Das comedias. Das tragicomedias

Portada
Escriptorio da Bibliotheca Portugueza, 1852
 

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

No hemos encontrado ninguna reseña en los sitios habituales.

Páginas seleccionadas

Índice

Otras ediciones - Ver todo

Pasajes populares

Página 481 - Es la sierra mas hermosa Que yo siento en esta vida : Es como dama polida, Brava, dulce y graciosa, Namorada y engrandecida. Bosque de cosas reales, Marinera y pescadora, Montera y gran cazadora, Reina de los animales. Muy esquiva y alterosa, Bausa de navegantes, Sierra que á sus caminantes No cansa ninguna cosa.
Página 78 - Dios me hacer merced no tiene hambre ni sed ; más que una red siempre harta y aborrida: si esta vida tal es vida, me sabed. Cuando con ella casé hallé, norabuena sea, en ella lo que os diré: cuando bien, bien, la miré vile un rostro de lamprea, una habla a fuer de aldea y de Guinea el aire de su meneo; cuanto más se pon de arreo está más fea.
Página 459 - Tu ru ru ru lá : quien la pasará ? « Tu ru ru ru ru : no la pases tú. « Tu ru ru ré : yo la pasaré. « Di, serrana, por tu fe, « Si naciste en esta tierra, « Por do pasaré la sierra,
Página 418 - MOURA. Mi no xaber que exto extar, Mi no xaber que exto xer, Mi no xaber onde andar. Alah xaber divinar, Lo que extar Alah xaber ; Alah xaber que es aquexto, Alah xaber y yo no ; Alah xaber max que yo, Alah, digirme que ex exto.
Página 70 - Que perdí muger tan bella Como estrella. Y pues triste me dejó, Muriera mezquino yo, Y no ella. Pluguiera á Dios que cupiera La suerte suya por mia ; Pues quedé, que no debiera, Robada mi compañera, Consumida mi alegría.
Página 81 - Que yo le hiciera una bella Sepultura. Y le hiciera resar Las horas de los dragones ; Y le hiciera cantar Las misas so el altar. Alumbradas con tizones, Ofertadas con melones Badeones, Todos lleños de cevada, Por incienso una ahumada De bayones.
Página 8 - Ay de mí, de mí robada, Y no de otros robadores !• Ay de mí desventurada! Ay ! que no puedo cuitada Decir ay á mis dolores ! Ay ! que no oso quejar ! Ay ! que no oso decir ! Ay ! que no oso querellar ; Ni me puedo ya vingar Del consentir ! Oh triste de mí Rubena ! A quien me descubriré?
Página 435 - Que grande graça seria E minha consolação ! Que te chame de ratinha, Tinhosa cada meia hora, Inda que a alma me chora, Folgarei por vida minha, Pois engeitas quem t'adora : E te diga, tir-te la, Que me cheiras a cartaxo.
Página 10 - Sacadme desias tristuras, Y llevadme á las honduras De la mar, adonde vais! Duélanvos mis tristes hadas, Y llevadme apresuradas A aquel valle de tristura, Donde están las mal hadadas, Donde están las sin ventura Sepultadas...

Información bibliográfica