Imágenes de página
PDF

venir de Gijon, donde los Romanos pusieron el famoso monumento de las Aras Sextianas, tomaron de aqui motivo los Escritores Asturianos para asegurar que el Rey Don Juan habia leído entre las Inscripciones de Gijon la que contenia el Decreto de Augusto sobre que se conta' sen los años por la Era de su Imperio. Dicen que se ofendió el Rey con la leccion de aquel antiguo Edicto en tanto grado, que desde alli salió con la firme resolucion de mandar lo contrario, y extinguir la costumbre usada en los siglos anteriores en España , como lo.' hizo asi que llegó á la Ciudad de Segovia.

Si fuera tan verdadero como piensan los citados Escritores, el monumento de las Aras Sextianas como el Decreto referido de Augusto, tendríamos en él el mas sólido testimonio para resolver varias dificultades que han dividido á los Autores en diversas opiniones. Sabríamos que la Era se introduxo en España en tiempo de aquel Emperador, y que no fueron los Godos los que comenzaron a usarla, como han creído algunos. Constaría ta'a

bien que la voz Era se introduxo para significar el principio del Señorío de Augusto en estas Provincias, y no los años que corrían desde que las Provincias del Imperio Romano fueron obligadas por Decreto del mismo Emperador á pagar el tributo que se decia Arambre' como escribieron San Isidoro, y otros Escritores antiguos de la Nacion. Tendríamos finalmente una insigne memoria para comprobar que la Eft del Cesar fue usada umversalmente en estas Provincias desde que se sujetaron al Imperio de Augusto.

De las Aras Sextianas traté en el tom. 37. y dixe , que lo mas verosímil es que.L. Sextio , 6 alguno de su familia las colocó en Asturias k la ribera del mar, junto á Cabo de Torres, para eterna memoria de la célebre conquista que Augusto Cesar alcanzó de los Cantabros, y Asturianos. Eu el mismo lugar publiqué el unico monumento que se descubrió cerca de Gijon, y solo contiene la dedicacion que se hizo del mismo monumento al Emperador Augusto, sin decir pahbra del Decreto B ¡t acer

acerca del uso de la Era en el Rey Don Juan hizo en. España, poniendo solo notas las Cortes de Segovia, la mas del año que corría del Impe- señalada fue la que movido río de Cesar, las quales, como de su devocion a la Santa dixe, corresponden al año IX. Iglesia de Oviedo, concede la Era vulgar en que Chris. dió á su Obispo Don Gutierto estaba en el XIII. de su re, y a todos los que lesu.cedad. La Inscripcion , que cediesen en la Sede, haciensegun los Autores citados, dole donacion de los Estados contenia el Decreto de Au- de Noreña. Este Pueblo disgusto, no ha sido conocida ta dos leguas de Oviedo, y hasta ahora , y la tengo por es título de Señorío , y Consupuesta con la ocasion, que dado desde muchos siglos a para ello se dio por la Orde- el presente. Poseyóle la fananza del Rey Don Juan en milia de los que tubieroh el las Cortes. de Segovia, cele- apellido de Alvarez de Asbradas luego que este Princi. turias, los quales procedjan

pe se retiro del cerco de Gi. jon. En la ley que se publicó en las Cortes nada se dice del

por linea masculina de la Casa Real de Leon , y fueron muy estimados, y honrados

motivo que se cree haber te- por los Reyes, asi por la nocido el Rey para ella en el bleza de su familia , comp monumento de las Aras Sex- por los excelentes varones lianas; ni a la verdad necesi- que ésta produxo. El último taba de aquel estimulo, sien- que gozó el Señorío»y Condole tan conocida la antigua dado de Noreña .. fue Don

costumbre que se tubo en las escrituras de los Reyes sus progenitores de anotarse ei año por la Era del Cesar, que es el fundamento que alega. en te letra de la mis

Rodrigo Alvarez de Asturias, Señor tambien de Gijon, y Trastamara, y de otros muchos , y ricos Estados, el quaí fue Mayordomo mayor de la Reyna Doña Marte, y

ma ky, publicada por Cas- Adelantado mayor del Rey cales en la Historia de Mur- no de Leon, y de Asturias, cia, y reproducida por Col- Este Caballero casó con Domenares en te de Segovia. ña Isabel de 1a Cerda, hija Entre las mercedes que de. Don Alonso de España,

Se

Señor de Lunél, y de Isabel to, que hallandose en Sego

de Antoyng, Vizcondesa de Gante; pero murio sin sucesion , habiendo prohijado al Infante Don Enrique, hijo del Rey Don Alonso XI. y de Doña Leonor de Guz.

via con la Reyna Doña Beatriz, su muger, y con los Infantes, Proceres, y otras personas que vipieron a la dicha Ciudad a celebrar Cortes; y conociendo las gran

man, el qual se acogió a es- des mercedes que Dios le hatos sus Pueblos, huyendo de bia hecho, y que la Iglesia la persecucion del Rey Don del Salvador de Oviedo era Pedro, por cuyo medio con- lugar santo, devoto, y muy servó su vida, y pudo lie. rico de Cuerpos santos, y gar a la posesion de la Coro • Reliquias, en que hacia venna de estos Reynos. Don En- tajas á otras Iglesias Catedra

nque siendo ya Rey , hizo donacion de los Estados de Gijon, y Noreña á su hijo Don Alfonso, el qual los poseyó hasta que fue despojado de ellos por la rebelion que dexo referida.

