Imágenes de página
PDF

- , - - - - - - ----y.

—217— Para puerto de mar—Comparañdo en primer lugar con la mayor detencion y escrupulosidad todas las circunstancias de los fondeaderos de la bahia de Nuevitas llamados del Bagá y Guincho, resulta que este último tiene sobre el primero las ventajas siguientes: ... - - * Mucho mas seguro por hallarse resguardado de todos los vientos fuertes, escepto del S.S.E. y S.E. que soplan pocos dias del año. Mayor fondo á la misma distancia en algunos parajes y en las inmediaciones de la costa. -". . Buena ¿o en todos tiempos, escepto en los pocos dias que soplan el S.S.E. y S.E., recios para la carga y descarga de los buques. r - o * q Varios y buenos fondeaderos inmediatos y los de la bahia de Mayanabo. • o Menor distancia á la boca de la gran bahia. Buenas posesiones inmediatas para vijías y sor y desde las cuales se descubren la boca y hasta el mar del Norte Mas segura y pronta comunicacion con el fuerte del Cañon de la bahia, ya sea por la ensenada del Guincho 6 por las de Mayanabo, y de consiguiente mejor proporcion para ausiliarle en caso necesario. Parajes de regular disposicion para careneros y astilleros. Muchas ventajas militares para la defensa del puerto y finalmente una costa abordable en todos tiempos. Las que resultan tener el Bagá sobre el Guincho son: la de hallarse mas ventilado cn tiempo de calmas y brisas regulares, y por esta razon ménos espuestos los buques á la broma, que en lo interior de la ensenada del Guincho, y el no necesitarse de práctico para

venir á él desde la boca.

. Segun este resultado parece deber concluirse que si bien el Guincho no reune todas las ventajas que requiere un puerto de mar

es à lo ménos mucho mas admisible para este objeto que el Bagá. La

naturaleza, las leyes y el interés público le designan para el puerto de S. Fernando de Nuevitas. • Para ciudad marítima—Para una ciudad marítima, dejando para después la consideracion de la agricultura &o, ademas de las circunstancias comunes á tóda poblacion, de un local ventilado, sano, seguro de los accidentes fisicos mas probables, buena ealidad de aguas con facilidad de obtenerlas y finalmente buena proporcion para fábricas durables y materiales para ellas, se requieren las que le son particularmente propias, como son entre otras, la proximidad al puerto y las ventajas pàra su seguridad y defensa. Sentado este principio, paso à indagar cual de los tres locales de S. Miguel, Bagá y Guincho, reune el mayor número de estas cualidades. San Miguel.—El pueblo naciente de S. Miguel distante dos leguas del pais de la playa, està privado de estas dos últimas circunstancias necesarias á una población marítima, y ademas no está bien ventilado, ni debe ser sano por la misma razon, como por hallarse

[ocr errors]

situado sobre un terreno muy húmedo y en mi concepto espuesto en todo ó en parte á las estraordinarias crecientes del rio Arenillas. - Bagá.—El paraje del Bagá comprendiendo el lomo de arena de la playa, la isleta y el playazo sobre cuyas bases se pretende fabricar la ciudad de S. Fernando de Nuevitas segun se manifiesta en el plano, goza de la proximidad al puerto: se halla muy ventilado del módo mas favorable, aunque creo que con esceso en las estaciones de vientos fuertes y deberia ser muy sano, si se destruyeran las contínuas exalaciones del gran playazo y manglar, y tiene igualmente la ventaja de tener buenas aguas del rio Saramaguacan, del Ramblaso y otras aunque ninguna á ménos distancia que la de dos á dos y media millas de camino; pero desgraciadamente estas buenas disposiciones quedan destruidas por inconvenientes muy grayes: 1o. proyecto de situar la ciudad en el paraje indicado podrà será la verdad grandioso, pero en mi concepto, aunque no imposible, impracticable porque además del inmenso trabajo, grande suma de dinero y mucho tiempo que considero necesario para terraplenar la parté del playazo que debia ocupar la ciudad y tambien sus flancos, destruyendo ántes el manglar, sin que haya otra materia para verificarlo, que arena y tala de monte: sobre estos débiles cimientos á lo ménos hasta pasado múcho tiempo ¿podrá fabricarse con solidez la mayor parte de la población sin temer prudentemente efectos iguales à los del huracan de setiembre del año de 21? Además la edificacion sobre este terreno no podrà ser en algunos años de mampostería ó ladrillo hasta que se formase de él una masa compacta, capaz de resistir el peso de estas materias sin hundirse. Las sábias leyes prohiben en cuanto sea posible las fábricas de maderas, particularmente pueblos y por desgracia los incendios son frecuentes en esta Isla. . . . 2.o, El punto del Bagà no ofrece tampoco ninguna disposicion para su defensa militar: la sola inspeccion del plano convence de esta verdad. * , o 3.o. Teniendo, à la vista el plano y la descripcion del Bagá se cree probable, suponiendo edificada la ciudad, una inundación eñ mucha pante de ella por las crecientes estraordinarias del rio Saramaguacap, esteros de los Güiros y rio Cascorro, lo cual, si no me ¿ yas a - 4o Aun mayer esposicion es la de un avance de las aguas de la bahía que aunque sin comunicacion muy directa con las del mar, basta su misma masa impulsada de un huracan para causar un terrible estrago en la supuesta ciudad é iñmediaciones, pdes es preciso tener presente que aunque las tierras que siguen al playazo son mas altas que éste, en su principio será muy insensible la altura que tengan sobre el nivel de la bahía. ... Es cierto que estos fenómenos destructores no son frecuentes, pero se han esperimentado, y en una materia tan trascendental la probabilidad es suficiente para deber evitar la esposicion,

