Imágenes de página
PDF

á Baeza con Rodrigo Gomez de Sandoval; Pelayo cautivo; Gutierre Fernandez; Gonzalo Bermudez, mayordomo de Asturias; el conde de Urgel Hermengol; conde don Ponce, que tenia á Morales, y de su mano su yernovela Gutierrez; Poncio de Minerva; el conde Ladron de Guevara, que llama de Navarra; el conde don Lope, de Castilla Vieja, que son las merindades de Burgos; Pero Jimenez, que tenia á Logroño; el conde don Pedro Osorio; el conde don Osorio; Diego Fernandez, mayordomo del emperador; Gonzalo Ruiz, que tenia la Bureva. Prelados: don Juan, obispo de Leon ; don Guido, obispo de Lugo; don Martin, obispo de Oviedo; don Arnaldo, obispo de Astorga; don Juan, arzobispo de Toledo; don Rodrigo, obispo de Nájara. Fué tan estimada la conquista de Almería que en fin de la historia de Toledo la escribió el autor en versos bárbaros y mal concertados: mas por lo que merece su antigüedad, y decirse en ellos la órden que tuvo el emperador en llevar sus gentes, y dar noticia de algunos señalados caballeros que en esta jornada con extremado valor se señalaron, cuyos descendientes hay hoy dia, pondré aquí este prefacio, que así lo llama (1): PREFACIO DE ALMERÍA. «Otórgame tu gracia, concédeme el don de la palabra, Rey santo, Rey poderoso, que tienes en tu mano la vida y la muerte, para que pueda cantar tus maravillas y describir dignamente famosas guerras de piadosos varones. «Escribieron los antiguos las campañas de sus reyes: escribamos tambien nosotros las gloriosas hazañas de nuestro emperador: él nos dará la recompensa,

1) Sandoval no continuó aquí mas que el original latin. Nosotros ponemos en el texto la traduccion, y continuamos el latin: dice así:

Rex pie. rex fortis, cui sors nanet ultima mortis
Da nobis pacen, linguam praebeque loquiacen:
Ut tua facunde miranda canens, et abunde,
Inclita sanctorum describan bella virorum.
Doctores veteres scripserunt praelia regun.
Scribere nos nostri debemus, et imperatoris;
Prae'ia famosa, quoniam non sunt taediosa,
Otima scriptori, si complacet imperatori,
Reddantur jura, quod scribat bella futura.
Dextra laborantis sperat pia dona Tonantis,
Et bellatoris donumpetit omnibus horis,
Ergo quod elegi describam bella sub regi
Facta paganorum, quia tu gens victa virorum.

Convenere duces Hispani, francigenaeque, Per mare, per terras maurorum bella requirunt, Dux fuit imperii cunctorum rex Toletani, Hic Adefonsus erat, nomen tenet imperatoris, Facta sequens Caroli, cui competit aequiparari, Gente fuere pares, armorum "vi comequales. Gloria bellorum gestorum par fuit horum, Extitit, et testis maurorum pessima pestis, Quos maris aut aestus non protegit, aut sua tellus, Nec possum vi summergi, vel ad aethera sursum Suspendi victa, scelerata fuit quia vicua, Non cognovere Dominum, merito periere, Ista creatura merito fuerat peritura, Cum colunt Baalim, Baalim non liberatillos, Barbara gens talls, sibimet fuit exitialis, Adorat menses, Venturos nuntiat enses. Non tulil impune, quidquid malefecerat ante Numero majores, divino numine minores, Consumpsit bellis, non parcens puero nec puellis, Caetera gens gladiis caeduntur imore bidentum, Nec remanent teneri quicumque valent reperiri. Coelestis dira super hos limittitar ira, Ne nos longa mora turbet vis tardior hora. Est opus incepti redeamus ad alta laboris. Pontifices omnes Toleti, sive Legionis, Exempto gladio divino, corporeoque Orant majores, invitant atque minores, Ut veniant cuncti fortes ad praelia tuti, Crimina persolvunt, voces ad sydera tollunt,

y otros describirán sus futuros combates. «El labrador espera que Dios con sus dones recompensará sus afanes, y espera siempre el guerrero el premio de sus fatigas: cantemos, pues, las guerras en que nuestro rey y sus ejércitos triunfaron de la gente pagana. «Acuden los caudillos españoles, acuden los de Francia, para guerrear por mar y tierra contra el moro; y los gobierna á todos nuestro Alfonso, rey de Toledo, á quien titulan emperador. Y lo merece; porque Alfonso quiere seguir las huellas de Cárlos é igualarse con él, ya que igual es el esplendor de su linaje, igual el poder de sus armas, éigualmente gloriosas son sus campañas. « Los moros experimentaron su pujanza : los que no protegió el mar con sus tempestades, los que no buscaron la salvacion en sus lejanas tierras, todos sintieron la fuerza de su brazo, todos fueron vencidos, llevando el castigo de sus maldades. «Desconocieron á Dios, y sucumbieron; justa fué su caida. Adoraron á Baal, y Baal no pudo salvarlos: ellos mismos buscaron su propia ruina. Daban culto á los astros, presumian adivinar el porvenir; y recibieron la pena de sus iniquidades. Los ménos vencieron en la guerra á los que eran los mas; no se perdonó al infante ni á la doncella, todos murieron como ovejas al filo de la espada; y no hallaron asilo donde ampararse, porque el cielo descargó sobre ellos sus iras. «Mas no nos detengamos, y cojamos otra vez el hilo de nuestra narracion. «Los prelados de Toledo y Leon han desenvainado la cuchilla de Dios y la espada del soldado. Ellos convidan á los grandes y á los chicos á que vengan prepara

