Imágenes de página
PDF

cion de Industria y Comercio, han llevado á feliz cabo la primera de sus exposiciones que acaba de verificarse con espontáneo aplauso de los verdaderos amigos del Pais.

Tamaño triunfo le ha sido negado por la suerte á la Seccion de Agricultura; pero libres este año de aquellos crueles azotes, llemo el corazon de mil esperanzas para el venidero se ha fijado en él la época del primer concurso agrícola, y nuestro ilustrado cuanto laborioso Presidente, Sr. D. Antonio Bachiller y Morales persuadido íntimamente de los bienes que se reportarán de tan útil institucion, se empeña en tener la honra de que en su bienio se celebre aquel, ocupándose en la actualidad de preparar los primeros trabajos.

La Escuela práctica de Agricultura, uno de los proyectos que con mas justicia ha llamado siempre la atencion de la Clase, no ha podido tampoco llevarse á efecto por los grandes obstáculos que siempre se han opuesto á ello, y en la actualidad se halla el espediente en manos de una comision para promover en su estado lo que crea mas útil y razonable. Mientras tanto, cábele á la Clase, habiendo salido la idea de su seno, la satisfaccion de ver establecida en la Habana una sociedad anónima que lleva el mismo fin, no pudiendo nosotros por ahora ofrecer otra cosa que un curso público de Agricultura que se piensa abrir bajo la direccion del Excmo. Sr. D. José María Calvo, quien á la vez que muy entendido en tales materias, ha sido un constante promovedor de todo lo útil, teniendo la gloria de que se encabece el espediente de la Escuela práctica con una mocion que presentó á la Real Sociedad por los años de 1818. De entónces acá, desde tan dilatada fecha hasta nuestros dias, nada se ha hecho; pero tambien es cierto que hasta ahora tres años, en la presidencia del Sr. D. Juan Agustin Ferrety, no volvió á revivir el espediente, el que se hallaba olvidado, merced á una indolencia que no debemos censurar tanto, si consideramos que siendo proverbial la feracidad de nuestro suelo, hasta ahora no hemos conocido aquellas necesidades que afectan á otros paises, y que eficazmente propende á los mayores adelantos de la industria.

ALIMENTO DE LOS ESCLAVOS DE NUESTROS CAMPOS.

En el año próximo pasado al dar cuenta del espediente promomovido con el fin de mejorar el sistema de alimentos en nuestros campos, y continuado sobre otros particulares concernientes al alivio de los obstáculos que hoy paralizan el fomento del ganado y de las pesquerias, manifesté que por indicacion del autor de la memoria que allí analizamos, se acordó pasar el expediente á los Excmos. Sres. Presidente del Ayuntamiento de la Habana y Comandante General de Marina para que informaran SS. EE. sobre los particulares que les eran relativos. El Excmo. Ayuntamiento recomendó el informe al caballero Síndico y Sres. Comisarios, y evacuado

[ocr errors]

aquel y aprobado, fué remitido por el Excmo. Sr. Presidente Gobernador Superiar Civil, y unido á los antecedentes de la materia. De la misma manera fué recibido el informe del Excmo. Sr. Comandante General de Marina, que llenó de un justo júbilo á la Clase, expresándose S.E. en estos términos despues de transcribir al Sr. Director de la Sociedad el dictámen de la Comision que nombró para que se ocupase del particular—“Y conforme con este parecer lo traslado áV.S., agregándole que no obstante las razones que quedan emitidas suficientes á convencer de los pocos elementos con que cuenta esta Isla para la formacion de establecimientos de salazones, mucho mas en suficiente número para proveer al alimento de los esclavos de las fincas, deseoso yo como el que mas de que se plantee si es posible esta clase de empresas, me hallo dispuesto á conceder à cualquier compañía 6 sociedad que se dedique á la pesca y salazon de ella, cuantas exenciones y ventajas estén en el círculo de mi autoridad; dispensàndole toda la proteccion debida, y relevándola, si así lo quisiese, de la obligacion de emplear en sus artes y embarcaciones matriculado alguno, ni aun para la clase de patrones, dejándola en libertad de ocupar los brazos que mas convenga á sus intereses, sin restriccion alguna por mi parte, pues conozco bien las grandes utilidades que resultarían al pais si pudiesen llevarse á cabo las mejoras propuestas con tanto acierto como celo é interes por la Seccion de Agricultura de esa Real Sociedad Económica, para cuya realizacion contribuirá con las disposiciones que estén á su alcance la Comandancia General de mi mando.” Tan notables palabras no debian por cierto sujetarse á un extracto, si no transcribirse como lo hemos hecho.