Guincho—El local designado 6 que puede designarse para poblacion en la península del Guincho, tiene una sola desventaja con respecto á las anteriores, y es el hallarse el agua del rio Saramaguacan en tiempo de seca, una legua á mayor distancia que del Bagá, porque este rio desde su boca toma la direccion S.O. alejándose del Guincho, y se introducen las mareas en él hasta mas de dos millas adentro de su boca, Este inconveniente puede remediarse en mucho beneficiando si es posible los pequeños manantiales de Guayavito y Chorillo. Formando alguna represa al pie de alguna de las pequeñas cañadas de sus lomas iñmediatas, ¿ de los depósitos particulares pue tienen en el dia vários vecinos para contener las aguas llovidas y de los que en adelante pudieran hacerse con mayor proporcion. Contra esta desventaja que seria de mucha consideracion si no pudiese admitir algun remedió, goza el Guincho circunstancias iguales y superiores al Bagá, y son las siguientes: Hallarse en una situacion muy elevada como se vé por la descripcion y plano, y de consiguiente bien ventilada, aunque no tanto como el Bagá, porque siempre quedaria la ciudad algo resguardada por la denominacion aunque corta de las lomas del E. y O. circunstancia que quizá algun dia seria de suma utilidad. Local sano y ménos espuesto á la plaga de insectos que atormentan generalmente á la mayor parte de las bahías de la Isla. Su local 6 su altura sobre el nivel del mar le pone, á cubierto de inundaciones. . . Tiene abundancia de piedra y cal para la fabricacion de edifigios sólidos y muchas maderas para este y otros objetos. . Està muy próximo al puerto y tiene posiciones muy favorables ¿ su defensa y la dominacion de toda la bahía de Nuevitas, su boca, y hasta el mar del Norte desde puntos muy inmediatos á la poblacion. o, , , . .. ... -- o * Pesadas pues todas las buenas y malas circunstancias de los tres locales referidos para el objeto de edificar una colonia 6 ciudad marítima, con todo detenimiento, refleesion é imparcialidad resulta inclinarse mucho la balanza á favór de la posicion del Guincho; pues aunque es cierto que no reune todas las ventajas que podian desearse, es incuestionablemente mejor que los demás: el único punto preferente de toda la bahía de Nuevitas y el único que ofrece garantías, á la seguridad individual é intereses de sus habitantes, medios miliares para defensa, si en lo sucesivo se intentasen, y como ya he insinuado, mayor facilidad para acudir à las necesidades del fuerte de la boca. , , , , , , - - * Para ciudad agrícola marítima—Considerados y comparados ya los tres puntos indicados con relacion á la parte márítima, falta considerarlos igualmente con respecto á su estado actual de • agricultura, poblacion, industria y elementos de Comercio, limitán-o dome al Bagá y Guincho pues al primero puede entenderse reunido San Miguel. . . . . . . ..."

tiII, IIIII REMII,

DEL

sos bos caso AR DE VELLANos, .