Mercedem vitae spondent cunctis utriusque
Argenti dona pron illunt cumque corona,
habent mauri rursus primittiur auri,
ontificus clangor tantus fuit, et pins ardor,
Nunc promittendo, nunc lingua vociferando,
Ut vix jam teneri posset armati teneri,
A canibus cervus velut in sylvis agitatus,
Desiderat fontes dimittens undique montes
Plebs Hispanorum, sic praelia sarracenorum,
Exoptans aeque non dormit nocte dieque
Turba salutaris resonat per climata mundi,
Vox Almariae (1) cunctis estagnita dira,
Dulcius ac nihil est per secula consona vox est,
Haec juvenum cibus est , vetularum florida dos est,
Parvorum dux est, adolescentum pia luv es:,
Pontificum lux est, moabitum ultima nex est.
Francorum fors est, maurorum pessima mors est,
Lis Francis, pax est mauris, licet inclita fax est,
Hispanis ros est, bellandum denique mos est,
Argenti pars est, auri promissio fors est,
Longa quae est, crux est, bellandi gloria lux est.
Majus (2) est mensis procedit galliciensis,
Praecepta Jacobi primo dulcedine sancti,
Ut coeli stellae sic fulgeat spicula mille,
Mille nicant scuta, sunt arma potenter acuta,
Et plebs armata, nam cuncta menet galeata,
Ferri tinnitus , equorum nempe rugitus.
Surdescunt montés, exsiccant undique fontes,
Amittit tellus pascendo florida vellus,
Pulvere praenimio, villescunt lumina "Lunae,
Splendorae thereus frustratur lumine ferri,
Strenuus hanc sequitur turbam consul (3) Ferdinandus
Regali cura moderando Gallica jura,
Imperatoris erat nate tutamine fultus,
Hunc si vidisses fore Regem jam putavisses,
Gloria regali fulget, simul, et Comitali,
Florida milities post hos urbis Legionis,
Portans vexilla, pun more Leonis,
Hec tenet Hispani totius culmina regni,
Regali (4) curā scrutatur regia jura,
Ejus judicio patriae leges moderantur,
Illius auxilio fortissima bella parantur.
Ut Leo devincit animalia, utqüe decore,

(1) Era Almería una cueva de corsarios donde se recogan y salian á robar. (2) En mayo salió el ejército. (3. Conde don Fernando capitan de la gente de Galicia, caballero señaladisimo, de quien son los de Acuna (4). Encarece la ciudad de Leon, cabeza de España

dos para el combate: á todos absuelven de sus pecados, á todos dispensan sus indulgencias, y les prometen el premio de sus trabajos brindándoles con el botin que hagan de los moros. «Tal es el piadoso ardor y tan vehementes han sido las exhortaciones de los prelados, tan poderosas- sus promesas, que no puede ya la hueste refrenar sus ímpetus guerreros. Cual siervo sediento, que acosado en el bosque por numerosa jauría, salta del monte y busca ansioso una fuente; así aqueja á los españoles el ansia de pelear con los sarracenos. «Ni de dia ni de noche, no hay en la hueste un solo momento de descanso: puebla continuamente los aires un solo grito: ¡Almería! la cruel Almería! Repítenlo las jóvenes, repítenlo las viejas, repítenlo los niños, repítenlo los adolescentes, repítenlo tambien los obispos. «Porqué Almería ha de ser la ruina de los moabitas, el palenque de los francos, el sepulcro de los moros, y el triunfo de los españoles. Allí habrá la lucha, allí el botin, allí la recompensa: allí estarán los trabajos, de allí vendrá la gloria. «Corre el mes de mayo, y sale el primero el ejército de Galicia, despues de haber invocado la proteccion del apóstol Santiago. ¿No veis brillar sus lanzas como las estrellas del firmamento? No veis el resplandor de sus escudos y de sus afiladas espadas? En armas toda la multitud, ¿no oís el crugir del hierro y el relincho de los caballos? «A su paso retumban los montes, quedan enjutas las fuentes, yerma la tierra, velada la luna con la polvareda que levantan, y envidia el sol el resplendorde sus armas. «Quién es ese que los acaudilla? Es el esforzado capitan Fernando, el que en lugar del rey gobierna á Galicia, el que mas priva con nuestro emperador. Conde es, y rey lo creyérais; porque real y glorioso es su cortejo. «Ya llegan los estandartes de Leon; aquí están sus milicias, dignas del nombre que llevan. Es su ciudad

