Poesías selectas castellanas: desde el tiempo de Juan de Mena hasta nuestros dias, Volumen 2

Portada
Gomez Fuentenebro y compañía, 1807 - 489 páginas
 

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

No hemos encontrado ninguna reseña en los sitios habituales.

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todo

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 279 - ... lejos! Ni estoy bien ni mal conmigo, mas dice mi entendimiento que un hombre que todo es alma está cautivo en su cuerpo. Entiendo lo que me basta, y solamente no entiendo cómo se sufre a sí mismo un ignorante soberbio.
Página 310 - Un soneto me manda hacer Violante, que en mi vida me he visto en tal aprieto; catorce versos dicen que es soneto, burla burlando van los tres delante. Yo pensé que no hallara consonante y estoy a la mitad de otro cuarteto, mas si me veo en el primer terceto no hay cosa en los cuartetos que me espante. Por el primer terceto voy entrando, y aun parece que entré con pie derecho, pues fin con este verso le voy dando.
Página 311 - ... aprieto : catorce versos dicen que es soneto; burla burlando van los tres delante. Yo pensé que no hallara consonante, y estoy a la mitad de otro cuarteto; mas si me veo en el primer terceto, no hay cosa en los cuartetos que me espante. Por el primer terceto voy entrando, y aun parece que entré con pie derecho, pues fin con este verso le voy dando.
Página 315 - Yo, como aquel que a contemplar se para ruinas tristes de pasadas glorias, en agua de dolor bañé mi cara. De tropel acudieron las memorias, los asientos, los gustos, los favores, que a veces los lugares son historias, y en...
Página 281 - Virtud y filosofía peregrinan como ciegos; el uno se lleva al otro, llorando van y pidiendo. Dos polos tiene la tierra, universal movimiento: la mejor vida, el favor, la mejor sangre, el dinero.
Página 262 - ¡Oh libertad preciosa, no comparada al oro ni al bien mayor de la espaciosa tierra! Más rica y más gozosa que el precioso tesoro que el mar del Sur entre su nácar cierra...
Página 281 - Dijeron que antiguamente se fue la verdad al cielo: ¡tal la pusieron los hombres, que desde entonces no ha vuelto!
Página 354 - Y otra tantas bajezas. Cantaron pues las bárbaras proezas Y hazañas de rufianes: • Que estos son los valientes capitanes Que celebran poetas, De aquellos que en extremas Necesidades viven, arrojados Al vulgo como perros á leones: Que la virtud y estudios mal premiados Mueren por hospitales y mesones, Verdes laureles de Virgilios y Ennios Perecer la virtud y los ingenios.
Página 308 - Suelta mi manso, mayoral extraño, pues otro tienes de tu igual decoro; deja la prenda que en el alma adoro, perdida por tu bien y por mi daño. Ponle su esquila de labrado estaño, y no le engañen tus collares de oro; toma en albricias este blanco toro, que a las primeras hierbas cumple un [año.
Página 96 - Sentado está el señor Rey En su silla de respaldo, De su gente mal regida Desavenencias juzgando. Dadivoso y justiciero Premia al bueno y pena al malo; Que castigos y mercedes Hacen seguros vasallos. Arrastrando luengos lutos Entraron treinta fidalgos, Escuderos de Jimena, Fija del conde Lozano. Despachados los...

Información bibliográfica