Imágenes de página
PDF

»»tes a mí, é a todos los míos, Has. Don Enrique, pues, que »»que conmigo fueron en fa- como sagaz, y cuerdo sospa»»cer esta guerra , de todos chaba lo que podía intentar »»los maleficios que hayamos el Rey su hermano , se din»* fecho fasta aquí." Vease gió desde Galicia a Asturias,

siendojssta region en el prensente año como en el de 13^5 flt asilo de la vida de Don Enrique. Pero en este caso no tu* bieron los Asturianos el peligro de experimentar los rigores del Rey Don Pedro? porque Don Enrique no se detubo en este pais, sino que pasó arrebatadamente por él acia Vizcaya, donde estaba su hermano Don Tello, que valiendose de la aspereza de aquella tierra, conservaba alli la gente de su parcialidad. En el año de 1369. el

este instrumento en el Inforr me de la Casa de Sarmiento, escrito por Don Joseph Pellicer.'

En el año de 1356. Don Enrique, Conde de Gijon, y de Noreña, conociendo el peligro en que estaba, huyó de la Ciudad de Toro á Galicia ; -y viendo que nada aprovecharía en continuar la guerra con su hermano el Rey, pidió cartas de seguridad para salir del Reyno de Castilla, y retirarse á Francia. Concedióselas el Rey

Don Pedro , no por hacerle Conde Don Enrique, que ya gracia, sino por quitarle la gozaba título de Rey de Cas

vida , mandando al Infante Don Juan , y a Diego Perez Sarmiento su Adelantado mayor, y a otros Señores de las comarcas, por donde creía habia de pasar el Conde , le> detubi'sen,y matasen en el

tilla desde el año de 1366. mato a su hermano Don Pedro en Montiel, y se apoderó del Reyno de Castilla. Las Asturias se dividían en partidos, siguiendo unos la; voz de los hijos delRey Don

camino. No comunicó elRey Pedro,' y otros la de Don

esta orden a los Caballeros Enriquej Para asegurar este

de Asturía», ¿> porque sabia Principe la posesion del país,

la devocion que; tenían al envió a PedroSuarezdeQ»i

Conde Don Enrique, ó por*; ñones, Adelantado mayor»de

que no pensaba que el Con-- Leon, y Merino,de Asturias,

de se encaminaría por Asttt- a quien $e entregaron las Mal

ves de la Ciudad de Oviedo. Asturias sobre la sucesion del

Reyno, persuadiendo que la Ciudad 4e Oviedo, y sus torres se pusiesen en poder de Gonzalo Bernaldo de Qui.

No contento Don Enrique con estas muestras de obediencia, dio el Condado de Gijon, y de Noreña. a Don

Alphonso Enriquez de Cas- ros, con la condicion de que tilla, hijo suyo bastardo, á éste nó la entregase sino al quien tubo en su amiga Do. que por consentimiento. del ña Elvira Iñiguez de Vega, Reyno fuese proclamado Rey hija del Señor de Villalobos de Castilla. Don Alonso, sucesor de Don Sancho, procuró defender los Estados de. su Iglesia de la fuerza del Conde de Noreña.,.poniendolos baxo la encomienda del mismo Gonzalo de Quirós,

Suero Fernandez de Vega. Este Conde causó tambien algunos alborotos en Asturias por los grandes repartimientos que hizo, no solo por los vasallos del Rey, si

no tambien por los de la Igle- cuyo poder era suficiente pa

sia de Oviedo.

. Los Obispos que presidieron en esta Iglesia en el tiempo que duraron los disturbios referidos, procedie

ra defenderlos de qualquiera que intentase algunos agravios contra los vasallos de la Iglesia, entretanto que se diese cuenta al Rey , y se pro

ron con tanta prudencia en veyese lo que debia guardar los peligros que padeció su se en orden á las discordias

Diócesis, que tubieron siem pre de su parte, asi al Rey Don Pedro, como al sucesor Don Enrique, como muestran los muchos privilegios que se conservan en el Archivo de esta Iglesia,

que reynaban en punto de repartimientos. A Don Alonso succedio en el Obispado Don Gutierre de Toledo, Prelado digno de eterna memoria, el qual no solo puso en seguridad los bienes tempo

concedidos por aquellos dos rales de su Diócesis, sino que

Monarcas. Don Sancho, que aumentó la grandeza, y glo

presidia al tiempo en que co- ria de su Iglesia, y Sede has

menzó a reynar Don Enri- ta el mas alto grado, como

[merged small][ocr errors]

DON GUTIERRE

. de Toledo.

Presidió desde el año de 1377. hasta cerca del de 1389.

Nacio el célebre Don Gutierre de Toledo en la Ciudad Imperial de su apellido, en la Parroquia de San Justo, donde recibió el santo Bautismo , y a cuyo distrito pertenecian las casas de sus padres , que fueron Don Fernan de Toledo, y Doña Men. cia Fernandez. Su nobilisima familia fue Muzarabe,. 6 de los antiguos Christianos que sé hallaron en. la expresada Ciudad al tiempo de su.conquista , y se habian mantenido en la Religion Christiana en los siglos anteriores desde que la misma Ciudad; fue de* minada de los Moros. Por esta razon quando Toledo, y su comarca se gobernaba por dos Alcaldes, uno que se decia Castellano , á quien tocaba juzgar conforme ai Fuero viejo de Castilla que habia dado Don Sancho, Conde de ella, á sus vasallos, de los quales se componía parte de la poblacion de Toledo despues de. su conquista; ots'oi

