Guerra y genocidio en Cuba, 1895-1898

Portada
Turner, 2008 - 425 páginas
 

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

Reseña de usuario - Marcar como inadecuado

En efecto, continúa hasta nuestros días la "leyenda negra" sobre Weyler en la campaña de Cuba. Los americanos ambicionaban Cuba y, vergonzantemente, no escatimaron calumnias y difamaciones contra Weyler, a quien sabían era soldado experimentado, muy inteligente/eficiente a la vez que recto y legalista. Llegó a Cuba en contra de su voluntad, pero aceptó el cargo porque el Gobierno se lo solicitó. Era de talante liberal y autonomista, pero actuó en Cuba estrictamente como militar a las órdenes del Gobierno de España legalmente constituido. Y hubo de aplicar las medidas que los propios insurrectos propiciaron como consecuencia de su forma de conducir la campaña independentista (a pesar de haber sido advertidos y conocedores de que la "reconcentración" sería inevitable en caso de persistir en su táctica de destrucción total, incluidos los alimentos). A pesar de ello, los mambises continuaron arrasando con todo, y se sirvieron de la "reconcentración" como palanca política, sabiendo que los norteamericanos les apoyarían no solo con las armas (ya llevaban tiempo haciéndolo) sino también con la prensa. Y comenzaron las mentiras. La guerra fue dura, como lo son todas, pero España no pretendía aniquilar a nadie, sino todo lo contrario. No hay nada peor en una guerra que perderla. Ya va siendo hora de que se conozca la verdad y acaben las calumnias de unos y el victimismo interesado -con lavado de cerebro a varias generaciones- de los otros. 

Reseña de usuario - Marcar como inadecuado

Un libro plagado de errores sobre la figura del General Weyler, con afirmaciones totalmente subjetivas del autor, sin soporte histórico ni documental alguno. Carece de todo rigor histórico. Enfocado tendenciosamente a defender la intervención norteamericana. No tuvimos bastante con la campaña de calumnias y difamaciones que los americanos desplegaron en aquellos años, con la prensa amarilla de Hearst al frente, sobre el honrado y excelente profesional que fue Weyler, como para que ahora, en pleno siglo XXI, insistan desde USA al respecto. Algo bueno sí tiene, y es que reconoce que la táctica de tierra quemada, terrorismo, muerte y devastación que empleaban los insurrectos cubanos fue la verdadera razón de que España -el Gobierno Cánovas- (Weyler era solo un militar que tenía que aplicar la estrategia necesaria una vez aprobada por el Gobierno) tuviese que tomar medidas extraordinarias para mantener la Provincia de Cuba bajo dominio español. Otra cosa distinta es lo que Weyler pensaba. Y pensaba, como liberal e inteligente que era, que la política en Cuba -al igual que en otros lugares de España- debía ser distinta de lo que era en la realidad.
Para los que realmente deseen la verdad y se molesten en leer, investigar y juzgar con conocimiento de causa y del momento histórico.
 

Índice

Prefacio
11
Eloy Gonzalo y los desastres de la guerra
15
Los orígenes de la independencia cubana
31
José Martí un sueño de Cuba
51
Emilio Calleja y el fracaso de la reforma
65
Máximo Gómez y la guerra total
83
Antonio Maceo y la batalla de Peralejo
97
El Ejército Libertador cubano
113
Valeriano Weyler El Carnicero
205
La muerte de Maceo
237
Reconcentración
255
El Monstruo y el Asesino
295
Los jingos
313
Frascuelo contra Edison
327
El magnífico desastre
355
Notas
375

El Ejército español
133
la defensa de lo indefendible
155
Mal Tiempo y el mito del machete
167
La invasión del oeste
187

Otras ediciones - Ver todo

Términos y frases comunes

Información bibliográfica