Imágenes de página
PDF

y suponiendo el gasto de los restantes en cuatro maravedises diarios, ó lo que es lo mismo, 44 reales vellon anuales, presenta un resultado de 176 millones de reales en cada año. Encontrando tambien este cálculo sobradamente inesacto, no entramos à discutir sobre él, pues no es presumible que las dos terceras partes de la poblacion sean hoy consumidores de este artículo.

En medio de estos cálculos, agrega el Sr. Muchada, hay uno que se aproxima bastante á la esactitud, si bien lo conceptuamos algun tanto exajerado para el pais á que se aplica. Nos contraemos al que hace M. Fabre de l'Aude quien conceptuando en su tiempo la poblacion de Francia en mas de treinta millones de habitantes, supone que de ellos gastaban tabaco ocho millones; y regulando á cada uno el consumo anual de siete libras hace sobre esta base ascender el total de 57 millones de libras, por cuya proporcion corresponderian á España 27,854,000 libras.

Careciendo de otros antecedentes vamos á fundar nuestra opinion (hable el Sr. Diputado por Càdiz) sobre este punto, y á deducir cual puede ser el verdadero consumo de este artículo en España ó al ménos el mas aproximado, tomando por base la poblacion de 14,660,000 almas, que segun el Sr. D. Pascual Madoz, habia el año de 1834. Antes de todo es necesario hacer la debida distincion de sexos; y como dicho Sr. al calcular la poblacion solo la presenta en globo, nos valdremos para ello de la proporcion que arroja de sí el censo de 1803, que consistiendo en 10,355,999 habitantes, de los cuales 5, 146,762 son varones y 5,204,337 hembras, corresponden á los 14.660,000 actuales 7.285,779 de los primeros y 7.374,221 de los segundos. Ademas como el consumo tiene relacion con las edades, queremos tambien analizarlas para obtener el cálculo con mas esactitud: tampoco el Sr. Madoz nos suministra este detalle, niel censo de 1803 entra en semejantes pormenores; parécenos pues acertado tomar por base la proporcion que habia en la poblacion de Madrid en el año de 1793 y con arreglo á ella deduciremos que de los 7.285,779 varones, 869,000 no llegan á 16 años debiendo los 6.416,395 restantes ser comprendidos en la edad mayor.

Esta misma clasificacion designa por si sola cual es el número de consumidores que existe en la Península, no ereemos que haya exajeracion de cálculo si se adopta como base el que toda la clase adulta sea consumidora, pues en realidad es muy raro el hombre que no fuma en España, tanto el pobre como el rico, el jóven como el anciano; y aunque esto no fuese esacto, resultaria que las excepciones de esta regla se hallarán suficientemente compensadas con el nú-. mero de los que fuera de esta clase hacen uso del tabaco, ya sea buscándolos de esa misma edad menor de 16 años, escluida en su totalidad, ya en el otro sexo, pues á la gran cantidad de mujeres que hacen uso del tabaco es preciso añadir el consumo que se hace del de polvo, particularmente entre los ancianos, lo cual contribuye poderosamente al aumento de esta renta.

A pesar de esto y aunque no puede suponerse que los no consumidores de tabaco en la Península estén en relacion de uno á seis de los que componen la clase adulta masculina, queremos reducir nuestro cálculo á un término que nunca pueda calificarse de exajerado, rebajando todavia un millon como no consumidores lo cual dejará reducido el número á 5,416,395. Señalándoles á estos la m6dica cantidad de cuatro libras de consumo anual, que por término medio equivale á una sesta parte de onza al dia, ó lo que es lo mismo, á poco mas de un cigarro, nos dará todavia al año un consumo de 21.665,590 libras. (1)

El autór sospecha que no faltarán personas que juzguen exajerado su cálculo; pero cree que tiene motivos para asegurar que por algunos documentos resulta que en el año de 1838 se introdujeron en España 320,000 quintales de tabaco de los cuales solo 75,000 fueron para el Gobierno; y agrega que lo que está fuera de toda controversia es que el menor consumo del tabaco que puede calcularse en la nacion asciende á 21.665,590 libras; y para que no quede ni aun la mas remota duda, si no se consideran suficientes todos los datos oficiales que existen de los consumos de otros paises, ya sea que este tráfico esté estancado y que en la administracion se halle en

(1) Al ver este considerable guarismo del consumo del tabaco en la Península hemos querido indagar, en cuanto lo permiten los datos que tenemos, cual es la cantidad de tabaco que así en rama como elaborado sale de los puertos habilitados de esta Isla en un año cualquiera, por la via legal de las Aduanas. Para esto hemos acudido á las balanzas que publica anualmente la Administracion, elijiendo la que corresponde al año de 1846 por ser la mas reciente y la que ofrece grande esportacion. Resulta de nuestras investigaciones que en bandera nacional para puertos nacionales se esportaron ---- 3.240,554 libras de tabaco en rama, .