- . A D. ANToNio PoNz, -- "- - • -. anon a PUBLICADAs Por La PRIMER a vez. . . -e- CARTA DECIMA. . - = - * -Noticias del escultor P, Luis Fernandez de la Vega. s - - *

á3xico y señor, aunque creo haber insinuado á V. que no habia mucho que esperar de mi viaje en cuanto á bellas artes, no por eso debe V. pensar que Asturias carece absolutamente de monumentos artistícos. Ademas de lo dicho en mi carta de Qviedo, hay alguna otra cosa digna de memoria de que espero hablará V, en carta separada, Pero antes quiero darle nóticias de un descubrimiento perteneciente á la misma materia, esto es, á la historia de las artes, y que ciertamente vale por media docena de buenos retablos 6 be, llas pinturas. . En efecto. ¿Quién diria á V, que un país donde no hay grandes poblaciones ni grandes caudales, donde son pocos los estableci* mientos públicos que requieran grandes obras y edificios, y donde finalmente apenas se tiene idea del lujo artístico, habia de producir uno de los mejores escultores españoles? ¿Y quiéñ me diria á mí,

[ocr errors][ocr errors]

* —22 l— * que despues de haberle producido Asturias no se hallaría entre mis paisanos quien se hubiese dedicado á conservar la memoria de su existencia, de su habilidad y de sus obras? o - . Sin embargo, tal ha sido la suerte del escultor D. Luis Fernandez de la Vega. Cuando llegué á esta villa su nombre se conservaba apenas en la memoria de sus parientes; y de sus obras la mayor parte desconocidas, solo tal cual era celebrada por algun curioso, acaso sin saber á quien pertenecia. Usted mismo las vió y admir6 en Qviedo sin hallar quien le dijese son de D. Luis de la Vega. De este modo la ignorancia, oscureciendo la memoria de los hombres célebres, hace que la posteridad sea con ellos injusta y les robe la recompensa de gloria debida à sus talentós. - o - o a Pero V. que ha procurado tantas veces desagraviar la memoria de otros dignos artistas, no dejará de aplaudir el celo con que he trabajado yo en favor de la de mi paisano. Ninguna dilijencia de cuantas podrian conducir á este fin me ha quedado por hacer; y ahora voyá dan á V. las noticias que resultàran de mi indagacio y que bastáran á lo menos para salvarle del olvido. • "- o Fué D. Luis Fernandez de la Vega natural del lugar de Llantones perteneciente á la parroquia de Santa María de Leorio una de las del concejo de Gijon y poco distante de esta Villa. El tiempo de su nacimiento es hasta ahora incierto, pero por mis cálculos debe referirse á lós principios del siglo pasado: pues la partida de su casamiento contraido con Do María de Argüelles en 1629, confirma esta conjetura. Fueron sus padres D. Luis Fernandez de la Vega y D? Catalina Argüelles, y sus abuelos otro Luis Fernandez de la Vega y María Gonzalez: todos naturales de la misma ¿? concejo, y en el cual se halla desde antiguo esta familia agregada a estado noble; y como tal fué el D. Luis Fernandez de la Vega, padre, empadronado por dicho estado el año de 1602, y su hijo D. Luis, de quien hablamos, fué noble en el de 1636. , , , Créese comunmente que aprendió la escultura en su patria y que se perfeccionó en en este arte en Valladolid. En confirmacion de ello se refiere cierta patraña que contaré á V. para que se divierta un rato. Dícese que habiendo pasado Vega á Valladolid en seguimiento de cierto pleito, concurria con mucha frecuencia al taller de un famoso

escultor de aquella ciudad: que viendo este la rara afigion del foras

tero á su arte, le preguntó si queria aprenderle: que Vega le respondió que sí, puesto que ya supiese en él alguna cosa: que entónces el escultor le encarg6, para muestra de su habilidad, la formación de un mazo, y que Vega le hizo esculpiendo en él los instrumentos de la Sagrada pasion, pero tan bella y admirablemente, que al verle el maestro, hubo de esclamar sorprendido, ¡ó tú eres el diablo, ó el famoso Luis Fernandez de la Vega! . - ", No cuento esta patraña para que V. la crea, pues tampoco la creo yo, porque ni pareceverosímil, ni ignoro que poco mas ó mé

« AnteriorContinuar »