Imágenes de página
PDF
[ocr errors]

—260— ¿No se oye decir diariamente: “El estranjero nos va á inundar con sus productos?” Luego, se teme la abundancia. ¿No ha dicho M. Saint-Cricq, “la produccion está superabundante?”. Luego teme á la abundancia. - ¿Los obreros no destruyen las máquinas? Luego se espantan del exceso en la produccion 6 de la abundancia. ¿M. Bugeaud no ha pronunciado estas palabras: “que esté caro el pan y el agricultor será rico?” Pero el pan no puede estar caro sino porque escasee; luego M. Bugeaud preconiza la escasez, , , .. ¿M. d' Argout no ha sacado de la misma fecundidad de la industria azucarera un argumento contra esta produccion? No ha di... cho él: “La remolacha no tiene porvenir, y no podrá estenderse su cultivo, porque bastaria dedicará él algunas hectaras en cada departamento para proveer à todas las necesidades del consumo de la

[ocr errors]

- e - - - , Francia? “Luego, à sus ojos, el bien consiste en la esterilidad, en la s

escasez; el mal en la fertilidad, en la abundancia. ... ¿La Presse, Le-Comerce y la mayor parte de los periódicos no publican uno 6 mas artículos diariamente para demostrar à las cámaras y al gobierno que es una sabia política elevar lejislativamente el precio de todas la cosas medíante las operaciones de tarifa? No se obedece diariamente á este mandamiento de la prensa periódica. Es así que las tarifas son para elevar el precio de las cosas, porque ellás disminuyen la cantidad qfrecida al mercado, luego se pone en pràctica la teoría de la escasez y tengo razon en decir que esta teoría es con mucho la mas popular. - ¿ ha podido suceder qué á los de los trabajadores, de los publicistas y de los hombres de . Estado se presente temible la abundancia y favorable la escasez? Yo me propongo subir, al oríjen de esta ilusion. - * * Se observa que un hombre se enriquece en proporción del mejor partido qúe saca de su frabajo, es decir, miéntras mas elevado es el precio en que vende su producto. Vende á mas alto precio á medida que va escaseando el género de producto que hace el objeto de su industria; y deduce de aquí que, á lo ménos en cuanto á él, la escasez enriquece. Aplicando sucesivamente «este raciocinio à todos los trabajadores tiene lugar la teoría de la escasez. De aquí se pasa á su aplicacion, y á fin de favorecerá todos los trabajadores, se provQca artificialmente la carestía, la escasez de todas las cosas por la prohibicion, la restriccion, la supresion de las mâquinas y otros medios análogos. s. • Lo mismo sucede con la abundancia. Se observa que cuando

[ocr errors]

abunda un producto se vende á bajo precio; luego el producto gana

ménos. Si todos, los productores están en este caso, todos serán mise

rables; luego la abundancia es la que arruina á la sociedad. Y como toda

conviccion procura constituirse en hecho, se ve en muchos paises que las leyes de los hombres luchan contra la abundancia de las cosas.

Este sofisma revestido de una forma general, haria tal vez poca

impresion; pero aplicado á un órden particular de hechos, á, tal ó cual industria, á una clase dada de trabajadores, es sumamente especioso y esto se esplica bien. Este es un silojismo que no es falso sino incompleto; y lo que hay de verdadero. en un silojismo está siempre y necesariamente fijo en el espíritu; pero lo incompleto, es una cualidad negativa, un dato ausente que es muy posible y aun muy facil no tener presente. ... " El hombre produce para consumir; y es al mismo tiempo, productor y consumidor. El raciocinio que acabo de establecer no lo considero sino bajo el primero de estos puntos de vista. Bajo el segundo me hubiera conducido á una conclusion opuesta. Así es que pudiera decirse: - El consumidor es tanto mas rico, cuanto muy barato compra , todas las cosas en el mercado; él obtiene este beneficio en proporcion que abundan las cosas; luego la abundancia lo enriquecería; y estendiendo este raciecinio á todos los consumidores nos conduciria á la teoría de la abundancia. - 7 Las nociones del cambio, imperfertamente comprendidas son las que producen estas ilusiones. Si consultamos nuestro interés personal reconoceremos claramente que tiene dos aspectos. Como vendedores tenemos interés en la carestia, y por consiguiente en la escasez; como compradores nos convienen los bajos precios, 6 lo que viene á ser lo mismo, la abundancia de las cosas. No podemos pues basar un razonamiento sobre uno ú otro de estos intereses, antes de haber reconocido cual de los dos coincide y se identifica con el interés general y permanente de la especie humana. Si el hombre fuese un animal solitario, si trabajase esclusivamente para él, si consumiese directamente el fruto de su labor, en nna palabra, si él no cambiase, nunca hubiera podido introducirse en el mundo la teoría de la escasez. Seria muy evidente que la abundancia le traeria ventajas, de cualquier parte que le viniere; ya fuese el resultado de su industria, de útiles injeniosos, de màquinas potentes que hubiese inyentado; ó ya lo debiese á la fertilidad del suelo, á la liberalidad de la naturaleza, ó á una misteriosa invasion de productos que las olas hubieran conducido dé fuera y arrojado á las riberas. El hombre solitario nunca imajinaría, para dar animacion para asegurar un alimento á su propio trabajo, romper los instrumentos que economizan el trabajo mismo, neutralizar la fértilidad del suelo, y volverá arrojar al mar los bienes que le ha traido. Comprenderia fácilmente que el trabajo no es un fin, sino un medio, y que seria un absurdo rechazar el fin por temor de dañar el medio. Comprenderia que si consagra dos horas del dia en proveerá sus necesidades, toda circunstancia (ya fuese mâquina, fertilidad, dones gratuitos) que le economice una hora de este trabajo, siendo uno mismo el resultado, tiene esta hora mas de que disponer, y puede • consagrarla al aumento de su bienestar; comprenderia en una palabra que ahorro de trqbajo no es otra cosa que progresar, ,

