Imágenes de página
PDF

mas preciso. Acordaron se dé cuenta al Excmo. Sr. Virey de Nueva España, con copia de esta Junta para que impuesto del estado á que han llegado todos los ramos de esta Isla y de ser moralmente imposible enviar en el dia por parte de la Marina buque alguno de guerra, en busca de caudales para remediar tantas angustias y necesidades, como quedan esplicadas, y al mismo tiempo poner esta Plaza y demas posesiónes dependientes de ella en el estado de defensa que quiere S. M. y es consiguiente en semejantes circunstancias; se sirva S.E. dar las disposiciones que crea necesarias para la remision de dichos situados desde Veracruz ú otro cualquier puerto de aquel Virreinato que considere mas oportuno para su arribo á esta Isla con la posible seguridad, y que se entienda lo mismo para Puerto Rico respecto de no haber de aquí proporcion para ello por las propias razones que quedan esplicadas: bien entendido que sià esta Intendencia se proporcionase modo de tirar algunos libramientos contra las cajas de Méjico por cuenta de los situados, lo hará igualmente para auxiliarse de otra manera en que no puede presentarse reparo alguno, pues aunque se han hecho algunas proposiciones para poder ir á buscar caudales á Veracruz, 6 á otro puerto de los que se destinasen por el Sr. Virey, conforme á la espedicion que se hizo en 1800 del bergantin Lanzarote, no se han admitido, teniéndose presente la Real órden de 21 de enero de 1803, desaprobando la conducta del Gobierno y la Intendencia por el permiso concedido á dicho buque, cuya soberana determinacion se comunicó tambien á aquel Vireinato; por lo que son de opinion los Sres. que este asunto se haga igualmente presente al Sr. Virey para su decision como otro arbitrio para poder conducir caudales. Por conclusion hizo presente el Sr. General de Marina que pues la correspondencia del Vireinato para España acababa de llegar de Veracruz en una goleta, quedando en aquel puerto el bergantin de guerra Correo, habia dispuesto pasase al Arsenal á habilitarse de cierta averia que traia para que continuase á España, y que de la misma manera se aprontaba un buque menor para Veracruz con destino à conducir la correspondencia de España que ha llegado à este Puerto en el bergantin de guerra correo nombrado el Príncipe de la Paz, lo que pareció conforme á los otros dos Señores; y lo mismo el pensamiento con que concluye el referido General de Marina que convendria proporcionar por medio de los buques neutrales negreros que regresen á la Isla dinamarquesa nombrada Santomas, algun cargamento de azúcar para que vendido allí se remita su producido à Puerto Rico como tan inmediato para auxiliará aquel Gobierno en las apuradas circunstancias en que se considera, cuya negociacion podria hacerse aquí con los consignatarios Españoles de los mismos negreros. El Sr. Intendente tomó en consideracion el asunto y se hizo cargo de practicar lo correspondiente sobre esta importante dilijencia, con que se concluyó el acto y lo firmaron.—Someruelos.—Araoz.—Gomez.

ofICIo.—Señores.—La adjunta copia certificada del acuerdo tenido en la Junta de Real Hacienda celebrada en 10 del corriente, de resultas del recibo de la Real órden de 30 de noviembre último que va inserta, manifiesta el dictámen de los ministros que la componen, y de lo que convenga acordar en esta guerra. Así pues, tengo el honor de presentar los Estados de lo que deben las cajas de Méjico por sonsignaciones ó situados atrasados ó detenidos hasta fin de diciembre del año último de 1804. Es decir. asciende á 12.181,943 pesos 6 reales 28 maravidises en esta forma 6.981,455 pesos 13 realá esta Plaza de Ejército y á las de ultramar segun el estado número 19: 4.033,S22 pesos 5 reales 11 maravedices à la Marina segun el número 29 y 1.166,666 pesos á la Factoría de Tabacos con mas otros 19,328 pesos 5 reales, segun se vé en el estado número 39 y se aclara es lo que deben las cajas de Méjico 12.201,272 pesos 3 reales 28 maravedices plata: cosa singular. Segun la Real órden citada de 30 de noviembre previene S. M. y manda al

