Semanario erudito: Que comprehende varias obras inéditas, críticas, morales, instructivas, políticas, históricas, satíricas, y jocosas de nuestros mejores autores antiguos, y modernos, Volumen 10,Números 28-30

Portada
Don Blas Roman, 1790
 

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

No hemos encontrado ninguna reseña en los sitios habituales.

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todo

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 239 - Don Enrique, por la gracia de Dios, rey de Castilla, de León, de Toledo, de Galicia, de Sevilla, de Córdoba, de Murcia, de Jaén, del Algarbe, de Algeciras, de Gibraltar ; señor de Vizcaya y de Molina.
Página 280 - Del estado presente de la literatura en España , del de las tres universidades mayores de Castilla y de sus colegios mayores, entre dos abates napolitanos...
Página 125 - Luego por la mañana, martes , fue un coche por Florencia, que le llamaba el Rey muy apriesa, enviando el del Infantado tres recados unos tras otros. En entrando, le salió á recibir al antecámara el Confesor del Rey, y á apercebir de que tratase á su Majestad sólo de cosas de confianza, porque estaba algo descaecido, y dejase lo demás.
Página 30 - ... ocasionase mortandad. El Comercio interior de todos los frutos de la Provincia de Guayaquil se hace con la de Quito, y el exterior de mar y tierra con el Reyno del Perú, y sus valles ; tienele solo Naval con el Reyno de México , el de Tierra-Firme , y Provincia del Chocó...
Página 20 - Topo, :i cuyas márgenes se halla situada la población de los Canelos, el vecindario de esta consiste en 20 casas que incluyen 40 familias de indios; sus frutos son algunos granos de que viven, y la canela que aunque se cosecha en abundancia, es de ínfimo precio por su desestimable calidad. Este árbol produce una flor que los naturales llaman Ispingo que que por muy aromática es de aprecio.
Página 131 - ... ahora.» Luego al punto se pasó la guarda al cuarto del Príncipe. Y al Rey se le puso morada la mano y brazo izquierdo de algún humor pestilente que estaba en el corazón, y era el que más le causaba aquellas melancolías y congojas. Llegaron los Grandes y besáronle la mano, y los de la Cámara entregaron las llaves, y fueron á besar las del nuevo Rey. Volvieron á abrir el testamento, en que hallaron viva la piedad del muerto Rey. Dejó por sí cuarenta mil misas , sin otras dotaciones...
Página 7 - Una cosa deseo ver acabada de tratar , y es lo que toca á la conservación de los montes y aumento de ellos que es mucho menester , y creo andan muy al cabo.
Página 128 - Besóle la mano, y agradecióle aquel favor, y dijo que no quería una, sino dos. Dijo el Rey tan presto, ¿en qué? — ¿Qué, me las concederá Vuestra Majestad (dijo el Padre) y me da su Real palabra? — Sí. — Pues no quiero otras , Señor, sino que dando Dios á Vuestra Majestad salud, ha de castigar malos y premiar buenos.
Página 147 - Ensayo sobre los alfabetos de las letras desconocidas que se encuentran en las más antiguas medallas y monumentos de España, que publicó D.
Página 165 - Porque como en todas partes tengan la fama estos Padres de que son los únicos que profesan todo género de letras y que no hay otros como ellos para educar a la juventud, y han tenido arte para hacerlo creer, no se cuidan de aprender las ciencias para enseñarlas y todo su anhelo • es atraer a sus estudios gentes de todas clases y arruinar los de otras Religiones y Universidades, lo que han llegado a conseguir por su poder y mando».

Información bibliográfica