, Pero la operacion del cambio aleja nuestras miradas de una verdad tan sensible. "En el estado social, y con la separacion de ocupaciones que trae, la produccion y el consumo de un objeto no se confunden en el mismo individuo. Cada cual es inducido. á ver en su "trabajo, no ya un medio, sino un fin. El cambio crea con relacion á cada objeto dos intereses: el del productor y el del consumidor, y estos dos intereses están siempre en inmediata oposicion. Es pues esencial analizar y estudiar su naturaleza. Tomemos un productor cualquiera que sea; ¿cuál es su interés inmediato? Consiste en estas dos cosas. 1.o que el mas pequeño número posible de individuos se entregue al mismo trabajo que el: y 2.o que el mayor número posible compre el producto de este mismo trabajo; lo cual la economía política esplica muy sucintamente en estos términos: que la qferta sea muy reducida y la demanda muy estensa; 6 en otros términos todavía: concurrencia limitada, ventas ilimitadas. - ¿Cuál es el interés inmediato del consumidor? Que la oferta del producto de que se trata sea estensa y la demanda reducida. Y pues que estos dos intereses se contradicen uno á otro, uno de los dos debe necesariamente coincidir con el interés general, y serle antipático el otro. • ¿Pero cual es el que debe favorecer la ley, considerado como la espresion del beneficio público, si la ley debe favorecer alguno de estos dos intereses? Para saberlo basta investigar lo que sucedería si se cumpliesen los deseos secretos de los hombres. En tanto que somos productores (es preciso convenir en esto) cada uno de nosotros tiene deseos anti-sociales. Tenemos viñas? No nos pesaria mucho que cayese el hielo sobre todas las viñas del mundo, excepto la nuestra: esta es la teoría de la escasez. ¿Tenemos fragua? Desearíamos que no hubiese en el mercado otro hierro que el que nosotros llevamos, cualquiera que sea la necesidad que el público tenga de él; y precisamente porque esta necesidad, sentida vivamente é incompletamente satisfecha nos induce á fijar un alto precio: esta es tambien la teoría de la esctasez. e ¿Somos médicos? No podemos dejar de conocer ciertas mejoras fisicas, como la salubridad del pais, el desarrollo de ciertas virtudes morales, tales como la moderacion y la templanza, el progreso de las luces llevado al punto que cada uno supiese cuidar su propia salud, el descubrimiento de ciertos remedios simples y de una aplicacion fácil; todas estas circunstancias serian otros tantos golpes funestos á nuestra profesion. Y como médicos, nuestros votos secretos son anti-sociales. Yo no quiero decir que los médicos formen tales deseos. Quiero creer que ellos acojerian con gozo una panacea universal; pero- en estos sentimientos no es el médico, es el hombre, el cristiano quien se manifiesta; y se coloca por una laudable abnegagacion de sí mismo bajo la condicion de consumidor. Miéntras que ejerciendo una profesion, y sacando de ella su bienestar, su conside

[ocr errors]
[ocr errors]

