Imágenes de página
PDF
ePub

*

XXIV.

Carta de Hernan Cortes al Emperador. De Méjico 9 de majo de 1534.

S. C Ces. M. Aqui se ha sabido de la buena venida de V. M. en esos sus reinos1, solo por decirlo los pasajeros que dellos vienen: pues no menos se dieron gracias á Nuestro Señor en esta tierra por el buen suceso de las cosas de Levante que tan en peso esta ban2, y sobre todo por haber traido con bien á V. M. (que Dios guarde!) en las otras partes donde lo mandó escribir; y yo por mi parte me alcanzó 3 el placer que era obligado, y quisiera ir á recibirle muy mayor con besar las reales manos de V. M. Y estando á punto para hacer el camino, me vino nueva del mal suceso de dos naos que hize hacer, y despaché por mi persona desde un puerto de la mar del Sur para descobrimiento della, tiniendo la jornada por mas bien acertada que podia ser por el buen recaudo y proveimiento que en ella enviaba, como de todo harán relacion á V. M. el Consejo de las Indias y el comendador mayor de Leon 4, á quien yo escribo largo, y envio escrituras por donde les conste, y yo quedo á pro

i Volvió1 el emperador á España por abril de 1533, desembarcando en Barcelona. s El que en 1533 luva Andrea Doria en los mares de Levante, cuando tomo los Dardanelos1

"Aqui debio decir : a Y yo por mi parte alcanzome el plazer á que era obligado J>, ó I y á mi alcanzome, etc. »

'Don Francisco de los Cobos, trece de la órden de Santiago, y comendador mayor de Leon, consejero de Estado, y primer secretario Ó sea ministro de Carlos V. Murio en 1547.

veer en el remedio, como mejor vea que cumple al servicio de V. M. y castigo de quien tan gran traicion hizo.

Suplico á V. M. que entre tanto que yo voy á hacer lo que tanto deseo, me envie á mandar si hay otra cosa de mas servicio suyo, pues no es otro mi deseo sino acabar en esto, que aunque la edad y posibilidad se va dem muyendo, para este efecto se me doblará las fuerzas.

El cumplimiento de la merced que V. M. me hizo de los veinte y tres mil vasallos en esta tierra me la vuelven en pleitos el presidente y oidores que en ella residen y yo seria muy contento de cualquier cosa que comigo se hiciese, si estuviese certificado ser dello V. M. servido, pero si su real voluntad es que yo gozedela merced que me hizo, le suplico envie á mandar que la cumplan conmigo llanamente sin dalle otros entendimientos, y de manera que conoscan que V. M. es servido que asi se haga: y porque sobre esto yo escribo al comendador mayor de Leon, por no ser importuno á V. M.1, terne por muy gran merced para mi aquello que mas servido sea después de haberle oido lo que conmigo se ha hecho. Nuestro Señor la muy real persona de V. S. Ces. C. M. guarde y su muy esclarecido estado prospere por largos tiempos. Desta gran cibdad de Méjico á 9 de marzo de 1534. De V. S. M. muy humilde siervo y vasallo que sus muy reales pies y mano? besa. — El marqués del Valle.

1 Alude sin duda i Nuño de Guzman.

[ocr errors]

Carta de Hernan Cortés al presidente y oidores del Real Consejo de las Indias. De Calagua, i 8 de febrero de 1535.

Reverendisimo y muy ilustrisimo Señor, muy magnificos Señores. Algunas veces he escrito á ese Real Consejo después que parti desos reinos, suplicando se diese orden en que la merced que S. M. me hizo se cumpliese ó supiese yo qué era, y ni de ahi se me ha hecho merced de proveerse, ni quien solicita mis negocios me sabe decir qué se haze ó piensa que se hará; y asi yo estoy sin gozar della, y S. M. no creo que rescibe servicio, ni creo que su real voluntad y de vuestra señoria y de vuestras mercedes es que yo resciba agravio, ni puedo alcanzar qué sea la cabsa de que se me haga este dapño sino es relaciones de quien piensa que con ello allega su provecho. Suplico á vuestra señoria y á vuestras mercedes no lo permitan, sino que manden que acá se sepan las verdades, y estas se escriban, y el que otra cosa escribiere á ese Real Consejo sea castigado, como quien no dice verdad á su rey, mayormente lo que es en dapño de la real conciencia de S. M. y de sus súbditos; porque acá se da ya por aviso, que quien quisiere negociar que ponga delante alguna de las cosas de acá, y que no le pene que no sea cierto, porque negociará sus cosas, y después aquello se olvidará; y figúraseme á mi que aquesto seria digno de muchocastigo.

