Imágenes de página
PDF
ePub

tecedentes del desafío , yo le gratifiqué, le traspuse á Madrid, donde nadie le conoce, y mi amigo el Marqués de la Fuente está encargado de observar sus pasos. No , lejos de pensar en ti ese bribon , tal vez creerá.... Pero no hablemos de eso, porque no es posible....

TORCUATO. ¡Ay Anselmo! Cuánto te engañas! Ese criado está ya en las cárceles de Segovia.

[ocr errors]

¿Cómo? Juanillo ? ¡Juanillo !... ¿ Pero el Marqués no me avisaria ?....

TORCUATO. Tal vez no lo sabe , porque todo se ha hecho con el mayor secreto. Desde que de órden del Rey vino á continuar la causa el alcalde Don Justo de Lara , es infioito lo que se ha adelantado. Aun no ha seis dias que está en Segovia , y quizá sabe ya todos los lances que precedieron al desafío. Él tomó por si mismo informes y noticias, examinó testigos, practicó diligencias, y procediendo siempre con actividad y sin estrépito,, logró descubrir el paradero de Juanillo , despachó posta á Madrid, y le hizo conducir arrestado. Antes de su arribo vivíamos sin susto. El Alcalde mayor, que previno esta causa , se afanó mucho al principio por descubrir el agresor; pero solo pudo tomar algunas señas por aquellos soldados que nos vierop reñir; y contenlándose con despachar las requisitorias de estilo , cesó en la continuacion del sumario , y le dejó dormir. Pero la Corte, que cuando el desafío, estaba , como ahora, en San Ildefonso, esperaba con ansia las resultas de este negocio. Las recientes pragmáticas de duelos, las instancias de los parientes del muerto, y la cercanía de esta ciudad al Sitio , interesaron al gobierno en él, y de aquí resultó la comision de este ministro, cuya actividad.... ¿Quién sabe si á la hora de esta mi nombre ?.... Ya ves, Anselmo , que en tal conflicto no me queda otro recurso que la fuga. Estoy determinado á emprenderla; pero no he querido hacerlo sin avisarte.

ANSELMO. Cuanto me dices me deja sorprendido. Estaba yo tan descuidado en este punto... Pero Juanillo ignora absolutamente que tú fueses el matador de su amo... ¿Y quién sabe si esta ausen

cia precipitada hará sospechar?.... Por otra parte , la fuga es un recurso tan arriesgado... tan poco honroso...

TORCUATO. ¿Y piensas tú , que cuando recurro á ella lo hago por evitar el castigo? Ah! en el conflicto en que me ballo, la muerte fuera dulce á mis ojos! Pero si se descubre mi delito , ¿cómo sufrire la presencia de Don Simon, mi bienhechor, á quien ofendi tanto? La de Laura, á quien hice verter tan tiernas lágrimas sobre el sepulcro de su esposo, y á quien despues hice el atroz agravio de ocultarle mi delito? Ah! yo llené sus corazones de luto y desconsuelo ; yo desterré de esta casa el gusto y la alegría; y yo, en fin, turbé la paz de una familia virtuosa que, sin mi delito , gozaria aun del sosiego mas puro. Este remor. dimiento llenará mi alma de eterna amargura. Sí, amigo mio, lejos de Laura y de su padre , buscaré en mi destierro el castigo de que soy digno; y al fin me hallará la muerte donde nadie sea testigo de mi perfidia y mis engaños.

ANSELMO. ¡Ay Torcuato! el dolor te enagena y te hace delirar. ¿Qué quiere decir mi delito , mi perfidia , mis engaños ? Acaso lo que has hecho merece esos nombres ? Es verdad que has muer. to al marqués de Montilla; pero lo hiciste insultado, provocado y precisado á defender tu honor. El era un temerario, un hombre sin seso. Entregado a todos los vicios, y siempre enredado con tahures y mujercillas; despues de haber disipado el caudal de su esposa, pretendió asaltar el de su suegro, y hacerte cómplice en este delito. Tú resististe sus propuestas, procuraste apartarle de tan viles intentos, y no pudiendo conseguirlo avisaste á su suegro para que viviese con precaucion; pero sin descubrirle á él. Esta fué la única causa de su enojo. No contento con haberte insultado y ultrajado atrozmente, te desafió varias veces. En vano quisiste satisfacerle y templarle; su temeraria importunidad te obligó a contestar. No, Torcuato, tú no eres reo de su muerte: su genio violento le condujo á ella. Yo mismo ví que mientras el Marqués como un leon furioso buscaba tu corazon con la punta de su espada, tú reportado y sereno pensabas solo en defenderte; y sin duda no hubiera perecido, si su ciego furor no le hubiese precipitado sobre Hq tuya. En cuanto á tu silencio, ¿no me has dicho que Don Simon , prendado de tu juiciosa conducta , movido de su antigua amistad con tu tia Doña Flora Ramirez , y cierto de tu inclinacion á Laura , te la ofreció en matrimonio? Hiciste otra cosa que aceptar esta oferta ? Y qué, despues de lo que debes á esta familia , pudieras despreciarla sin agraviar al amor , al reconocimiento y á la hospitalidad ? No, amigo mio, no; tú tomarás el partido que te acomode, pero tu interior debe estar tranquilo.

