Enrique IV (El Impotente); ó, Memorias de una reina: Novela histórica

Portada
J. Ruiz de Morales, 1854 - 630 páginas
 

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

No hemos encontrado ninguna reseña en los sitios habituales.

Otras ediciones - Ver todo

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 195 - Enrique, por la gracia de Dios, Rey de Castilla, de Leon , de Toledo, de Galicia , de Sevilla', de Córdoba, de Murcia , de Jaen, del Algarbe, de Algecira; é Señor de Vizcaya é de Molina : A vos D.
Página 500 - ... voces mandaron leer una carta mas llena de vanidad que de cosas sustanciales, en que señaladamente acusaban al Rey de quatro cosas: Que por la primera, merescia perder la dignidad Real; y entonces llegó Don Alonso Carrillo, Arzobispo de Toledo, é le quitó la corona de la cabeza. Por la segunda, que merescia perder la administración de la...
Página 196 - Padre, Hijo y Espíritu Santo, que son tres personas y un solo Dios verdadero que vive y reina por siempre sin fin...
Página 500 - Zúñiga , é derribó la estatua de la silla en que estaba , diciendo palabras furiosas é deshonestas. El testimo'nio de Alonso de Falencia, conforme en lo sustancial, varia algún tanto en las circunstancias. En un llano, dice, que está...
Página 540 - ... mayor enemiga recrece, se quitaran , como porque «de la guerra nunca procede amistad ni concordia. » Pero considerando la poca templanza é menos aca»tamiento del Arzobispo de Toledo é de los otros » caballeros é grandes que están en Olmedo contra »mi servicio, é visto como quieren mostrar mas solí berbia que obediencia, é mas presunción que cor.
Página 540 - ... mayor enemiga recrece, se quitaran; como porque de la guerra nunca procede amistad ni concordia. Pero considerando la poca templanza , é menos acatamiento del Arzobispo de Toledo , é de los otros caballeros é Gran- j des que estan en Olmedo contra mi servicio , é...
Página 142 - Campo a veinte días del mes de diciembre, año del nacimiento de Nuestro Señor Jesucristo de mil y quinientos tres años.
Página 500 - Don Alonso hasta encima del cadahalso; donde ellos é los otros perlados é caballeros, alzándolo sobre sus hombros é brazos, con voces muy altas dixeron: «¡Castilla por el Rey Don Alonso!
Página 500 - Perlados é caballeros , alzandolo so- 20 bre sus hombros é brazos , con voces muy altas dixeron, Castilla por el Rey Don Alonso. E asi dicho aquesto , las trompetas é atabales sonaron con grande estruendo. Estonces todos los Grandes que...

Información bibliográfica