que se decia Muzarabe, cuyo oficio era d'r sentencia cor* arreglo á las antiguas leyes Godas, que se contenían en el libro llamado Fuero Juzgo; muchos de la referida familia gozaron la dignidad de Alcaldes mayores, y Muzarabes de Toledo. En el Archivo de esta Ciudad se conservan muchas memorias relativas 2 los de esta familia, como se puede ver en el Informe que se presentó en su nombre al Real, y Supremo Consejo dé Castilla sobre igualacion de pesos, y medidas, publicado en el año de 1758. En la pagin. LXIV. de esta Obra se hace memoria de Don Gutierre Fernandez de Toledo, Señor de Anamella, Guarda mayor de Don Alonso XI. y despues Repostero mayor, y Valido del Rey Don Pedro, tío de nuestro Don Gutierre, Obispo de Oviedo, el qual formó un arancel de 54. títulos , en cuyo principio se ponen estas palabras: Mn el mes de Junio, en la Era de mil é trecientos i noventa é tres años , esto es, lo que fue fallado por Gutierre Fernandez, Alcalde mayor de T^oledo-, que pertenece facer, e requerir al Oficio del Almotacenazgo }é'd ., »< los

los otros Oficiales de los Aláminazgos, e d los Oficiales de esta Alcaldía, é lo que per tenesce aver a cada uno de los dichos oficios , • segund que lo solian aver antiguamente.;

Esta ilustre familia tubo, sin embargo de los grandes servicios que tenia hechos al Reyno, y á los Reyes, el contratiempo de caer de la gracia del Rey Don Pedro. JEn el año de 1360. hallandose Don Gutier Fernandez de Toledo, tio de nuestro Obispo, en A!faro por mandado de dicho Principe, fue preso de orden del mismo, y degollado i escribiendo antes de su muerte una Carta al Rey, en que entre otras cosas decía, que su padre, hermanos, 7 él fueron siempre en la Casa, y crianza del Rey desde su nacimiento, y que pasaron muchos males, y miedos por su servicio. Vease esta Carta en la Crónica del Rey Don Pedro, en el año once de su reynado, cap. 17. Bn el mismo año se dirigió el expresado Principe á Toledo, y se apoderó de todos los bienes de Don Vasco, 6 Blas, Arzobispo de Toledo, tio tambien de nuestro Prelado f habiendo dado. antes

orden de que el Arzobispo saliese de España , y fuese á Portugal, como lo execu'ó, sin darsele tiempo para llevar consigo sino el vestido que tenia puesto. En el de 1366. mandó el Rey Don Pedro, estando en Santiago, matar á Don Suero Gomez, que era tambien pariente de nuestro Don Gutierre, executandose la orden á la puerta misma de la Catedral de aquella Ciudad.

Don Gutierre de Toledo siguió los estudios en la Universidad de París, donde recibió el grado de Doctor. Salió muy aventajado en Jas letras , y sus costumbres fueron tan dignas de alabanza, que no era menor la estimacion en que por ellas era tenido, que el esplendor que le producia la nobleza de su sangre. El Rey Don Enrique hizo tanto aprecio de sus méritos, que le hizo Capellan y Caneillér mayor de la Reynj» Doña Juana, su muger. Vacando despues el Obisp ido de Oviedo en el año de j 376. por muerte del Obispo Don Alonso, fue promovido Don Gutierre á esta Sede en el -ño siguiente de 1377.

Asi que tomó posesion de su Iglesia , corhenzó k mostrar la fortaleza de su áni. mo para la' defensa de las libertades, y exenciones que debia gozar, segun los privilegios con que la honraron los Reyes. Advirtio con gran pena suya, que los Merinos del Rey se atrevían á repartir tributos por los vasallos que pertenecian á la Iglesia; y procero remediar este desorden en el principio de su presidencia, representando a Enrique II. loque pjsaba en contravencion de las mercedes que los Reyes sus progenitores hablan concedido á .la G'W<kal del Salvador. Movido el Rey de las quexas de este Prelado, despachó dos Cartas en 12. de Octubre del año de 1377. mandando por ellas, que sus Merinos np exigiesen derechos algunos en las tierras ó vasallos que tocaban á la jurisdiccion y dominio de la Iglesia de Oviedo. Hallanse estas Cartas en el Codice intitulado Regla c<* hr adato. losfoltos 122. y 123. y'se'pondrán en los Apendices del Tomo presente.

Una de las fimilus mas riegas, y poderosas de Asturias era la deQuirós, la qual entre otras preeminencias ha

bia gozado hasta este tiempo la de ser sus descendientes Comenderos de la Iglesia de Oviedo , teniendo baxo su proteccion los Castillos de Alba , Buango , Proaza , y Teberga, propios de la Catedral del salvador. Don Gutierre hubo de conocer asi que tomó posesion de su Obispado, que no convenia que las referidas encomiendas estuviesen; en poder de la expresada Casa, por lo que sin acobardarle el gran poder de aquella familia en Asturias , se las quitó sin que bastasen las representaciones que se le hicieron para res' tituirlas á la misma Casa. Los que fueron privados de las encomiendas fueron Gutierre Gonzalez, y Lope Ro* driguez de Quirós, los quales viendo la resistencia del Obispo, se quexaron al Rey Don Enrique por su Escudero Vidal Fernandez, representando. que sus antepasados habían tenido aquellas encomiendas, conservando y reparando:los referidos Castillos, defendiendo con mucho cuidado los vasallos y Cotos de la Iglesia-,,y. qud por tanto "le suplicaban: man:-' dase seles; volviesen.lh§ .caco.

[graphic]
« AnteriorContinuar »