Imágenes de página
PDF

-- - -

ensayador en Europa, no es ya hoy dia un oficio, sino un ramo de
aplicacion de la química. En tiempos en que se copelaba para de-
terminar la ley de la plata, la gran práctica podia, en los casos co-
munes, tener lugar de la ciencia; pero desde que el célebre Gay-
Lussac introdujo los ensayes por la via húmeda, mediante el ácido
nítrico puro y el cloruro de sodio, es forzoso ser químico para ser
buen ensayador. ¿Quién podrá desconocer la ventaja de un buen
contraste? ¿Quién no pagaría gustoso algunos reales mas en una jo-
ya 6 alhaja hecha en el pais, por saber à punto fijo la ley de plata ú
oro que tuviera, en vez de entregarse de buena fé á un platero, que
tal vez no la tenga muy pura? No pretende con esto la Junta ata-
car la honradez de los plateros de esta ciudad, ni menoscabar su
buena fama; pero si la generalidad del gremio es buena ¿no pudiera
suceder que tal ó cual otro no reuniese todas las condiciones de mo-
ralidad ó que no inspirase por sí propio suficiente confianza? Y en
todo caso, la buena administracion exije se prevenga el mal y se ha-
ga imposible la especulacion de la codicia sobre la pública credu-
lidad.
Atendidas estas circunstancias, crée la Junta seria muy digno y
propio de la ilustracion de V. E. se sirviera tomar en cuenta esta
necesidad del pais para que oyendo á personas facultativas é inteli-
jentes, hábiles en química y ensayes, buscase V.E. en su celo por
las reformas y mejoras públicas el modo de establecer en la Habana
un buen contraste para las alhajas de oro y plata.
Las que se han presentado en la esposicion pública eran todas
de establecimientos bien reputados y no dejan duda à la Junta de su
buena ley. En cuanto al obraje las habia de bonitas formas, y aun
en algunas habia gusto en la invencion, pues ostentaban figuras ale-
góricas de la América que ofrecian correccion en el dibujo y delica-
deza y finura en lo acabado de la obra.
En virtud de estas consideraciones, adjudicó la Junta una me-
dalla de plata 6 sea el premio de segunda clase á los Sres. Misa y
hermanos, por los objetos de platería señalados en el catàlogo con los
números 23, 25,29 y 71.
Así mismo acordó la Junta hacer mencion honorífica de D.
José Diaz Villegas por una bandeja de plata, con su juego de pala-
deo, señalada con el núm. 31.
No son la plata ni el oro, ciertamente, los metales mas útiles al
género humano, bien que sean signos representativos del valor con-
vencional de los objetos de eomercio y de consumo. ¿Cómo se la-
braría la tierra sin el hierro? ¿Cómo pudieran tenerse instrumentos
cortantes de todos temples, herramientas de todas clases, para cor-
tar, cincelar, tornear etc? ¿en qué estado se hallaria, en fin, la indus-
tria humana sin tan precioso metal? Ni las industrias mas comunes
y groseras existirian sin el hierro. ¿Cómo ostentarian las artes tan-
tos maravillosos objetos de acero, desde el resorte de un reloj hasta
los mas brillantes adornos? ¿Cómo hubieran llegado los hombres à

establecer medios tan rápidos de comunicacion? ¿Y cómo en fin construir pudieran tantas y tan potentes máquinas de vapor, sin la fundicion de hierro? Y si la falta de este metal haria retroceder la especie humana á los primeros tiempos de la sociedad y á los siglos de barbarie, bien puede asegurarse que su industria tan celebrada y sorprendente, en la actualidad, volveria á la infancia del arte por igual causa. Por eso ha dicho un célebre sàbio, que puede medirse, hasta cierto punto, el estado de civilizacion de un pais, por el consumo que en él se haga del hierro. Supuesto que por su importancia es realmente el hierro el verdadero rey de los metales, la Junta hubiera querido ver mas muestras de hierro colado de las fundiciones existentes en Regla y en esta ciudad. Al aumento de los establecimientos de fundicion de hierro, se liga indudablemente la prosperidad de esta Isla. El aumento probaria que la agricultura prosperaba, siendo así que se emplearian mas máquinas para facilitar y mejorar las labores de los campos, se usarian mas máquinas de vapor, mas aparatos fundados en los verdaderos principios de la ciencia, para la elaboracion del azúcar, pues solo el mayor uso y consumo de aparatos de fundicion, podria sostener mayor número de fábricas de hierro colado en el pais. Y este aumento proporcionaria tambien las máquinas mas baratas que hoy dia, y aun tal vez mas que trayéndolas de los Estados-Unidos; prescindiendo de que seria signo infalible de haberse abaratado ó aumentado el combustible en la Isla. Esta industria merece, pues, una decidida proteccion, y es forzoso estimular y premiar á los que á fuerza de constancia y de sacrificios han logrado fundar los primeros establecimientos en el pais. Teniendo presentes todas estas consideraciones, la junta adjudicó la medalla de plata sobre-dorada 6 sea el premio de primera clase á D. Ambrosio Tomati, por veinte piezas de fundicion para muestras, fabricadas en esta ciudad por españoles, europeos y americanos, las cuales estaban señaladas con el núm. 21. Una caja de hierro con molduras de bronce y dos secretos, obra del mismo fabricante ya premiado por sus muestras de fundicion, pareció digna de elojio. La Junta adjudicó á D. Ambrosio Tomati la medalla de plata por dicha caja, señalada con el núm. 11 t. D.Domingo Hernandez presentó con el núm. 2 un candadocerrojo, de mucho mérito en su ejecucion, la Junta le adjudicó el premio de primera clase 6 sea la medalla de plata sobre-dorada. Se acordó hacer mencion honorífica de D. Domingo Choza por un bombon para tachos de injenio (sin número.) Los objetos de hojalatería no pasaban generalmente de comunes, notóse sin embargo mejor ejecucion en dos farolas fabricadas en el taller de D. Ramon Rodriguez, señaladas con el núm. 56. La Junta acordó hacer mencion honorífica de los operarios D. Diego Ponzoa y D. Rafael Piña que las construyeron.

