en opresión del rey y del reino, por culpa délos del consejo que se habían apoderado de su persona , y la tenían á su gobierno y disposición. Publicaban de tratar ante todas cosas, que asegurarían de todo daño la persona del rey, y que procurarían de guardarle de todo peligro y deshonor, y que

darían orden como su reino fuese reducido en buen estado, y quedase pacifico. Proponían» que su intento era, que el estado del reino se reformase, y se asentase entera concordia entre el rey y los ricos hombres , y hubiese paz y sosiego en la tierra, para lo cual se conformaron de tratar y acabar que el rey echase de su corte y reino aquellas personas que le aconsejaban mal, y siguiese el parecer de los ricos hombres que óly ellos entendiesen ser mas convenientes á su servicio , que fielmente le aconsejasen. Con esta demanda estos prolados y ricos hombres con los de su bando se confederaron entro si, prometiendo de se valer y ayudar con homenajes y juramentos contra sus enemigos y adversarios que lo quisiesen contradecir. Para mayor seguridad desta confederación pusieron castillos en rehenes, el infante don Fernando entregó el castillo de Angues en tercería en poder de Arnaldo de las Celias, don Pedro Aliones y Pedro Jordán, el castillo de Boil en tenencia de Pedro de Pucyo, el vizconde de Bearne, y don Ramón de Cervera , don Ramón de Moneada, y el senescal su hermano, Castelseras , y Cubells, en poder deBernardode Perexens , y de Guillen de Fluvia. En esta confederación entraron don Ramón Alaman, don Guillen de Cervcllon , don Atorella , don Pedro Cornel, y muchos caballeros quo comprendieron la mayor parte del reino , y pusieron mayor turbación y contienda en él, y su amistad paró en repartirse los honores del reino a su voluntad. El rey después desto sevinoá Zaragoza, y residían en su consejo don García de Gudal obispo de Huesca , don Sancho Ahones obispo de Zaragoza, don Berenguer de Eril obispo de Lérida, don Guillen obispo de Tarazona, el infante don Fernando, don Ñuño Sánchez, don Guillen de Moneada vizconde de Bearne, don Ramón de Moneada senescal de Cataluña, don Pedro Fernandez señor de Albarrazin , don Pedro Ahones , don Albo deFoces, don Atorella , don Pedro Cornel Valles de Vergua, Ruy Jiménez de Luesia , Aznar de Osera, Roldan Lain", Pedro Pérez justicia de Aragón, y ¿ catorce del mes de marzo del año do la navidad de nuestro Señor, de mil y doscientos y veinte y cinco confirmóá la ciudad de Zaragoza los privilegios que tenían de sus antecesores y á fray.Gonzalo Yañez, maestre de la orden y caballería de Calatrava, la donación del castillo y villa de Alcañiz, con sus términos y todo lo que so había dado 6 esta orden en el reino de Aragón por el rey don Alonso su abuelo, y en tiempo del rey don Pedro su padre. De Zaragoza se fué el rey áTortosa y á cabo de algunos dias que estuvo en aquella ciudad, salióse della escondidamente, sin que lo supiese el infante, ni los del consejo, y fuese aun lugarqueesta allí cerca, que era de la orden del Temple y se llama Horta, de donde mandó despachar letras de llamamiento para los ricos hombres que tenian las villas y lugares en honor para que a cierto dia estuviesen en Teruel, con los caballeros que cada uno era obligado, según la tierra que tenia en honor, porque determinó de entrar a cercar algún lugar principal del reino de Valencia. No se hace mención en su historia , que es la mas copiosa y cierta relación que tenemos de las cosas do aquellos tiempos, que entrase esta vez en el reinode Valencia, y parece en memorias auténticas, que el primer dia del mes de octubre, deste año de mil doscientos y veinte y cinco tenia cercado el lugar de Peñlscola, y estaban con él los obispos do Lérida, Zaragoza y Barcelona, don Guillen de Moneada , vizconde de Bearne, don Ramón de Moneada, don Ramón de Cervera, don Guillen

« AnteriorContinuar »