Estudio descriptivo de los monumentos árabes de Granada, Sevilla y Córdoba, ó sea, la Alhambra, el Alcázar y la Gran mezquita de occidente

Portada
Imprenta y litografía de A. Rodero, 1878 - 375 páginas
 

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

No hemos encontrado ninguna reseña en los sitios habituales.

Otras ediciones - Ver todo

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 328 - El Alhambra era, señor, y la otra la mezquita; los otros los Alixares, labrados a maravilla. El moro que los labraba, cien doblas ganaba al día, y el día que no los labra otras tantas se perdía. El otro es Generalife, huerta que par no tenía; el otro Torres Bermejas, castillo de gran valía.
Página 232 - Estos alcázares ó palacios reales son dos . tan juntos uno de otro, que sola una pared los divide. El primero y mas principal llaman cuarto de Gomares , del nombre de una hermosísima torre labrada ricamente por de dentro de una labor costosa y muy preciada entre los persas y surianos , llamada Comaragia.
Página 231 - Gomares fundalla); aposento real y nombrado, según su manera de edificio, que después acrecentaron diez reyes sucesores suyos, cuyos retratos se ven en una sala ; alguno dellos conocido en nuestro tiempo por los ancianos de la tierra.
Página 220 - Bendito sea el que te concedió el mando de sus servidores , y ensalzó por tí el islam cumplida y benéficamente. » «¡Cuántas veces te acercaste por la mañana á las ciudades de los infieles , y fuiste por la tarde arbitro de la vida de sus habitantes!
Página 267 - Y hay una cúpula admirable que tiene pocas semejantes. En qlla hay hermosuras ocultas y hermosuras manifiestas.» « Extiende hacia ella su mano la constelación de los gemelos en signo de salutación . y se le acerca la luna para conversar secretamente. » « Y desearían las estrellas resplandecientes permanecer en ella y no. tener en la celeste bóveda fijado su curso.
Página 121 - ... del cual brota en abundancia la ventura para la ciudad dichosa en la que se levantaron los palacios y los alcázares, y estas mansiones son para mi señor y único dueño, quien dió vida a tanta suntuosidad.
Página 234 - Soy como el corazón entre los miembros, pues estoy enmedio de ellos , y en el corazón reside la fuerza del espíritu y del alma.» «Aunque mis compañeras sean los signos del zodiaco de su cielo, á mí sola pertenece, no á ellas, la gloria de poseer un sol.
Página 340 - ... piedad ; prerrogativas , que lograron los que se em" picaron en ella, para la gloria de Dios. Si en tu "espíritu hace asiento el deseo del estudio, y de «huir de las sombras de la ignorancia, hallarás en «ella el hermoso árbol del honor.
Página 340 - espíritu hace asiento el deseo del estudio, y de «huir de las sombras de la ignorancia, hallarás en «ella el hermoso árbol del honor. Hace el estudio »brillar como estrellas á los grandes, y á los que «no lo son,' los eleva á igual lucimiento.
Página 363 - Iglesia, en los de la urna hay cuatro esfinges. Un medallón entre dos ó más nichos adorna el liso de cada uno de los dos lados del sepulcro: en los nichos...

Información bibliográfica