Apoderado el.Rey Don Juan de los Estados que el Conde Don Alfonso tenia en Asturias, y dadas al rebelde

les de España, por las quales prerogativas los Reyes Católicos Godos, escogieron alli sus sepulturas; y sabiendo finalmente que por las oraciones de los Santos, cuyos cuerpos se veneraban en ella, quiso Dios ayudarle, dando* le siempre victoria contra sus enemigos, y quebrantando las fuerzas de sus contrarios:

Otras'posesiones en tierras lía- Por tanto para gloria dd mispara que pudiese susten- mo Dios, y de sus Santos

nas.

tar su vida, de manera que tubiesé menos ocasiones de rebelarse, quiso dar un gran testimonio de su afecto á la Silla Episcopal de Oviedo, otorgando una célebre escritura en las referidas Cortes, por la qual la concedió el Señorío , y Condado de Noreña. Dice en este instrumenTomo XXXIX.

hacia donacion estable, perpetua , no revocable, y sin condicion alguna á la dicha Iglesia y i Don Gutierre, su Obispo, Oidor de su Audiencia , y de su Consejo , y i los Obispos que le succediesen de la Casa de Noreña con su aldea, y Señorío, y otras muchas posesiones que se ex-J B 3 pre

presan en la escritura, y per tenecian a h misma CasaDice luego , que los Estados que concede eran propios de su Señorío Real , para poderlos dar, y hacer de ellos lo que quisiese, por legítimas razones que constaban de la escritura auténtica, y pública de Concordia, hecha entre su persona, y su hermano Don Alfonso, Conde de Valencia , de la qual escritura mandaba dar traslado por autoridad, de Juez en favor de la misma Iglesia, y para su resguardo, mandando que el original se custodiase en la Cámara Real, para perpetuo testimonio de esta donacion. Menciona a Don Rodrigo Alvarez de Asturias, y al Rey Don Enrique su padre, como a poseedores de los Estados de Noreña, ordenando que la Santa Iglesia de Oviedo tenga, este Señorío en adelante y con los mismos términos que ellos lo: tubieron. Como la region de Asturias.fue famosa, desde e^ tiempo d»s los Romanos * por; las ricas minas que en ella se descubrieron, reserva el Rey Don Juan para sí, y los Reyes que le sucediesen, las de.

, oro, plata, ú otxo metal que,.

fueren halladas en dicho lugar de Noreña. Dióie este célebre privilegio en las Cortes de Segovia á 20. de Septiembre , Era de 142!. año de 1383. y está confirmado con gran solemnidad por Jos Infantes , Duques, Condes, Marqueses, Obispos, y otros Señores, entre los quales se lee el nombre de Don. Gutierre , Obispo de Oviedo,"a quien se hizo tan señalada merced. \.

En el año siguiente se repartieron los Estados de Noreña entre el Obispo, y Cabildo, quedando aquel con la mayor, y mejor parte; de la qual division hecha en 6. de Mayo, se halla memoria en el libro que se llama Preciosa.llocosaños despues volvió á Asturias el Conde Don Alonso, y se apoderó no solo de Gijon , sino tambien de Noreña, quitando su posesion al Obispo, y Cabildo de Oviedo; pero vencido el Conde se - restituyeron; lps Estados de aquel Condado á sus legítimos Señores en 8. de Septiembre del año de 1394. y desde entonces han conservado sin alguna interrupcion los Obispos de esta Sede el dictado de Condes de

No

Noreña, de que usan en es- todos los Monasterios de su crituras, y cartas públicas.

Continuame las memorias del Obispo Don Gutierre, y se refieren los grandes aumentos, que asi en lo espiritual, como

Diócesis, corrigiendo los desordenes por medio de justas, y santas leyes que restableciesen la vida espiritual, conforme á la regla que en ellos se profesaba. Carvallo trac

en lo temporal resultaron d su en h& Antiguedades de Astu* Iglesia, y Diócesis de su rias, part.3. tit.44. Pag. 4l6"« zelo y gobierno, algunas de las ordenanzas que

»dió para la reformacion de Las grandes empresas que Monges , y Monjas , segun corrieron por cuenta de Don constaba de las.mismas visitas;. Gutierre, poniendo en exe- añadiendo, que mandó sucucion los despachos, y pro- primir los Monasterios de visiones Reales que se le die. Soto, y Víllamayor, movido ron para sujetar al Conde Don de la gran libertad con que Alonso, y tomar posesion en nombre del Rey Don Juan de sus Señoríos, poniendo de su mano Alcaldes, y Merinos , y recibiendo pleytos homenages, no fati- Gutierre que en su Obispagaron el zelo de este insigne do rio 'faltasen jamás homPrelado, de manera que no atendiese al aumento de la felicidad de su Obispado en otros muchos géneros de bienes. Los alborotos que en los años anteriores habian turbado el territorio de Asm

en ellos se vivia, y que aplicó sus rentas á otros Conventos de mayor observancia.

Deseando tambien Don

no

bres doctos , y que el pa's de Asturias se honrase con varones ilustres en sabiduría, determinó fundar un Colegio en la Ciudad de Salamanca, cuya Universidad era de las mas sobresalientes de la rias, fueron causa de que la$ Europa. Habiale hecho la costumbres Monásticas deca- Reyna Doña Juana, que le yesen en gran parte de la ob- tubo por su Capellan mayor, servancia regular. Para reme- merced de tres mil maravedio de tan grave mal, hizo dís que llamaban del rico homnuestro Prelado la visita «de bn' con los quales mantu

« AnteriorContinuar »