Ahora bien, como ya dijimos en nuestro informe del año próximo pasado, el Excmo. Sr. Superintendente General manifestó reconocer la necesidad de que se establezca un sistema mejor combinado respecto de la industria de la ganadería, el expendio de sus productos y abastos públicos, protestando S. E. contribuir por su parte en cuanto lo permitan las disposiciones soberanas al logro de nuestros deseos. Por tal indicacion del primer gefe de Hacienda se esperaba que el Excmo. Ayuntamiento hubiese dedicado en su dictámen algun espacio á dicho particular; pero no fué así, aunque aquel está en la esencia del acuerdo con la mocion de esta clase, manifestando en él que cree son excesivos los derechos del consumo de ganados, y que una disminucion de estos derechos, sería el primer paso para el fomento de la ganadería en el pais.

Pasado el expediente con los referidos informes al Sr. D. Antonio Bachilier, presidente de la Seccion y autor de la memoria, se acordó segun lo propuesto por él al devolverlo, que una comision pasára á dar las mas expresivas gracias al Excmo. Sr. Comandante General de Marina por su noble conducta y las expresiones honrosas á la Clase con que ha sabido hacer mas apreciable su patriotismo, imprimiéndose su comunicada resolucion para conocimiento del público; y que se eleve el expediente á la Real Sociedad Madre, para que, 6 autorice á esta Seccion ó redacte una exposicion respetuosa à S. M. para que se sirva con vista del expediente que se acompañará, disponer que se alivie y reduzca la contribucion del consumo de ganados y que se acceda, primero: á declarar libre y sin trabas el derecho de matar, salar y vender sus reses á los hacendados, sujetándolos á las penas que se estimen adecuadas siempre que abusen de esa franquicia. Segundo: à reducir á la mitad los derechos que sufren las sales que se destinen á la preparacion de carnes y pescados con destino al consumo de nuestras fincas; y tercero: á declarar libre el derecho de pescar cuando se destine el pescado á salazones, y estén estos à distancia que impidan el fraude y la venta del pescado fresco en las poblaciones grandes. Este acuerdo se ha cumplido ya por la Seccion en todo lo que le concierne: la indicada comision compuesta del Sr. Presidente y del que informa ha puesto en manos del Excmo. Sr. Comandante General el certificado prevenido, habiendo reiterado S. E. de palabra su determinacion transcrita y dado por oficio las gracias á la Clase por su voto de gratitud: se ha hecho la publicacion correspondiente por los periódicos y se ha pasado á la Sociedad Madre el expediente para lo demas acordado.

Honra pues, Excmos. Sres. y Sres. al buen criterio de la clase la uniforme aprobacion que ha merecido de todas las autoridades el luminoso trabajo de su Presidente. El primer paso para lograr el remedio de cualquier mal es conocerlo, y todos han convenido en la necesidad de establecer reformas en el sistema de ganadería por mas que en la realizacion se encuentran dificultades. No obstante, el apoyo precioso de las Autoridades que solo han manifestado carecer de facultades para el alivio pedido, pesará en el ánimo del Gobierno Supremo, y la Sociedad Económica habrá cumplido con sus deberes consignados en el Reglamento.

BANCO AGRICOLA.

El Sr. Presidente de la Clase sometió á su aprobacion á principios de este año una memoria referente al establecimiento de un Banco agrícola para el foménto de nuestra agricultura, teniendo en cuenta que los Estatutos de la Real Sociedad previenen su formacion al Cuerpo, y á la necesidad de dará nuestras fincas raices un crédito de que hoy carecen à medida que el papel mercantil se estima y tiene por de mas pronto y seguro descuento y empleo de las transaciones del mercado. Divide el Sr. Bachiller su memoria en cuatro partes: en la primera esplica los motivos que lo impulsaron á escribirla, manifestando que entre todos los trabajos que ha leido sobre la materia, no ha visto ningun sistema que aventaje al de Mr. Clapier, jurisconsulto de Marsella y fundador del Banco hipoteca

rio de las Bocas del Ródano; cuyo sistema le pareceria un gran paso dado á favor de la agricultura, por lo que podia tratarse de su adopcion entre nosotros: en la segunda parte analiza la teoría y organizacion de la referida Institucion 6 Sociedad Hipotecaria de Mr. Clapier: en la tercera se ocupa de las variaciones que pudieran hacérsele á dicho sistema en el Banco que se creará en Cuba, y en la cuarta, fija las bases en que este debiera descansar.

