Imágenes de página
PDF
ePub

Dia 29.-Hasta el mediodia se sintieron seis temblores pequeños ; por la tarde el cielo se cubrió por dos veces de nubes, que se disiparon en seguida ; se notaron ruidos subterráneos parecidos á lejanos cañonazos: desde el anochecer la atmósfera pesada y caliginosa.

Dia 30.-A las diez de la mañana gran temblor de 40". Durante toda la noche cayó copiosa lluvia.

Dia 31.-Sintiéronse cuatro ligeros temblores durante el dia, viéndose la lluvia acompañada de relámpagos hácia Boayan.La noche fué muy fresca.

Dias 1 y 2 de Enero.—Por la tarde del primero fuerte vien to; el 2 á las once de la mañana ligero temblor de poca duracion, y á las cinco de la tarde otro intenso de unos 20":

Dias 3 y 4.—Aquél pasó sin ninguna novedad; en la mañana de éste un ligero temblor; por la noche lluvia.

Dias 7 y 8.- Algunas sacudidas, de las cuales la más fuerte, en la mañana del 8.-En los demás dias no se repitieron.

Desgracias personales.--Muertos : Una niña.— Heridos 37, en su mayor parte de poca gravedad.

Edificios destruidos.- La casa del Gobierno del distrito, el cuartel, el hospital, los parques de ingenieros y de artillería, un almacen, el embarcadero y muchas casas particulares.

De Pollok me faltan noticias detalladas.-El dia 8, á las cinco y media de la tarde, se sintió el terremoto más intenso de todos los habidos en aquellos dias. Sufrieron desperfectos el cuartel y la casa de la comandancia militar, la mayor parte de las casas de nipa se inclinaron, el embarcadero quedó destruido. Los ruidos subterráneos---como siempre se observa, quizás por la diferencia del firme—fueron mayores que los sentidos en Cottabato, y parece que los sacudimientos se notaron con mayor intensidad y más bruscos, pero de menos duracion. Algunos oficiales de la guarnicion me aseguraron que en algunos de aquellos movimientos podian apenas sos

[ocr errors]

tenerse en pié.—No hubo que lamentar desgracia personal alguna.

Inundaciones.-Otra plaga de parte de esta cuenca son las avenidas que, como dejo indicado, causan mayores daños en la region media y determinados puntos de la baja que en la marítima.—Las grandes lluvias coinciden, por lo comun, con el equinoccio de Otoño, y son terribles; los oficiales, en Cottabato, para cruzar la calle necesitan ir en hombros de sus asistentes, y en Bonga, por ejemplo, se ven incomunicados en medio de un mar.

Obras históricas.--Ocuparme aquí de la historia de Mindanao me llevaria demasiado lejos; á los lectores que les interese particularmente recomiendo el estudio de la excelente crónica del P. Combés, y la obra, en especial apreciable bajo el punto de vista militar, escrita por D. Emilio Bernaldez; un breve resúmen contiene tambien el libro del Sr. Mas. Sobre el origen y progresos del mahometismo en el extremo Oriente, tiene Semper un bonito estudio que, traducido ya, espera hallar cabida en alguna de las revistas dedicadas á dar á conocer esta clase de trabajos: el director de una de ellas, cuya ilustracion, por cierto, no me atrevo á juzgar por este solo rasgo, curioso de conocer, la rechazó por elemental. No se ofenda el Sr. Semper, pues quien así juzgó su trabajo debe haberlos hecho muy profundos de esta materia ; puedo decir, confesando mi ignorancia, que, a pesar de haber leido bastantes crónicas locales, desconocia muchos de los hechos descritos por el profesor de Würzburg. En este estudio elemental se citan las obras de Combés , Martinez de Zúñiga, Pigaletta, Gaspar de San Agustin y Bernaldez; que en su mayor se han hecho rarísimas.

Delta del Rio Grande.-El Rio Grande se divide en dos bra. zos, cerca de Taviran ; el septentrional más caudaloso pasa junto á Cottabato, punto elegido con bien poco acierto para capital de toda la isla, en sustitucion de Zamboanga; y el del Sur lame las chozas de Tamontaca, conociéndose con el nombre de Limapatoy (cinco-muertes), y desagua no lejos de la falda de los estribos de Pico Cogonal, quedando á su derecha la emboscada isleta de Timaco, morada sólɔ por monos, que nos recibieron sin miedo y con ridículas contorsiones.

Bahía Illana.-Recorriendo la costa, desde las bocas de Rio Grande, pintorescamente bordeadas por frondosos manglares (Rizophora, distintas especies, Sonerattia Pagatpat, etc.), se encuentra el abrigado puerto de Pollok, sin duda el mejor de todo el quinto distrito; es de buen braceaje y bastante cabida para todas las necesidades del comercio; su fondo, generalmente, de 20 brazas. Sólo habria que valizar un bajo para hacer en todo tiempo fácil su entrada.