Sic cunctas urbes hoc vincit prorsus honore,
Lex fuit antiqua, sunt ejus praelia prima,
Sunt in vexillis (1), et in armis Imperatoris,
Illius signa tutantia cuncta maiigna,
Auro sternuntur quoties ad vella geruntur,
Coelus maurorum visu prosternitur horum,
Nec valet in par vo consistere territus auro,
Ut Lupus urget oves, maris ut premit corda Leonis
Haec iux vitatos sic: perterruit hismaelitas,
Aula primo pie consulta voce Mariae,
Concessa scelerum venia pro more piorum,
Velis extensis procedit flammeus ensis,
Occupat, et terram, virtus fortissima totam,
Gramina pascuntur, paleae, sine fine teruntur,
Hos Radimirus (2 sequitur comis ordine mirus,
Prudens. et mitis Legionis cura salutis.
Forma praeclarus natus de semine regum,
Est Christo charus servans moderamina legum,
In cunetis horum visum tenet imperatoris,
Pervigili cura. cui servit mente benigna,
Flos erat hic Florum, munitus arte bonorum,
Armis edoctus. plenus dulcedine totns,
Consilio pollens, justo moderamine fulgens,
Pontifices omnes praecedit in ordine legum,
Exupet atque pares trucidanda cacumina regum,
Quid dicam plura? superant omnes suma jura.
Non Comiti tali pigritatur quis famulari,
Consu le cum tanto, Legio fera bella requirit,
Irruit in terra non ultimus impiger. Astur (3),
Haec gens exosa, nulli manet aut taediosa,
Tellus atque mare, numquam valet hos superare,
Viribus est fortis, trepidans non pocula mortis,
Aspectu pulchra, spernit suprema sepulchra,
Venandi faciles, venando nec minus apta.
limatur montes, agnoscit et ordine fontes,
Vitare glebas, ac ponti despicit undas,
Vincitur a nullo quidduid cernit superando,
Hoc salvatoris deposcens omnibus horis

(1)Los pendones de Leon eran los principales en la guerra, en lugar y asiento. (2) Conde don Ramiro de Guzman por general de Leon. Era don Ramuro de sangre real. 13. De los asturianos encarece su virtud.

cabeza del reino, modelo en sus leyes, amparo de la corona: ella es la primera en la hueste; y así como el leon es por su nobleza y valor el rey de los animales, así aventaja á todas esta ciudad ilustre. Son sus fueros los mas antiguos, y le corresponde en el ejército el primer puesto porque á todos sirve de guia, ya quedeslumbra á los moros la gloria desus banderas y como la oveja al lobo, no pueden mirarlas sin terror los ismaelitas. «Antes de salirá campaña, han demandado su proteccion á la Vírgen María, han pedido el perdon de sus pecados: van ahora con nuevos brios haciendo temblar la tierra bajo sus plantas, barriendo el suelo por donde pasan, y blandiendo al aire sus centellantes espadas. «¡Y no han de seguir animosos, si los acaudilla el conde Ramiro Florez aquel varon prudente que tiene á su cargo el gobierno de la ciudad! Descendiente de reyes, devoto del Señor, esclavo de la ley, leal vasallo, á todos atiende y para todos implora las bondades del emperador. Poderoso y cumplido caballero, es diestro en las armas, terrible en la batalla , manso en la victoria, cuerdo en el consejo, y templado en su resolucion. En la corte precede á los prelados, en valor iguala á los reyes : ¿quién podrá aventajarlo? No es de admirar que, con tal caudillo, vayan los de Leon sedientos de entrar en batalla. «Siguen en pos de estos los indómitos astures, de todos bienquistos, ni por tierra ni por mar nunca vencidos. Varones esforzados y de guerrero talante, desprecian la muerte; diestros cazadores, trepan lijeros por las fragosidades del monte, salvan con facilidad los rios, sin que los espanten los precipicios, ni teman al mar con sus encrespadas olas. Fuertes con el espíritu de Dios, cuya proteccion invocan de continuo, corren alegres á juntarse con sus compañeros. «Va á su frente Pedro Alfonso, el que sin ser conde todavía, á todos aventaja por sus prendas. Afable con todos, severo en sus costumbres, excede en virtud á

Auxilium tumidas equitando deserit undas,
Et sociis aliis expansis jungitur aliis,
Dux fuit illustrisistis Petrus (1) Adefonsi,
Nondum Consul erat, melitis tamen omnibus est par,
El nulli moestus, incunctis extat honestus,
Fulget honestate, superatoue pares probitate,
Pulcher ut. Absalon , virtute potens sicut Sanson,
Instructisque bonis, documenta tenet Salomonis,
In reditu factus consul , si consulis actus,
Obtinuit meritis, magno ditatus honore,
Inter consortes veneratur ab imperatore,
Regalique pia fulgens (2) uxore Maria,
Nata fuit comitis meritò fiet comitissa, -
Gemma surgentes, sic eril per secula phoenix.
Post haec Castellae procedunt espicula mille,
Famosi cives per secula longa potentes,
Illorum castra fulgent coeli velut astra,
Auro fulgebant, argentea vassa ferebant,
Non est paupertas in eis , sed magna facultas,
Nullus mendicus, atque debilis , nec malè tardus,
Sum fortes cuncti. sunt in certamine tuti ,
Carnes et vina sunt in castris in opima.
Copia frumenti datur omnisponte petenti,
Armorum tanta, stellarum lumina quanta,
Sunt, et qui multi, ferro seu pano suffulti,
Illorum lingua resonat quasi tv mpano tuba.
Sunt nimis elati, sunt divitis dilatati,
Castella vires per secula fuere rebelles,
Inclita Castella. ciens saevissima bella.
Vix cuiquam regun voluit submittere collum,
lndonite vixit, coeli lux cuam diu luxit,
Hanc cunctis horis domuit sors imperatoris,
Solus castellam domitavit sicut asellam,
Ponens in domito legis nova federa collo,
In virtute sua durans tamen inviolata.
Fortis castella procedil ad intima bella,
Velis extensis pavor oritur hismaelitis.
Quos velut evenit, rex post mucrone peremit,
Innumerabilis, insuperabilis, et sine cura,

