Imágenes de página
PDF

sencia del Rey de Francia, y despues de la jomada del se detubo en la Rochela; por Rey Don Enrique a Ovielo qual se pasó a substanciar- do, asi su inocencia, como se el proeeso de su causa , la la suerte de que fue asolada qual se terminó dando el Rey la Villa de Gijon, expresande Francia su sentencia, que do los monumentos antiguos

se redujo k condenar al Conde da traidor, ya que se humillase á su Rey, si queria lograr el perdon de su levantamiento, y que se le diese algun Estado con que sustentar su vida. Sin embargo de esta sentencia., Ja Condesa, que conforme a los tratados de paz residia en Gijon , no quiso entregar la Villa, y *e hizo fuerte con los de su

que fueron destruidos. Habiendo, pues, referido los nombres, y apellidos de los vecinos de Gijon, y de su Concejo que se hallaron presentes para otorgar la escritura, pone las clausulas siguientes: ,» Juntos todos en «uno decimos: Que los al,» zamientos, asonadas, trai,» ciones , é malos fechos ,, del mal aventurado Conde

parcialidad, los quales eran de « Don Alonso Enrique, é de tierras fuera de Asturias, no «su mala xembra que ficie

consintiendo en esta resistencia ios nobles, y leales Vecinos de Gijon, como se sabe por Escritura que desde aquel, tiempo se guarda en el Archivo de esta Villa. Este instrumento refiere la manera con que se acabó esta guerra; y porque nuestros Escritores cuentan resta His~ toria de diversos modos, y tod»s opuestos á la verdad, copiaré aquí el fragmento en que los vecinos de Gijon juntos en la plaza, pública •testificaron en ei año de -1410. que es decir 14. años

« ron contra su Rey, y na«tu ral Señor, en que nos « nin los nuestros no tobi« mos parte, obligaron á su, « Alteza a que ajuntase to« das sus fuerzas , é poderío, «é que mandase al Capitan ,» Pedro Menendez de Val«dés con todas ellas venir w sobre la Ciudad, que aqui « habia tan nombrada, é po,, pulosa , é rica , é fuerte , é ,»que la cercase, é apretase « hasta la rendir , é allanar, é « prender, é matar á los trai*,dores, é por temor de lo «dicho, e que non los hu

,» bie

nbiesen por tales , muchos •»ficieron fuga, é se salieron >} de la plaza , é la. Justicia, »»é gobernacion se fue á la » » Puebla de Somio, é la per»» versa , é maldita Condesa « que dentro se habia fecho « fuerte, no se pudiendo sal» » var , defender , ni resistir, « no teniendo alimento , nin « cosa que comer, por no »»la dar al Rey como era de. »»'bido, justo, é mandado, » » la fizo quemar , é fasta que »» toda la vido arder , non » » tomó la fuga , é quemaron « los Palacios de Don Pelayo »»Rey primero de España ,h »»de Gijon, é de Asturias.des» » pues de la avenida de los »» Moros, los quales habia «edificado el Duque Don «.Favila su padre," é la Igle. « sia fecha en el Fano Her... »» cuiiano á la Virgen María, « é las casas de la Ciudad, é. « la Iglesia de San Joan que »* antes fu-ra templo de Apo» » lo, é el aposentamiento de »» las Cortes que era el Hos.i « pital, é las casas del Ma* « gistrado juridico , é la Iglei» sia vieja del Salvador , é la « Torre Augusta; todo fue »»quemado , é allanado , é »»non se salvó ninguna casa »» uin edificio, non siendo la

»»Iglesia pnmera que pnme« ro se fizo por el Señor San «Torquato, é discipulos de »» San Santiago, fincando con »»la mar frontera ,k Somio, »» abajo de la qual estaban las » » barcas én que se fue la Con« desa con Jos pocos que por »» muerte, é fame, é plaga »»eran á su lado,. é luego « vinieron las gentes del Rey,.. é allanaronlo todo, ¿ arra,f » » saronla muralla , é los Casn «tillos, é las paredes,. é He-¡ »» naron de tierra , é piedra el »» foso, e puerto, é non para. « ron si non montones<le pie-. » » dra , todo lo qual vierqn^ »» é presenciaron todos losde, « suso nombradoss 8?e...JX... ¡, En visu de un testimonio, tan autorizado por tantas personas nobles,.y dignas. de, crédito i, .y testigos .oculares deben desecharse las circunstancias con que hasta ahora se ha referido este suceso del cerco de Gijon , afirmandose que la Condesa, y los sitian dos se rindieron , y pusieron en manos del Rey; que se entregó á la Condesa su hijo Don Enrique , mandandole el Rey que saliese de su Reyno , y fuese a buscar á su marido: que los Caballeros hi. jos-dalgo, que tenían casas en

Gi

Gijon , las derribaron por sí Valdés, famoso Capitan Aáiriismos irritados de que hu. turiano, mencionado jpor la biesen servido de alojamien. Crónica úc Don Juan el II. to al Conde, y a los de su entre los que concurrieron á partido. Lo que resulta, pues, la batalla de Granada. Lo ter-. del referido instrumento «s, cero que se testifica.es, que que habiendo conseguido el la Villa de Gijon fue quema. Rey Don Enrique que se le da por mandado de la Consujetase el Conde Don Alon- desa, que no quiso huir hasta so, aunque con la condicion tanto que la vio enteramente

de que la Villa de Gijon no habia de tener por entonces guarnicion deí Rey, quedando dentro de ella con libertad , y señorío la Condesa su muger, lo que fue forzoso admitir por la proximidad del invierno:i y por algunas enfermedades que picaban en el exército Real, tubo el mismo Principe necesidad de salir de Asturias, dexando á la Condesa en Gijon entretanto que'el Rey de Francia diese su Sentencia en este negocio. Lo segundo que consta por la Escritura es, que dada la sentencia por el Rey de Fran

abrasada , y destruida,. quedando solo las murallas, y castillos, que fueron arrasados por la gente del Rey,» para evitar por este medio igual resistencia en adelante.