TORCUATO, con viveza. ¿Tranquilo despues de haber engañado á Laura ? Ah! su corazon no merecia tal perfidia ! Yo le entregué una mano manchada en la sangre de su primer esposo : le ofrecí una alma sellada con el sello de la iniquidad ; y le consagré una vida envilecida con el reato de este crímen, que me hace deudor de un escarmiento a la sociedad, y siervo de la ley. ¡Qué de agravios contra el amor y la virtud de una desdichada ! No, Anselmo, yo no podré sufrir su vista : no hay remedio, voy á ausentarme de ella para siempre.

ANSELMO. Amigo mio, yo no puedo aprobar un partido tan peligroso; pero si tú estás resuelto á marchar, yo debo estarlo á servirte. ¿Quieres que te siga? Que vayamos juntos hasta los desiertos de Siberia? Quieres...?

TORCUATO. No, Anselmo : conviene que te quedes. Yo necesito aquí de un fiel amigo, que me envie noticias de mi esposa , y se las de de mi destino. No porque piense en ocultar á Laura mi resolu. cion, no; este nuevo engaño me haria indigno de su memoria, y de la luz del dia. Aunque haya de serle amarga la noticia de mi separacion , quiero que la deba á mi franqueza y fidelidad, y remediar de algun modo mis antiguas reservas.

ANSELMO.

Pues bien; ¿y cuándo piensas ?....

TORCUATO. Despues de comer. He pretestado un viaje de pocos diaz á Madrid para deslumbrar á mi suegro, y aun no le dije cosa alguna. En cuanto á mis intereses y negocios, este pliego te dirá lo que debes hacer. Contiene una instruccion puntual conforme á inis intenciones, y un poder general , de que podrás valerte cuando llegare el caso. Sobre todo, querido amigo, te recomiendo á Laura. En ella te dejo mi corazon: procura con. solarla... Ah! cómo podrá consolarse su alma desdichada!

ANSELMO enternecido. Mi buen amigo : lejos de tí tambien yo habré menester de consuelo, y no le hallaré en parte alguna. ¡Cuánto me duele tu amarga situacion! Qué amigo, qué consolador, qué compañero voy a perder con tu ausencia! Pero te has empeñado en afligirnos... En fin, cuenta con mi amistad, y con el puntual desempeño de tus encargos. ¡Ah, si fuese capaz de mejorar tu suerte!

TORCUATO abatido. El cielo me ha condenado a vivir en la adversidad. ¡Qué desdichado pací ! Incierto de los autores de mi vida , he andado siempre sin patria ni hogar propio, y cuando acababa de labrarme una fortuna, que me hacia cumplidamente dichoso, quiere mi mala estrella..... Pero, Anselmo, no demos ocasion en la familia... Felipe vuelve... Aun nos veremos antes de mi partida.

ANSELMO.

Si: tengo que volver á cumplimentar á ese Ministro: entonces hablarémos. A Dios.

ESCENA CUARTA.

TORCUATO, FELIPE.

TORCUATO con serenidad. ¿Han preguntado por mi?

FELIPE.

El señor Don Simon , y con algun cuidado. Dijo que iba á misa, y que volvia al instante. Tambien preguntó mi ama: dijela que eslabais con vuestro amigo.

TORCUATO, inquieto. Cómo? Pues no te previne?....

FELIPE. Vos no me prevenisteis que callase.

TORCUATO con serenidad. Anda á ver si hay algup retorno de Madrid, y ajústale para despues de medio dia. Entiendes ?

FELIPE.
Muy bien , señor. Qué mal humor tiene!

ESCENA QUINTA.

SIMON, TORCUATO.

SIMON. Qué es esto de retorno? Qué viaje es este , Torcuato? Tú traes á Felipe alborotado con tu viaje, y no me has dicho cosa alguna. Tampoco Laura...

TORCUATO. Perdonad si no he solicitado antes vuestro permiso. ¡ Andais tan ocupado con el huesped! Cuando me vesti aun dormia Laura , y por no incomodarla... Ya sabeis que por muerte de mi tia quedaron en Madrid aquellos veinte mil pesos... Yo quisiera pasar á recogerlos.

SIMON

Me parece muy bien. Pero me haces tanta falta para acom. pañar á este Ministro... El gusta tanto de tu conversacion...

TORCUATO. En todo caso estoy pronto á complaceros: si os parece...

SIMON. No, hijo mio, haz tu viaje, y procura volver cuanto antes. Laura sin ti no vivirá contenta, ni yo puedo pasar sin tu ayuda, porque las ocupaciones son muchas , y el trabajo escesivo me aflige demasiado. Ah! en otro tiempo... Pero ya soy muy viejo... A propósito , ¿qué te parece de este Dop Justo?

TORCUATO. Jamás traté ministro alguno que reuna en sí las cualidades de buen juez en tan alto grado. Qué rectitud! Qué talento! Qué humanidad!

SIMON. Pero, hombre , es tan blando , tan filósofo..... Yo quisiera á los ministros mas duros, mas enteros. Me acuerdo que le conocí en Salamanca de colegial, y á fe que entonces era bien enamorado. Pero , hijo mio, si tú hubieras alcanzado á los mipistros de mi tiempo!... Oh! aquellos sí que eran hombres en forma ! Qué teoricones! Cada uno era un Digesto vivo. ¿ Y 30

« AnteriorContinuar »