(1) Pedro Alonso capitan de Asturias. (). Su mojer doña Maria de sangre real.

sus iguales. Apuesto como Absalon, fuerte como Sanson y sabio como Salomon, diéronle á la vuelta la dignidad condal, ganada con sus hazañas, honrándole y distinguiéndole el emperador entre los suyos. «Es su esposa María, de regia estirpe, la que, hija de conde, será luego condesa; la que brillando como preciosa margarita, será luego el fénix de su tiempo. «¿No distinguís en seguida las mil lanzas de Castilla, de aquellos esforzados ciudadanos, siempre poderosos? Con el oro que los cubre, con sus vasos de plata, vese brillar su hueste desde léjos: todos son opulentos, todos valientes, todos vuelan ganosos á la lid, todos se mantienen firmes en el combate. En su campamento, reina para todos la abundancia : su número iguala al de las estrellas, y cubiertos de hierro ó armados á la lijera, marchan en busca del enemigo con bélico clamoreo. «Henchidos de orgullo, ufanos con sus riquezas, fueron siempre rebeldes al yugo, moviendo cruelísimas guerras desde sus encumbrados castillos: á ningun rey quisieron someterse, y vivieron siempre libres, sin reconocer señor. ¿Quién ha logrado sojuzgarlos?Nuestro emperador. «Alfonso les ha impuesto leyes, Alfonso les ha hecho doblar la cerviz: no por esto ha menguado su pujanza. Van ahora á tomar con los demás parte en la guerra, y marchan presurosos, porque son el terror de los ismaelitas, y con su ayuda y con sus espadas exterminará á los moros nuestro rey. «Extremadura! Extremadura! Tú has consultado el porvenir, tú has conocido por tus agüeros el fin que debia tener el enemigo y marchas tambien animosa á destruirlo. «¿Quién podrá contar el número de tus soldados? Tanto valiera contar las estrellas que tachonan el firmamento, las olas del mar embravecido, las gotas del rocío y las yerbas de los campos.

Estrematura praenoscens cuncta futura,
Augurio docta quod erat mala gens perittura.
Visis tot signis audaciter jungiturillis,
Si coeli stellas, turbati vel maris undas,
Si pluviae guttas, camporum necnon et hervas,
Ordine quis nosset, populum numerare valeret.
Vina bibens multa. largo cum pane suffulta.
Ferret, vellet, pondus atestatis despicit aestus.
Opperit hoc terram velut innumerata loccusta
Coelum sive mare, non suflicit hoc saciare,
Disrumpunt montes, exsiccant ordine fontes,
9: consurgunt, coelorum lumina tollunt,
ens fera, gens fortis, metuens non pocula mortis.
Pontius ista Comes regit agmina nobilis hasta,
Virtus Sansonis erat hic , et gladius Gedeonis,
Comparerat Ionathae, praeclarus Jesu Navae.
Gentis erat rector, sicut fortissimus Hector.
Da psilis, et verav , velut insuperabilis Ayax,
Non cuiquam cedit, nusquam Ibellando recedit.
Non vertis dorsum, numquam fugitille retrorsum,
Immemor uxoris, cum pugnaturvel amoris,
Dapsia spernuntur, certamina quando geruntur,
Spernuntur mensa , plus gaudet dum ferit ense,
Dum quatitur basta, mala gens prosternitur hasta.
Hic numquam moestus tollerat certaminis aestus,
Dextra ferit fortis, resonat vox, sternitur hostis,
Cum dal consilium , documenta tenet Salomonis,
Profulcris enses mutat, numerandoque menses,
Escas ipse parat, prae se suavina propinat,
Militibus laesis, dum tollitur horrida cassis,
Mauris est pestis, fuit Urgi postea testis.
Pontius hic consul fieri gliscit magnis exul,
Temperet vellandi quam linquat ense potiri,
Pro meritò tolli, semper places imperatori,
Provictis vellis ditatur munere regis,
Omnia quam regna domitat virtute superna.
Jungitur his cunctis Ferdinandus et ipse Joannis (1)
Militia clarus, bello numquam superatus,
Rex Portugali metuebat eo superari,

*) Fernando Joanes.