Señor Virey de Méjico, remita todos los auxilios que se pidan

para que en ningun caso se atribuya á la Real Hacienda la indefension de esta Plaza é Isla por dejarlos de dar; de consiguiente es de esperar que el dicho Sr. Virey se apresurará á facilitar todo lo que nos deba, y que remitió á España, quedándole abiertos todos los vastos recursos que están en sus manos. De la mas cantidad nuecesaria, para gastos estraordinarios se podrá tratar mas adelante, pues lo que ahora solo presento á la consideracion de esta respetable Junta, es el de los medios que se han de adoptar para la conducion de estos caudales pues es grande la falta absoluta de todo, y grandes los gastos que se erogan y dejo de espresar por ser notorios; así como hay que tener presente la gran cosecha de Tabacos en toda la Isla que ascenderá á S00,000 pesos fuertes; y de no pagarse es un gran mal por el disgusto general de los labradores, que pueden traer fatales consecueneias en estacion tan crítica, y de que se puede necesitar de ellos para la defensa de esta interesante posesion. Por lo que respecta al punto tercero de dicha Real órden de 30 de noviembre, para valerme de los caudales, depósitos y créditos, como de obligar á los deudores de Real Hacienda, tomo las mas eficaces providencias, y despues de haber comunicado dicha Real disposicion al Sr. Presidente, he dirijido mis oficios al M. R. Arzobispo de Cuba, al Rdo. Obispo de esta diócesis, á mis subdelegados respectivos de lo interior de la Isla, y al Real Consulado, manifestándoles el estado de angustia en que nos vemos para atenderá nuestras obligaciones, no perdiendo de vista las demas posesiones ultramarinas, sobre todo Puerto Rico que en tanto abandono ha dejado el Sr. Virey de Méjico. Habana 15 de febrero de 1805.—Rafael Gomez Roubaud.

Habana 10 de febrero de 1805.—Reunidos los Sres. SEÑORES. del márjen en la sala donde se celebran en esta IntenItendente dencia las Juntas de Real Hacienda manifestó el Sr.

do. Presidente de ella los motivos de necesidad que le haisla. bian obligado á convocar á esta sesion estraordinaria, Fernandez. en dia feriado, pues que habia recibido una órden Sedano. de S. M., espedida en 30 de noviembre último, relaAriaga. —ltiva á la conducta inconsecuente que oservaba el go

bierno ingles con el de España, y seguidamente se leyó cuyo, contenido es á la letra como sigue: “No obstante la neutralidad en que estaba la España con la Inglaterra y buena armonía que conservaba el Rey con el gobierno inglés, faltando éste á su decoro y atropellando el derecho de gentes ha tenido la conducta estraña de dar órden para apresar como en efecto se ha ejecutado por una division de buques de guerra ingleses, las cuatro fragatas de la Real Armada que con rejistro de caudales venian de Montevideo, habiéndose volado una de ellas, y para que el Almirante Nelson haya cometido en el Mediterràneo hostilidades, procediendo de un modo no solo escandaloso sino inaudito. El Rey ha sido sorprendido con este acto de perfidia que no tiene ejemplar en la historia de las naciones civilizadas, y en consecuencia ha dado S. M. las providencias que el Sr. Generalísimo Príncipe de la Paz y el Sr. Ministro de guerra, habràn ya comunicado al Capitan general para la defensa y seguridad de esa Isla: y con el mismo objeto ha mandado que por el Minsterio de mi cargo se espida órden como lo ejecuto con esta fecha al Virey de Nueva España, para que envie los ausilios que V. S. y ese Capitan general le pidan, de modo que nunca pueda alegarse la indefension por falta de medios de parte de la Real Hacienda. Así mismo, quiere S. M. que V. S. segun exijen las circunstancias, proceda á la cobranza de las deudas á favor de la Real Hacienda, valiéndose en caso necesario de los caudales y créditos de las personas pudientes, así del comercio como de la clase de hacendados, y usando de todos los recursos que haya lugar, sin exceptuar los depósitos y cualesqúiera otra especie de caudales respecto de que la necesidad es en estos casos la ley suprema en que todos tienen un interés.—S. M. espera del celo y actividad de V. S. que correspondiendo á esta confianza dará en ocasion tan importante una nueva prueba de su acreditado amor al Real servicio. De su Real órden lo participo á V. S. para su cumplimiento, y que haciéndolo saber al comercio, tome las precauciones que juzgue mas convenientes para su seguridad. Dios guarde áV. S. muchos años. San Lorenzo 30 de noviembre de 1804.—Soler.—Sr. Intendente de ejército interino de la isla de Cuba.” - (Continuará.)

