Imágenes de página
PDF
ePub

des rios y con extensos lagos están principalmente dedicados al cultivo de arroz y tienen pocos bosques, prescindiendo de varios extensos manglares formados por especies cuya madera es de escaso valor.

A mi juicio es grande el porvenir del comercio maderero de Filipinas el dia, quizás no lejano, en que se le abran los mercados del Japon, y digo no lejano, por haber notado ya síntomas de ello, pues durante mi permanencia al frente de la Inspeccion tuve la satisfaccion de enseñar muestras de las mejores maderas del Archipiélago al representante de una casa inglesa establecida en Yokohama, enterándole de cómo se hacia el negocio en Filipinas y de los precios á que podrian ponerse las piezas en Yokohama y Nagasaki, viéndole inclinado á emprender un ensayo.

El prodigioso desarrollo del Japon en los últimos diez años llama justamente la atencion de todas las potencias europeas. España, sobre todo, debe seguirlo con especial interes, porque es preciso no olvidar que es nuestro vecino más poderoso y emprendedor en el extremo Oriente. El Archipiélago de Niphon ó Nipon (aurora, salida del sol) (1), se compone de 3.150 entre islas é islotes, siendo las principales : Nipon, Kiousion y Sikok. Segun los últimos datos estadísticos (2), mide 12.570 leguas cuadradas y cuenta la enorme poblacion de 40.000.000, ó sea una densidad de 3.182 habitantes por legua cuadrada.

u

(1) De Nitsi sol y Phon orígen.

(2) Los estudios estadísticos merecen preferente atencion al Gobierno japonés.

(Francia se queda en 1.239.) El japonés es laborioso, activo é inteligente, mostrando especial aptitud para la mecánica; los muchos pensionados que sostiene su Gobierno en las universidades y escuelas especiales de Inglaterra y Alemania, están probando, con su asombrosa facilidad para aprender, de cuanto progreso es susceptible una raza que, confundida comunmente con la china, era tenida por refractaria á todo adelanto. La revolucion social, que en los últimos tiempos se ha iniciado con la abolicion de privilegios, obstáculo al adelanto del país, inaugura una era de prosperidad. La construccion de vias férreas, segun recientes noticias, vá á recibir un impulso extraordinario, y nada de extraño tendria que una vez conocidas las excelentes cualidades de las maderas filipinas para traviesas se hicieran pedidos, toda vez que sobremanera extendido en el Imperio el cultivo agrario se hallan los montes ó muy apartados de los sitios donde hay que poner las maderas ó escasísimos de ellas. El Japon podria consumir cantidades tanto ó más considerables que las que hoy se colocan en las factorías inglesas.

Otro punto, que indirectamente nos interesa y que apuntaré aunque sólo sea de paso al hablar de aquel país, es el de la emigracion de sus habitantes. Es de esperar una pronta tolerancia respecto á esta cuestion por parte del Gobierno japonés, y si el movimiento emigratorio se dirigiera á nuestras islas sería de provecho sumo, sobre todo para impulsar la grande obra de la colonizacion de Mindanao y para proporcionar brazos que se dedicáran á las faenas de los montes con ventaja sobre los indios, que son hoy los únicos disponibles para ellas, toda vez que no se presenta fácil inclinar á los chinos á trabajos forestales y agrícolas, haciéndoles abandonar el comercio al menudeo, que hoy constituye su principal y casi exclusiva ocupacion. Creo que no debe desperdiciarse ocasion de estrechar nuestras relaciones con el Imperio japonés, de dar á conocer allí los productos de Filipinas y de procurar establecer un comercio entre ambos países, los cuales, á pesar de su vecindad, no están hoy en contacto mercantil. Situado el Japon en el gran camino de los continentes norte-americano y asiático, punto forzado de escala para los buques que saliendo de San Francisco de California van á Hong-kong, encerrando una gran riqueza áun no explotada, está llamado á ser el centro del comercio en el remoto Oriente y merece nuestra preferente atencion.