«El zumo de la vid redobia sus brios, la abundancia de víveres acrecienta sus fuerzas: por esto arrostran alegres la fatiga, y sufren gustosos los ardores del sol, las inclemencias del tiempo. Parecen por su número un enjambre de langostas, y no basta á contenerlos la tierra: tramontan las cordilleras, y dejan á su paso enjutas las fuentes, oscurecen la luz del sol; feroces y esforzados, miran con desprecio la muerte. «Llevan por capitan al conde Ponce, á ese Sanson en la fuerza, Gedeon en el manejo de la espada, á ese nuevo Jonatás. Valiente como Hector, impertérrito como Ayax, va siempre delante de los suyos, y nunca volvió las espaldas al enemigo. Ardiente en el combate, ni recuerda el amor de la esposa, ni los placeres de la mesa; todo lo olvida: son sus placeres las lides, son su gloria los enemigos que derriba su poderosa lanza. Nunca le sobrecogió la tristeza en el calor de combate; nunca halló quien resistiese á su potente diestra; solo el oir su voz desmayaba al enemigo. «Y no creais que sea tan solo valiente y esforzado, que es tambien un Salomon en el consejo. Gústale cambiará menudo de espada, y ha sido siempre el terror de la morisma. Él mismo adereza sus manjares y escancia sus vinos, sin hacer caso de los lamentos de sus soldados heridos. «Quiso en la guerra conquistar nuevas dignidades y empuñó la espada; hízose grato al emperador, y el emperador recompensó sus méritos. «¿Quién es ese que ahora llega, de ilustre linaje, invicto en la lid, á quien el rey de Portugal estuvo siempre temiendo, y que fué siempre el terror del enemigo porque su espada acuchillaba al infante y su lanza desarzonaba al caballero? Es Fernando Ivañez, el que en mil sangrientos combates derrotó á los moros. «Nunca contó el número de sus contrarios; con pocos atacó á muchos, y todos volvieron siempre las espaldas, si supieron que era Fernando su enemigo.

Campo fulgentem, cum vidit bella gerentem,
Nam quo vertebat vultum, vel quo veniebat,
Cunctos terrebat, cunctos simul ense premebat,
Nemo manet sella quominus sua quem ferit hasta,
Sapius hic bellis mauros devicit acerlis.
Nec dubitavit eos, paucis invadere multos,
Nam cuncti fugiunt Ferdinandi qui fore noscunt,
Ad fuit ast largo bello generosa propago,
Et natos multos peperit sibi juncta "virago,
Qui bene patriscant, agarenosque ense truncant,
Securus tales pater est qui conmovet enses,
Hunc bello mota sequebatür Limia tota,
Extremi populos sibi gaudet jungere multos,
Militibus tantis, gratulatur rexque receptis,
Magnificique virum, suscepit in ordine "mirum.
Alvarus e venit Roderici filius alti.
Intulit hic laetum, multis tenuitque Toletum,
E pater innato laudatur natus, et ipse,
Fortis at ille fuit, nec nati gloria cedit,
Pater patri magnus, natus sed pollet avo plus,
Cognitus est omnibus est avus Avarus Aix probitatis
Nec minus hostibus extitit impins urbis bonitatis,
Audio sic dici, quod est Alvarus ille (2) Fanici,
HIsmaelitarum gentes donuit, nec earum
Oppida vel turres, potuerunt stare fortes.
Fortia frangebat, sic fortis ille premebat,
Tempore Roldani si tertius Alvarus esset
Post Oliverum fateor sine crimine rerum.
Subjuga francorum fueratgens agarenorum,
Nec socii charijacuissent morte perempti,
Nullaque sub coelo melior fuit hasta sereno,
Ipse Rodericus (3) mio Cid semper vocatus,
De quo cantatur, quod ab hostibus haud superatus,
ui domuit mauros, comites domuit quoque nostros
unc extollebat se laude minore ferebat,
Sed fateor virun quod tollet nulla dierum,
Meo Cidi primus, fuit Alvarus atque secundus.

[ocr errors]

« Fué el tronco de una numerosa prole, contando tantos guerreros como hijos le dió su esposa; pues todos siguieron las huellas de su padre, midiendo sus armas con los agarenos. Acompáñanlo ahora todos los de Limia, y acoge el rey gozoso á tan brillante comitiva.

«En pos de Fernando Ivañez sigue otro valiente caballero: es el que defendióá Toledo, con muerte de los que intentaron reconquistarla, es Alvaro, el hijo de Rodrigo, es el esforzado paladin que siguiendo las huellas de su padre, le aventaja en gloria y rivaliza en va

