Paisajes y leyendas: tradiciones y costumbres de Mexico

Portada
Imprenta y Litografía Española, 1884 - 484 páginas
 

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

No hemos encontrado ninguna reseña en los sitios habituales.

Páginas seleccionadas

Índice

I
7
II
37
III
79
IV
103
V
131
VI
149
VII
161
VIII
175
XI
210
XII
218
XIII
253
XIV
282
XV
304
XVI
320
XVII
354
XVIII
376

IX
187
X
205
XIX
415
XX
429

Otras ediciones - Ver todo

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 90 - Mirola ya que invade la espesura de la floresta opaca: oigo las voces; siento el rumor confuso; el hierro suena; los golpes el lejano eco redobla...
Página 388 - Vi un sistema favorable a la religión, vi que la patria se aseguraba de un apóstol, gloria que todas las naciones apetecen, y especialmente España, que siendo un puño de tierra, no se contenta menos que con tres...
Página 435 - Viva la Religión. Viva nuestra madre santísima de Guadalupe. Viva Fernando VII. Viva la América. Y muera el mal gobierno.
Página 375 - Consejo que se nombrase un defensor á la testamentaría para que continuase el pleito, cuya terminación se ignora. Por último, que el escogido museo de Boturini quedó depositado en la secretaría del vireinato en donde el descuido, la humedad, los ratones y los curiosos,, lo menoscabaron notablemente, pasando sus restos á la Universidad, donde padeció nuevos extravíos,, hasta reducirse casi á nada; quedando los residuos en el Museo Nacional.
Página 245 - Ves aquí la señal que has de llevar al Obispo y le dirás que por señas de estas rosas haga lo que le ordeno, y ten cuidado, hijo, con esto que te digo y advierte que hago confianza de ti.
Página 441 - Grande, al pasar por Atotonilco, tomó una imagen de Guadalupe en un lienzo que puso en manos de uno, para que la llevase delante de la gente que le acompañaba, y de ahí vino que los regimientos pasados, y los que se fueron después formando tumultuariamente...
Página 18 - Amequemeca algún cabo de su población, entre el poniente y mediodía, un cerro cuasi de la forma piramidal del volcán, bien prolongado en altura, gracioso y acompañado de alguna arboleda, de cuya cumbre se señorea y goza toda aquella comarca, que es un valle muy fresco, situado (como dicho es) al pie del volcán...
Página 234 - Respondió Juan Diego: — No recibas disgusto, Reina y Señora mía, de lo que he dicho, porque iré de muy buena voluntad y con todo mi corazón...
Página 251 - Así que, a mi ver, pasó lo siguiente: esto es, que el indio dijo en su idioma el apellido que se le había de dar; y los nuestros por la asonancia sola de los vocablos le dieron el nombre de Guadalupe...
Página 205 - República, una de las mayores fiestas del catolicismo mexicano, la primera seguramente por su popularidad, por su universalidad, puesto que en ella toman parte igualmente los indios que la gente de razón, Juan Diego y D. Quijote, Martín Garatuza y Guzmán de Alfarache.

Información bibliográfica