Lecciones de literatura explicadas en el Instituto de San Isidro, de Madrid

Portada
Imprenta alemana, 1902 - 3 páginas

Dentro del libro

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

No hemos encontrado ninguna reseña en los sitios habituales.

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todo

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 97 - No he de callar, por más que con el dedo, ya tocando la boca o ya la frente, silencio avises o amenaces miedo. ¿No ha de haber un espíritu valiente? ¿Siempre se ha de sentir lo que se dice, nunca se ha de decir lo que se siente?
Página 100 - Sueña el rico en su riqueza, que más cuidados le ofrece; sueña el pobre que padece su miseria y su pobreza; sueña el que a medrar empieza, sueña el que afana y pretende; sueña el que agravia y ofende; y en el mundo, en conclusión, todos sueñan lo que son, aunque ninguno lo entiende.
Página 97 - Muchos dicen mal de mí, y yo digo mal de muchos; mi decir es más valiente, por ser tantos y ser uno. Que todos digan verdad, por imposible lo juzgo; que yo la diga de todos, con mi licencia lo dudo.
Página 101 - Salíme al campo; vi que el sol bebía los arroyos del hielo desatados; y del monte quejosos los ganados, que con sombras hurtó su luz al día. Entré en mi casa; vi que, amancillada, de anciana habitación era despojos; mi báculo más corvo y menos fuerte. Vencida de la edad sentí mi espada, y no hallé cosa en que poner los ojos que no fuese recuerdo de la muerte.
Página 295 - Don Quijote, molido y aturdido, sin alzarse la visera, como si hablara dentro de una tumba, con voz debilitada y enferma, dijo: -Dulcinea del Toboso es la más hermosa mujer del mundo, y yo el más desdichado caballero de la tierra, y no es bien que mi flaqueza defraude esta verdad. Aprieta, caballero, la lanza, y quítame la vida, pues me has quitado la honra.
Página 292 - El mercader en débil leño a vuelo ; Y en el rigor del sol , como del hielo, Pisa alegre el soldado el risco y llano. Por ti infinitas veces, ya perdida La fuerza del que busca y del que ruega , Se cobra y se promete la victoria. Por...
Página 101 - ¡Oh libertad preciosa, no comparada al oro ni al bien mayor de la espaciosa tierra! Más rica y más gozosa que el precioso tesoro que el mar del Sur entre su nácar cierra, con armas, sangre y guerra...
Página 292 - Pisa alegre el soldado el risco y llano. Por ti infinitas veces, ya perdida La fuerza del que busca y del que ruega, Se cobra y se promete la victoria. Por ti, báculo fuerte de la vida Tal vez se aspira á lo imposible, y llega El deseo á las puertas de la gloria.
Página 296 - Quijote — , vamonos poco a poco, pues ya en los nidos de antaño no hay pájaros hogaño. Yo fui loco, y ya soy cuerdo: fui don Quijote de la Mancha, y soy agora, como he dicho, Alonso Quijano el Bueno.
Página 80 - La frase buen humor, genuinamente española, ha creado un género literario, que es sólo peculiar de los ingleses y de los españoles, y en el que mezclando lo alegre con lo trágico, se forma un tejido de luz y sombra a través del cual se ven en perspectiva flageladas las grandezas, y santificadas las miserias, produciendo esta mezcla del llanto y de la risa una sobreexcitación nerviosa de un encanto indefinible.

Información bibliográfica