lor con sus mayores. «Fué su abuelo Alvar Fáñez, renombrado por su bondad, temido de sus enemigos; el que siempre vencióá los ismaelitas, sin que bastasen á defenderlos sólidas murallas ni recios torreones, porque todo cedia á su empuje. «No hubieran sido los francos vencidos por los agarenos, ni sucumbieran Roldan y Oliveros, ni hubieran visto á sus soldados segados por la muerte, si hubiese habido otro Alvar en aquellos tiempos. Porqué no hubo mejor lanza que la suya , y lo ensalzaba sobre sí el mismo Rodrigo, el que llamaban mio Cid, aquel que nunca fué vencido, que fué siempre el azote de los moros, y que enfrenó á nuestros mismos condes. «Lisonja fué sin duda; mas si fué el Cid el primero, fué Álvaro el segundo de los caballeros de su tiempo. Con la muerte del Cid cayó Valencia; murió Alvar Fáñez, y los guerreros todos honraron con sus lágrimassu tumba; porquéél los adiestró, cuando jóvenes, en el manejo de las armas, y él les enseñóá vencer al enemigo. «Viene ahora el descendiente de tan ilustres progenitores, viene Alvar Rodriguez con honrosa compañía. Síguenlo los de Navia, lo siguen los de Monegro, y lo siguen tambien los de la tierra de Lugo. Todos van á su costa, á todos los mantienen sus riquezas: cabalgan en mulos, y llevan del diestro sus caballos de bata

Morte Roderici Valentia plangil amici, Nec valluit Christi famulus ea plus retinere, Alvare te plorant juvenes, lacry misque decorant, uos bené nutristi, quibus, et pius arma dedisti, Fovisti parvos firmas certamine magnos, Talibus ac tantis, tractus patribus generosis Alvarus arce ferit mauros quam probus odit, Navia dat vires. mons niger dat quoque plures, Terraque Lucensis munimuna praestitiu ensis, Nec desunt equites, tribuit quia plurima dives, Omnibus instructis, et sumptibus ante paratis, Mulos conscendunt, el equi vacui quoque pergunt, Quos pueri dicunt, humerisque scuta reponunt, Jamgue propinquabant castris fumosque videbant, Pulvuream nebulam terram comprehéndere touam, Rex vidit et totan jussit conscendere scholam, Magnificique viros, sic demum suscepit istos. Natus (1) Fernandi domibus jubet arma rebelli, Martinus dictus magnos mauros dedit ictus, Huic gaudet Fita quonian dominaturin ista, In vultu niveus, membris, et corpore largus, Formosus, fortis, probus est, et cohortis, Difugiunt Mauri, cum vox tonat pave facti, Hic pulchros pulchris armis armavit ephebos, Castraque Martini turba resonant juvenili, li mortem spernunt, audaces sic quoque fuerint, Plus gaudent bello, quam guadet amicus amico, Vexillis altis intrant tentoria regis. Hortantes ad bella duces, cur estis hic pigritantes, Alia post dicta qua jurant non fore ficta, Cuncu descendunt, regem simul ordine quaerunt, Alque genufflexo, bone rex dixere valleto, Sicque sedent patris tandem studuere novellis, Nolo sit oblitus comes inclytus (2, Hermenegildus, Inter consortes micat hic quas stella cohortes Est sarracenis et charus Christicolisque Si partin fari satis valet equiparari Regibus exceptis hic armis more receptis, Cur virtute Dei fretus multo comitatu, Ad pugnam venit qua plures ense peremit,

Martin Fernandez de Ilita. 2 Conde Ilermengol.

lla; van á la lijera, y llevan escuderos sus escudos. «Acercándose van al campamento, descubren ya sus ahumadas; y al divisar el rey Alfonso la polvareda que levantan, sálelosá recibir conostentoso acompañamiento. «Llega ahora con sus vasallos Martin Fernandez, señor de Hita; aquel cuya fuerza y poderío experimentaron mas de una vez los moros. Blanco de rostro, fornido en sus miembros, apuesto, valiente y honrado, huyen solo al oir su voz los agarenos. Armó con pulidas armas ágentiles donceles, y se distingue su hueste por el juvenil alborozo. Sin temor á la muerte y osados como ninguno, gozan en la lucha como si departieran con un amigo. «¿Véislos entrar en el campamento del rey con banderas desplegadas, exhortando á los caudillos a la guerra é increpando su inaccion á todos? Apéanse luego, preséntanseáAlfonso, doblan ante él la rodilla y le saludan. «Y entre tantos ilustres guerreros como acudieron á la lid, ¿quién no distinguirá tambien al ínclito conde Armengol? Brilla entre sus compañeros, como resplandece el sol sobre los demás planetas: de todos es bienquisto, de cristianos y de sarracenos; en nobleza iguala á los reyes, y los iguala tambien en el manejo de las armas. Acude ahora con séquito numeroso, y puesta en Dios su confianza, va á justificar su renombre de paladin ilustre. «Tarda, pero tambien comparece al cabo Gutierre Fernandez, privado de nuestro emperador, cuyo hijo Sancho ha sido su alumno desde la cuna. Educolo solícito, y por él se ha encumbrado Gutierre á las mas altas dignidades. «Llega luego árienda suelta con regios pendones y capitaneando numerosa hueste otro ilustre caudillo: el yerno del emperador García Ramirez, el que reina en Pamplona, en Alava y en toda la Navarra. Acompáñanlo á la guerra sus valientes vasallos, y se regocija todo el ejército español con su llegada.