[ocr errors][ocr errors][merged small][ocr errors]

Es la Junta ordinaria celebrada en la noche del 12 del presente mes, se recibió la comunicacion de la Seccion de Industria y Comercio en que se daba cuenta de los exàmenes verificados en la clase de Contabilidad mercantil sostenida por los fondos de la Real Sociedad con auxilio de la recomendable Junta de Fomento, dándose lectura al informe producido por el amigo inspector de la clase D. Francisco Gregorio de Tejada y se acordó en consecuencia la impresion de este documento; y así lo ejecutamos á continuacion.

[ocr errors]

Sres. Presidente y Vocales: Como inspector de la clase de Contabilidad mercantil, considero de mi deber informar á la Junta sobre el resultado de sus exámenes, verificados el 20 de febrero último, para que penetràndose del estado en que se halla y de los beneficios que proporciona el establecimiento, pueda así comunicarlo á la Real Sociedad madre.

Se dió principio con la primera Seccion compuesta de los jóvenes D. Francisco Carrera, D. Juan Francisco Martinez, D. Tomas Cádiz, D. José María del Valle, D. Manuel Martinez, D. Anacleto Nattam, D. Gaspar de Orue y de Isla, D. Manuel Perez y D. Ricardo Alentado, que fueron examinados en el vastísimo ramo de cambios, resolviendo todas las operaciones que se les propusieron, y que ocurren con frecuencia en los escritorios de esta ciudad y principales plazas de Europa. En efecto las practicaron ya respecto á los Estados—Unidos de América, tanto à premio como á descuento, demostrando el error en que incurren amenudo los que carecen de las nociones del jiro, cuando se hallan en el caso de mandar formar una letra por determinada cantidad, de donde debe salir el premio; ya resolviendo dichos cámbios con disminucion y aumento de comision y corretaje en los casos de remesa y libranza para balance de cuentas; y ya tambien en càmbios directos sobre España, Inglaterra, Francia y Hamburgo, como los de las mismas entre sí; el oríjen de la par usual de 444 ps.=100 e, y al mismo tiempo la lejítima entre àmbas monedas, haciendo ver el tanto p. 8 que equilibra el defecto de la referida par usual, deduciendo de esto que siempre debe estar á premio el cambio sobre Lóndres. Dieron una esplicacion breve y sencilla de las leyes que se observan en el comercio respecto á las letras de cambio con arreglo al Código mercantil. Definieron los distintos modos de remitir y librar, conocidos con el nombre de arbitrajes, resolviendo los problemas que se propusieron tanto de la Habana á los puntos de Europa con que cambia, de las plazas principales de ella entre sí, empleàndo principalmente el cambio circular. Esplicaron los principios que deben guiar al librador y remitente 6 tomador respecto de lo fijo 6 variable del cambio. Dieron á conocer el modo de calcular la comision y almacenaje para buscar el precio que debe servir de guia en la venta de una mercancía remitida en consignacion; y por último calcularon el término medio del vencimiento de una cuenta de venta para los casos en que el consignatario haya prestado garantía, presentando al efecto multitud de cuentas de ventas que fueron examinadas. La segunda seccion compuesta de los jóvenes D. Francisco Catalá, D. Francisco Pons, D. Ramon Plazas, D. Pedro Valle, D. Miguel Valle, D. Desiderio Valdes y D. Rafael Gomez, resolvieron las operaciones que se emplean en la compra de todos nuestros frutos como tambien de los principales artículos de importacion deduciendo taras y calculando aneajes; y estos propios con los de la seccion tercera, de la cual asistieron pocos por estar impedidos los demas, segun avisos recibidos oportunamente, resolvieron algunos problemas de quebrados con la mayor ajilidad Los alumnos de la primera seccion desempeñaron con maestría y limpieza las operaciones que les incumbian resolverá satisfaccion de los Sres. concurrentes, llamando la atencion particular

« AnteriorContinuar »