Tan útil como importante memoria fué pasada á una Comision compuesta de los amigos D. Antonio María Muñoz y D. Francisco Gregorio de Tejada, quienes informaron favorablemente; y conforme á su propuesta, acordó la Seccion adoptar el proyecto y pasarlo á la Real Sociedad para su aprobacion é impresion en el periódico del Cuerpo, todo lo que se ha conseguido satisfactoriamente, habiendo propendido la Clase con tales trabajos á que se realice mas tarde el establecimiento de tan útil institucion. Efectivamente, basta considerar que la mayor parte de nuestros artesanos y labradores se encuentra anualmente en el preciso caso de buscar un capitalista que les proporcione en especie cuanto les es indispensable para hacer producir sus haciendas para que nos convenzamos hasta la evidencia, de la necesidad que tenemos de establecer un Banco hipotecario: el que se proyecta proporcionará á los hacendados fondos á un soportable interes, y se refaccionarán asimismo reportando la incalculable utilidad de la mejora en los artículos y diferencias de precios en las altas y bajas del mercado; venderán personalmente sus frutos al precio mas subido; y pudiendo será la vez accionistas, tendrán caja á su disposicion de donde sacar lo que necesiten para sus urjencias y donde depositar sus economías con las seguridades infalibles que presta la hipoteca conforme se propone.

Con tan notables ventajas el Banco se llevará á efecto y la corporacion ó individuos que lo realicen darán una prueba de gran conocimiento de nuestros intereses y de verdadero espíritu público.

TUBERCULo PALMIER.—ALFALFA DE CHILE y oTRos oBJETos. v, CONCLUSION.

El Sr. D. Miguel Rodriguez Ferrer, comisionado en esta Isla por el Sr. D. Pascual Madoz con el fin de recojer datos para el notable Diccionario que publica en la actualidad el último, tan entusiasta como entendido observador, hallándose en la provincia de Santiago de Cuba por el mes de junio del corriente año, remitió á esta Seccion una caja que contenia una planta cuya raiz tuberculo

sa pudiera al parecer aplicarse á los usos domésticos como las otras de su especie, siendo su forma esterior como la malanga blanca y su tejido interno parecido al de la yuca; cuya planta segun espresó el Sr. Rodriguez Ferrer en la comunicacion con que se sirvió remitirla, fué descubierta en 1845 por el Director del jardin botánico de los Belgas Mr. Lyndem, en los bosques de Cuba, habiéndola este designado con el nombre de Palmier 6 palmiche.

Persuadida la Clase de lo importante que sería su exámen se nombró para ello al amigo Dr. D. Angel José Cowley, como naturalista, y como químico al Dr. D. Cayetano Aguilera. Evacuados sus respectivos informes, resultó de ellos que la repetida planta pertenece al género Zamia, teniendo alguna semejanza con las palmas por el porte y estructura de su tronco, y con los helechos por el modo de verificarse el desarrollo de sus hojas, debiendo hallarse su fécula alimenticia tanto en el tronco como en la cepa 6 espigon de la raiz, careciendo por último de principios activos capaces de producir el menor desórden en la economía animal. Aparece pues, de dichos papeles cuya impresion en las Memorias acordó la Clase, que el Palmier ó palmiche es una nueva sustancia nutritiva con que puede aumentarse la nómina de nuestras viandas, cuya opinion está de acuerdo con el hecho que se asegura por cartas dirigidas á nuestro Presidente desde Santiago de Cuba, de usar aquella planta los negros de dicho distrito rayándola como la yuca en cativía. Se deduce por lo tanto que la Seccion se ha ocupado con el empeño que debia del análisis de esta nueva planta, habiendo encargado por último á su Presidente que por conducto de sus amigos de la parte oriental de la Isla solicite una nueva cantidad de aquella, tanto para repetir su exámen el Sr. Aguilera, como manifestó desearlo en su informe, como para propagar la semilla entre nuestros hacendados.

Además de este trabajo que puede llamarse importante, la clase se ha ocupado de repartir una gran porcion de semillas, remitida desde Sagua la Grande por Mr. Georje Norwel, de cierta yerva conocida con el nombre de Alfafa de Chile, que segun informe de aquel, es uno de los pastos mas nutritivos para toda clase de animales. Várias viandas de notable tamaño, como signos de rica vejetacion, han sido remitidas asimismo á la Seccion durante el año que espira por los dueños de las tierras donde se han cosechado, las que se han puesto á la espectacion pública, con el justo fin de recomendar aquellas estimulando á los hacendados y á los labradores.

La Clase se ocupa asimismo de un trabajo importante, cual es la aplicacion que tienen y pueden tener todos nuestros árboles particularmente los de mayor crecimiento, y espera por momentos un informe que ha pedido sobre el asunto al Sr. Cura de Guamutas D. Ramon de la Paz y Morejon: ha presentado su programa de prémios del presente año á la Real Sociedad redactado por el laborioso amigo D. Francisco Camilo Cuyás, y se ha ocupado asimismo, comisionando al propio individuo, del presupuesto de sus gastos y de los arbitrios con que pudieran cubrirse; y de otros varios particulares,

s

« AnteriorContinuar »