Tardius ad bellum Guterrius (1), et Fredinandi, Non venit, est regis quolam tutamine fretus, Sanccius est nostri qui filius imperators, Cum primum natus huic traditurille docendus, Nutrit eum chane, quem vult omnes superare, Consors majorum Guterrus extat honorum. Ipse catervatim properans ad praelia pergit, Ad bellum properat, regalia sinaque portal, Laxatis lorís charus gener imperatoris (2), Nomme Garsia, sed Pampilonia tota Jungitur Alava, Navarria fulget. el ense Omnibus his fultus, gaudet certamune tutus, Ramiri natus regis si postea virtus, Hujus in adventum gaudes Hispania tota, Suspit. el dominum, nam scit Regi fore gratum, Regibus haud dispar, et hoste turbine compar, Talibus auxiliis, ac tantis Hispania falta columnis Erectis signis Andujar occupant o as, Primitus Andujar (3) degustans vina doloris, Augusti jussu, circunda tur imperatoris. Summitur hoc castrum, sed, et Urgi sternitur ipsum, Clanat, el Baa lim, Baalim descita dista, Denegat auxilium, quia non valet his dare ullum, Sic per tres menses admittunt ordine messes, Ammetunt cuncta, fuerant quae parta labore, Viribus exhaustis, comsumptis omnibus escis, Obsidibusque datis, jam pacs foedera quaerunt. Vivere cum requirunt, Regi sua, se quoque dederunt Redditur, et Baiuos castellium nobile quðdam, Inclita Bayona (4) scripta non sponte corona, Redditur invictis vexilis imperatoris, Nobilis urbus alia quae fertur voce Baeza, Visis tot signis, magno concussa tremore, Doposito prisco, collum sumittit honore, Ut gaude reddi, cum uon valet esse rebellis, Caetera castella una uri quae sunt ea circa, (1) Gutierre Fernandez de Castro, ayo del rey don Sancho. al Rey don Garcia de Navarra , yerno del emperador. 3, Toma de Andujar. , Nu puede ser la Bayona Alobriga de Galicia, ni las islas de este nombre frontera» de la ria de Vigo, ni el despoblado de este nombre en el partido de Medina del Campo, m la Bayona de Tajuña. Algunos inan leido Cazlona, otros Cazorla. B.

e Con tales aprestos y compuesto el ejército de tan lucidos escuadrones, despliega al aire sus banderas y encamínase á Andújar. «Fué esta plaza la primera que hubo de experimentar el poder de las cristianas huestes. Circunvalada por órden de nuestro emperador, estrechada en su recinto, invocóá su profeta, y su profeta no pudo socorrerla. Despues de un cerco de tres meses, perdida la cosecha de sus campos, perdidas todas sus riquezas, agotadas sus fuerzas y acosada por el hambre, pidió capitular, entregó sus rehenes, y con rendirse al rey salvó la vida de sus defensores. «Rendida Andújar, rindiéronse tras ella á las victoriosas armas del emperador el castillo de Baños y la plaza de Bayona (Cazlona, ó Cazorla) : rindiéronse por último la noble ciudad de Baeza y todos los castillos que tenian los moros en su comarca , porque escarmentados con la ruina de las demás ciudades, renunciaron á la defensa, y se contentaron con salvar sus vidas los que debieran defenderlos. «Por gobernador de todas esas conquistas nombra nuestro rey al ilustre capitan Manrique. Celoso cristiano y consumado guerrero, respetábanlo los enemigos y honrábanlo los suyos; porque dadivoso siempre, valiente en el combate y sabio en el consejo, tuvo siempre delante el ejemplo de su padre, el insigne caudillo Pedro de Lara, que gobernó y defendió por tanto tiempo sus estados. «Heredero ahora de los timbres y de la gloria de su padre, hálos acrecentado, siendo leal vasallo y el espanto de la morisma. Por esto le favorece el emperador con sus mercedes. «Se han terminado ya esas conquistas; mas entretanto ha discurrido el tiempo, se ha concluido el plazo de la campaña, y quieren los vasallos restituirse á sus hogares, siguiendo en estola costumbre de sus pasados. «Pocos eran ya los que habia logrado detener nuestro rey con su vigilancia y sus cuidados, cuando se le presenta un mensajero que anunciándole la llegada de los francos, le habla de esta manera :