Echada la Condesa de Asturias , y desterrado el Conde su marido de estos Reynos, quedó pacifico el Principado» y en poder de la Corona,' conforme al establecimiento del Rey Don Juan. El Con-' dado de'Noreña se restituyó tambien al Obispo de Oviedo , que como queda dicho, lo era en este año de .1394. Don Guillen, cumpliendose

cia, y no queriendo la Conf asi la voluntad del expresado

desá cumplirla, como debia, Rey Donjuan, cuya devo

entregando la Villa, fue' ne- cion honró con aquella dig

cesario ponerla cerco, lo qual nidad, y Señorío al Prelado

no se hizo por el Rey en per. de su amada Iglesia del Sal

sona, sino de su orden comu- vador. .: ..

nicada á PedroMelendez de . ¿ '•:.:,. «•

[ocr errors]
[merged small][ocr errors]

OBISPOS DE OVIEDO EN EL SIGLO XV. Don Diego Ramírez de Guzmán desde el año de 1412. hasta el de 1441. . ..•..."

Duró poco la vacante de esta Sede , despues del fallecimiento de Don Guillen; pues habiendose verificado éste en 17. de Febrero del año de 1412. tenia ya sucesor pasados solos quatro meses, Este fue Don Diego Ramírez de Guzmán, natural de la Ciudad de Leon, que es el primer solar de los Guzmanes, que tanto han ennoblecido á estos Rey nos, trayendo todos su origen de los Marqueses de Toral, segun nuestros Genealogistas. El padre de Don Diego Ramírez de Guzmán fue Pero Nuñez de Guzmán, quinto Señor de Toral,Copero mayor del Infante Don Fernando Gobernador de estos Reynos, y despues Rey de Ar.gon. Su madre fue Doña Elvira de Bazan, hijai de Juan Gonzalez Bazan,Señor de Valduer.i. na, y progenitor de los Señores de este Estado, y de los Marqueses de Santa Cruz. Fueron hermanos de nuestro

Obispo el sucesor en el Estado de su Casa, Ramiro Nuñez de Guzmán, Doña Theresa de Guzmán, muger de Don Juan Alvarez Osorio, Señor de Villalobos, y Castroverde, y progenitor de los Condes de Trastamara , y Marqueses de Astorga: Doña Juana de Guzmán , muger del famoso Luis de Almanza, Señor de Almanza, Tavara, y Alcañices, y progenitor de los Marqueses de este título. Fueron enterrados sus padres en el Monasterio de Santo Domingo de Leon, de cuya fundacion , y de la piedad , y devocion que los Guzmanes t\\bieron á este Convento, traté en el tomo segundo de la. Historia de la expresada Ciudad, publicada en el año de

En el principio del Pontificado se reconciliaron con el Obispo, é Iglesia de Oviedo loa vecinos del Concejo de Llanera, los qual.es, como dixc antes, se habían,levareta

tado contra su Señor el Obis. la Catedral comenzada

po Don Guillen. En el Archivo de la Santa Iglesia, en el caxon de Donaciones hay un testimonio auténtico de la penitencia, que por su rebeldía hizo el Concejo por las personas de treinta Diputados , veinte nobles, y diez pecheros. Dice que en 31. de Julio de 1412. asistieron los

dichos Diputados descalzos, cas, confirmó por súplica del con jubones, y sacos ceñidos mismo Prelado, el privilegio

por su antecesor Don Gutierre de Toledo, el privilegio que Don Juan I. habia concedido á este Prelado, eximiendo.de tributos á diez de los obreros que se empleasen en la dicha fábrica. Dióse esta confirmacion en Valladolid á 12. de Mayo de 1420. Hallandose el mismo Rey en Siman

con cuerdas, y con candelas encendidas en las manos á la hora de tercia, y á la Procesion , Misa, y Sermon en la Catedral de Oviedo; y que puestos 'de rodillas delante del ¿Itar mayor, los absolvió él Provisor del Obispo Don

que anteriormente se habia concedido á la Iglesia .de Oviedo, de que estubiese abierta la puerta de la Ciudad nombrada de la Noceda. En 20. de Enero de dicho año 1420. fue Don Diego Ramírez uno de los Pre,

Diego Ramírez con las cere- lados que confirmaron el primonias, que en tales casos $e observaban. ..'•'•) El Rey Don Juan II. hizo grande estimacion de este Obispó por su nobleza, y virtud. Por sus ruegos confirmó á la Santa Iglesia de Oviedo todos los privilegios de los Reyes sus antecesores, como consta de instrumento que se conserva en el Archivo , y fue dado en 21. de

vilegio que el Rey Don Juan concedió á el linage de los Medinillas en la Montaña, ratificando el que Don Alonso , último de este nombre, les habia otorgado, concediendoles la hidalguía , y el escudo desus armas. En el año siguiente Gomez Arias Inclan, Alcalde Real en tierra de Asturias, se humilló pidiendo la absolucion á Don

Septiembre de 1419. Confir- Diego Ram'rez de Guzmáa mó tambien, para que pu- por su atentado en exercer diese continuar la fábrica de jurisdiccion en las Regueras;

« AnteriorContinuar »