La Bahía Illana se extiende desde Punta Patian hasta la de Flechas, que dista de aquélla unas 40 millas, siendo la longitud de la sagita próximamente de 30 millas; en sus aguas se levantan violentas tempestades, y doblar Punta Flecha ha causado sinsabores á más de un marino avezado a los peores mares. Pocos son los abrigos que allí ofrece la naturaleza al apurado navegante, y ningun puerto de los que por algunos se han ensalzado con exceso puede competir con el de Pollok. Fueron objeto de mi visita los de Barás, Pagarian y Dinás, únicos fondeaderos de alguna importancia. El primero tiene cscasas dimensiones y es útil sólo para resguardarse de los vientos NE.; el segundo está formado de dos fondeaderos, respectivamente al abrigo de cada uno de los monzones, y el mejor de los tres; finalmente, presenta el de Dinas muy reducida extension, y está situado poco favorablemente respecto al derrotero de los buques. Un riachuelo desagua cerca de Barás, ofreciendo á los moros establecidos allí buenas aguas. Todos estos sitios adquirirán importancia el dia en que se ocupe la línea estratégica de Tucuran á Lintogut, cortando por un camino, de cuya necesidad hablaré al tratar de la colonizacion, el istmo

entre la Bahía Illana y la de Iligan. La bravura de las tribus, que ocupan el terreno, hará necesarias empresas militares como apo. yo de los trabajos.

Puerto de Dumanquilas.-Salvado el promontorio de PuntaFlecha se entra en el pequeño seno de Dumanquilas, en cuyo fondo se oculta el excelente puerto natural del mismo nombre; para ganarle sirven de señales los peñascos de Putili y Fatima que destacan sobre el azul del mar. Los troncos y raíces cónicas de la Sonneratia Pagatpat y de los verdaderos mangles ocultan casi la entrada de un rio bastante caudaloso, que falta de tiempo y sobra de obstáculos nos impidieron remontar más trecho que el de una milla escasa. Sus márgenes son deliciosas, muchísimo más pintorescas que las del Delta del Pulangui; la vegetacion más frondosa y las sinuosidades del rio más bellas; es un modelo de rio tropical, bien distinto de cuanto en los de Europa se vé. Los caimanes deben abundar, pues tan luégo intenté pisar el lodazal del manglar en el sitio más lejano á que llegamos, se agitó uno á poca distancia, dándome saludable aviso de buscar á prisa la chalupa del cañonero Mindanao, en el cual íbamos haciendo la exploracion. La entrada del puerto es fácil y segura; bastaria valizar un bajo para darle condiciones de primer órden; su braceaje es igual y uniforme, su cabida considerable y el abrigo completo. Su situacion, desviada del derrotero que siguen los barcos en la navegacion de Zamboanga á Pollok, motiva que sea poco visitado y conocido. Ningun sér hámano vimos en sus cercanías, ni casa alguna; están, por lo demás, cubiertas de espeso monte; sólo el humo de los caingues nos indicaba que vagasen gentes por la comarca.

Seno de Sibuguey.- El gran seno de Sibuguey forma la tercer abertura de la costa meridional de Mindanao, y la más notable despues de la Bahía Illana. La isla de la Olutanga, en su extremo oriental, causa fundados temores á los navegantes por los bajos que se extienden en su parte O. Las aguas del seno son muy tempestuosas en la monzon SO., y más de un buque ha zozobrado por la violencia del oleaje. La inspeccion del destacamento de Ipil, situado en la rinconada septentrional del seno, nos detuvo un dia, dándome ocasion para recorrer parte de sus alrededores. Pasa por ser uno de los puntos peor sanos del Archipiélago y le tiemblan cuantos militares tienen que ir á guarnecerlo; las calenturas causan numerosas víctimas, en lo cual influyen tal vez las malas condiciones de las aguas que se beben y la falta de inteligencia en los desmontes hechos. Es hoy tan mortífero que bien merece llamar la atencion del Gobierno: ó hay que mejorar sus condiciones ó es preciso y humanitario abandonarlo.

Zamboanga.- Por la pintoresca silanga que forman la costa y la isla Sacol, junto con otras ménos importantes, llegamos a la rada de Zamboanga. Es la silanga un magnífico abrigo en el cual pueden guarecerse escuadras enteras; limpias sus costas y de buenos fondos sus aguas puede aguantarse allí cualquier tiempo duro; es el verdadero puerto de Zamboanga, cuya rada abierta no ofrece seguridad alguna. La antigua capital de la isla, preciosamente sentada en una llanura que una serie de colinas cierra, con sus casas rodeadas de hermosos jardines , abundantes en aguas, ha quedado un tanto desierta desde que dejó de ser residencia del Gobierno general, apartándose el elemento militar que le diera vida, y es lástima, porque he visto pocas poblaciones en Filipinas tan lindas como ella; nadie hubiera predicho que los lodazales de Cottabato debian arrebatarle la supremacía. Desde sus casas se vé la cercana isla de Basilan con su cónico y elevado pico; deseos grandes tuve de visitarla, pero las circunstancias me impidieron satisfacerlos. A poca distancia de Zamboanga se ha fundado una colonia penitenciaria-agrícola con deportadɔs; no pude ir á ella ni tengo bastantes datos para hablar de su estado.

Composicion geognóstica de algunas localidades del Sur.- Re

« AnteriorContinuar »