«–Salúdate, emperador, la juventud ilustre de los francos. Dispuestos á pelear, han acudido á tus costas: con ellos viene tu pariente Ramon, que fiel á su promesa, arde en deseos de medir sus armas con el enemigo; con ellos vienen los genoveses , vienen los pisanos, y viene el insigne caudillo Guillermo de Mompeller. «Traen numerosa escuadra, copioso bastimento, y buen ánimo, para entrar luego en batalla. Cumpliendo con lo pactado, acaban de entrar en el puerto : los moros experimentarán luego lo certero de sus tiros y el buen temple de sus mas. «¿Porqué te detienes? Al rayar la aurora romperán el ataque, y... vencerán, á tus enemigos: no necesitan mas sino que tú los animes con tu presencia.«Con tales anuncios cobró nuestro emperador nuevos alientos; pero desmayaron los soldados. «-¿Hasta cuando, decian, ha de durar esta campaña. sucediéndose cada dia un combate á otro combate? ¿Porqué ha de regocijarse el rey por estas nuevas que anuncian nuestra ruina ? Cércanos por todos lados el enemigo, y nos acecha en los caminos para hacer difícil y costosa nuestra retirada; acosados por todas partes, hemos consumido ya todas nuestras vituallas, y no tenemos medio de renovarlas. «Con el cebo de escaso botin y mezquina recompensa, sucumbiremos todos en la demanda, y nuestras esposas recibirán en sus brazos á otros maridos, y llorarán nuestros hijos, y los cuervos y los buitres se cebarán en nuestros cadáveres.— «Entre otros prelados hállase allí presente el obispo de Astorga, diestro en blandir la espada como el mascumplido guerrero; y al ver el desaliento de los suyos, pide serde todos escuchado, y les dirige su vozdeesta manera: «–Gloria á Dios en las alturas , y paz en la tierra á los servidores del Señor. Confesad, contritos, vuestros pecados, y se os abrirán de par en par las puertas del paraiso: tened confianza en Dios, creed en su omnipotencia. El es el Señor de los señores: ¿no ha obrado ya por nosotros continuados milagros? «Los cielos. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Onia cun reddun tur, vi tan pro munere poscuini, Vita concesso, recreant sua corpora fessa, Urbibus his cunctis strenuus praeponitur armis, Consul Manrique (1) Christinon fictus amicus, Complacuit cunctis, complacuit simul imperatoris, Ut sarracenis fulgeret Christicolisque, Forma praeclarus. cunclis era tipseque charus, Dapsibilis. et largus, nulli per secula parcus, Arumis pollebat, mentem, sapientis habebat, Bello gaudebat, belli documenta tenebat, Hic patricabat in cunctis quae faciebat, Larensis Petrus (2) consul extilit Pater hujus. Qui rexit propriam per secula plurima terram, Natus. et incunctis sequitur vestigia patris, Pri maevo flore, sed ob hoc ditatus honore, Atgue suo more veneratus ab imperatore, Legis erat testis, maurorum pessima pestis. Omnibus expletis, quae diximus atque per actis, Tempore consumpto, priscorum more parentum, Cumpalma redeunt cives ad momenia patrum, Exceptis paucis, tenet hos solertia regis, Augusti nepta fuerat cum nuntia clara, Per mare francorum veniunt multis sed amara, Atue satutato pro moribus imperatore, Nuntia sic fantur totíus gloria regni. O decus egregium francorum pulchra juventus, Expansis bellis vos clara voce salutat. Ad maris, el ripas, armato milite sperat, Vester cognatus, uti promisit Raymundus (3), lostis adversum properat nimium furibundus, Et gens pisana venit in simul, et genuana. Dux Pesullanus Guillelmus in ordine magnus, Hos sequitur juxta celsa fortifique carina, Sunt nimis armati, ad fera bella parati, (1) Don Manrique, dásele Baeza. (2) Don Pedro de Lara, padre de don Manrique, de quien son los duques de Nájara y condes de Paredes, Osornov Aguilar. 13 Conde don Ranon, cuñado del emperador, estaba jurado en Aragon por doña Petronila su mujer

TOMO III.

Sunt memores pact, portum non demue nacti,
Adversum mauros lapides portant quoque duros,
Mille rates ducunt, te tardum jam fore dicunt,
Armis, el pictis, onerati dulcibus escis,
Aurora rapto certabunt agmine facto,
El vestros hostes mactabunt nempè libenter,
Indigel auxilio nullius turba venusta.
Si fuerint vestra praesenti duce suffulta,
Nuntia dixerunt, ut. La lua sic tacuerunt,
Talibus auditis, redii mens imperatoris,
Sed trepidant fortes sub tali voce cohortes,
Proximus ad socium lacrymans sic fatur amicum,
Usque modo bella bellis sunt undique mixta,
Nuntia sunt chara Regi, nobis sed amara,
Undique sunt hostes, in itinere quasi postes,
Et via longa nobis, diversis consita spinis,
Potus. sive cibus, in saccis nont manet ullus,
Partibus e cunctis, sequitur nos bellicosus ensis
Heu lux argenti chari, fulgorve talenti,
Non escis no-stris utinam collata sinistris,
Auro pro parvo gladiis moriemur in agro,
Et plaudent aliis uxores nenpè maritis,
El nati fllebunt, alii cum lecta tenebunt,
El carnes no-tras volucres coeli la cerabunt.
Inter Pontifices praesentes Astoricensis (1),
Hoc cernens Praesul, cujus micat inclitus ensis,
Plusquam consortes, confortans voce cohortes.
Alloquiturgentem jam prorsus deficientem.
Votibus et dextra, sunt magna silentia facta,
Psallat in excelsis coelorum gloria dixit,
Pax sit. et in terris genti domini famulanti,
Nunc opus ut quisque benè confiteatur et aequè,
Et dulces portas Paradisi noscal apertas.
Credite quaeso Deo. Deus est profecto Deorum,
Nec non Cunctorum Dominus manet hic Dominorum.
Qui fecil laetus nobis miracula solus,
Constat et Coeli. . . . . . - - • • - - - - . . . . . . -
( , Obispo de Astorga valeroso, llamose don Hernaldo.

[ocr errors]
« AnteriorContinuar »