racion y hasta la subsistencia de su familia, no es posible que sus

deseos, ó si se quiere, sus intereses dejen de ser anti-sociales. Fabricamos géneros de hilo? Desearíamos venderlos al mas ventajoso precio para nosotros. Consentiríamos de buen grado que fuesen prohibidas todas las fábricas rivales. Y si no nos atrevemos á espresar públicamente este voto, ó á contribuirá la realizacion completa, aventurando algunas tentativas, logramos algun resultado por ciertas medidas, por ciertos medios indirectos: por ejemplo escluyendo la importacion de los mismos tejidos para disminuir la santidad qfrecida, y producir así por el uso de la fuerza y en nuestro provecho, la escasez en los vestidos. Designaremos así todas las industrias y encontraríamos siempre que los prbductores, como tales tienen votos ó deseos anti-sociales. . . . Se deduce de aquí que si se realizasen estos votos, retrogradaría el mundo rápidamente hácia la barbarie. Las velas proscribirian al vapor; el remo proscribiria á las velas, y deberia bien pronto ceder los trasportes á los carros, estos á las mulas, y las mulas á los gorgoteros. La lana escluiria al algodon y el algodon á la lana, y así sucesivamente hasta que la escasez de todas las cosas hiciese desaparecer al hombre mismo de la superficie del globo. Suponéd por un momento qué el poder lejislativo y los intereses públicos fuesen puestos á la vez á disposicion del comité Mimerel, y que cada uno de los miembros que componen esta asociacion, tuviese la facultad de hacerle admitir y sancionar una pequeña ley; ¿seria dificil adivinar las disposiciones que saldrian de aquí? Si consideramos ahora el interés inmediato del consumidor, encontraremos que está en perfecta armonia con el interés general y con lo que reclama el interés general de la húmanidad. Cuando el comprador se presenta en el mercado desea encontrarlo abundantemente provisto. Que las estaciones sean propicias para todas las cosechas; que los inventos cada vez mas maravillosos pongan al alcan

ce del mayor número de individuos los productos y los goces; que,

se economicen el tiempo y el trabajo; que se borren, las distancias; o que el espíritu de paz y de justicia permitan disminuir las contribuciones, que cesen todos los obstáculos: en todo esto el interés inme-o diato del consumidor sigue paralelamente la misma línea que el iñterés público bien entendido. Puede hacer llegar sus deseos secretos hasta la quimera, hasta el absurdo, sin que por esto dejen de ser humanitarios. Puede desear que la subsistencia y el vestido, el techo y el hogar, la instruccion y la moralidad, la seguridad y la paz, la fuerza y la salud se obtengan sin esfuerzos, sin trabajo y sih medida, como el polvo de los caminos, el agua del torrente, el aire que nos rodea, la luz que nos baña, sin que la realizacion de tales deseos esté en contradiccion con el bien de la sociedad. ,

• , - (Continuará )

[ocr errors]
[merged small][ocr errors]

ESTADO de la recaudacion y distribucion de caudales de esta

Real casa, desde 1.o de enero hasta 30 de abril del presente

año, que se publica en cumplimiento de lo dispuesto por el superior Gobierno. (*) "

RAMOS. ENERo. rrmira. MIA.R.720s ABRIL • ToTALEs. Por la existencia en caja en 31 de dicielabre último .......... ...-.. ...... .... .. .. .... 9165 3 Alquileres de casas............ 7042 726 4 658 73695 6 32785 33 Réditos cobrados de capitales im- * -puestos. . . . . . . . . . . . . . . . . ... 2111 3 818 2 2006 , 805 43 574l 13 Limosnas de particulares y del Gobierno .. . . . . . . . . . . . se o - 85 , 12 7 2 1 10 , 110 , Costuras hechas en la casa....., 17443 117 7 622 235, 589 53 Pensiones....... t --------- .."14l 23 12, 18, 45, ; 216 25 Real derecho de harinas por este puerto .. . . . . . e e o - o e es e - o a... 1000 ; 1000, 1000 , 1000, 4000 , Idem por el de Matanzas....... 168843...;... . . . . . . . . . 168843 Limosnas por responsos.... ... . ...... .68, 187 , 153 , 408 , Recaudacion del depósito judicia 4. de eselavos... .... . . . . . . . . . 3250 ., 2000, 3000 , 2000, 310250 , Ramos sin especial denominacion. ...... 46 7 42 3 54 53 143 73 Planchas de atraque al muelle... 275, 275, 275 , 275 , 1100, Totales.....9430 a 5077 a 7251 53.5274, 3619s 4

[ocr errors]

DISTRIBUCION. - s y Gastos generales de la Administra. - - * cion . . . . . . . . . . . . . e a s e e e 400, 2156 , 2510 53.2603 5 7670 23 Sueldos, comisiones, gratificacs. &: 1175, 1308 6 1369 6 1322, 2 5175.6 Devoluciones .. ..... . . . . . . . . 9000 , 1413....... . . . . ... 9014 13 Fábricas y reparaciones.... .... ... ... 203 7 130 , 176 3 509 73 Censos pagados, de capitales im. puestos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . , 25 , 68 63, 100 , * 17 4 211 23 Derechos municipales... . . . . . ... . 30 4 24, 5, 24 53 24 53 10443 Vestuarios... . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 25l 7 149 , . ... ...; 400 7 Ramos sin especial denominacion. 1872 327 5. 98 , 47 , 659 7. Totales.... .. 10817 6 4355 634382 1 4.191 1. 23746 63

(*) . Despues de arregladas las materias pertenecientes á este número y tirados los correspondientes pliegos hemos recibido el presente estado, y no queriendo demorar su publicacion lo insertamos en este lugar, sin embargo de pertenecer á la seccion oficial de la Sociedad Económica. - (El Director.)

« AnteriorContinuar »