342.532 elaborado en cigarros, cigarrillos &a.

Total...3.582,086 libras.

Advertimos que asignamos á cada cigarro el peso de una onza Llo qu no nos parece asacto) por seguir los mismos términos que han servido al autor para deducir el consumo que dá por resultado de sus cálculos. Sea lo que fuere, debemos inferir que si es cierto ó aproximado el consumo de 21.665,590 libras de tabaco en la Península, remitiéndose solo de esta Isla 8.582,086 libras, es necesario que Manila y el nauseabundó tabaco de Kentuki y de Virginia llene lo demas que falta para completar el guarismo y concurran tambien los estranjeros con sus importaciones por Gibraltar. Sin detenernos mucho en estos cálculos conjeturales podemos igualmente sentar una induccion. Si en la Península se calcula el consumo del tabaco en mas de veinte y un millones y medio de libras, y la Isla de Cuba solo importa allí tres y medio millones por la vía legal, parece que esta debe ser una circunstancia favorable á la produccion de este fruto, que solo espera la cesacion de los obstáculos ó algunas medidas oportunas para acudir á abastecer á los ¿ peninsulares con nuestro tabaco, cuya supremacía nadie puede disputarle. LEl D.l

esta parte conforme con la nuestra, ó bien que sea un artículo admitido á libre comercio, con derechos mas ó ménos crecidos, se propone el Sr. Muchada demostrar el consumo de Francia en donde se halla establecido el estanco desde el año de 1810, y cuyos primeros ensayos fueron hechos en años de guerras, invasiones y trastornos interiores. Sin embargo, el producto neto ó beneficio en esta renta, desde 1.o de julio de 1811 hasta 31 de diciembre de 1815 fué de 125.479,145 francos, que equivalen á 11 1.537,018 reales vellon en cada año; pero en los siguientes han tenido los consumos un aumento estraordinario como se evidencia por los datos que estampamos á continuación.

Tabaco vendido en Francia.

- KILóGRAMos. PRoDUcTo To- LIQUIDo, AÑos. (1) TAL, FRANCos. FRANcos. 1817. l 1.598,591 62.1 16,138 38, 182,994 . 1818 11.670, 173 65.629,649 41.705,86l 1819 11.104,628 63.939,706 4l.412,839 1820 - 12.645,277 64.027, 137 42.219,604 1825 12.822,S53 67.253,906 44.030,453. 1827 11.198,505 66.657,229 45.728,933 182S 11.327,091 67.889,387 46.385,633 1829 11.070,722 66.504.027 45.632,49o 1830 1 1.169,554 67.172.872 46.782,4OS 1834 12.395,539 72.555,622 50.843,714 1835 12.774,635 74.341,288 51.700,181 1836 13.592, 197 78.171,418 55.629,54o 1837 14.143,791 81.366,947 59,028,912 ,

Del estado anterior se deduce el estraordinario impulso que ha tomado en Francia la venta de este artículo en un período de veinte años, á contar desde 1817 á 1837. En el primero solo se espendieron segun aparece l 1.598,561 kilógramos ó sean 23.197, 122 libras, miéntras que en el último ascendió el número de libras á 28.287,592 que dieron un producto de 81.366,947 francos, del que se hace mérito para compararlo con el año de 1843 en que habiéndose elevado á 102.000,000 de francos sin hacer alteracion notable en los précios, corresponde esta cantidad á un consumo de 35.461,989 libras.

Cuando nos referiamos á los cálculos que ofrecia el trabajo que nos ocupa respeto al consumo del tabaco en la Península, aventuramos algunos datos en una nota procurando investigar la cantidad de libras importadas en España procedentes de esta isla de Cuba.

(1) Cada Kilogramo son dos libras poco mas ó ménos.

Ahora que se trata del consumo del tabaco en Francia queremos buscar el guarismo que representa nuestro tabaco esportado para puertos franceses en el mismo año de 1843 á que se refiere el último dato del párrafo anterior, dando por consumidas, 35,461,989. libras de tabaco. o Libras.