Es sorprendente que con tantas y tan buenas bandas de músi

[ocr errors]

ca militar como las que forman parte de los rejimientos que guarnecen la Isla, no se haya animado ningun instrumentista nacional ó estranjero á venirá fijar su industria en el pais, y que todos los instrumentos de aire se adquieran de la Península ó de otros reinos. La Junta cree poder atribuir la falta de esta industria en la Isla, á lo costosa que es aquí la mano de obra. Lo cierto es que un clarinete y una flauta figuraban solitarios en la esposicion pública, con la particularidad de ser tal su construccion, que segun declararon músicos competentes se necesitaban en el que los usase circunstancias singulares para poder tocarlos. Hubiera sido mejor que el artífice que los construyó presentára instrumentos de aire bien conocidos, es decir, sin complicaciones nuevas, para que hubieran podido probarse, y se juzgára de la calidad del sonido y de su afinacion; en cuyo caso la Junta le hubiese adjudicado un premio proporcionado al mérito de la obra.

SEION (IATA.

MAQUINAS.— INVENTOS NACIONALES.—IMPORTACION Y MEJORAS DE INVENTOS ESTRANJEROS.

No pertenecería en rigor á esta Junta juzgar del mérito de la invencion de las máquinas presentadas, porque ese juicio es mas propio de las academias científicas que observan los progresos del entendimiento humano y los recompensan con una aprobacion honorífica; á la Junta mas bien le corresponde examinar y calificar el mérito de ejecucion de la máquina misma, y se complacería en premiar una que por sus útiles aplicaciones á la agricultura del pais, constituyese por sí sola el objeto de una manufactura especial, destinada

á fabricar centenares 6 millares de ella. Conviene tener presente lo

dificil que es calificar la novedad de una màquina, y mucho mas aun juzgar si llena ó no las condiciones á que se destina, sin ponerla á prueba y á veces sin que lo acredite una larga esperiencia. Esto no obstante, la Junta á procedido á examinar las que se han presentado, con detenimiento y circunspeccion, y solo ha juzgado dignas de premio las siguientes:

Un modelito de mâquina destinada á envasar azúcar, con privilejio de invencion y establecida con buen éxito en varios injenios de la Isla, fué presentado con el número 42 por D. Estéban Fissore y D. Guillermo Gray. La Junta en vista de su utilidad, pues ahorra brazos y produce mejor el envase del azúcar, adjudicó á los inventores la medalla de plata.

[ocr errors]