Si todos los países vecinos al Archipiélago se nos presentan como consumidores de maderas en vez de ofrecérsenos como productores capaces de hacernos una temible competencia, no sucede así si nos fijamos en las riquísimas colonias que Holanda tiene en el mar de las Célebes y que por su floreciente estado son objeto de envidia y de estudio por parte de todas las naciones europeas, inclusa la orgullosa Inglaterra, que tanto se precia de potencia colonizadora. Su próspero estado lo demuestra la comparacion de los presupuestos de 1857 con los de 1830. En estos aparece un déficit de 2.296.317 Aorines, ó sean unos 5.902.730 pesetas, siendo la poblacion, segun el censo de aquel año, de 6.838.335, mientras que aquellos arrojan un sobrante de 45.387.928 florines, ó sean 115.843.661 pesetas, con un número de habitantes que llegaba á 11.594.158, siendo de advertir que en todo

este tiempo no ha habido baja alguna en el presupuesto de gastos; ántes al contrario se elevó éste de 28.869.361 florines (equivalentes á 73.689.306 pesetas) á 60.648.658 forines (que valen 177.345.947 pesetas). Semejantes resultados no necesitan ser comentados. Sólo una administracion inodelo entre las mejores puede gloriarse de haberlos conseguido. Me abstendré de detenerme en una explanacion del sistema colonizador emprendido por el ilustre general Van der Bosch, á quien se debe la transformacion de Java, pues está magistralmente tratado en la obra, cuyo estudio recomiendo encarecidamente á cuantos se interesen por la prosperidad de nuestro Archipiélago, de J. W. B. Money titulada, Java or how to manage a colony (1). Las islas holandesas : Java, Sumatra, parte de Borneo (2) y las Molucas, distan mucho de ser pobres en maderas; sin embargo, especialmente la primera, no pueden sostener el parangon con nuestras Filipinas, y si bien satisfacen el consumo interior no tienen existencias de las de construccion para exportar, ni aún las Molucas, célebres por su comercio de especería y cuya fora tanto se asemeja á la de Mindanao. En esta isla vegeta silvestre el árbol de la canela, que si se cultivase, seria una riqueza para la isla. Proceden de ellas, entre otras maderas preciosas, el alcanfor y el sándalo. La colonizacion de Sumatra está atrasada respecto de la de Java. En

(1) Dos tomos en 8.', publicada en Londres por Hurt y Blac-Kett en 1861.

(2) Esta isla, la mayor de aquellos mares, nos pertenece de derecho segun documentos auténticos que he tenido ocasion de ver. No tenemos en ella, como es sabido, ningun establecimiento.

Borneo sostiene el Gobierno holandés tan sólo algunos establecimientos, faltos casi de vida propia, pero que sirven para realizar de hecho la posesion usurpada de una isla desatendida y abandonada por nosotros desde aquellos tiempos en que, por no ponerse el sol en nuestros Estados, parecíanos de poca importancia la ocupacion de un país de extension tan considerable.

Si bien más apartado al Oeste, y no pudiendo casi considerarse como situado en el extremo Oriente, hay una colonia inglesa de gran interes como productora de maderas, y es la establecida en la costa NO. de la Indo-China, en el antiguo imperio de Birmania. Los inteligentes esfuerzos de una administracion forestal, encomendada á un personal facultativo distinguido á las órdenes del ilustrado dasónomo Dr. Brandis, se han visto coronados en breve tiempo por los resultados más satisfactorios. En la Memoria de produccion de 1871-72 se ha hecho ya un breve paralelo de la gestion forestal inglesa en Birmania y la española en Filipinas, y se ha dado una idea exacta de la naturaleza de los trabajos emprendidos por aquella, haciendo consideraciones que, si son atendidas como merecen, probarán que sabemos aprovechar las lecciones que en esta materia nos dan las razas anglo-sajonas en Europa y fuera de ella. Hasta ahora no sé que haya llegado al Archipiélago más que un cargamento de maderas de Birmania, y áun esto por efecto de un accidente siendo desgraciadísima la expedicion. El buque que las conducia salió de Singapore no sé si para Hong-kong ó para Shanghai, corrió fuertes tempestades y con grandes averías, que le imposibilitaban seguir su viaje, arribó á Manila, donde

« AnteriorContinuar »