Lima por dentro y fuera en consejos económicos, saludables, políticos y morales que dá un amigo á otro con motivo de querer dexar la ciudad de México por pasar á la de Lima: Obra jocosa y divertida en que con salados conceptos se describen, ademas de otras cosas, las costumbres, usos y mañas de las madamitas de allí, de acá y de otras partes. La dá á luz Simon Ayanque [pseud.]

Portada
Villalpando, 1798 - 192 páginas
 

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

No hemos encontrado ninguna reseña en los sitios habituales.

Otras ediciones - Ver todo

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 181 - Que con cuatro ó seis comedias Y las novelas de Zayas, Quieren saber hablar muchos Que no saben lo que se hablan ; Que el cariño y el aprecio En las mujeres se acaban, Y el cuento de los cortejos Suele parar. . . en que paran ; Que entre los ricos y pobres Hay varios que se emborrachan, Y en unos es...
Página 181 - Enfadado de vivir, moriré de buena gana; pues las pesadumbres hieren y los desengaños matan. Morir es fuerza. La muerte no me puede ser ingrata. Muera de una vez un pobre que está muriendo de tantas.
Página 184 - ... callaré como un muerto aunque empiecen a tocarla. Los músicos de la iglesia mando que a mi entierro vayan a tocar, con condición que de mí no toquen nada. Mando que a mi entierro asistan doce negros con sus hachas, en cueros, y no vestidos, pues con aquel luto basta. Unas almas de violín dejo allí ; que se repartan entre malos escribanos, porque ,éstos no tienen alma. Dejo una casaca negra, para un pobre, bien tratada; no está vuelta, porque yo nunca he vuelto la casaca. Declaro que soy...
Página i - México, por pasar d la de Lima. Obra jocosa y divertida. En que con salados conceptos se describen, además de otras cosas, las costumbres, usos y mañas de las madamitas de allí, de acá y de otras partes. La da d luz Simón Ayanque. Madrid, Villalpando, 1798.
Página 31 - Todas con gran suavidad y el rostro muy halagüeño el flete ajustan por codos en las reglas del palmeo. El -mercader se enternece tragando saliva presto, los ojos le lagrimean brotando llamas por ellos. Preguntan después si hay medias (que ellas suelen ser los medios del principio de una quiebra que necesita braguero). El dice que sí, y sacando va una de ellas escogiendo, mientras que él escoge una en su idea y pensamiento. Toma las que más le gustan, pro sin tratar de precio; porque sólo se...
Página 28 - Que una dice que es casada, otra que es del monasterio, haciéndose de las monjas la que fue de otros conventos. Que te pones a observar, que ves bellísimos cuerpos con las almas de leones, y las pieles de corderos. Que son ángeles con uñas todo remilgos y quiebros, todo cotufos y dengues, todo quites y arremuecos. Todo artificio y ficción, todo cautela y enredos, todo mentira y trapaza; todo embuste y fingimiento.
Página 30 - Por tenerlo por costumbre, y aun hábito, que es lo mesmo. La otra va de canela, Y más de canela oliendo, Siendo del mismo color Lo que va del manto adentro. Jamás las manos descubre, Ni enseña tan sólo un dedo, Por no mostrar de que es Acanelado el pellejo.
Página 58 - Que sales aquella noche con los parientes supuestos, sin que puedas alcanzar dónde viene el parentesco. Que viene su primo, el padre, el colegial, que es su deudo, el soldado, que es su hermano, el mercader, que es su yerno. El abogado, su tío, el escribano, su suegro, el capitán, su padrino, el médico, que es su abuelo. El doctor, que es su pariente, su camarada, el minero, el músico, su vecino, su conocido, el maestro.
Página 196 - Se hallará en la Librería de Castillo, frente á las gradas de S. Felipe el Real, y en el Puesto de Cerro, calle de Alcalá.
Página 33 - ... las densas nubes llueven natales de prietos. Y si esta casta faltara, o no fuera en tanto exceso, no hubiera tanta miseria ni tan escaso comercio. Verás que si las convidas a cenar te aceptan luego, llevando más comitiva que el ejército

Información bibliográfica