En ninguna cosa de gobernacion ni que acá se haga ni se permita, yo nunca me he entremetido de lo escribir á ese Real Consejo, porque como no sea á mi cargo, paresceme que seria dignu de pagar los sueldos. En las que particularmente á mi me tocan, he escrito algunas veces; y aunque á mi se me figura que eran dinas de respuesta, de ninguna la he rescibido, en especial déla cuenta que he dado de lo que se ha hecho en el cargo que se me encomendó de capitan, que para que allá se supiese la parte que yo era en él, escribi lo que pasaba, y para que yo no tuviese culpa ni se me pudiese imputar si algun descuido en él hubiese; y supliqué que pues no tenia la autoridad necesaria para el exercicio dél, y aun era tan poco necesario, me hubiesen pór no capitán, j proveyesen como mas fuese servicio de S. M., y que supiesen que yo no usaria del cargo, pues no era menester; no se me quiso hacer merced de respuesta.

Tambien he escrito dando cuenta de lo que he hecho después que llegué á esta Nueva-España en lo que toca al descubrimiento que S. M. me mandó hacer por esta mar del Sur, y cómo envié dos armadas, é lo que cada una llevó, y el suceso que hubieron: y tampoco se me ha respondido nada; pero todavia prosiguiré en hacer lo que debo, ques dar larga cuenta á ese Real Consejo de todo lo que hiciere, y aun de lo que pensare, y no rescibiré pena por respuesta, pues no se me hace agravio, ni yo ni nadie debe pedir á su rey mas parte de aquella que fuere servido de dalle.

Estando descuidado de tornar tan aina á seguir este descubrimiento, por la mala dicha que en las dos armadas pasadas había habido, de que ya he hecho relacion, y por haberme dejado mu) gastado y aun cansado, habia acordado de tornarme mercader, J con un navio que me habia quedado, y otro que hacia, enviar caballos y otras cosas al Perú para pagar las debdas que debia, J para allegar algo para tornar á seguir mi propósito y descubrimiento; y habiendo para este efecto enpeñadome algo mas de b que ya estaba, supe casi por milagro, segund la diligencia que Nuñ° de Guzman puso en guardar el secreto, como á su gobernación habia aportado el navio capitana donde mataron á Diego Becerra con hasta siete hombres, y que el piloto que hizo la traicion con los demás los habian muerto los naturales de una isla que había descubierto, y que por la buena nueva que de la tierra traían, Nuño de Guzman habia tomado el navio y todo ló que en él venia, y habia puesto mucho recabdo y guarda en los caminos y otras partes de donde se podia saber, para que no se supiese, y que se daba mucha priesa á enviar gente en aquel navio á la tierra que habia descubierto. Di noticia é informacion al presidente é oidores desta Abdiencia, y pediles lo remediasen con justicia. Fue el remedio darme á mi ciertas provisiones no muy calientes para que le notificase; lúceselas notificar, é hizo dellas poco caso; torné á pedir con mas instancia el remedio de justicia, y fue la provision como la pasada, aunque pedi que á mi costa fuese uno de los oidores á hacermela, y todo no me aprovechó, antes pov su parte rescibió favores, porque creo que no les pesa de ningun estorbo que se me haga en estas cosas, y esto nó creo ques por nv;s que por la costumbre.

Viendo el poco remedio que tenia por via de justicia, acordé dejallo perder, é dejar el camino de la mercaduria, y dar priesa á unos navios que tenia en astillero, y alzar mis faldas, é ir á ver esta tierra; y porque me di mas priesa de la que me diera, si la justicia lo remediara, no pude cuando sali de Méjico escribir á ese Real Consejo; dejé el cargo al licenciado Juan Altamirano, mi primo, á quien dejé mi casa, para que lo hiciese, y trujo carta suya que lo ha hecho. Suplico á vuestra señoria y á vuestras mercedes no me culpen de descuido ni mal miramiento, porque no pude mas hacer; él tambien hará relacion de lo que subcediere en lo que proveyó esta Abdiencia con Nuño de Guzman; yo no lo sé.

De mi armada y gente que llevó envio á ese Real Consejo copia, y en llegando á la tierra daré larga cuenta á vuestra señoria y á vuestras mercedes de lo que della alcanzare, y así lo haré en todos los navios que de allá enviare. Plega á Nuestro Señor que el suceso sea conforme con mi intencion, porque siendo asi, Dios Nuestro Señor y S. M. serán muy servidos, y el patrimonio real muy dilatado.

Ayudóme mucho el breve despacho de lo que tenia comprado para el Perú, que eran muchos bastimentos, mas de 60 caballos, con muchas cosas de aderezos para ellos, y muchas armas, aunque por la priesa no pude esperar otros dos navios que tengo en Teguantepeque que me hacen mucha falta, porque en los que llevo, que son tres, no puedo pasar de un camino toda la gente y caballos, que serán con los del alarde y los mios 150 caballos; pero

« AnteriorContinuar »