Tabaco en rama esportado para puertos franceses segun la Balanza de 1843 en diferentes banderas. . . . . . . . . 99,186 Idem elaborado en idem, idem . . . .. ... ... ... .. . ... 4.025,812 Total. . . . . . . . . . . . . . . . . . 4.124,998

De manera que esta Isla segun este cálculo conjetural ha contribuido al consumo de tabaco en Francia con ménos de la octava parte del guarismo de 35.461,989 libras en que se calcula su consumo. Pero este dato pierde mucho de su aproximacion cuando consideramos que en nuestra balanza solo se anota la esportacion rejistrada en estas Aduanas, pudiendo ademas haberse introducido en aquellos puertos algunas partidas de tabaco esportadas de otras pla-, zas que las recibieron directamente de Cuba. Confesamos en consecuencia de estos cálculos que no hay pruebas y datos mas convincentes que los guarismos tomados con esactitud y de oríjen cierto y seguro; pero nada mas falaz y dudoso que cuando se toman á la ventura, y se suponen despejadas las incognitas sin contar con términos aritméticos de una verdad matemática ó positiva. Pero continuemos el análisis del interesante artículo de la obra que examinamos entrando con su autor á investigar lo que produce la renta del tabaco en Inglaterra, en donde está prohibido el cultivo del tabaco y permitida su introduccion en rama pagando el derecho señalado.

Este derecho en un principio era de 5 chelines por libra, el cual se redujo despues á cuatro y por último á3 en julio de 1825, cuya rebaja, como sucede siempre, ha aumentado el consumo o en términos que de trece á catorce millones de libras anuales que se consumian en el Reino Unido, se haya elevado al grado que de

muestra el estado siguiente. , , , , , , , , , , , , , ,

- ; ... s. y

AÑos. LIBRAs DE TABAco. PRoDUCTo LIQUIDo.
1834. . . . . 21.048.324. . . . . 322.364,800
1835. . . . . 21.083,775. . . . . 333.423,400

1836. . . . . 22.150,785. . . . . 339,710,200 , , , ,

-

Comun. . . . . . . 21.634,274.---- 331.832,800 , , ,

[ocr errors][merged small]
[graphic]

de tabaco de esta Isla ha contribuido à este consumo de Inglaterra, echamos de ménos en este momento las balanzas referentes à esos años, y aun cuando nos seria fácil acudirá ellas, como no damos tanta importancia ni seguridad al cálculo, supondremos que el año comun que aparece en el estado anterior no tenga alteracion hasta el de 1843; considerando tambien que si ha habido aumento en el guarismo será tambien estensivo al guarismo que buscamos...,

Tabaco en rama esportado para puertos in- : eSes • • • • • • • • • • - • • • • • • . . . . . . . . . . . . . . 364,255 libras

Idem elaborado idem para idem . . . . . . . . 1.894,875 idem.

- - - Suma. . . . . . . 2.259,130

en : Resultaría de estos datos, si fuesen la representacion de los hechos, que la isla de Cuba contribuiria al consumo de Inglaterra, ascendente segun el estado anterior á mas de veinte y un millones y medio de libras con solo dos millones y cuarto poco mas, recibiendo directamente de nosotros mucho ménos por la via legal de las Aduanas que la España y Francia. o Despues de haber calculado los consumos de Francia é Inglaterra procede el autor á buscar por una induccion el de la Península con relacion á la mayor 6 menor poblacion de dichos paises. Observa con este motivo que de 35.461,985 libras de tabaco que se han consumido en Francia corresponden á los 14.660,000 habitantes, que el Sr. Madoz asigna á la poblacion de España en el año de 1834, la cantidad de 15.290,374 libras; y por igual comparacion con Inglaterra calculando el número de habitantes en 25.000,000 resultará que á las 22.150,785 libras de su consumo en 1836 corresponden por parte de España 12.789,220 libras. Pero el Sr. Muchada cree que hay razones poderosas para sostener que los productos que resultan de la proporcion de estas cantidades deben por lo menos duplicarse. Fúndase y con mucho juicio, en que no hay comparacion entre el uso que se hace del tabaco en aquellos paises con el que se hace en la Península, pues aunque se haya generalizado bastante por todas partes, sin embargo, lo que es en Europa los españoles tienen la supremacía en esta aficion, pues hasta en las clases ménos acomodadas puede considerarse el tabaco en España tan necesario como el sustento mismo. El autor asegura que no sucede esto en los citados paises; pues con la idea de poder apreciar y comparar sus consumos ha tenido cuidado de indagar las costumbres, así en los pueblos limítrofes al mar, donde los consumos ordinariamente son mayores, como en los del interior, en sus paseos y teatros, cafés y tertulias, y se ha convencido de que ese consumo no llega á una mitad del de España y que aunque los de Inglaterra esceden algun tanto á

« AnteriorContinuar »