Persuadida la Junta de que toda máquina destinada á operaciones que faciliten la elaboracion del azúcar ó del tabaco, la cosecha 6 preparacion del café, son dignas de gran aprecio, pues se aplican á los tres manantiales de riqueza mas preciosos de la Isla, adjudicó la medalla de plata á D. José Fernandez de Castro por una máquina de picar tabaco, señalada con el núm. 17. Así mismo, y en consideracion á los servicios que podrá prestar en los injenios y cafetales el carreton movible que rueda por un solo carril, presentado con el núm. 47, acordó la Junta hacer mencion honorifica de su autor D. Bruno Jaques. Atendiendo à la buena ejecucion de un torno de hierro forjado y de varios mecanismos de máquina de vapor (núm. 63), obra toda de los alumnos de la escuela de maquinaria de esta Real Sociedad, hecha bajo la direccion de su maestro D. Pedro Teodoro Vaurigaud, la Junta adjudicó á la escuela la medalla de plata. El arte admirable de Daguerre para copiar la naturaleza en reducidas proporciones, sorprendiéndola, por decirlo así, en todas sus bellezas igualmente que en sus defectos, de modo que la imájen con- serve con la mayor exactitud todo lo que se ostenta en la realidad, se ha difundido maravillosamente por el orbe entero y la Habana cuenta algunos Daguerreotipistas de mérito. Figura entre ellos Mr. Jourdan Mollenhaur y la Junta le adjudicó la medalla de plata, en prueba de su aprecio, por siete retratos (núm. 35.) Concluirá la Junta esta seccion con el examen de las litografias presentadas, de las cuales algunas han fijado muy particularmente la atencion de los intelijentes. Hace ya mas de cuarenta años que el Sr. D. Cárlos Gimbernat, que ha honrado el nombre español con sus producciones científicas, envió desde Munich á Madrid los primeros ensayos de este arte, con que hizo Senesfelder inmortal su nombre y que estendido al principio de Baviera á Wurtemberg y Austria, pasó muy luego á Italia, Inglaterra y Francia, donde ha progresado tan maravillosamente, que casi se necesita atencion para no confundir las producciones de la piedra litogräfica con las del buril. D. José Cardano hizo conocer en España este arte, que habia estudiado en Baviera y que adelantaron á poco la viuda de Brusi de Barcelona, y D. Antonio Monfort de la misma ciudad, D. José Ribelles, comisionado por el depósito general de la guerra, D. Lorenzo de la Reguera, D. Vicente Peleguer y otros. Mucho se ha adelantado en este ramo en la Habana, y puede asegurarse que hay litografias que dejan muy poco que desear. El cuadro cromolitográfico (núm.57), de Monsieur Marquier, llamó mucho la atencion de los inteligentes, tanto por la belleza y variedad de los colores, como por la exactitud con que están aplicados con diferentes piedras, siendo preciso variar éstas en proporcion de los colores. La Junta adjudic6 á dicho litógrafo la medalla de primera clase. La litografia del Gobierno y de esta Real Sociedad no quiso

aspirar á premio alguno, pero es el establecimiento mas antiguo de su clase en la Habana y no se debe dejar de mencionarlo. Da ocupacion à 19 operarios, tiene nueve prensas que están casi siempre en movimiento y dos tórculos para planchas de metal. Esta litografia cuenta ya una larga existencia, y da pruebas de estar dirijida por personas hábiles, activas é inteligentes. Los cuadros que mas gustaron por la maestria, vigor, limpieza y correccion de dibujo, con que estaban desempeñados, fueron el de S. A. el Infante D. Enrique, el de nuestro actual Papa Pio IX y el del Excmo. Sr. D. Ger6nimo Valdes.

SEIOM (INTl.

FA BRICAS VARIAS.

Mármoles.—Coloca la Junta en primer término y como la mas importante de las fábricas que comprende esta seccion, el labrado de mármoles estraidos de la Isla de Pinos. La empresa, titulada de arranque y elaboracion de los mármoles de las canteras O—Donnell, se fundó en octubre de 1845, con un capital de 100.000 pesos dividido en mil acciones de 100$ cada una. La riqueza de dichas canteras es inmensa è inagotable, tanto por la excelencia de su calidad, cuanto por la variedad de sus colores y matices, que comprenden desde el gris 6 espejillo mas ordinario hasta el mas blanco y puro estatuario. La estraccion de este mineral es facilísima, por la naturaleza de las canteras que son verdaderas sierras ó montañas, formadas de puro mármol. Una sola de estas sierras, la titulada de Caballos, tiene una legua de estension y cuenta hasta 400 pies de altura sobre el nivel del terreno que domina. Pertenecen igualmeute á la empresa otras dos sierras nombradas el Columpio y las Guanábanas, de inmensa magnitud, y posée así mismo terrenos de mucha estension y de arbolado, en cuyos montes se producen excelentes maderas duras.

Para el labrado de los mármoles ha construido la empresa un edificio sólido y muy capaz, donde una escelente máquina de la fuerza de 25 caballos, sierra, pulimenta, tornea, corta piedras circulares para muebles y saca polvos de mármol, útiles para fabricar estúco. En el dia sierra hasta dos pulgadas por hora, siendo de 130 el número de sierras con que puede marchar á la vez. El vapor se utiliza cuanto es dable, pues se aprovecha en mover otra sierra destinada á las maderas. Ademas del edificio mencionado, que comprende los talleres de la fábrica, hay habitaciones para los empleados y operarios. Y de tal modo se halla simplificada la administra

« AnteriorContinuar »