Historia de la provincia del Paraguay de la Compañía de Jesús, Volumen 2

Portada
A. de Uribe y compañía, 1897
 

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

No hemos encontrado ninguna reseña en los sitios habituales.

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todo

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 160 - con una saeta en los muslos, pantorrillas, lengua y otros miembros, sin quejarse por ello lo más mínimo: un signo de impaciencia que hagan basta para que sean excluidos del ejército. Desde niños se ejercitan clavándose espinas y agujas, en
Página 392 - apartarlo con la mano, y honroso recibir heridas, derramar sangre y quedar con cicatrices en la cara. En medio de las comilonas, los sacerdotes, hablando mucho, consagran al sol la cabeza de una cierva cubierta de flechas, pidiéndole que dé fertilidad á los campos; luego la entregan á un hechicero y
Página 393 - En los días festivos se adornan la cabeza con plumas de colores. Llevan larga cabellera que llega á la cintura, y separada en trenzas la colocan sobre la cabeza en forma de moño.
Página 393 - los parientes y amigos, y mientras dura la enfermedad beben de día y de noche y rodean la cama del paciente con flechas clavadas en el suelo á fin de que la muerte no se atreva
Página 393 - cadáver en una fosa con varios vestidos regalados por los amigos; luego incendian la casa del difunto para que no vuelva á entrar la muerte. Un año dura el luto, y en el aniversario repiten las ceremonias referidas; el traje de duelo es negro. Creen que ninguno acaba sus días naturalmente, sino por violencia; error que les induce
Página 121 - uñas; se abalanza al palo y lo estrecha con ellas y la boca; entonces el cazador, con un grande esfuerzo, lo arroja al suelo, y antes que se levante le clava
Página 387 - Algunas veces de noche se ve un animal con inmenso resplandor en la cabeza, lo cual se atribuye por muchos al brillo de los carbunclos; mas semejante alimaña no ha podido ser cogida ni viva ni muerta, porque con sus irradiaciones extravía los ojos y manos de
Página 392 - un hechicero y éste recibe el cargo de presidir el próximo banquete. Los principales del pueblo celebran de continuo semejantes festines turbulentos. Los magos untan con la sangre de los animales sacrificados á los circunstantes.
Página 265 - Rector de nuestro Colegio en la ciudad mencionada, hombre de carácter severo, incapaz de transigir en las cosas relacionadas con la fe. Su inflexible proceder le atrajo la enemistad de algunos ciudadanos, quienes se quejaron al Comisario, y éste le ordenó presentarse en Lima para dar cuenta de su administración ante los supremos Inquisidores.
Página 393 - repiten las ceremonias referidas; el traje de duelo es negro. Creen que ninguno acaba sus días naturalmente, sino por violencia; error que les induce á la suspicacia y á

Información bibliográfica