Obras: Poesías

Portada
Por Repullés ; Se hallará en la Librería de Orea, 1818
 

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

No hemos encontrado ninguna reseña en los sitios habituales.

Páginas seleccionadas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 323 - ¡en éstos se ha convertido tu carne! ¡De tus hermosos ojos se han engendrado estos vivientes asquerosos! ¡Tu pelo, que en lo fuerte de mi pasión llamé mil veces no sólo más rubio, sino más precioso que el oro, ha producido esta podre! ¡Tus blancas manos, tus labios amorosos se han vuelto materia y corrupción! ¡En qué estado estarán las tristes reliquias de tu cadáver! ¡A qué sentido no ofenderá la misma que fue el hechizo de todos ellos!
Página 100 - Descartes los libros revolviendo; otros, contando ansiosos sus mal habidos pesos, atando y desatando los antiguos talegos. Pero acá lo pasamos junto al rincón del fuego asando unas castañas, ardiendo un tronco entero, hablando de las viñas, contando alegres cuentos, bebiendo grandes copas, comiendo buenos quesos...
Página 59 - BUS cabezas Y cuellos juveniles. Ya te esperan pastores, Que deseosos viven De escuchar tus canciones, Que con gusto repiten. Y para que sus voces A los ecos admiren , Y repitan tus versos...
Página 30 - Y la voz dé los pueblos llega al cielo Con júbilos, con gozo y alegría, El cielo esparce su bondad al suelo: Y yo sintiendo el deseado dia, Viendo en él mi esperanza fenecida, Pues la guerra tu gracia me ofrecia, Vine á la Corte, donde nueva vida , Nuevas lides ofrece y nueva pena Con colores de gustos bien fingida.
Página 186 - De los astros , que en torno el cielo mueve; Si desciende algun dia Al mundo , le fastidian los manjares Del huerto , viña , campo , monte y mares. Desde que el campo elíseo al tierno Orfeo...
Página 13 - Héroes he de llamar á los tiranos. ¿Y di, lector, acaso nos importa ( Pues la vida es tan frágil y tan corta ) Que Febo dé su vuelta concertada, Siendo la tierra la que está parada ; O que parado el sol , la tierra suelta Al rededor de Febo dé la vuelta?
Página 314 - Quedé en aquellas sombras, rodeado de sepulcros, tocando imágenes de muerte, envuelto en tinieblas, y sin respirar apenas, sino los cortos ratos que la congoja me permitía, cubierta mi fantasía, cual si fuera con un negro manto de densísima tristeza.
Página 305 - Él es. El rostro pálido, flaco, sucio, barbado y temeroso; el azadón y pico que trae al hombro, el vestido lúgubre, las piernas desnudas, los pies descalzos, que pisan con turbación; todo me indica ser Lorenzo, el sepulturero del templo, aquel bulto, cuyo encuentro horrorizaría a quien le viese.
Página 85 - ... apurada y vi que era veneno. Tu mar ofrece, con fingida calma, bonanza sin escollo ni contagio; yo me embarqué con tal falaz presagio, vi cada rumbo, que se ofrece al alma, y vi que era un naufragio.
Página 29 - Y á quien el dia deseado tarda. Ya de otro caos la naturaleza Sale segunda vez ; no se acobarda El marinero ya con la fiereza Del mar, ni el labrador ya se detiene En romper de la tierra la dureza. Cada arte y ciencia nueva vez previene A quien la...

Información bibliográfica