Santiago de Liniers, conde de Buenos Aires, 1753-1810: con un retrato al agua fuerte, y un plano de Buenos Aires en 1807

Portada
A. Moen y hermano, 1907 - 459 páginas
0 Reseñas
Las reseñas no se verifican, pero Google comprueba si hay contenido falso y lo retira una vez identificado
 

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

No hemos encontrado ninguna reseña en los sitios habituales.

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 346 - Si se ha de subrogar otra autoridad a la superior que obtiene el Excmo señor virrey, dependiente de la soberana, que se ejerza legítimamente a nombre del señor don Fernando VII, y en quién".
Página 366 - Si ello fue posible porque los patriotas disponían de la fuerza armada, no es menos justo reconocer que se abstuvieron de ostentarla en los comicios, procurando, y consiguiendo, que la iniciativa popular conservase ante la historia la actitud ennoblecedora de un movimiento de opinión. Los batallones quedaron en los cuarteles; y sus jefes sólo acudieron al llamamiento de la autoridad, para significarle que las tropas no coartarían la reivindicación de los derechos cívicos, por el mismo Cabildo...
Página 339 - Virey ha acordado celebrar, debiendo manifestar esta esquela á las Tropas que guarnezcan las avenidas de esta Plaza, para que se le permita pasar libremente".
Página 350 - En la imposibilidad de conciliar la tranquilidad pública con la permanencia del virrey y régimen establecido, se faculta al Cabildo para que constituya una Junta del modo más conveniente a las ideas generales del pueblo y circunstancias actuales, en la que se depositará la autoridad hasta la reunión de las demás ciudades y villas».
Página 78 - Por disposición del 18 de julio, declaraba: "que en virtud de haberse retirado el Virrey al interior del país, de hallarse suspenso el tribunal de la Real Audiencia y juramentado el Cabildo de Buenos Aires, era y debía respetarse en todas las circunstancias al Gobernador D. Pascual Ruiz Huidobro como Jefe Supremo del Continente, pudiendo obrar y proceder con la plenitud de esta autoridad, para salvar la ciudad amenazada y desalojar la Capital del Virreinato".
Página 347 - Que, consultando la salud del pueblo y en atención a las actuales circunstancias, debe subrogarse el mando superior que obtenía el excelentísimo señor Virrey en el excelentísimo Cabildo de esta capital, ínterin se forma la corporación o junta que debe ejercerlo; cuya formación debe ser en el modo y forma que se estime por el excelentísimo Cabildo, y no quede duda de que el pueblo es el que confiere la autoridad o mando.
Página 355 - Comercio cuya Corporación, o Junta ha de presidir el referido Señor Excelentísimo Virrey con voto en ella, conservando en lo demás su renta y las altas prerrogativas de su Dignidad, mientras se erige la Junta General del Virreinato.
Página 407 - Juan Ramón Balcarce, hermano de Antonio y amigo de Liniers: éste dispuso que quedasen en dicho punto los criados con los equipajes, y mandó que los presos se internasen en el bosque vecino llamado el Monte de los Papagayos (*). Al notar que el coche se desviaba del camino, preguntó Liniers:
Página 242 - Montevideo, sin embargo, fue el primer teatro en que se exhibieron, en el Río de la Plata, las dos grandes escenas democráticas que constituyen el drama revolucionario: el Cabildo abierto, y la constitución de una Junta de propio gobierno nombrada popularmente.

Información bibliográfica